Formulario adhesión colectivos. Manifiesto #CaravanaSur2019
Un verano más, cientos de personas nos acercamos a los espacios de no derecho, a esos escenarios de guerra en que se han convertido las fronteras, donde se deja morir a las personas, se violentan los cuerpos y se criminaliza a quienes defienden la vida y los derechos humanos.

Por cuarta vez Caravana Abriendo Fronteras viaja al encuentro de las personas y organizaciones que habitan las fronteras. Primero fue Grecia, después Melilla e Italia, y ahora volvemos a la frontera sur de Europa, a Andalucía y Ceuta.

Volvemos a la Frontera Sur porque la situación, lejos de solucionarse, se ha ido agravando. Lo hemos visto en el último año en el caos y la absoluta falta de previsión para organizar la acogida de las personas que han llegado a estas costas por parte de las instituciones, lo que ha provocado un trato indigno e inhumano. Del nuevo gobierno andaluz, conformado por PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox, convertido en referente de las políticas neofascistas y antiinmigración, no cabe esperar ninguna intención de paliar esta desatención.

La Frontera Sur es la segunda ruta migratoria en número de muertes en lo que va de añosegún la OIM (Organización Internacional de Migraciones), solo superada en el mundo por la ruta del Mediterráneo Central que parte de Libia hacia Italia.

Más de 100 organizaciones y colectivos del estado español sostenemos la Caravana Abriendo Fronteras, esta iniciativa que busca denunciar las políticas migratorias, económicas, comerciales y medioambientales de la Unión Europea.

En esta caravana participamos junto a CarovaneMigranti con las y los testigos de Argelia, Túnez y México que les acompañan, quienes con sus vivencias nos permitirán conectar la realidad migratoria del Mediterráneo con la centroamericana. Queremos visibilizar el protagonismo de las personas migrantes, del que su máximo exponente es el éxodo de personas desplazadas que han conformado las caravanas centroamericanas en el último año, una un nuevo movimiento social de resistencia que camina por una vida vivible.

El nuevo desorden mundial y los derechos humanos

El modelo del nuevo desorden mundial antepone la obtención del máximo beneficio a corto plazo de una minoría a la vida de todas las personas y la sostenibilidad del planeta. Políticas depredadoras que acaparan los recursos y la tierra, que la degradan y contaminan hasta dejarla yerma, provocando hambre, inestabilidad política, conflictos bélicos y desastres medioambientales, con consecuencias que afectan especialmente a los países del Sur Global, y que guardan una estrecha relación con las causas que obligan a las personas a migrar y buscar refugio. Políticas que deshumanizan a las personas migrantes, que las despojan de sus derechos y que las explotan como mano de obra barata.

En el caso de Europa las políticas exteriores están generando un estado de excepción respecto a los derechos humanos consagrados por el derecho internacional. Esta terrible e indecente merma de los estándares de protección de los derechos humanos instaura una situación de vulneración sistemática de la normativa nacional e internacional en materia de protección de los derechos más fundamentales de las personas migrantes. El Mediterráneo y el desierto del Sáhara convertidos en una gran fosa común, la compraventa de hombres y mujeres migrantes en régimen de esclavitud en Libia, son algunos de los ejemplos más crudos de esta realidad.

A esto se le une el constante crecimiento del gasto en materia securitaria y de control fronterizo, lo que está haciendo cada vez más lucrativoel “negocio de las fronteras”, además del ya clásico de las guerras, del que se benefician un grupo reducido de empresas que acapara la mayoría de las licitaciones públicas en esta materia. Es necesario continuar exigiendo el fin del comercio de armas de los países de la UE con los gobiernos que violan los derechos humanos.

Y, en este momento, exigimos también el cese del apoyo de los gobiernos de la UE, Estados Unidos, Francia, Rusia, Arabia Saudí y Egipto, a la actual guerra en Libia, que está provocando la muerte de civiles, el desplazamiento de decenas de miles de personas refugiadas dentro del país y que, según la ONU, pone en peligro la vida de miles de migrantes que se encuentran en los campos de detención libios.

El ascenso de la extrema derecha agrava la situación de los derechos humanos

A pesar de que en las últimas elecciones europeas los partidos de extrema derecha, no han alcanzado las expectativas que tenían,su avance ha sido claro en varios países (Italia, Hungría, Polonia y Gran Bretaña). Lo mismo ocurre en el continente americano donde Estados Unidos y Brasil son la expresión más conocida de esa ultraderecha que emerge con un discurso profundamente neoliberal, xenófobo, racista, misógino y homófobo.

