Firma la Carta de Quito por un Ecuador libre de Corrupción
1. Desde Quito, patrimonio histórico de libertad e independencia del Ecuador. Capital de todos los ecuatorianos, nos hemos convocado para expresar nuestra indignación frente a los innumerables actos de corrupción y a la poca respuesta que, frente a ella, dan nuestras instituciones de control y justicia.

2. Nos duele profundamente observar absortos cómo los escándalos de corrupción son noticias de todos los días y cómo la impunidad es una constante de nuestras instituciones y del poder político. Todo esto, en medio de una severa crisis económica que afecta a millones de ecuatorianos y que, al mismo tiempo, somete a los sectores más vulnerables a niveles de pobreza y desempleo crecientes.

3. Consideramos que buena parte de la crisis económica actual es clara consecuencia de un sistema corrupto, que se enquistó en las distintas formas de hacer país. Sabemos que la crisis que se deriva de este mal, no solo tiene una expresión económica, sino que hay una más grave y profunda, que está vulnerando los valores éticos del convivir social y en detrimento de las responsabilidades democráticas.

4. El dinero fácil, el amiguismo para conseguir favores, la coima, la sobrevaloración de los contratos, la ausencia de controles, la inoperancia de las instituciones del sistema de justicia, entre otras cosas, se han instaurado como regla común de la vida social, robándonos fe y esperanza. La inoperancia y falta de resultados en el combate a la corrupción genera entornos que facilitan la arbitrariedad y el autoritarismo jurídico impidiendo cambiar las relaciones y contenidos institucionales del Estado de Derecho para hacer efectiva una realidad de justicia y honestidad.

5. Debemos tener la entereza de reconocer que la corrupción no es un fenómeno aislado: no es posible curar este cáncer social con medidas aisladas o con buenas intenciones. El mal ya hizo metástasis y ello demanda una cirugía mayor, como alguna vez lo ofreciera el Presidente de la República, pero con medidas concretas que generen resultados. Caso contrario se seguirá afectando la confianza y credibilidad del poder político. En ese marco, se deben atacar varios frentes, pues la corrupción no es exclusiva de la esfera política o pública; sus tentáculos se extienden a todos los espacios del diario convivir. Por ello se hace necesario emprender una cruzada para recuperar la ética, la cual exige compromisos de largo plazo en la vida cotidiana y en la formación de las juventudes. Hay que cambiar las concepciones, prácticas, y conductas sociales e individuales inclinadas a una práctica corrupta. Es decir, re-crear las bases de una nueva cultura ética.

6. En estas horas difíciles que vive el Ecuador, los ciudadanos y ciudadanas convocados a este evento democrático nos comprometemos, una vez más, a decir a viva voz, BASTA a tanta pasividad de las instituciones y de los líderes que nos gobiernan, BASTA a este acostumbramiento a convivir con la corrupción y aceptar la impunidad como parte del paisaje. BASTA a una injusticia galopante que se roba el futuro de nuestro pueblo.

7. En base a esta proclama de cambio hacemos un llamado a la ciudadanía a salir en defensa de nuestro legítimo derecho a vivir en una sociedad sin mafiosos y con instituciones que protejan nuestros derechos y hagan su trabajo; por ello pedimos al gobierno poner en acción mecanismos institucionales, ágiles y eficaces, para combatir la corrupción. Y acorde con esto, saludamos las iniciativas y acciones ciudadanas que luchan por erradicar ese cáncer social, ya sea con el ejercicio de la contraloría social de los distintos niveles de la administración pública, la educación en valores que varios grupos promueven, o las diversas formas de organizarse para hacer mingas anticorrupción.

8. Consideramos importante hacer un reconocimiento a la gestión y compromiso de la Comisión Nacional Anticorrupción, como expresión de importantes núcleos sociales del país y a su legitimidad social lograda por su lucha en favor de la transparencia pública y privada. Por ello proponemos crear una PLATAFORMA NACIONAL, alrededor de la Comisión Nacional Anticorrupción, de combate a la corrupción, que dé sostenibilidad a iniciativas y planes nacionales de corto, mediano y largo plazo.

9. Finalmente, proponemos en el plazo mediato realizar acciones conducentes para modificar la estructura de justicia, con la sanción a todos los estamentos que han permitido la evasión de la ley y el encubrimiento de los sujetos involucrados en la corruptela. Hay que reestructurar las instituciones y dispositivos jurídicos para fortalecer el estado de derecho y la democracia.

Por último, invitamos a la ciudadanía a sumarse a esta proclama para evidenciar, con nuestras firmas el compromiso, que nos une en esta lucha nacional.

Email address *
Firma Colocando tus datos
Nombre y apellido: *
Your answer
Número de Cédula: *
Your answer
Ciudad: *
Your answer
Submit
Never submit passwords through Google Forms.
This content is neither created nor endorsed by Google. Report Abuse - Terms of Service