S.O.S. BASTA DE GUERRAS
Llamamiento internacional de solidaridad
Con los pueblos de Siria
Miles de personas huyen de la guerra en el noreste de Siria, alrededor de 300.000 abandonan sus hogares; en esta ocasión por los bombardeos aéreos y las embestidas terrestres del ejército turco, llamados, para mayor ofensa, “Operación Manantial de Paz”. Decenas de civiles han muerto por las bombas turcas y las milicias aliadas sirias. Las células de Estado Islámico (ISIS) se han activado y han cometido atentados en diversos puntos de la región. También arriesgan sus vidas quienes sobreviven en los campamentos de población refugiada cercanos (como el de Ein Issa donde viven aproximadamente 13.000 civiles). No hay duda de la devastación que ha desatado la invasión turca ni de la nueva catástrofe humanitaria que provoca. Todo ello se suma a la larga lista de atrocidades cometidas en Siria desde que su presidente, Bashar al-Asad, iniciara la guerra contra su propio pueblo ahogando en sangre la revolución legítima y pacífica que amenazaba su poder.

En los últimos días los gobiernos de EEUU y de Turquía han negociado una tregua de 120 horas con la intención de que las milicias kurdas se retiren de su territorio y el ejército turco ocupe 32 kilómetros hacia el interior de su frontera con Siria. Poco antes, abandonado por su aliado estadounidense, el ejército kurdo y Asad llegaban a un acuerdo, con el visto bueno de Moscú, para contrarrestar el ataque turco, y el ejército sirio entraba en la región donde apenas tenía presencia desde 2012; las Unidades de Protección Popular kurdas volvían al redil aceptando de facto el marco actual de un Estado sirio autoritario centralizado. La llamada autonomía kurda de Rojava se evaporaba. A su vez, activistas contra la dictadura de Siria, que se refugiaban en la región, tanto árabes como kurdas, han comenzado a ser perseguidas.

Personas y colectivos pacifistas y antimilitaristas de todo el mundo estamos viviendo con preocupación el dramático rumbo que puede tomar esta guerra infernal. Queremos llamar de nuevo la atención sobre este conflicto reclamando la defensa de la población civil, de una y otra parte, y alertar de la intensificación del desastre humanitario de Siria tras 8 años de violencia militar que ha dejado tras de sí 11 millones de personas desplazadas y centenares de miles asesinadas. Esta nueva ofensiva, que condenamos con idéntica firmeza que todas las anteriores, inaugura una serie de nuevos conflictos y violaciones de derechos humanos de la población siria, cuya sangre sirve para beneficio de estados extranjeros a los que nada importan sus causas, sus necesidades o sus vidas. En palabras de Yusef, un herrero kurdo al cuidado de su hija herida por una bomba turca, “Es una guerra entre políticos y sin sentido en la que se nos va la sangre a nosotros, los de en medio". El dolor, la impotencia y el desconcierto se entrecruzan con los crímenes, los intereses y las estrategias militares.

De igual manera, denunciamos la hipocresía de la comunidad internacional que parece despertar ante un conflicto enquistado durante años, pero que ha permanecido impasible frente al genocidio del pueblo sirio. Un abandono que comenzó con el silencio abrumador de la sociedad civil mundial tras los brutales ataques que sufrió la movilización noviolenta que afloró en Siria en 2011. Queda demostrado, en todo caso, que los intereses de la comunidad internacional son solo económicos, militares y geoestratégicos, muy alejados de la búsqueda de la justicia y la paz que tanto pregona.

Quienes pueblan la región atacada tienen buenas razones para temer una ocupación del ejército turco, existen precedentes aterradores, como el vivido con el asalto a la ciudad de Afrin, de mayoría kurda. El desplazamiento forzoso de civiles, los saqueos de las propiedades abandonadas, los arrestos, torturas, desapariciones, violaciones y asesinatos no se olvidan. El Estado turco pretende un cambio demográfico de la zona reubicando allí a miles de personas refugiadas de Siria y se teme que esto pueda derivar en una limpieza étnica de la población local kurda. Esta operación provocará aún más divisiones sectarias, xenofobia y resentimiento a añadir a la tragedia siria.

Por su parte, en este juego macabro de la guerra, las milicias kurdas del YPG/SDF también han cometido crímenes inexcusables; su partido único ha reprimido todas las voces opositoras y han atentado contra civiles inocentes, aliándose con algunos de los principales estados responsables del conflicto, como el régimen de Al-Asad, o sirviendo como infantería de EEUU en una “guerra contra el terrorismo” imperial que ha asesinado a miles de civiles en Raqqa, Kobani y también en Mosul. La alianza con criminales no puede dar frutos de justicia y libertad, de esos barros vienen estos lodos.

