Historia

Desde el año 1893 la “Custodia Capuchina” extendió su acción pastoral a los indígenas del Putumayo, Caquetá y Amazonas, por invitación de Monseñor Manuel Caicedo, Obispo de Pasto.

En 1904 se confió la evangelización de este territorio a los Frailes Menores Capuchinos. Asumió la responsabilidad evangelizadora la Provincia Capuchina de Cataluña y Baleares que atendió la Prefectura de Caquetá, Putumayo y las Amazonas.

El 8 de febrero de 1951 el antiguo Vicariato de Caquetá y Putumayo, fue dividido en tres entidades eclesiásticas, así: 1. Vicariato Apostólico de Florencia. 2. Vicariato Apostólico de Sibundoy. 3. Prefectura Apostólica de Leticia, que fue encomendada al cuidado de los Frailes Capuchinos de la Provincia de Cataluña.

El 11 de enero de 1952, el Papa Pío XII nombró a Mons. Marceliano Eduardo Canyes Santacana como primer Prefecto Apostólico de Leticia; tomó posesión el 2 de marzo del mismo año. Estuvo al frente de esta Iglesia hasta el 17 de abril de 1989, fecha en la que fue aceptada su renuncia. Monseñor murió en Leticia el 10 de mayo de 1989.

“La Congregación para la Evangelización de los Pueblos, con Decreto N. 1223/89 del 4 de marzo de 1.989, según el Artículo 89 de la Constitución Apostólica “Pastor Bonus” ha encomendado, “ius commissionis”, la Prefectura Apostólica de Leticia a la Diócesis de Santa Rosa de Osos, con el oportuno y explícito consentimiento del Ordinario de esta, Mons. Joaquín García Ordóñez y para proveer al gobierno de la Prefectura Apostólica de Leticia, vacante por renuncia presentada por Mons. Canyes Santacana, OFM Cap.

La Sede Apostólica designó, también el cuatro de marzo de 1989, Prefecto Apostólico de la misma circunscripción eclesiástica a Mons. Alfonso Yepes Rojo, del clero diocesano de Santa Rosa de Osos.

El 7 de mayo se posesiona Mons. Yepes Rojo, como segundo Prefecto Apostólico. Estando Monseñor en visita Apostólica a la Estación Misional de La Pedrera, viajando entre Villa Betancur y la Pedrera, el 21 de mayo de 1990 en naufragio mueren ahogados el Padre Jorge Humberto Cárdenas Montoya y el Prefecto Apostólico.

El 2 de julio de 1990 el Padre Leonardo Restrepo Jaramillo es nombrado como Administrador Apostólico del Vicariato por decreto de la Sagrada Congregación para la Evangelización de los pueblos. Tomó posesión del cargo el 15 de julio del mismo año y ejerció hasta el 27 de agosto de 1998 cuando se posesiona el Tercer Prefecto, Mons. William Ruiz Velásquez.

El 23 de octubre de 2000 el Santo Padre eleva la Prefectura a Vicariato y nombra a Mons. José de Jesús Quintero Díaz, Primer Vicario Apostólico. El 7 de abril de 2001, el Nuncio Apostólico Beniamino Stella proclama la erección canónica y da posesión a su primer Vicario Apostólico.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia