Transcripción del video “visitantes y residentes”

http://tallblog.conted.ox.ac.uk/index.php/2009/10/14/visitors-residents-the-video/

 

Mi nombre es Dave White, soy el Co-director de la Unidad de desarrollo e Investigación en e-learning de la Universidad de Oxford.

El principio “Visitantes y Residentes” pretende ser una guía para evaluar los niveles de motivación de las personas hacia el uso de la Web. Este principio es el resultado del trabajo que estábamos haciendo en un proyecto financiado por JISC llamado Isthmus, cuya finalidad era reducir la brecha que separa la cultura de uso de la Web en general y la provisión institucional de e-learning; entendiendo que la cultura de la Web ha cambiado significativamente con el surgimiento de social media durante los últimos cinco años.

Nuestros sujetos de estudio han sido nuestros estudiantes. Estos estudiantes son alumnos de planes de lifelong-learning, a distancia, y en general mayores que los alumnos de pregrado tradicional.

Les hemos encuestado, además les hemos entrevistado, y una de las cosas que ha aparecido en esas encuestas y entrevistas ha sido el principio de “Visitantes y Residentes”. Básicamente porque empezamos a notar que las personas parecían tener una forma absolutamente particular de acercarse a la Web, una forma que no tenía nada que ver con su habilidad, destreza tecnológica, edad o gusto, era una forma completamente diferente de motivación.

Evidentemente, tan pronto como digo “Visitantes y Residentes”, muchas personas pensarán en el principio de “Nativos e Inmigrantes” que Prensky propuso en 2001 (lo que no olvidemos que es un largo tiempo en términos Web). Y la cuestión es que el principio de “Nativos e Inmigrantes” es en realidad, algo que tiene que ver con la biología, algo que alude a la forma en que nuestros cerebros están conectados y cómo eso puede o no estar cambiando, y si ese cambio radical en el lenguaje, o tiene que ver con algún tipo de sentido de territorio?

Bueno, tal parece que el principio se reducía a una cuestión de lenguaje: el nativo no tiene un acento perceptible en su relación con estas tecnologías, mientras que el inmigrante sí, poniendo de manifiesto que ha venido de fuera, lo cual está bien; No obstante, al final ese principio de Nativos e Inmigrantes digitales ha llegado a ser entendido como que los “mayores” no entienden “estas” cosas, y ESE es el problema. De hecho, llegó a crearse en la Educación Superior cierto sentimiento de pánico asociado a la idea de que los niños llegarían al sistema educativo, entendiendo de estas cosas –pues son nativos digitales- y nosotros éramos inmigrantes, dinosaurios que tendríamos que enchufar todo estos aparatos y poner nuestras cabezas a su alrededor, de otra forma todo sería absolutamente anacrónico. Y no creemos que este sea el caso. La situación es bastante más sutil que eso y es en ese punto donde el principio de “residentes y visitantes” pretende ser una vía para abordar algunos de los espacios que el principio de Nativos e Inmigrantes pretendía abordar, pero intentando desengancharlos de la idea de la edad.

Sólo para describir de forma rápida la figura del “visitante”, podemos decir que son aquellos que entran en la red, hacen lo que necesitan hacer y se van, todo sin dejar rastro. No tienen una personalidad social en la red. En consecuencia hay una serie de palabras clave que les describen: privado, individual, orientado a metas.

En cambio los “residentes” viven una parte de su vida en la red. Una parte de su identidad está –permanece- online, incluso cuando ellos ya han cerrado la sesión. Ahora bien, es una latencia social que se erosiona con el tiempo, y se erosiona más cuanto más tiempo permanece la persona offline. Aún así, será residente , hasta cierto punto, del mundo online. Algunas palabras que podrían describir a un residente son: sociales, comunales y visibles.

