Esta nota fue publicada en el sitio oficial de ElSalvador.com en este enlace:

http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=47862&idArt=6304145


Albergados en escuela José Martí piden que les provean de alimentos.

Afectados sostienen que autoridades de comuna tecleña se niegan a ayudarlos.

El acceso a la zona es difícil por el lodo que bajó de la Cordillera del Bálsamo. Familias esperan ayuda. Foto EDH / Carlos torres

Compartir:|

CARLOS TORRES NACIONAL@ELDIARIODEHOY.COMMartes, 18 de Octubre de 2011

Las 25 familias albergadas en el centro escolar José Martí, de la calle antigua a Comasagua, denunciaron ayer que las autoridades municipales de Santa Tecla les han dejado de proveer alimentos. Según ellos, "como medida de presión" para obligarlos a abandonar el sitio y trasladarse a la cancha Adolfo Pineda.

Los afectados residen en la comunidad María Victoria, de dicho municipio.

Flor Idania Torres, integrante de la directiva comunal, dijo que representantes de la alcaldía los amenazaron, el pasado sábado, con no llevarles víveres ni otros artículos de primera necesidad.

La mujer comentó que los funcionarios municipales adujeron no tener recursos suficientes para llevar la ayuda hasta la zona, por lo que era necesario que se fueran a un sitio más cercano y accesible.

De acuerdo con los albergados, la escuela es un sitio seguro, con instalaciones amplias y cercano a la zona donde se tienen sus viviendas.

Ante la negativa de abandonar el lugar, consideran que como represalia se decidió dejarlos sin alimento, sin agua, sin leche para los niños y sin ropa limpia y seca. Además de interferir en la entrega de otras donaciones.

Al respecto, un vocero de la unidad de comunicaciones de la comuna tecleña, que no quiso identificarse, dijo que las acusaciones de estas personas son falsas y que, por el contrario, se les está llevando lo necesario. Asimismo, aseguró que la escuela no era segura porque está al pie de la Cordillera del Bálsamo.

Sandra Molina, encargada del albergue instalado en la escuela, aseguró que no hay riesgo y que se obedeció el llamado a abandonar las casas en la comunidad.

"Hoy nadie se acerca a la comunidad. Nosotros estamos bien aquí y pedimos que se nos entregue los alimentos", aseveró Molina.

La fuente municipal acotó que el sábado pasado una delegación de representantes de la Procuraduría General de la República, Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA) y de la alcaldía visitaron el albergue para rescatar a los menores y para advertirles del riesgo en que se encontraban, pero al ver frustrados sus esfuerzos optaron por marcharse.

Sandra Molina hizo un llamado a la comunidad tecleña para que les ayuden con alimentación, porque las reservas de comida solo alcanzarán para hoy.