Las decisiones tomadas estos días, lejos de buscar la pacificación de la zona, responden a las luchas por el control de Oriente Próximo de potencias extranjeras, Turquía, EEUU, la OTAN, Rusia, Irán, Israel, las petromonarquías del Golfo…, junto a la necesidad de Bashar Al-Asad de aferrarse al poder a cualquier precio. El dolor y la desesperación de hoy son el resultado de años de guerras de expansión en alianza con los caudillos locales de turno.

Pero la impunidad y el curso de los acontecimientos también son producto del silencio del pasado. Quienes hoy se lamentan de la violencia contra el pueblo kurdo, al tiempo que aplauden o callan otros ataques, deberían reflexionar profundamente sobre la relación indiscutible de las violencias de todos los bandos de una guerra y responsabilizarse con el fin del sufrimiento de la población civil sea cual sea su origen o el lugar donde viva. El olvido del asalto en curso del ejército ruso y de Al-Asad contra Idlib, donde tres millones de civiles viven en el terror, la negación del uso de armas químicas del régimen sirio contra la población civil, la celebración de los asedios y el bombardeo indiscriminado de ciudades como Alepo, Ghuta y Duma, o la indiferencia ante el entramado de tortura y ejecución a escala industrial de decenas de miles de sirios y sirias organizado por el régimen de Asad, son unos pocos ejemplos de lo que decimos. La solidaridad no puede depender de quién comete los crímenes ni de la procedencia de las víctimas que se provocan.

Por último, denunciamos y exigimos la paralización efectiva de la venta de armas del Estado español a Turquía*, así como al resto de contendientes. España ocupa el séptimo lugar entre los principales exportadores e importadores de grandes de armas. Turquía ha sido durante el primer semestre de 2018 el cuarto mayor comprador de armamento español del mundo, con 162,5 millones, el 9,5% del total, solo por detrás de Alemania, Reino Unido y Arabia Saudí.

Asistimos a un nuevo desastre del horror interminable que es la guerra en Siria. Ojalá, la inacción se convierta en una energía desmilitarizadora que ayude a empatizar con la población civil, padezca quien padezca a los señores de la guerra, y nos reunamos en torno al apoyo a las organizaciones y personas que luchan en Siria pacíficamente por sus libertades y por su futuro.

No a la guerra, ni en Siria ni en ninguna parte.



*El 85% de la venta de armas españolas a Turquía corresponden al avión de transporte militar A400M, que instala Airbus en Sevilla y de los que se han entregado ya nueve unidades. A su vez, el astillero público Navantia construye en Estambul, a través de un consorcio hispano-turco del que forma parte, el buque de asalto anfibio LHD Anadolu que será en 2020 el buque insignia de la Marina turca.

Además, en el primer semestre de 2018 España vendió a Turquía munición de guerra por valor de 10,8 millones de euros, también cuenta con un destacamento antiaéreo en la zona y tiene desplegada desde 2015 una batería de misiles Patriot, con 150 militares en la base militar de Incirlik, en territorio turco cerca de la frontera con Siria.


[Imagen de cabecera: Obra comunitaria con el artista Joel Bergner en el campo de refugiados sirio de Za'atari, 2014, "Sueño con..." Mural completo: niñas y niños locales participaron en este mural, expresando sus sueños para el futuro. Foto de AptART.]


English version: http://bit.ly/SOS-SayNoToWar




Entidades que subscriben este texto

Antimilitaristes MOC
Colectivo Pacifistas de Ciudad Real
Colectivo Antimilitarista Mambrú
Coordinadora 12-D En Pie de Paz
Asociación marroquí de Derechos de los Migrantes
Plataforma Ciudad Real, Ciudad Refugio
Bienvenidos Refugiados Ciudad Real
Caravana Obrim Fronteres Menorca
No Borders Refugees
Plataforma Benvinguts Refugiats Menorca
Balloona Matata
CIM Burkina
SOS Refugiados Ibiza
Ibiza Conciencia
Zaragoza Acoge - Bienvenidxs Refugiadxs.
Canal Migrantes
Centro Social Librería La Pantera Rossa
Alianza por el Clima Ciudad Real
Ecologistas en Acción Ciudad Real
Flores en Daraya
Red ciudadana de acogida de Leganes
Les Vetlladores, Berga
Asociación Lakabe, Navarra
Asociación Arena, El Escorial, Madrid
Alternativa Antimilitarista de Las Palmas, Islas Canarias