Han conseguido que sus prejuicios calen en una parte de la población que vincula la llegada de personas migrantes y refugiadas al deterioro del sistema público de protección; a la delincuencia, el terrorismo y el machismo.

Se trata de un racismo cultural que alerta del peligro de la destrucción de Europa y sus hipotéticos valores del humanismo europeo cuando son precisamente esos partidos los que quieren hacer desaparecer los valores del mestizaje, la multiculturalidad, la democracia o los derechos humanos, sustituyéndolos por valores profundamente neocolonialistas, violentos y patriarcales.

La situación en el Estado español

Las políticas dominantes en el mundo y en Europa son las mismas que aplica el Gobierno español. El Gobierno español ha sido pionero en el diseño de acuerdos de externalización de fronteras con Marruecos (1992), un país donde se violan sistemáticamente los derechos humanos y de pueblos como el saharaui y el rifeño. El gobierno del Pedro Sánchez, lejos de retirar las concertinas como prometió, ha profundizado en estos acuerdos con Marruecos, provocando más violencia y represión policial en los lugares donde sobreviven las personas que esperan la oportunidad de cruzar la frontera.

En Motril, uno de los puntos de mayores llegadas de migrantes en los últimos meses, el gobierno ha decidido construir un Centro de Acogida Temporal de Extranjeros (CATE), es decir un CIE encubierto, decisión que es rechazada por las organizaciones solidarias locales y que desde la Caravana Abriendo Fronteras denunciaremos sobre el terreno.

A los gobiernos español y europeo les exigimos:

Suspender los acuerdos de retorno y readmisión con terceros países (Libia, Turquía, Niger o Marruecos) que no respetan los derechos humanos. Ninguna persona debe ser enviada a un país en el que puede sufrir tortura, persecución o amenazas a su vida.La externalización de fronteras beneficia a gobiernos corruptos que no garantizan los derechos humanos y a las mafiasque actúan con su connivencia.
Acabar con las devoluciones en caliente contrarias al derecho internacional.
Eliminar las redadas racistas y el hostigamiento y la criminalización de las personas y organizaciones solidarias con las personas migrantes.Los casos más conocidos de nuestra compañera Helena Maleno y el de los tres bomberos sevillanos -Manuel Blanco, Enrique Rodriguez y Julio Latorre- juzgados en Lesbos también por tráfico de inmigrantes resueltos favorablemente después de un largo proceso.
Vías legales y seguras para las personas en tránsito que se garanticen sus derechos en los países receptores, evitando la explotación, los abusos, la violencia, la trata y el tráfico de personas.
Que se respeten las disposiciones del derecho internacional, en particular la Convención de Ginebra relativa a las personas refugiadas, y las normas que protegen a las personas migrantes.
La disolución de FRONTEX, la defensa de Salvamento Marítimo en la frontera sur como servicio público y salvaguarda de la vida en el mar, y el establecimiento de un operativo de salvamento marítimo en el Mediterráneo.
Protección para las y los menores de Ceuta y Melilla, que se garanticen sus derechos y atención, evitando la violencia, el abandono y las devoluciones ilegales.
Garantías específicas para personas en situación de especial vulnerabilidad establecidas en la Directiva Europea de procedimientos comunes para la concesión de la protección internacional: mujeres que han sufrido violencia sexual, víctimas de trata, menores, personas LGTBI, etc.
Autorización para los barcos Aita Mari y Open Armspuedan realizar libremente su labor de rescate para salvar vidas en el Mediterráneo.
Políticas de acogida dignas y efectivas.
El cierre de los CIE y el desarrollo de las alternativas a la expulsión coercitiva, siempre con una especial atención a la situación de arraigo de las personas migradas en nuestro país. Además, denunciamos la creación de las nuevas infraestructuras que ha puesto en marcha el gobierno del PSOE: los CATE (Centros de Atención Temporal de Extranjeros) y los CAAT (Centros de Atención y Acogida Temporal)
Procesos de regularización para todas aquellas personas que se encuentran en situación administrativa irregular. También exigimos que se garanticen las reagrupaciones familiares.
Que se permita en la práctica el acceso a las oficinas de asilo en las fronteras de Ceuta y Melilla, sin discriminación alguna.
La derogación de la Ley y el Reglamento de Extranjería.
La derogación del Reglamento de Dublín y de la Directiva Europea de Retorno, conocida como la directiva de la Vergüenza.
Pedimos que se sigan las recomendaciones del Tribunal Permanente de los Pueblos en sus sesiones sobre la violación de los derechos de las personas migrantes y refugiadas de Barcelona, Palermo, Paris y Londres (2017-2019), las propuestas de la relatora de la ONU en su informe sobre desapariciones forzadas en la ruta migratoria y las de varias organizaciones no gubernamentales, como las de Amnistía Internacional (informe de diciembre de 2017) sobre la violación de derechos en Libia.
Proponemos la aprobación del Tratado Vinculante sobre el control de las Empresas Transnacionales y otras empresas en materia de respeto de los Derechos Humanos negociado en el marco del Consejo de Naciones Unidas en Ginebra.
Y, por último, ratificar la Convención Internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares.

