Firme la Declaración de Lofoten para una disminución gestionada de la producción de combustibles fósiles
La Declaración de Lofoten se escribió en agosto de 2017 en una reunión de académicos, analistas y activistas en las islas Lofoten de Noruega. Todos ellos reconocen que, mundialmente, tenemos una única oportunidad para limitar la expansión de la industria del petróleo y el gas y lograr los objetivos climáticos de París. Invitamos a otras organizaciones de todo el mundo a unirse a esta convocatoria.

¿Por qué se llama la Declaración de Lofoten? La industria petrolera está ejerciendo presión para que los mares alrededor de Lofoten se abran a la extracción de petróleo, lo que sería devastador para el clima, la comunidad local y la belleza natural de Lofoten. Sin embargo, los activistas han logrado obstaculizar los planes durante años. Esta estrategia debe extenderse a todo el mundo en oposición a la industria del petróleo y el gas.

Consulte http://LofotenDeclaration.org/esp/ para obtener una lista completa de las/los signatari@s. Si tiene alguna duda o inquietud, contáctenos al correo electrónico jacqueline@ggon.org.
LA DECLARACIÓN DE LOFOTEN – El liderazgo climático requiere una disminución organizada de la producción de combustibles fósiles
El cambio climático mundial es una crisis cuya escala no tiene precedentes, y se necesitarán medidas sin precedentes para evitar las peores consecuencias de nuestra dependencia del petróleo, el carbón y el gas. La necesidad de una acción inmediata y ambiciosa, para detener la exploración y la expansión de proyectos basados en combustibles fósiles y para organizar la disminución de la producción actual en vistas a lograr los objetivos climáticos de París, es tan crítica como la necesidad de reducción de la demanda y de las emisiones.

Los combustibles limpios, seguros y renovables ya están redefiniendo la forma en la que percibimos la energía y es hora de que las naciones adopten plenamente la energía del siglo XXI y eliminen los combustibles fósiles.

La Declaración de Lofoten afirma que los ricos productores de combustibles fósiles tienen la responsabilidad urgente y la obligación moral de liderar el fin del desarrollo de los combustibles fósiles y organizar la reducción de la producción existente.

Expresamos nuestra solidaridad y nuestro pleno apoyo a la creciente ola de comunidades afectadas en el mundo, que están tomando medidas para defender y proteger sus vidas y sus medios de subsistencia ante la extracción de combustibles fósiles y el cambio climático. Realzar estos esfuerzos es una prioridad. Las comunidades de primera fila son los líderes a los que debemos seguir mientras todos trabajamos juntos para un futuro más seguro.

La transición global, hacia un futuro hipocarbónico, ya está en marcha. La expansión continua del petróleo, el carbón y el gas solo sirve para obstaculizar la transición inevitable y asimismo exacerba los conflictos, alimenta la corrupción, amenaza la biodiversidad, el agua y el aire limpios y atropella los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades vulnerables.

El acceso a la energía, y la demanda de ella, deben satisfacerse plenamente mediante las energías limpias del siglo XXI. Afirmar que se necesitan nuevos combustibles fósiles para esta transformación no solo es inexacto, sino que también socava la rapidez de desarrollo y la adopción de las energías limpias.

Reconocemos que una transición completa, apartándose de los combustibles fósiles, tomará décadas, pero también, que este cambio no es una molestia, sino una oportunidad. La situación climática en la que nos encontramos es muy grave y no debemos empeorarla.

La investigación científica demuestra que el carbono incrustado en la producción actual de combustibles fósiles nos llevará mucho más allá de los límites climáticos seguros. Por lo tanto, la nueva exploración y la nueva producción no solo son incompatibles con la limitación del recalentamiento de la tierra, a un nivel muy inferior a 2°C (y lo más cercano posible a 1,5°C), sino que muchos proyectos existentes deberán terminarse más rápidamente que lo que dicta su declive natural.

Esta tarea debe ser emprendida primero por los países, las regiones y los ejecutantes corporativos que se encuentran en una posición privilegiada con respecto a su riqueza y capacidad para someterse a una ambiciosa y justa transición, desligándose de la producción de combustibles fósiles. El liderazgo debe provenir, en particular, de países de altos ingresos, que se hayan beneficiado de la extracción de combustibles fósiles y que históricamente hayan sido responsables de niveles significativos de emisiones.

Hacemos un llamado a estos gobiernos y empresas para que reconozcan que la exploración y la producción sostenida de combustibles fósiles, sin una disminución controlada y una transición justa, es irreconciliable con una acción climática significativa. También constatamos que existen importantes oportunidades de liderazgo para que estos países demuestren que apartarse del petróleo, el carbón y el gas, tanto en la demanda como en la producción, no solo es posible, sino que se puede lograr protegiendo a los trabajadores, las comunidades y las economías.


*** Consulte http://LofotenDeclaration.org para ver la lista completa de los firmantes ***
Nombre de la organización *
Your answer
País *
Your answer
Nombre del contacto *
Your answer
Correo electrónico del contacto *
Your answer
¿Usted esta autorizad@ para firmar la Declaración de Lofoten en nombre de su organizacíon? *
Submit
Never submit passwords through Google Forms.
This form was created inside of Oil Change International. Report Abuse