Personas

Chabier Nogueras, Insumiso, Zaragoza
Rosa Isabel Fernández Ceballos, Ciudad Real, España
Belén Delgado, Cáceres
Jesús Paz, Objetor Fiscal al Gasto Militar, Zaragoza
María del Rosario Sánchez Díaz, Puertollano, España
Francisco José Sarrión Torres, Ciudad Real, España
Cristina Joando Seidel, Sanidad, Mérida
Jerónima Alises González-Nicolás, Jubilada Aux. Admva., España
Juan Carlos Ruiz Liria, Profesor
José Carlos Segundo, Psicólogo, Ciudad Real
Ilia Laura Lorenzo Calvo, Activista
María Nogueras Corral, Zaragoza
Nadia Azougagh Bousnina, Educadora
Joan Torro, Profesor secundaría, Fuentes de Ebro
Eva Gabarre Armentera, Pensionista, España
José Ramón López Goni, Zaragoza
Luis Vázquez, Jubilado
Luis Arbide, Activista
Luis de Mira, Superviviente
Laura Berro
Inmaculada Fernández, Administrativa, España
Olga Cortés García, Pedagoga, Valencia
Ángel Contreras, Elche
Lorenzo Avolio, Estudiante
Eugenia Roda Sánchez, Profesora
Marta Aparicio, Profesora, Zaragoza.
Mariluz Secilla Souto, Aux. enfermería, Erandio
Isabel Vila
Helena Cortés García, Dependienta, Valencia
Jose Fco.Argente Tormo, Profesor, Valencia
María José Gascon, Economista, Zaragoza, España
Remedios Benavent, Alaior
Maria del Mar Collado Ortiz, Cartera, Maó
Aurora Quintas Gil, Jubilada en Talamanca de Jarama, España
Aitor Sorozabal, Mantenimiento
Guillermina de Cenarriaga, Empleada
Catalina Bueno, Activista en defensa de los Derechos Humanos
Belén López Astondoa, Especialista en apoyo educativo, Bizkaia
Juan Leiva, Activista
Javier G. Ledesma y Vera, Profesor
Elena Cal Atán, Galicia
Julio C. Augusto Sebastián
Carmen Ocáriz, Gijón, Asturia
Ana Pereira, Jubilada,Càceres ,España
Julian López Miguel, Profesor
Luis Pallaruelo, Zaragoza
Miguel Angel Rivas Alvarez, Trabajador Social, Madrid
Cristina Pérez García, Ciudad Real
Carmen Ferrer
Cruz Maorad Videgain, Profesora
Luis Miguel Ferrer, Profesor Universidad de Zaragoza
Eva Pellicer, Maestra, Aragón
Manuel A. Hernando Susín, Empleado público, Zaragoza
María J. Bueno Huete, Jubilada
María Molina
Silvia Marquez del Prado, Administrativa, activista, Leganés, Madrid
Antonio Casas, Profesor, Zaragoza
David Montesinos García, Cooperación Internacional
Patricio Fernández Silva, Profesor Universidad-Zaragoza
Isma
Jose Ernesto Vela, Funcionario
José Luis Pueyo, Profesor, Zaragoza
Aude Masingue Educadora, Berga, Catalunya, Espanya
Oria Quirós Masigue, Estudiante, España
Almudena Izquierdo, Administrativa. Madrid
Angeles Cardona Cardona, Administrativa, Ibiza
Jesús Muñoz Cabrera, Daimiel
Mavi R. Vega, Difusión del arte y la ciencia, Madrid, España
Fernando Mendiola, Iruñea - Pamplona
Pedro Martínez García, Jardinero
Susana Burrieza Crespo , Gironella
Concha de Sena , Jubilada Madrid
Carmen Álvarez , Zaragoza
Sergio Viña Domingo, Escritor y filósofo, Auxiliar de enfermería en prácticas, Artista del hambre; Valencia
María Concepción Martín Sánchez, Madrid, España
Yolanda Rouiller, Profesora, Los Corrales de B., Cantabria
Carme Sunyé, Profesora, Barcelona
Oria Quirós Masigue, Estudiante, España
Juan Carlos Rguez. Gil, Profesor
Eva Aneiros Vivas, Profesora
Teresa Vázquez Pensionista, El Escorial, Madrid
Vicente Bordanova, Motril
M.Koldobike Velasco Vázquez, Trabajadora social, Canarias
Pedro Martínez Jardinero, El Sauzal, Tenerife, Canarias
Emilio Arranz, Jubilado
Borja Antolin Tomas, Profesor de Instituto
Fran Garayoa, profesor anarcosindicalista, Zaragoza
Antonio David Aragón Rubio, Profesor secundaria, Madrid




Las entidades y/o personas que rellenen este formulario, muestran su apoyo al manifiesto “SOS Basta de guerras"
(para corrección de errores al introducir los datos - avisamos que la actualización no es automática al rellenar el formulario - dirigirse a info ARROBA enpiedepaz PUNTO org)
PARA ENTIDADES
Nombre de la organización, colectivo o grupo
Your answer
Localidad o Estado
Your answer
Correo (sólo se usará, en su caso, para acuse de recibo del apoyo)
Your answer
PARA PERSONAS
Nombre y apellido
Your answer
Actividad, ocupación, o similar, y localidad o Estado
Your answer
Correo (sólo se usará, en su caso, para acuse de recibo del apoyo)
Your answer
Submit
Never submit passwords through Google Forms.
This content is neither created nor endorsed by Google. Report Abuse - Terms of Service - Privacy Policy