IX Coloquio Internacional "REALIDADES SOMATOPOLÍTICAS MULTITUDES RARAS Y TULLIDAS (QUEER-CRIPS) EN AMÉRICA LATINA"
Fecha: 31 de mayo y 1 de junio de 2018.
Lugar de celebración: Casa de Colón, Las Palmas de GC.
Precio: gratuito.

Descripción:
Según señaló Paul B. Preciado, en la revista francesa Multitudes (2003), frente a la noción de “diferencia sexual”, existen unas ventajas teóricas y políticas que aporta la noción de “multitudes” a la teoría y al movimiento queer. Si lo queer abarca lo considerado “desviado” y critica y cuestiona los efectos normalizadores, del mismo modo se opone a las políticas de “integración” de las “diferencias” y aboga por una multiplicidad de cuerpos que se alzan contra los regímenes que los construyen como “normales” o “anormales”: drag-kings, bolleras lobo, mujeres barbudas, cuerpos transgéneros, hombres sin pene, mujeres sin vagina, discapacitados-cyborgs, femmes butchs (marimachos), maricas lesbianas, cyberfeministas, cuerpos seropositivos, body hackers... Se trata de combatir la exclusión, de des-identificar aquellos discursos que han construido el cuerpo normativo y el desviado.
Junto a la difusión de la Queer Theory en los últimos tiempos hemos asistido a la creación de la Crip Theory o “teoría tullida”, aquella que atiende a las culturas contemporáneas de la discapacidad y la rareza. Tanto los estudios sobre discapacidad —Disability Studies— como la teoría queer, o “teoría torcida”, como la denominó Ricardo Llamas (1998), se centran en cómo los cuerpos, los placeres y las identidades se representan como “normales” o como abyectos. No obstante, Crip Theory (McRuer, 2006) analiza las formas en que estos campos interdisciplinarios —discapacidad (Disability) y rareza (Queerness)—, se interrelacionan, lo que ha dado lugar a un nuevo ámbito de estudio: Queer Disability Studies o Estudios de Discapacidad Queer.

Con todo, nos interesa en este Coloquio, como apuntamos más arriba, des-identificar aquellos discursos que han construido el cuerpo normativo y el desviado, pero más que analizar de forma separada las multitudes sexuales y las funcionales —queer y crips—, proponemos una aproximación transversal, es decir, establecer intersecciones entre las unas y las otras; analizar los sistemas de opresión, dominación o discriminación —categorías biológicas, sociales y culturales— que convergen en una misma persona, lo que nos permitirá comprender la desigualdad social y sistemática desde una base multidimensional. Un ejemplo de esta lectura es el documental Yes We Fuck (2015), de Antonio Centeno y Raúl de la Morena, el cual aborda la sexualidad en personas con diversidad funcional o el film The Sessions (2012), de Ben Lewin, basada en la obra “On Seeing a Sex Surrogate” (1990) de Mark O'Brien. En la misma línea se enmarcan las Jornadas crip-queer (2014), “Cuerpos abyectos entrelazando vidas”, dirigidas por Preciado y organizadas por el grupo de investigación Somateca (vinculado al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía), sobre las alianzas entre sujetos concebidos como abyectos, según los parámetros de la normalidad capitalista y capacitista. Esta propuesta, que queremos retomar, también hacía relación a los movimientos feministas-queer, trans o transfeministas, pues si estos plantean la diversidad sexo-género-deseo, la aproximación crítica a los estudios de la diversidad funcional que aporta el movimiento crip genera un marco común para cuestionar los cuerpos construidos como normalizados y/o normalizables: “La vulnerabilidad de estos cuerpos se muestra como espacio desde el que analizar múltiples cuestiones como diversidad, sexualidad, enfermedad, cuidados y afectos, en la búsqueda de una alternativa crip-queer (también crip-cuir) por unas vidas que merezcan la pena ser vividas”. Se trata de poner el foco de atención sobre una ciudadanía que se resiste a ser definida a partir de la fuerza de producción o de reproducción: “una nueva internacional somatopolítica hecha de alianzas sintéticas y no de vínculos identitarios” (Preciado 2013: 13).

Nombre y apellidos
Your answer
DNI
Your answer
Correo electrónico
Your answer
Submit
Never submit passwords through Google Forms.
This content is neither created nor endorsed by Google. Report Abuse - Terms of Service - Additional Terms