Así son “visitante” y “residente”. Y quiero dejar claro que, a pesar de que tiendo a una especie de encasillamiento de ambas categorías a la hora de hablar de ellas y diferenciarlas, lo que me gustaría es que esto sea visto como un continuo que tiene al “visitante” en un extremo y al “residente” en el otro; de esta manera, usted puede ser más o menos visitante o residente, cuestión sobre la que volveré más adelante.

Ahora bien, a la hora de describirlos tengo que hacer esa especie de diferenciación binaria.

Volvamos sobre el “residente” y sobre algunas de las frases y palabras clave que acabo de utilizar para describir su enfoque de uso de la Web. Por ejemplo, sobre el significado de ser “comunal”, es importante que nosotros no asumimos necesariamente que comunal significa colaborativo. Lo cual tampoco significa que las personas están cooperando en objetos compartidos o con proyectos compartidos. Usted puede ser parte de una comunidad y todavía sigue siendo bastante autónomo. Así que el residente disfruta de la idea, disfruta de esa sensación de presencia social, disfruta de que hay con él otras personas en todas esas herramientas sociales; porque el residente es muy probable que sea miembro de alguna red social en red, y es muy probable también que suba diferentes media a la red –como sus fotos-, que comente los blogs de otros y relacionados con diversas áreas de interés, seguramente tendrá su propio blog, aunque esto tal vez sea menos probable. No obstante, aunque disfruten de ese sentido de comunidad, no significa necesariamente que están colaborando estrechamente con los demás a su alrededor.

Visibilidad. Es muy importante para un residente seguir siendo visible, porque si tienen una cierta cantidad de su identidad o personalidad en red, quiere que permanezca visible dentro de tus redes. Y, dada la forma en que los medios de comunicación social funcionan, usted tiene este tipo de visibilidad latente, pero esa latencia-social se erosiona con el tiempo y con ella la visibilidad. Y eso implica convertirse en un ser cada vez más amplificado o acelerado. Así, usted podría pensar que un post en su blog, que incluya en torno a 600 o 1000 palabras que  permanezcan vivas durante un tiempo razonable. Entonces, usted piensa en las redes sociales, y en el efecto que han tenido reduciendo el tamaño de los trozos de material que publicamos, y empieza a pensarlo más a menudo, porque el valor de esos trozos se erosiona más rápido. Y finalmente pensamos en el extremo actual, que es Twitter, con un máximo de 140 caracteres por mensaje. Y si usted desea permanecer en la cresta de esta ola, tiene que mantener la alimentación de la máquina. En este punto, la idea de micro-celebridad es muy útil, porque lo que está tratando de decir es que los la gente con “residencia” en estos espacios de medios de comunicación social, tratan su identidad personal como una marca. Están vendiendo su marca en estos espacios y que están tratando de mantener una alta visibilidad.

Ahora, el problema aquí, el aspecto negativo de esto, es que para mantener su alta visibilidad hay que seguir, como he dicho, alimentando la máquina, y para hacerlo le darás de comer cualquier cosa que puedas imaginar, y esa es la razón por la que una gran cantidad del material que flota alrededor de los espacios creados en los medios de comunicación social es enormemente banal.

No quiere decir que estoy en contra de ser banal, porque creo que la mayoría de nuestras comunicaciones en la vida real fuera de la Web también son banales. De hecho es una parte importante de la forma en que los humanos interactúan entre sí. Simplemente decir “hola estoy aquí, yo existo” para conseguir algo de feedback es importante para nuestro sentido de identidad personal. No obstante, creo que en lo que tenemos que tener cuidado es que, incluso siendo muy hábil para mantenerse visible y siendo muy importante en estos espacios de social media, e incluso teniendo mucha influencia en ellos, no significa necesariamente que estemos cualificados en otros asuntos de carácter crítico, como la evaluación o la investigación.

