Hambre de vinilo

Los aficionados tendrán más de 50.000 referencias de todos los estilos en el día del coleccionismo que se celebra hoy en el recinto de la Feria de Muestras

11.12.10 - 00:16 -

ALFREDO J. GÓMEZ | VALLADOLID.

 

 

 

 

Un amante de la música

Chusmi es un amante de la música, de los discos y de la fotografía. A lo largo de toda su vida, ha ido coleccionando las fotos que él mismo hacía a sus cantantes y grupos favoritos. «Siempre me ha gustado la música y sobre todo la música en directo, en vivo; me gustaría haber tocado la batería o el bajo pero al final lo he reemplazado haciendo fotografías de casi todos los conciertos a los que he asistido. Al principio y al final, porque todavía me pasa, siempre con una sensación de que hacía algo 'ilegal', 'prohibido' de que al grupo o a quien estuviera encima del escenario le iba a molestar el que le hiciera unas fotos... rollos mentales que me hacía o me hago; luego nunca pasa nada a la mayoría no les suele importar sobre todo si estás en los inicios; otra cosa es cuando ya tienes un nombre y sobre todo, aunque no lo tengas, se te sube a la cabeza y olvidas, cosa que casi todos solemos hacer, nuestros orígenes».

Este gran aficionado a la música desde hace más de tres décadas recuerda «las primeras épocas cuando frecuentaba las pocas salas que entonces existían para ver un concierto en Valladolid: El Cuarto de Star, La Riviera, el Hipo, o que a los pocos conciertos que se celebraban por estas tierras siempre asistían las mismas personas; grupos de Valladolid o de fuera de la ciudad Los Retrovisores, The Crepitos, Los Potros, The Sinners, The Flamming Groovies o los poderosos The De Lords en uno de los mejores conciertos que se han visto por estos pagos en la sala Hipo».

Chusmi considera que «todo ha cambiado un poco, las salas se siguen contando con los dedos de una mano pero conciertos, sobre todo desde que las instituciones han descubierto la rentabilidad del rock, surgen en abundancia incluso coincidiendo en el mismo día y a la misma hora... distintos eventos y los grupos. Me da la sensación, de que no tienen la inocencia de esos grupos pioneros; son o 'van' de más profesionales y han perdido parte de ese encanto primerizo aunque siempre nos quedan muy agradable sorpresas de gente que disfruta y nos hace disfrutar con la música actuando o apoyándola desde sus humildes posiciones: Reducto Sónico, el Valladolindie o grupos como Blody Mary, Hula Baby, Harla Horror...Espero no perder la ilusión y seguir disfrutando con la música realizando pequeñas instantáneas que no tienen más fin que intentar transmitir un poco de la magia del momento. Salud y rock and roll».