Pastel de rábano blanco

Ingredientes

1 rábano blanco mediano (unos 500 g), también conocido como daikon

2 tazas de harina de arroz

4 setas shiitake desecadas

1 taza de agua

1 cucharadita de vino de arroz Shaoxing (como no tenía, yo le puse un chorro de coñac, alegría ;-)

*1 cucharadita de salsa de soja (de la oscura para cocinar si tenéis a mano, si no, no pasa nada, nos saltamos la soja ya que las setas ya son de por sí bastante aromáticas; omitir también para una receta sin gluten)

1 cucharadita de sal

Cacharros: un molde pequeño de fondo desmontable de unos 18 cm y una cazuela grande donde quepa el molde para poder cocer al vapor.

Tiempo aproximado: media hora de preparación + 1 hora de cocción al vapor + 1 hora enfriando

Preparación

Lo primero es poner las setas en remojo como indiquen las instrucciones de la etiqueta para hidratarlas, normalmente unos 15-20 minutos. En una cazuela grande mezclamos la harina de arroz con 1 taza de agua hasta obtener una masa uniforme, dejamos reposar. Mientras tanto pelamos y troceamos el rábano blanco como para hacer patatas fritas.

Cuando las setas hayan hinchado, las secamos y picamos muy finas. Salteamos un par de minutos con un poco de aceite y añadimos el chorretón de coñac (y en su caso la salsa de soja), dejamos que reduzca el líquido y retiramos de la sartén. En la misma salteamos el rábano picado con un poco de aceite y antes de que tome color añadimos una taza de agua, tapamos y dejamos que se haga a fuego medio, unos 15-20 minutos. Cuando esté hecho lo añadimos junto con el líquido que tenga a la masa de arroz. Mezclamos todo bien, añadimos las setas salteadas y sazonamos. Finalmente echamos esta mezcla en el molde y alisamos la superficie. Introducimos el molde en una cazuela más grande, normalmente colocado sobre una rejilla, y cocemos al vapor con la cazuela tapada, controlando de vez en cuando que no se evapore toda el agua (en caso necesario tendremos que añadir más agua, siempre hirviendo). Tenemos más o menos una hora hasta que la superficie esté firme al tacto. Entonces retiramos del fuego y dejamos enfriar una hora en el molde sobre una rejilla.

Cuando haya enfriado, desmoldamos y cortamos en trozos rectangulares grandes. El pastel se puede servir así directamente o dorar en una sartén. Servimos con salsa a gusto. Le va bien una salsa de ostras (tiendas asiáticas, ¡ojo, estas salsas no son normalmente aptas para celíacos), salsa de soja (ídem) o una salsa picante.

http://interculturaycocina.blogspot.com