Solidaridad internacionalista con la comunidad garífuna de Honduras Exigimos la aparición con vida de los cuatro garífunas de la comunidad de Triunfo de la Cruz

Dirigido al Gobierno de Honduras:


Las y los abajo firmantes, expresamos nuestra preocupación, indignación y repudio ante el secuestro de Alberth Snaider Centeno Tomas -presidente del Patronato de Triunfo de la Cruz-, Milton Joel Martínez Alvarez, Suami Aparicio Mejía y Albert Sentana Thomas.

Como es de su conocimiento, los integrantes de la comunidad de Triunfo de la Cruz, ciudad de Tela, y parte de la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), fueron sustraídos de sus hogares el 18 de julio por parte de hombres fuertemente armados que vestían prendas de la policía nacional y chalecos con la insignia del Departamento de la Policía de Investigación (DPI).

Desde ese entonces y pese a las reiteradas denuncias que han elevado organizaciones y movimientos nacionales e internacionales no hemos conocido ninguna información o respuesta efectiva acerca de las investigaciones que se adelantan para dar con el paradero de las cuatro personas secuestradas.

Es de conocimiento público que la comunidad indígena garífuna de Honduras sufre agresiones sistemáticas desde hace varios años, ejercidas por compañías del agronegocio, entre otras, y más recientemente por empresas que adelantan emprendimientos habitacionales y turísticos.

El ejercicio democrático y legítimo de defensa del territorio realizado por OFRANEH, y su permanente denuncia de las violaciones a los derechos de los pueblos y sus derechos humanos, ha convertido a los integrantes de dicha organización en blanco de diversos ataques. Han sido reiteradas las situaciones en las que han sufrido amenazas, persecuciones, asesinatos, y acciones repudiables como la que hoy denunciamos, el secuestro de quienes se oponen al modelo neoliberal de privatización y mercantilización de los territorios y de los bienes naturales, que permiten la subsistencia comunitaria.

De acuerdo a las informaciones que hemos recopilado y analizado en las últimas semanas, el complejo hotelero INDURA, ubicado en la costa norte hondureña, y el parque nacional PUNTA IZOPO, en el municipio de Tela, han sido denunciados por habitantes de la zona por usurpar tierras y expulsar pobladores locales. Asimismo, se ha advertido sobre posesión ilegal de tierras por parte de las empresas desarrolladoras inmobiliarias MACERICA e IDETRISA.
Entendemos que en ninguno de los proyectos que estas empresas desarrollan fueron consultados los pueblos garífunas, aspecto obligatorio para cumplir con el Derecho a una Consulta Previa, Libre e Informada que tienen los pueblos indígenas en el mundo, establecido por el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y ratificado por Honduras en 1995.

El notable incremento de las agresiones desde 2015, cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ordenó la devolución de tierras y reparación de daños a la comunidad de Triunfo de la Cruz, constituye un agravante adicional. El 8 de octubre de 2015 la CIDH emitió una sentencia condenatoria en contra del Estado de Honduras por todos estos actos de violación de los derechos territoriales y colectivos de la comunidad de Triunfo de la Cruz. En esa sentencia se establecen las responsabilidades del Estado y su obligación de garantizar los derechos a la comunidad, reparar los daños ocasionados y asegurar los mecanismos adecuados para evitar la repetición de esos hechos. Sin embargo, a la fecha, casi cinco años después, la sentencia no se cumple, la comunidad es aún violentada, y el año pasado (2019) fueron asesinadas 17 personas, 11 hombres y 6 mujeres.

Desde hace varios años y en el pasado reciente, organizaciones del plano nacional e internacional han denunciado la brutal violencia que soportan las organizaciones, movimientos sociales y comunidades en Honduras. Hemos recopilado información, documentado denuncias, y dejado constancia ética e histórica de la nefasta situación a la que se ha llevado al pueblo garífuna, sin que haya acciones contundentes de parte del Estado hondureño y del gobierno para hacer frente a ese nefasto contexto.

Ante la agudización de la criminalización contra ese pueblo originario y la combinación de todas las estrategias de despojo comunitario y violación de sus derechos, reiteramos nuestro repudio y denuncia del secuestro de los luchadores de la comunidad garífuna. Asimismo, rechazamos todos los crímenes contra las/os lideresas/líderes comunitarias/os, sujetos políticos en resistencia al modelo de exterminio y en defensa de sus territorios ancestrales, hombres y mujeres fundamentales en la dignificación de la vida de la clase popular.
Denunciamos vehementemente la violencia sistemática que se ejerce contra el pueblo hondureño y que cada día arroja más víctimas, más mujeres y hombres asesinadas/os y más familias que no pueden satisfacer sus necesidades básicas. Mientras, el neoliberalismo despoja territorios para favorecer a las corporaciones transnacionales que, en estos momentos, lucran de la pandemia que sus acciones irresponsables y criminales contribuyen a agudizar.

Ante la impunidad reinante en Honduras que a través de esta comunicación estamos denunciando, nos sumamos a las organizaciones sociales de ese país para exigir al gobierno nacional:

*La inmediata aparición con vida de los cuatro garífunas de la comunidad de Triunfo de la Cruz secuestrados, entre ellos el Presidente del Patronato de la comunidad e integrante de la OFRANEH.

* La detención inmediata de la violencia sistemática y ocasional contra el pueblo garífuna.

* El cumplimiento urgente de la sentencia de la CIDH en la que se ordenó al Estado, entre otros actores, sanear, titular y demarcar 2840 hectáreas que corresponden al territorio ancestral, y además devolver a la comunidad de Triunfo de la Cruz, ya que es la dueña legítima, 22 hectáreas de tierras en manos del Sindicato de Trabajadores de la Municipalidad de Tela, así como 98 hectáreas que se encuentran ilegalmente en posesión de las empresas MACERICA e IDETRISA, que ejecutan los proyectos habitacionales Marbella y Playa Escondida.

Nos solidarizamos con OFRANEH y con todas las organizaciones y movimientos sociales y populares hondureños, y seguiremos en solidaridad internacionalista hasta la aparición con vida de los secuestrados y hasta que cese la violencia sistemática y cualquier ataque contra nuestros pueblos.

Firman a continuación:
Clear selection
FIRMA DE SU ORGANIZACIÓN
*Si firma como organización
SU NOMBRE Y APELLIDOS
*Si firma como individuo
Submit
Never submit passwords through Google Forms.
This content is neither created nor endorsed by Google. Report Abuse - Terms of Service - Privacy Policy