CONSTITUCIÓN DE 1812  Y SU MARCO HISTÓRICO

 

Desde 1808 y 1812 en España y sus territorios hubo una serie de hechos históricos:

El primero fue la Guerra de la Independencia, en la que los ciudadanos españoles se pusieron en contra de la ocupación francesa.

El segundo,  consistió en la celebración de las Cortes de Cádiz y la elaboración de la primera Constitución española, donde pone que todos los ciudadanos tienen derechos y libertades individuales.

El tercero,  la independencia de los territorios españoles en América. Este se puede considerar el hecho más importante del siglo ya que España pasó a ser una potencia de segundo orden.

La Guerra de la Independencia fue un conflicto armado ante la invasión de España por parte de Francia al frente de cuyo ejército se encontraba su emperador, Napoleón Bonaparte. Esta guerra desarrolló grandes cambios sociales y políticos y fue esencial la participación del pueblo. Sus consecuencias fueron muy graves, ya que se produjo un importante descenso demográfico y una crisis económica global.

Durante la guerra se puso en marcha el sistema de las guerrillas , en las que el pueblo se organizaba en pequeños grupos locales . En las diversas regiones españolas surgieron las Juntas, órganos de gobierno formados por intelectuales y políticos encargados de la organización del país durante la guerra.

Andalucía se convirtió en el principal foco de resistencia nacional tras la capitulación de Madrid. Después de Sevilla, Cádiz acogerá la Junta Suprema Central. En Cádiz se refugiaron los representantes de la nación española los que convocaron unas Cortes  que pusiera fin al Antiguo Régimen y fundar un nuevo orden social.

La primera Constitución española, en 1812 se basa en el principio de igualdad de los ciudadanos ante la ley y reconoce los derechos individuales (por ejemplo, el derecho a la educación, a la libertad o a la propiedad). E instaura la separación de poderes y la soberanía nacional

La independencia de las colonias españolas en América se desarrolló a través de diversas guerras. En su origen está el deseo de tomar el poder que manifestaban las minorías cultas criollas. En ese momento también hay que tener en cuenta  la crisis política y económica que afectaba a España.

Las guerras de independencia hispano-americana tuvieron un doble carácter: por un lado, internacional y por otro, civil, pues dentro de las naciones americanas lucharon los independentistas contra los partidarios de la monarquía española.

En 1808, en México el primer levantamiento, a partir del cual se sucedieron otras revueltas en la mayoría de las colonias americanas, que establecieron Juntas de autogobierno.

Los "libertadores" o "padres de la patria" eran líderes político-militares,  tuvieron un papel muy  destacado ente ellos destacan Simón Bolívar o José de San Martín.

 

FUENTE: Portal “La Pepa 2012”, material ofrecido por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.