Semana 14

Reflexionando sobre mi proceso de aprendizaje logrado en este curso…

Una de las dinámicas que más valoro en el desarrollo de este curso, ha sido la capacidad “de hacer”  para el “buen comprender”, al inicio de este curso, solo el nombre llamó para mí la atención, porque un curso de Pensamiento Crítico y Creativo, no podría ser llevado de forma lineal, ni bajo un modelo por competencias tradicional, de forma que el desarrollo de cada una de las estrategias de aprendizaje, así como las lecturas han sido de pleno enriquecimiento personal para mi formación académica.

En cuanto al rol del docente y el estudiante en el contexto de aula, definitivamente ambos deben ser actores activos y dinámicos para el logro de un aprendizaje significativo, esto ha sido un parecer que he mantenido  y con este curso me queda aún más claro el verdadero compromiso que asume educador- educando con su proceso de enseñanza y  aprendizaje, para el logro de un aprendizaje basado en un modelo de educación para la comprensión y el desempeño.

En todo proceso de formación, se logra asimilar y comprender el conocimiento adquirido, así como sistematizar la información reflexivamente, gracias a los momentos colaborativos de retroalimentación y validación de los productos desarrollados, en este curso, comprendí la verdadera importancia  que tiene para el estudiante el que sean validados con otros ojos críticos y creativos, cada uno de los desempeños elaborados, y no solo por las críticas que pudiera generar dicho material, si no por las percepciones a fondo que pueden percibir otros compañeros (as) de mi trabajo, producto de un mismo proceso de reflexión y análisis experimentado en su propio proceso de aprendizaje. Solo de esta forma, el estudiante puede notar que aspectos debe modificar y cuales reafirmar en su propia dinámica de instrucción.

Todas las actividades desarrollaron fortalezas valiosas en mi formación personal y académica, al ser un curso creativo, con una metodología de aprendizaje muy activa, me permitió desarrollar muchas habilidades y capacidades que no había implementado en cursos anteriores, de forma que a mi parecer TODAS y cada una de las dinámicas tuvieron algo valioso que ofrecer y para mi fueron muy significativas.

El curso fue un verdadero espacio de aprendizaje creativo y motivante,  permitiéndonos reflexionar, conocer, desarrollar, valorar, sistematizar, proponer, defender, investigar y sensibilizarnos dentro de un contexto real  de diversas situaciones en donde todas las dinámicas desarrolladas pueden ser aplicadas sin problema. EL curso fue desarrollado dentro de un contexto real, permitiendo a los estudiantes visionar cada uno de los desempeños desde su área de desarrollo y así crear una conciencia más real y cercana a las problemáticas que acontecen en cada uno de nuestros contextos, pudiendo aplicar muchas de las ideas de las lecturas a los momentos prácticos de nuestro quehacer, y evidenciando una marcada relación entre lo que el curso quiso transmitir con sus lecturas y lo que nosotros como estudiantes pudimos desarrollar en cada uno de los desempeños académicos,  ( verdadera relación curricular entre objetivos, contenido, metodología y desempeños).

En cuanto a las estrategias desarrollas en el curso, herramientas utilizadas, formas de evaluar y trato de la docente, no me queda más que dar las gracias por el alto nivel de organización, seriedad y profesionalismo con el que fue desarrollado el curso, ahora bien, en cuanto a cómo esto influye en la formación de competencias que los docentes deben desarrollar en este nuevo siglo XXI  ,queda claro que estas competencias se desarrollan en función a las necesidades y demandas de la actual sociedad del conocimiento, en donde el docente como mediador de información tiene la función de trabajar colaborativamente con el estudiante en el descubrimiento de sus potencialidades y en consecuencia ayudarlo a construir nuevas habilidades y destrezas que le permitan desenvolverse activamente en el medio social, cultural, económico y político.

A mi parecer, las competencias que debe desarrollar el docente de este nuevo siglo se relacionan al logro de los postulados de la educación señalados por la UNESCO (Delors, 1997), los cuales se orientan hacia:

•El saber conocer o educación para la ciencia: en donde el sujeto, sea estudiante o docente, se permita conocer sobre diversas áreas de conocimiento combinando elementos sociales, tecnológico- científicos y culturales, ampliando los niveles de profundización en su aprendizaje cognitivo y  aprovechando las posibilidades de adquirir nuevo conocimiento a lo largo de  la vida.

