LA IGLESIA: GOBIERNO Y FINANZAS

  1. LA IGLESIA ES LA COMUNIDAD DE LOS SANTOS (1ra Corintios 1:2;  Efesios 1:1)

La iglesia esta conformada por creyentes en Cristo Jesús.  La palabra iglesia significa los llamados fuera de, convocados fuera del mundo para ser la comunidad de los santos. La palabra santo significa apartado, separado, escogido. Hemos sido separados de las tinieblas a la luz, pero siendo hijos de la luz, cada creyente es separado por Dios, según sus dones, para tareas especificas en cada congregación. Es por causa de este llamado los creyentes tienen que ser dirigidos, perfeccionados  y entrenados.

 

  1. DIOS LEVANTA A UN MINISTRO PRINCIPAL EN LA IGLESIA (2 Timoteo 1:10)

El perfeccionamiento de los santos tiene que ser dirigido. Dios es un Dios de orden. Los ministros son CONSTITUIDOS  por Dios, no son elegidos por la iglesia. La iglesia no es democrática para poner y sacar a un ministro principal (Pastor principal). El ministro principal es puesto por Dios por tiempo indefinido para que cumpla con una VISION CELESTIAL que Dios le da. Sobre esta visión el ministro edifica la iglesia del Señor.  Dios le ha conferido autoridad a sus ministros y, por ello mismo, mucha responsabilidad.  Los santos para ser perfeccionados tienen que obedecer en mansedumbre y humildad. La gente que viene a una congregación viene a ser gente que Dios trae para la visión celestial,

  1. EL MINISTRO PRINCIPAL ORGANIZA UN PRESBITERIO  (Hech. 14:23, Tito 1:5)

El mismo Señor Jesucristo ha constituido cinco ministerios para perfeccionar a los santos, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. Sobre la base de apóstoles, profetas y maestros,  se elige un presbiterio o ancianos. El presbiterio es un equipo gubernamental que ayudan al Ministro principal a dirigir la iglesia y perfeccionar a los santos. Es un equipo de ministros consejeros. Estos tampoco son elegidos por ninguna asamblea, sino que son designados por el Ministro Principal.  Pero no se trata de designar a cualquier persona, sino a ministros maduros. Mientras no haya ministros maduros, el Pastor principal trabajara con un equipo de gente madura fieles e idóneas. Junta Directiva no es igual a Presbiterio.

El Presbiterio se ocupa de todo lo espiritual y ministerial. La Junta Directiva se ocupa de asuntos legales, propiedades y muebles. La Junta Directiva apoya las proyecciones económicas y administrativas del presbiterio, porque la preocupación principal de la iglesia no es lo legal – los estatutos – sino la edificación de los creyentes, el desarrollo de sus dones y una vida llena del Espíritu  Santo y de mucha prosperidad.

  1. EL PRESBITERIO CONDUCE LA VISION Y PROMUEVE MINISTERIOS QUE PERFECCIONAN A LOS SANTOS PARA LA OBRA DEL MINISTERIO  (Ef. 4:11)

El Presbiterio esta compuesto por un conjunto de ministros para gobernar  y administrar el ministerio de la iglesia. Todo presbiterio, en prioridad, tiene que impulsar la visión ministerial  y velar porque esta sea implementada y realizada por todas las áreas.  Seguidamente, velar por la doctrina, la vida de santidad en todos los creyentes. La otra tarea del presbiterio es promover y entrenar a todos los santos llamados a un ministerio dentro de la iglesia. De entre ellos levanta equipos apostólicos para las misiones, o para el apoyo de otras iglesias.  Por esto mismo, el presbiterio ordena ministerios que hayan alcanzado madurez y los ubica en sus lugares de trabajo.  Finalmente, el presbiterio administra los recursos económicos de la iglesia, con el apoyo de profesionales en el campo contable, legal y administrativo.

  1. GOBIERNO APOSTÓLICO Y PERSONERIA JURÍDICA (Rom. 13)

La iglesia del Señor ante el Estado de cada país ha de registrarse según las leyes que la reconozcan como tal.  Sea cual fuere la modalidad el registro público de ella le dará legalidad. Pero esta legalidad es como un techo para asuntos de representación ante el estado y las entidades civiles o similares, de posesión de propiedades y operaciones económicas. Para esto, se regirá por una Junta Directiva. Pero la función de esta junta es estrictamente administrativa y no ministerial. La prioridad del gobierno eclesiástico, por fundamento y principio, es lo ministerial y, lo administrativo, que también es importante debe someterse al primero.

  1. LA IGLESIA OPERA  EL SISTEMA ECONOMICO DE DIOS  (Mateo 5:23-24;  23:23)

La obra de Dios necesita finanzas. Dios ha dispuesto un sistema de tres aspectos que la iglesia debe conocer y cumplir. LAS PRIMICIAS, es una ofrenda de todo lo primero que Dios nos da. Lo normal es dar esta ofrenda una vez al año.  Las primicias producen incremento económico.  LOS DIEZMOS, es una ofrenda del 10% (diez por ciento) de todo ingreso que Dios nos da. Los diezmos abren las ventanas de los cielos y traen revelación y poder sobre cada creyente.  LAS OFRENDAS, son aportes voluntarios y generosos de lo que tenemos cada vez que nos reunimos en los servicios o cultos.