Una caravana feminista.

Queremos hacer visiblela presencia de las mujeres en los procesos migratorios desde una visión que no revictimice ni homogenice susperfiles ni sus proyectos migratorios. En 2018 se ha incrementado el porcentaje de mujeres entre las personas migrantes que han accedido a la península por esta zona de la frontera: de un 7% en 2017 a un 17% en 2018: 10.901 mujeres, según APDHA. Queremos insistir en que las mujeres son protagonistas y sujetos políticos, que no todas las mujeres subsaharianas son víctimas de trata y que no se puede hacer discursos sobre el compromiso de lucha contra la trata cuando no se ponen medios eficaces. Denunciamos también al gobierno de Marruecos que esta utilizando la lucha contra la trata como pretexto para desmantelar los campamentos en los bosques y las viviendas en las que se ocultan las mujeres, que son detenidas y deportadas en autobuses a la violenta frontera argelina.

Establecer requisitos asumibles para la regularización administrativa o vías legales y seguras pondría fin a la situación de explotación laboral y de violencia de muchas mujeres inmigrantes que tienen que pagar cantidades ingentes de dinero a los pasadores o sus familiares, que les prestaron el dinero para poder cumplir su proyecto migratorio, por la imposibilidad de conseguir un visado.

Queremos denunciar especialmente la explotación laboral y el abuso sexual de mujeres marroquíes, temporeras en la recogida de la fresa en los campos de Huelva, y situaciones similares en Sicilia y en la Apulia en Italia.

Queremos asimismo denunciar el trato inhumano y la explotación de cientos de porteadoras marroquíes y las empleadas de hogar en las ciudades de Ceuta y Melilla.

Rechazamos la manipulación del discurso contra la trata de seres humanos que se utiliza con el único fin de llevar a cabo operaciones represivas contra quienes migran y quienes les socorren. Son las políticas de cierre de fronteras las que abocan a las personas a recurrir a vías inseguras; y es la indiferencia de los gobiernos europeos la que aboca a las ONG a asumir la iniciativa para cumplir con los derechos humanos y las convenciones internacionales.

Denunciamos la violencia sexual que enfrentan las mujeres tanto en los países de origen como en los países de tránsito y acogida. Exigimos que:

Se garanticen sus derechos en los países receptores evitando la explotación, los abusos, la violencia y la trata con fines de explotación sexual.
Se asegure su derecho a formular una solicitud de asilo independiente de sus parejas y a tener un estatuto jurídico independiente del de sus cónyuges.
Se atiendan sus necesidades específicas de salud y sus derechos sexuales y derechos reproductivos, incluido el aborto.
Se garantice la atención a las mujeres y niñas que han sufrido o corren el riesgo de sufrir abusos, violencia, mutilación genital femenina o matrimonios forzados.

Una caravana ecologista.

Grandes áreas del planeta como el continente africano, incluso Andalucía, están afectadas por olas de calor y por la sequía, que empobrecen a quienes viven en las zonas rurales. El cambio climático aumenta la mortalidad y millones de personas sufren escasez de agua aguda por causas económicas y políticas, por la acción de las transnacionales y la privatización del agua, provocando migraciones hacia grandes ciudades que se han hecho insostenibles, agravando las desigualdades sociales y la violencia que sufren especialmente las mujeres, que son las encargadas de proveer agua y cultivar para atender las necesidades familiares.

Resistencia solidaria

Y también queremos reconocer las nuevas formas de resistencia, que unida a otras formas de lucha ya existentes, han conformado una red de grupos diversos por todo el estado, organizados de múltiples maneras, para acoger, a la vez que denunciar, la violación de derechos fundamentales de las personas migrantes.

Os animamos a salir al encuentro de Caravana Abriendo Fronteras y sumaros a la propuesta de acciones y actos en nuestra ruta en Granada, Motril, Tarifa, Ceuta, Algeciras, Jerez, Sevilla y Huelva.

Nombre Colectivo *
Ciudad/Territorio *
Correo de contacto *
¡Adelante con la adhesión! *
¿Quieres comentarnos algo?
Submit
Never submit passwords through Google Forms.
This content is neither created nor endorsed by Google. - Terms of Service