En consecuencia, en algún punto de esta historia y de manera implícita, teníamos la idea de que si usted era muy muy muy bueno, si se había adaptado a los social media, entonces de alguna manera usted se había adaptado a todas las formas de participación en la Web. Pero lo cierto es que muchas de las habilidades de participación existen de hecho fuera de la tecnología, por lo que la capacidad de investigación sobre un tema, por ejemplo, es una habilidad que no es digital, aunque se pueda aplicar en un espacio digital. Y con eso deberíamos tener cuidado.

Ahora, probablemente la forma más útil de concebir lo que es un “residente” es pensar en que ven la web como un espacio, un espacio que respondería más o menos a la siguiente imagen: Es un parque, hay gente dando vueltas, conversando unos con otros,  donde hay pequeños grupos informales en los que la gente aprovecha para hacer grupo, uniendo, rompiendo, reformando. Ellos ven la web como un espacio social. Así es el residente.

Ahora vamos a pasar a los visitantes y a entender algunos de los términos que le caracterizan. Cuando pensamos en los visitantes, una de las cosas claves por las que ellos están interesados es idea la de intimidad; y lo que yo digo es que creo que nuestro concepto cultural de la vida privada puede quizás cambiar de generación en generación, y que las generaciones más jóvenes pueden concebir la intimidad como algo muy diferente a las generaciones mayores. Tal vez este cambio radique en una cuestión de edad, no estoy totalmente seguro. Pero sin duda, aquellos de nuestros estudiantes que querían permanecer en calidad de visitantes, aquellos que no estaban interesados en participar, centraron su interés en la idea de la intimidad y estaban preocupados por el robo de identidad. Eran incapaces de verle la gracia a estar alardeando de sí mismos delante de extraños.

Ahora bien, de lo que no se dan cuenta es de que el núcleo principal de las redes sociales o de los medios de comunicación, y la mayoría de las redes sociales online está configurado en realidad por un conjunto de personas que ya se conocen en la vida real, y así que usan los medios de comunicación social para ampliar las relaciones en términos de negación de la distancia y tener más oportunidades de participar con sus amigos pre-existentes a través de diferentes medios de comunicación.

Para el visitante, es sólo un tipo de egolatría. Esta es una frase de uno de nuestros estudiantes "No es probable que me una a Facebook como algunos de mis colegas, pero algo está pasando, oh, yo pensaba que eso era para pervertidos y gente rara". Y realmente, realmente el visitante no ve la necesidad de crear redes sociales online, probablemente porque en presencial ya tenga una red que considera suficientemente sólida.

Si hablamos de su orientación hacia los objetivos, el visitante evaluará críticamente si la plataforma que va a utilizar va a resolverle un problema o supondrá un avance en la consecución de un objetivo que está intentando conseguir; ahora, si decide que así es, entonces aprenderá a usarla. Luego el visitante no es más o menos hábil técnicamente que el residente, simplemente está más centrado en tratar de alcanzar fines concretos. Tenemos ejemplos de personas que están en el extremo del espectro de visitantes, personas que, una vez que deciden que necesitan usar Skype empiezan así sin más a usarlo. Ahora, obviamente, eso no sucede en todos los ámbitos, pero creo que es importante dejar claro que el visitante no es una especie de pariente pobre, tecnológicamente hablando, del residente.

 Si hablamos de de tener un enfoque  más individualista o más colectivo, el visitante, y esto es en un contexto educativo, actúa de forma individualista porque es así como entiende el proceso educativo. Muchos de nuestros estudiantes ya han pasado por el sistema educativo y ahora se encuentran en el momento de su educación dedicado a la formación permanente. Y cuando estaban en el sistema educativo se les animó a ser cada vez más autónomos, por lo que su enfoque es autónomo. Por lo tanto, si creamos una red social o les invitamos a hacer algo de aprendizaje informal o a simplemente hablar con gente y les proponemos  ¿por qué no te unes a Facebook o Twitter, que es bueno para estar en contacto con tus compañeros?, simplemente te dirán, "bueno, pero ¿qué tiene eso que ver con la educación? ¿Qué tiene eso que ver con el aprendizaje? El aprendizaje es una cuestión entre el contenido, el experto y yo, no quiero hablar con otras personas, quiero decir, son buena gente, estoy muy feliz de ser amigo de ellos, pero no tiene nada que ver con el aprendizaje". Así, en el contexto educativo, la idea de ser un visitante y la forma en que actúa un visitante tiene más que ver con su idea de lo que es la educación que con su acercamiento a la tecnología.

