Carta al presidente Alberto Fernández

Buenos Aires, 02 de octubre de 2020


Excelentísimo Presidente de la República Argentina.
Dr. Alberto Fernández.
Presente.-

C/C: Dr. Ginés González García, Ministro de Salud
C/C: Ing. Felipe Solá, Ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto

Por este medio le presentamos nuestros respetos y saludamos su gestión, augurando los mejores resultados en los esfuerzos realizados a favor del pueblo que habita la República Argentina.

Queremos hacer de su conocimiento que la Fundación Latinoamericana para la Defensa de los Derechos Humanos y el Desarrollo Social, FUNDALATIN, es una organización no gubernamental de promoción y defensa de derechos humanos, la más antigua de Venezuela, fundada en el año 1978 por el sacerdote Juan Vives Suría, meritoria del Estatus Consultivo Especial en el Consejo Económico y Social (Ecosoc) de la Organización de las Naciones Unidas desde el año 2015.

Desde este posicionamiento, expresamos nuestra preocupación y denunciamos la grave amenaza que está generando el bloqueo financiero impuesto por el gobierno de los Estados Unidos a Venezuela, contra el derecho a la vida de niños y niñas venezolanos que padecen de enfermedades hepáticas críticas y se encuentran en el Hospital Italiano en Buenos Aires, Argentina, recibiendo tratamiento médico especializado.

Recordamos que las órdenes ejecutivas 13.808, 13.850, 13.884, entre otras, bloquearon las actividades de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y prohibieron su acceso al sistema financiero. Luego, en agosto de 2019, el Gobierno de Estados Unidos decretó el bloqueo total de los activos de Venezuela en dicho país, causando efectos extraterritoriales que van en contra de las empresas o personas extranjeras que suministren bienes o servicios a Venezuela.

Como le indicamos en nuestra denuncia del 20 de mayo de 2019, la vida de cinco niños y niñas están en riesgo, sus tratamientos pueden ser suspendidos porque el bloqueo financiero contra PDVSA y su ex filial CITGO (Confiscada por el gobierno de Estados Unidos) y la Fundación Simón Bolívar, dependiente de esta última, impide que se realicen los pagos correspondientes a los proveedores médicos. Los bancos se niegan a hacer las transferencias necesarias para el financiamiento de estos tratamientos por temor a ser sancionados por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Por lo anteriormente expuesto es que denunciamos la apremiante situación de vulnerabilidad de los derechos fundamentales de nuestros niños, niñas y adolescentes y sus familiares, que además están luchando contra la muerte. Apelamos a la Carta de Derechos Humanos Emergentes que reconoce y se inspira en el espíritu y principios de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 y en instrumentos adoptados hasta hoy por la comunidad internacional, donde se recogen las dimensiones de universalidad, indivisibilidad e interdependencia y la indispensable articulación entre derechos humanos, paz, desarrollo y democracia.
Cabe destacar que la Carta de Derechos Humanos Emergentes se construye desde las diversas experiencias y luchas de la sociedad civil, recogiendo las reivindicaciones más perfiladas de sus movimientos sociales, comprende una nueva concepción de la participación ciudadana y concibe los derechos emergentes como derechos ciudadanos. En ese marco, el comportamiento de la usurpada Fundación Simón Bolívar y del Hospital Italiano, por acción u omisión, han permitido que se incurra en la violación de los artículos de la Carta de Derechos Humanos Emergentes, que en su Artículo 1 establece el “Derecho a la existencia en condiciones de dignidad. Todos los seres humanos y los pueblos en que se integran tienen derecho a vivir en condiciones de dignidad”.

Acogiendo la moderna concepción de la doctrina de protección integral de niños, niñas y adolescentes, establecida en la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, suscrita y ratificada por Venezuela; dentro de las disposiciones directivas de este texto se consagran, entre otros, cinco relevantes principios tendientes al goce y vigencia efectiva de los derechos de niños, niñas y adolescentes, en los que expresamente se impone al Estado, la Familia y la Sociedad la obligación, el deber y la responsabilidad, prioritaria e indeclinable, de asegurar el ejercicio y disfrute pleno y efectivo de sus derechos y garantías. Por ello apelamos al principio de prioridad absoluta en el aseguramiento y satisfacción de los derechos de niños, niñas y adolescentes asignándoles especial preferencia y atención. En la misma dirección proteccionista apunta el texto donde se configura el principio de interés superior que con carácter de obligatorio cumplimiento debe seguirse en la interpretación y aplicación de dicha ley en la toma de decisiones concernientes a derechos de niños, niñas y adolescentes, como vía legal para asegurar su pleno desarrollo integral. Principios recogidos en la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño en los artículos 3, 4 y 5, suscrita y ratificada por Venezuela y Argentina, siendo parte integrante de la legislación nacional, con la especial peculiaridad que sus normas tienen jerarquía constitucional, y prevalecen en el orden interno.

Para mayor consolidación de la doctrina de protección integral de niños, niñas y adolescentes, es preciso puntualizar que en clara armonía con el principio de progresividad y no discriminación en el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos, es obligatorio, su cabal respeto y garantía. En el primero de ellos se esboza el concepto de interés superior, donde de modo claro y preciso, se les confiere cualidad de sujetos plenos de derecho a niños, niñas y adolescentes, para garantizar la materialización efectiva de sus derechos e intereses positivos, individuales, colectivos o difusos, estando revestidos de preeminencia en cuanto a su goce, disfrute y ejercicio, en razón de los principios de prioridad absoluta e interés superior; los que el Estado, la Familia y la Sociedad tienen el deber y la obligación impretermitiblemente de asegurarles y garantizarles con carácter preeminente, prevaleciente y preferente por sobre cualquier otro derecho e interés igualmente legítimo.

