Capítulo 15

        Románico  

        Arquitectura

         Los elementos fundamentales de las construcciones románicas son los arcos de medio punto y las bóvedas de cañón y de arista, que llevan las presiones a lo largo de los muros y que son contrarrestadas por los contrafuertes exteriores, en un sistema estructural básico.

         En la arquitectura románica las construcciones predominantes son iglesias y monasterios. La iglesia románica es de planta de cruz  latina con una, tres o cinco naves. La nave central es más alta que las laterales y se cubren todas con bóvedas, casi siempre de cañón, o sea de sección semicircular, y también de aristas, formadas por el cruce de dos bóvedas de cañón. A menudo se refuerzan con arcos transversales llamados torales o arcos fajones. Los muros son muy gruesos y robustos y las ventanas pequeñas, predominando la masa de los muros sobre los vanos de puertas y ventanas.

         Desde el exterior, los contrafuertes ayudan a sostener la bóveda, que es sumamente pesada……Pág. 132

          Escultura

         Aunque la escultura Románica tiene dos aspectos, el de los altos y bajos relieves, y el de las figuras exentas o de bulto, hay que estudiarlas en conjunto, porque se funden en una misma obra artística, ya que muchas veces la estatua reemplaza el fuste de una columna, se mezcla con los elementos decorativos ornamentales y está casi siempre sujeta a la decoración arquitectónica que se observa en puertas, capiteles y cornisas.

         No es naturalista; trata de los asuntos sumariamente y esquematiza, sin preocuparse demasiado de las proporciones reales….Los temas son variados: representan a menudo al Pantocrator (Cristo con actitud de bendecir rodeado de los cuatro símbolos de los evangelistas); otras veces el asunto es el Juicio Final; o algunas escenas relativas a la vida de Cristo o de la Virgen. Fuera de los tímpanos, por ejemplo en archivoltas y capiteles, se realizan toda clase de escenas del Antiguo y Nuevo Testamento, alegoría de los vicios y las virtudes, los trabajos manuales, grupos de santos y profetas, animales imaginarios. Estos últimos configuraron los famosos bestiarios, testimonio de la imaginación y de los temores del hombre medieval hacia lo desconocido y el Más allá. Pág. 133

Historia del Arte, Cantú Delgado Julieta y García Martínez Heriberto/ México, Ed. Trillas, 2007, ISBN 978-968-24-5558-2