Vida Sana en el Embarazo

Emilio Santos Leal, Médico Ginecólogo

Entrevistado por Laura Jiménez para "La Guía del niño", Julio 2011

Índice

¿Estar embarazada supone obligatoriamente tener que reducir el ritmo de vida diario o dependerá de cada caso?

En su libro recomienda que las embarazadas se acostumbren a dormir la siesta. En un reciente estudio, la NASA señala que 26 minutos es el tiempo ideal para dormir después de comer ¿Necesita la embarazada más tiempo?

¿Qué cambios se producen en las relaciones sexuales durante el embarazo?

¿Puede una embarazada seguir desarrollando sus tareas domésticas con normalidad?

Y si una mujer tiene mascotas, ¿qué precauciones ha de tomar?

¿Cuál es el mejor momento de la gestación para salir de viaje y en qué medio? ¿Por qué?

¿Puede una embarazada salir de noche siempre que no beba ni fume?

¿Cuáles son los deportes más recomendable en el embarazo?

¿Con qué frecuencia deberían practicarse?

¿Cómo afecta el estrés al feto?

¿Y la contaminación ambiental?

Revisemos ahora los movimientos más típicos de una mujer embarazada para explicarle cómo debe hacerlos para no lastimarse la espalda:

Al sentarse

Al coger a su hijo mayor y, en general, al agacharse

En las tareas domésticas, como planchar, o fregar

Al barrer o pasar el aspirador

Al cargar bolsas pesadas

Al acostarse y levantarse

Emilio Santos Leal

¿Estar embarazada supone obligatoriamente tener que reducir el ritmo de vida diario o dependerá de cada caso?

Yo recomiendo continuar un ritmo de vida similar al previo al embarazo, salvo en caso de que el ritmo de vida sea “extremo”: por supuesto, el embarazo no es momento para un entrenamiento deportivo de competición.

En su libro recomienda que las embarazadas se acostumbren a dormir la siesta. En un reciente estudio, la NASA señala que 26 minutos es el tiempo ideal para dormir después de comer ¿Necesita la embarazada más tiempo?

La duración de la siesta después de comer, en el caso ideal, posiblemente sea la misma que para una persona no embarazada. Pero una embarazada necesita aumentar el número total de horas de sueño. Dormir más ayuda a tener menos nauseas y vómitos debidos al embarazo. Varias momentos de corta duración de descanso en horizontal a lo largo del día ayudaran a evitar que los tobillos se hinchen, sobre todo al final del embarazo.

¿Qué cambios se producen en las relaciones sexuales durante el embarazo?

No hay ningún cambio que afecte a todas las embarazadas. Algunas mujeres, con el embarazo, perciben más deseo sexual y otras tienen menos, por ejemplo. Mantener la vida sexual es igual de sano que cuando no estás embarazada. Pero puede, además, formar parte de las experiencias que tu bebé puede vivir; desde la mitad del embarazo, tus estados emocionales, a través de tus hormonas, le llegan al bebé, igual que le llega el sonido de tu voz y las sensaciones de movimiento; se puede decir que las experiencias que tú vives, las vive tu hijo contigo.

¿Hay algún periodo de la gestación en que sea aconsejable evitarlas o alguna postura peligrosa?

No existen posturas peligrosas por el mero hecho de estar embarazada. Existen dos situaciones concretas en que se debe evitar la penetración sexual: el sangrado vaginal (por el riesgo de pérdida del embarazo) y la rotura de bolsa (por el riesgo de infección grave). Son situaciones en que debes estar bajo vigilancia médica.

¿Puede una embarazada seguir desarrollando sus tareas domésticas con normalidad?

Una embarazada puede seguir desarrollando sus tareas domésticas con normalidad. Pero es más: las tareas en que se realizan movimientos de giro, oscilación o balanceo del tronco, con algo de inclinación hacia adelante, son movimientos que, al final del embarazo y, sobre todo cuando ya empiezan los primeros signos de que se acerca el parto, ayudan a que la cabecita del bebé se coloque y, por tanto, contribuyen a que tengas un parto mejor.

¿Qué hay del uso de ciertos productos de limpieza? ¿Pueden afectar al bebé?

Por supuesto, todo puede afectar al bebé. Pero yo no me obsesionaría con ello. Simplemente, lavarte las manos después para quitar los restos de productos en tu piel cada vez.

Y si una mujer tiene mascotas, ¿qué precauciones ha de tomar?

Yo desaconsejo adquirir en el embarazo una mascota nueva. Pero se pueden seguir teniendo las mascotas que ya se tenían previamente, siempre y cuando se observen las medidas de salud e higiene de las mismas y se utilicen guantes unipersonales y lavado de manos para la recogida de excrementos o limpieza de bandejas de los mismos.

¿Son extrapolables a aquellas que son amantes de la jardinería?

Si, y son bien sencillas: utilizar guantes unipersonales y lavdo de manos antes y después.

¿Cuál es el mejor momento de la gestación para salir de viaje y en qué medio? ¿Por qué?

Si se necesita viajar, lo mejor es hacia la mitad del embarazo, siempre que el viaje no sea causante de un elevado estrés emocional. Si se puede elegir, se debe evitar durante el segundo y tercer mes ya que es cuando existe más incidencia de abortos y, si se puede, se deben evitar el séptimo y octavo meses porque se puede estar predisponiendo a una rotura de la bolsa o inicio del parto, hechos que podrían finalizar en un prematuro. En el último mes, el problema es más bien de logística: el parto se puede desencadenar durante el viaje y la asistencia podría ser un problema. Sería ideal, si se ha de viajar, tener la posibilidad, cada pocas horas, de tumbarse en horizontal o, al menos, colocar las piernas en alto para evitar las varices, hemorroides y otros problemas circulatorios.