•El saber hacer: más que obtener una nota que califica el desempeño del sujeto en determinada área del saber, este postulado se orienta hacia el desarrollo de habilidades y destrezas (competencias), que permitan al sujeto, mediar y o dar soluciones a diversas situaciones reales dentro de su contexto, a partir del conocimiento experimentado.

•El saber convivir: comprendiendo los estilos de vida de los demás, así como costumbres y creencias, siendo tolerantes y respetuosos frente a diversidad de criterios e ideas y percibiendo información y nuevas ideas que contribuyan al crecimiento personal e intelectual del sujeto y a la convivencia armónica.

•El saber ser: aprendiendo a percibir todo tipo de información y nuevo aprendizaje que contribuya a profundizar y mejorar el intelecto, en donde el sujeto se distinga por ser  un ser único con características propias destacando y comunicando sus habilidades y destrezas para trabajar proactiva y colaborativamente con otros, en pro de mejoras en el contexto de desarrollo.

Los anteriores postulados pretenden, el desarrollo de una formación integral en el ser humano, si el docente como mediador de información y colaborador de nuevas formas de conocimiento en los procesos de enseñanza y aprendizaje de este nuevo siglo, logra comprender y desarrollar a partir de su propia experiencia estos postulados, se podría decir, que tendría más claro el tema sobre desarrollar competencias y podría conocer y discriminar sobre las que realmente necesita para mejorar su práctica docente en el sistema educativo.

El docente en este siglo, debe desarrollar una serie de habilidades y destrezas que le permitan ofrecer a los estudiantes un modelo de aprendizaje para la comprensión y el desempeño, en donde prevalezca el desarrollo de pensamiento crítico y creativo para cada uno de las actividades pedagógicas que se realicen dentro del espacio de aula.

Entre las habilidades y destrezas que  deben desarrollar los docentes para el logro de un aprendizaje significativo con sus estudiantes están:

Enseñar a los estudiantes a ser investigadores activos y actores colaboradores en el proceso de enseñanza - aprendizaje

Construir en el aula espacios dinámicos y creativos para el aprender a hacer, aprender a aprender, y el aprender a ser, convirtiendo el espacio de aula en un laboratorio de aprendizaje dinámico y constante.

Utilizar el conocimiento adquirido y contextualizarlo a la cotidianeidad del estudiante, mediante el desarrollo de estrategias metodológicas que fomenten el razonamiento y el desarrollo de habilidades para la resolución de situaciones reales.

Crear espacios de reflexión con los estudiantes para la comprensión y auto reflexión de nuevas ideas y posibles teorías para la mejora de la sociedad del conocimiento.

Sensibilizar a la población estudiantil frente a los problemas y demandas de la actual sociedad del conocimiento, mediante el desarrollo de valores y procesos efectivos de comunicabilidad social.

Implementar el uso de herramientas tecnológicas y recursos audiovisuales actuales propiciando en los estudiantes el logro de nuevas formas de aprender significativamente.

Siendo el propósito final del educador en el proceso de aprendizaje, el lograr en el estudiante, actitudes autodidactas, creativas, investigadoras, y novedosas producto de un autoanálisis crítico y reflexivo  de la información facilitada por el mediador, para la búsqueda de nuevo conocimiento  permitiéndose comunicar nuevas formas de comprender la información, para  la resolución de situaciones dentro del contexto.

Finalmente y de cara a la actual situación que se evidencia en las universidades del nuevo siglo y a las necesidades de la sociedad, es importante que el profesional docente reflexione, sobre el cambio que se requiere hacia un nuevo paradigma en el proceso educativo, procurando el desarrollo de nuevas actitudes, habilidades y destrezas en la metodología de enseñanza.

Asimilando e interiorizando conocimiento que promueva el desarrollo de nuevas prácticas pedagógicas en el aula, orientadas hacia el logro de un currículo compartido entre asignaturas que garantice la comprensión, transversalidad e interiorización de los contenidos y el desarrollo de nuevas teorías de aprendizaje y formas de conocimiento entre los estudiantes, propiciando para ello espacios de reflexión y de pensamiento complejo que ayuden a redefinir el futuro de la sociedad y por ende logrando la formación completa( integral) de los estudiantes. 

Referencias Bibliográficas

Delors, Jacques. (1997). La educación encierra un tesoro. París: UNESCO.