100907

El negociador. / Aleaga Pesant

La Habana, sábado 11 de septiembre de 2010. (PD) -¡No nos va a temblar la mano… que vayan presos!  ¡Ustedes saben que en su país como en el nuestro no aceptamos presiones…!   Las duras palabras no venían del teniente coronel presente en el lugar, las expresaba un hombre caucásico, alto y con pronunciada calvicie, vestido con ancha guayabera blanca.

Un teniente coronel de tropas especiales del ejército (boinas rojas), mas bien trataba de calmar la situación en el incomodo espacio que existe entre sus tropas y los amotinados. Estaban congregados en el pasillo central de una filial de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), cercana al poblado de Jagüey Grande, al sur de Matanzas.  

El hombre de la guayabera blanca, Rolando Gómez, es hoy embajador en Paraguay. Durante el motín, recién presentado en Megatv, era Director de Becas del Minrex.  Desde el día anterior se trasladó al territorio en un Renault Clío blanco con chapa oficial, y luego de las discusiones con los mandos del Minint, descansó en una casa de visita del partido comunista en Jagüey.

Al otro día por la mañana, fue presentado ante los estudiantes paquistaníes de medicina como el negociador.

Según varias fuentes, la preocupación de los rebeldes refiere al insuficiente currículo profesional que reciben.  Se encuentran en un edificio solitario en medio de una gran llanura. A más de 20 kilómetros del pueblo más cercano y con acceso deficiente a los hospitales.  

El teniente coronel, desplego a sus hombres y material.  A diferencia del diplomático que vociferaba rabiosamente, el tendría que dar la orden de utilizar la fuerza. Para eso tenia quinientos hombres, armas de combate ak 47 plegable, tonfas, chalecos antibalas, con codera y rodillera.  Perros para acosar y reprimir. Bayoneta calada.  Estableció los puntos  de despliegue táctico, y tres cordones perimetrales. Puntos de tiro. Puestos de mando con cámaras y antenas de comunicación por satélite.

Las imágenes del despliegue y las palabras del negociador fueron presentadas  en el programa María Elvira Live en Megatv.  Donde se comentó que los estudiantes paquistaníes han realizado dos huelgas a lo largo del año entre los meses de marzo y julio.

Según el diario digital Cubaenuentro, las demandas de los jóvenes era acceso a directo internet. Un estipendio de 200 euros (una familia cubana vive con menos de 40 euros al mes). Necesidad de que la escuela tenga instalaciones como bibliotecas, laboratorios, especímenes para disección y acercarse a un hospital.

Un diplomático retirado afirmó que los problemas con los becados extranjeros son comunes por diversas razones y en su solución participan varios organismos nacionales e internacionales, incluyendo las embajadas de los países emisores.

Con un programa tan concreto de demandas.  ¿Qué pasó con la coordinación entre la cancillería, el Ministerio de Salud Publica y los organismos internacionales que colaboran en estos planes y proyectos? ¿Que desbordó la situación?  

Si el gobierno de Cuba destierra a sus presos políticos con relativa facilidad, como se demostró este verano, ¿tiene algún escrúpulo en deportar a estudiantes extranjeros?  ¿Son ellos rehenes de alguna estrategia? ¿Cual era el objetivo de la presencia de los antimotines? ¿Retener a los estudiantes?

Los jóvenes paquistaníes llegaron a Cuba a estudiar medicina, luego del terremoto del 2005.  Fue compromiso de Pervezh Musharraff y Fidel Castro.  

aleagapesant@yahoo.es