¿Puede una embarazada salir de noche siempre que no beba ni fume?

Salir de noche no es perjudicial en sí mismo. Además de evitar fumar y beber, si se sale, es recomendable evitar el humo de tabaco mantenido, evitar excesivas horas de pie (en la segunda mitad del embarazo), evitar la falta de sueño y evitar los ruidos intensos.

¿Afecta el exceso de ruido al feto?

En bebé percibe los sonidos; un sonido intenso le puede causar intranquilidad, si bien no hay datos que indiquen que esto pueda ser claramente dañino.

¿Cuáles son los deportes más recomendable en el embarazo?

Los dos deportes más recomendables en el embarazo son (los mismos, creo yo, que fuera del embarazo) caminar y nadar. Son ejercicios de tipo aeróbico en los que se movilizan, en general, todas las articulaciones del cuerpo y se activa la circulación. Estos deportes bajan la presión arterial. Y ambos deportes ayudan al bebé a encontrar su mejor posición, lo cual puede ser un factor de ayuda para el parto. Me parece muy bueno el yoga, que, además, ayuda a entender que una percepción física que etiquetamos como dolor, puede pasar a ser etiquetada por nuestra mente emocional como gozo, y esto tiene gran aplicabilidad para el parto.

¿Con qué frecuencia deberían practicarse?

Caminar, nadar y practicar yoga con actividades sanas en sí misma. No existe límite superior: cuanto más, mejor. Embarazada o no.

¿Cómo afecta el estrés al feto?

El estrés mantenido es una de las agresiones peores que puede sufrir un feto intraútero. Es difícil tener demostraciones científicas sobre esta afirmación, pero es un hecho que las hormonas del estrés le llegan al feto y es un hecho que en todos los mamíferos estas hormonas se oponen al crecimiento y al desarrollo, entre otras cosas, de los caracteres sexuales.

¿Y la contaminación ambiental?

Respecto a la contaminación ambiental, posiblemente, el filtro de los pulmones de la madre sea suficiente para que no tengamos que preocuparnos demasiado. La contaminación que más preocupa a los científicos es la alimentaria, en concreto, la constituida por metales pesados. El pescado azul de tamaño grande, por ejemplo (atún, bonito y pez espada) que, en su estado puro constituye un magnífico alimento para la gestación, hoy se considera peligroso para el desarrollo del bebé intraútero debido a la presencia de metales pesados, sobre todo, mercurio, debido a la contaminación de los mares. El motivo es que estos peces grandes que han ingerido peces medianos, que a su vez han ingerido peces más pequeños, van acumulando la contaminación de todos ellos. Es decir, los animales del final de la cadena trófica son los más expuestos a la contaminación de metales pesados. Y el animal que está en el extremo final de la cadena trófica es el ser humano. Por ello, la embarazada debe evitar el pescado azul grande y sustituirlo por pescado azul pequeño, como caballa, anchoa y sardina.  

Revisemos ahora los movimientos más típicos de una mujer embarazada para explicarle cómo debe hacerlos para no lastimarse la espalda:

Al sentarse

en la segunda mitad del embarazo es recomendable prescindir de los respaldos. La correcta colocación del bebé pide posturas hacia adelante; de esa forma, por gravedad, la espalda del bebé tenderá a colocarse alante y no atrás, posición en la que el parto es más difícil. Por eso los respaldos a muchas embarazadas les resultan desagradables. Además, se deben evitar demasiadas horas seguidas sentada por el riesgo, entre otras cosas, de hemorroides y varices (es bueno levantarse de vez en cuando y caminar y, si fuera posible, echarse en horizontal 5 minutos cada cierto número de horas).

Al coger a su hijo mayor y, en general, al agacharse

realizar el esfuerzo con flexión de los muslos y rodillas evitando el esfuerzo de la flexión del tronco, causante de lesiones de espalda.

En las tareas domésticas, como planchar, o fregar

Mantener la espalda recta. En general, los movimientos desarrollados en estas tareas son positivos: al bebé le viene bien la movilización que le producen.

Al barrer o pasar el aspirador

Como al planchar o fregar, pero observando lo mencionado al agacharse.

Al cargar bolsas pesadas

Mantenener la espalda bien estirada y, al agacharse, realizar el esfuerzo con flexión de los muslos y rodillas evitando el esfuerzo de la flexión del tronco, causante de lesiones de espalda.

Al acostarse y levantarse

No hay que tener precauciones especiales en el embarazo. Sí tras una cesárea pues es necesario que al acostarte y levantarte alguien te sujete la espalda para evitar tu esfuerzo de músculos abdominales.

Emilio Santos Leal

es médico ginecólogo. Se dedica a la asistencia al parto en casa en la Comunidad de Madrid y en Cantabria. Tiene la consulta de seguimiento de embarazo en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Anteriormente se especializó en Psiquiatría pero el convencimiento de que la forma de nacer influye en las cualidades y trastornos del futuro adulto, le llevó a cambiar su profesión. Es tambien Licenciado en Ciencias Físicas. Estudió ambas carreras (Física y Medicina) en Santander. Es colaborador habitual de la Revista “Tu Bebé” y autor de dos magníficos libros:

Muchos de sus artículos se pueden leer en su página web, doctorsantos.com.

 Emilio Santos Leal, Médico Ginecólogo

"Vocento", Julio, 2011