Así, el visitante ve la Web como una colección de herramientas. El residente ve la Web como un espacio, un espacio social para  hacer cosas dentro, el visitante lo ve como una caja de herramientas relativamente desordenada. Luego si hay algo que quieran conseguir, van a rebuscar en la caja de herramientas, encontrarás la herramienta que necesitan, la usarán y la volverán a poner en su sitio. Por eso creo que la imagen de los residentes dando vueltas en un parque de sol en una tarde de domingo, en comparación con el visitante hurgando en la caja de herramientas, usando la herramienta y volviéndola a poner en el sitio, es una imagen útil para comprender cómo funciona el principio de residentes y visitantes.

Veamos aquí algunas cuestiones generales para ver el principio de visitantes  y residentes. Aquí está un mapa de mi "situación visitante-residente". Y lo que podéis  ver aquí es que, profesionalmente, soy bastante más residente. Yo estoy ahí, tengo un personaje en línea, y cuando cierre la sesión, mi personaje, mi identidad, mi identidad profesional se queda ahí. Estoy en Twitter, blogueo bastante, estoy encantado de ser grabado en las conferencias y me gusta el hecho de tener esas cosas publicadas, y eso es muy importante para mí profesionalmente. Pero en el ámbito privado, no institucional, soy más un visitante. Yo particularmente no quiero poner mi vida privada, mi familia, en la red. Como podéis ver, si soy un visitante o un residente, tiene que ver también con el contexto y cada persona puede estar en diferentes lugares del continuo visitante-residente en función del contexto. Y creo que las personas son muy buenas en la gestión de esos contextos y tienen una idea bastante clara de lo que piensan al respecto.

Así que, ¿cuál es mi punto? Tengo que poner esta diapositiva, de lo contrario puede ser que olvide de tener un punto.

Bueno, usaré un ejemplo. "Twitter para idiotas" es un post escrito por Andy Powell en su blog, una especie de reacción al descubrir que varias personas estaban haciendo cursos de formación sobre el uso de Twitter. A ver, no hay necesariamente nada malo en ello, pero lo que el dice es: "No estoy totalmente seguro de que usted puede enseñar a la gente a usar Twitter, la gente aprende a usar Twitter usándolo". Desde mi perspectiva, Twitter es una plataforma residencial. Para entender lo que realmente significa, lo que podría significar para ti, tienes que llegar allí y tienes que experimentarlo. Es una especie de plataforma socio-cultural, es mucho más de que su funcionalidad subyacente puede hacerte creer. Podría darte un manual que te diga cómo usar Twitter, que botones apretar, pero realmente no ayuda a entender lo que Twitter es. Así, en términos de principio residentes visitantes, es importante que reconozcamos que algunas plataformas están diseñadas para que seas un residente en su interior, y tenemos que abordarlas en consecuencia. Si nos acercamos a un tipo de plataforma residencial con una mentalidad de visitantes, enseguida nos despegaremos.

Entonces, ¿cuál es el punto desde una perspectiva educativa? Bueno, voy a usar un ejemplo de otro proyecto que hemos llevado a cabo recientemente, financiado por JISC, y llamado Open Habitat, y en el que estábamos analizando el uso de mundos virtuales para la enseñanza y el aprendizaje. Y la razón por la cual los mundos virtuales son útiles para este ejemplo es porque son intrínsecamente una plataforma residencial, porque, claramente, son un tipo de espacio en red en el que tomas cuerpo en forma de avatar. Y había dos partes en el proyecto.

