POEMAS QUE COMENTAREMOS:

Jorge Guillén (1893-1984)

En este enlace se encuentran el poema y el comentario.

Gerardo Diego (1893-1987)

Enlace a una antología musicada

OTRAS TAREAS:

Documento con los textos de otras tipologías

Leer y comentar los siguientes textos periodísticos de tipo humanístico:

Ideología del malismo”, de Concha Caballero

Orestes y la mafia”, de Rafael Argullol.

Trisoginia”: ¿fobia a lo tripartito?, de Màrius Serra

El decálogo del caminante”, de Manuel Pimentel

El niño centauro”, de Imma Monsó

Comentar las particularidades sintácticas y de construcción de las siguientes oraciones, incluidas en artículos periodísticos publicados el 13 de noviembre:

AYUDAS SINTÁCTICAS:

Analizador morfosintáctico, página del Ministerio de Educación y Ciencia.

Una página preparada por el profesor Fernando Liroz para reconocer las funciones sintácticas.

Del mismo profesor, las perífrasis verbales

Y, para acabar, un cuento que viene mucho al caso: Se titula “Amores perifrásticos” y es de Carmela Greciet:

-Subraye las perífrasis del texto, indique si son de obligación o devoción y adivine, por último, quién llama.

        Me estoy enamorando de una mujer que no es la mía, pero no he de enamorarme, porque tengo que atender a mi propia esposa, a la que debo permanecer fiel, como así tengo jurado desde hace tantos años. No puedo evitar pensar en la otra y a veces creo que estoy a punto de cometer adulterio, pero voy a dejarme de tonterías y a empezar  a cumplir con mi deber. Seguiré estando felizmente casado hasta que termine de vivir, como así vengo haciendo, como así acostumbro a hacer y como así mismo tengo pensado seguir haciendo siempre.

Suele pasarme esto de enamorarme a destiempo -lo que viene a decir que me ocurre más a menudo de lo que debiera suceder-, pero siempre que comienzo a enamorarme de otra, la mía, que no acaba de acostumbrarse a ello, rompe a llorar y se pone a echarme en cara mis devaneos sin dejar de lamentarse, por lo que yo vuelvo a reconducir mi matrimonio una y otra vez. Así lo estoy llevando, peor o mejor, desde que me casé hace muchos años, porque así lo tengo decidido, como tantas veces he dejado dicho. Me lo ando repitiendo todo el día a mí mismo: “He de hacer lo que hay que hacer. No puedo enamorarme y punto”. Y ahora debo interrumpir este relato porque lleva sonando sin cesar el teléfono desde su comienzo. Debe de ser ella. Ay.