En el presente caso existe claramente un conflicto intersubjetivo de derechos que queda evidenciado cuando observamos la posición de la usurpada Fundación Simón Bolívar, del Hospital Italiano (Argentina) y la de los niños niñas y adolescentes venezolanos con patologías críticas; queda patente la inmensa gama de derechos y garantías insatisfechos, violados, cercenados, conculcados y menoscabados, frente a los derechos de los propietarios del Hospital Italiano y su libre ejercicio de la actividad económica, malentendida por los agraviantes.

Por tanto apelamos a la prevalencia en el caso concreto de los derechos a la salud, a la vida, al trato igualitario y no discriminatorio, frente al ejercicio individual del derecho a libertad económica de la usurpada Fundación Simón Bolívar y los propietarios del Hospital Italiano y ejecutada por los sujetos pasivos agraviantes que, al atentar contra niños, niñas y adolescentes, sus padres madres y representantes, que afectan su paz, su salud, incluso su vida, en especial, de los niños, niñas y adolescentes enfermos y que debido a una situación de fuerza mayor no atribuible al Estado venezolano que ve afectado el convenio suscrito para financiar los gastos, nuestra organización, FUNDALATIN, recibió nuevamente la denuncia de las madres de estos niños, niñas y adolescentes, refiriendo que fueron notificados acerca de que el tratamiento de estos niños, niñas y adolescentes cesará en el mes de octubre de este año. Dicha notificación proviene de la usurpada Fundación Simón Bolívar, adscrita a la ex filial de PDVSA, CITGO, que fue confiscada por el Gobierno estadounidense el año pasado en el marco de la aplicación de medidas Coercitivas Unilaterales y de la Guerra Económica en contra del Gobierno Venezolano.

Apelamos de modo singular al artículo 41 de la Ley Aprobatoria de la Convención Sobre los Derechos del Niño (suscrita y ratificada por Venezuela), que, en función del principio de favor que protege a niños, niñas y adolescentes. Así como exigimos a la usurpada Fundación Simón Bolívar los propietarios y Director del Hospital Italiano, el cese a la violación del Derecho a la salud y a la vida, igualdad ante la ley, no discriminación contra los niños niñas adolescentes y sus padres madres y representantes a pesar del no cumplimiento de los compromisos adquiridos por la Fundación Simón Bolívar al margen de la tutela del Estado legitimo venezolano, quien de manera inhumana e irresponsable y por motivos ajenos a este, pretende incumplir con los compromisos de pagos adquiridos para la atención medica de nuestros niños y niñas recluidos en ese centro hospitalario.

En este aspecto jurídico, apoyado en el pertinente aforismo latino del primus inter pares, es donde solicitamos el enfático pronunciamiento judicial, para que, en sede judicial emita el precedente jurisprudencial vinculante donde establezca la prevalencia o preeminencia que los derechos y garantías constitucionales invocados a favor de los niños niñas adolescentes pacientes enfermos del Hospital Italiano, hijos en cuanto a su goce y disfrute, de manera preeminente, predominante, prelante o preferente, por sobre el legítimo derecho a la libertad económica de un particular o un grupo económico cualesquiera que éste sea, invocado por los sujetos pasivos para impedir, violar y conculcar los derechos primados atribuidos a niños, niñas y adolescentes.

Como usted podrá entender, todos estos pacientes presentan condiciones de salud crítica y aún no han culminado sus tratamientos, por lo cual necesitan tener una atención médica y exámenes especializados para poder salvar sus vidas, siendo especialmente niños, niñas y adolescentes los afectados brutalmente y quienes sufren las consecuencias del bloqueo de Estados Unidos a Venezuela, violando su derecho a la salud y amenazando gravemente su derecho a la vida.

Invocamos la fraternal e histórica solidaridad Internacional que ha unido nuestros pueblos, para que tenga a bien interponer sus buenos oficios y los de su equipo de gobierno, bien sea para la intermediación con el Hospital Italiano para la consecución de los tratamientos en curso, así como para el trasplante del paciente en espera; o en otro escenario para que otro centro de salud con capacidad para atender pacientes de alta complejidad en sus patologías pueda prestar la atención medica requerida.

Esta situación es del pleno conocimiento de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ya que la hemos expuesto en la plenaria de Naciones Unidas en Ginebra. Durante la visita de la Alta Comisionada Michell Bachellet a nuestra sede en Caracas Venezuela, ella constató de primera mano y en voz de algunos de los padres de los niños, niñas y adolescentes víctimas de esta situación tanto en Italia como en Argentina, la veracidad de lo hechos narrados y suficientemente denunciados. La Señora Bachellet, ha reconocido el terrible impacto de este bloqueo económico y financiero en los derechos humanos del pueblo venezolano.

Sin más a que hacer referencia, nos despedimos confiados en su humanidad y solidaridad internacional comprometida con la defensa de los derechos humanos sobre todo con un segmento de la población tan vulnerable como son los niños, niñas y adolescentes.


FUNDALATIN


PD: Anexamos al original un dossier con documentos probatorios.




Siguen Firmas...
Sign in to Google to save your progress. Learn more
Email *
Nombre y Apellido
Organización / Cargo o responsabilidad
Ubicación (Ciudad/País)
Submit
Clear form
Never submit passwords through Google Forms.
This content is neither created nor endorsed by Google. Report Abuse - Terms of Service - Privacy Policy