Por un lado, teníamos estudiantes de filosofía en un programa de lifelong-learning a distancia, y usábamos con ellos un formato de seminario bastante tradicional; y lo que pasó aquí fue que el tutor trató el espacio como un visitante, o más bien él fue como un visitante, y de hecho apareció cuando hicimos los cursos piloto y luego desapareció. Ahora, mientras tanto, algunos de los estudiantes empezaron de hecho a ser residentes, en Second Life en este caso. Y, hacia el final del proceso de pilotaje, hubo una ligera fricción cultural, básicamente cuando el tutor entró y tomó el control de la situación, como un tutor en un escenario presencial, y dijo: así es como este seminario va a ser, así es como va a funcionar, y, básicamente, lo llevó a cabo. Ahora bien,  para los estudiantes que se habían convertido en residentes en ese espacio, esto les resultó  un poco peculiar, ya que en una plataforma residencial no es necesariamente posible reproducir tal cual las relaciones de autoridad de un escenario presencial. En la plataforma Tienes que volver a ganarte tu espacio social y tu posición y autoridad dentro de esa plataforma social, como Second Life. Y por lo que hubo un poco de fricción creo, porque el tutor, en una plataforma residencial, era un visitante y actuó como un visitante, pero en un espacio residencial. Y ese espacio residencial tiene algunas implicaciones en términos de jerarquía y de autoridad.

En el otro lado del proyecto, estamos trabajando con estudiantes de pregrado en arte y diseño, y en este caso el tutor había pasado mucho tiempo en el mundo virtual y se había convertido en residente en ese mundo virtual y tenía una identidad o personaje que se evidenciaba a través de su avatar en ese espacio. Y esto ayudó a que las cosas salieran bien. Además, la pedagogía evolucionaba con el tiempo. Así, en lugar de asumir una tipo concreto de autoridad, el profesor comenzó a actuar como otro más del grupo pero más experimentado, en vez de alguien con una autoridad determinada. Una imagen aquí es un buen ejemplo de esto: se pidió a los estudiantes que construyeran diferentes tipos de árboles temáticos, debían ir a una isla, pasar un día entero en ella día y construir el árbol; pues bien, el tutor construyó un árbol al mismo tiempo que los estudiantes y discutió su práctica junto a ellos y con los demás, que es un poco lo que suele ocurrir en un estudio de diseño de espacio de arte tradicional. Y, dado que el tutor era un poco más residente en esa plataforma para residentes, esto ayudó a que pedagogía usada en esta situación pudiese ser más eficaz.

Por lo tanto, ese es el principio-Residente Visitante. Y creo que lo que yo diría al respecto es que, sobre todo, no es una cuestión acerca de de habilidades académicas o técnicas, sino que tiene que ver con la cultura y la motivación. Y creo que es un enfoque mucho más saludable que lo mejor que hemos visto en los años anteriores, una perspectiva en la que no estamos enfocando principalmente a la tecnología, pero estamos viendo cómo la gente se acerca la tecnología, y, como digo, no tomando como base sus habilidades o edad, sino su motivación. Y me pregunto si nos estamos moviendo en una especie de espacio post-digital o post-técnico, porque la tecnología por sí misma funciona muy bien y hay un montón de ella, y la mayoría de los principales problemas a los que realmente nos enfrentamos, parecen ser de tipo sociocultural más que tecnológicos.

Y esto pone en cuestión cosas como lo que la alfabetización digital y las competencias digitales en realidad deberían significar. Obviamente, a determinado nivel, usted necesita saber cómo relacionarse literalmente con la tecnología y qué botones apretar; pero tal vez ese no debe ser nuestro principal objetivo teniendo en cuenta los términos y modos de relacionarse con los espacios en línea o herramientas en línea, según si usted es un visitante o residente.

Bien, eso es todo lo que quería contarles sobre el principio “visitante residentes” por el momento. Usted puede encontrar un poco más acerca de lo que estamos hablando en el blog de alt.

Gracias por escuchar.