El rol de la universidad del siglo XXI

en la formación por competencias.

TEMA:

Competencias profesionales que debe

desarrollar el docente en este siglo XXI

Por: Carolina Avalos

Posterior a la lectura de varios expertos sobre los temas de educación para el siglo XXI y el desarrollo de competencias, en el siguiente ensayo se tratará de argumentar sobre la importancia que tiene para el  docente del nuevo siglo, desarrollar nuevas competencias profesionales que le permitan mejorar su práctica pedagógica, y  la aplicación de modelos de aprendizaje holísticos que faciliten la construcción de  procesos de enseñanza y aprendizaje significativos en los y las estudiantes.

La actual sociedad del conocimiento, demanda cada día, de los profesionales en educación, mayor compromiso, eficiencia y eficacia para cada una de las actividades que desarrollan a diario. Por ello es importante, que asuman un compromiso social de cambio dentro de su quehacer y promuevan actitudes reflexivas y analíticas que orienten su práctica pedagógica hacia  el aprender a aprender y aprender para la vida.

Soto, (2002), respecto al tema de educación para la libertad mencionado por Freire indica lo siguiente:

…” la educación como práctica de la libertad supone la concientización, que consiste trascender la esfera  espontánea  de la aprehensión de la realidad, para  situarse en la esfera crítica, donde la realidad, se da como un objeto cognoscible  y en la que  el hombre asume, por tanto una  posición epistemológica..

       Relacionado a lo anterior, todo ser humano en  proceso inicial de formación educativa,  pasa de ser un actor pasivo como receptor de información, a ser un actor dinámico y  crítico dentro del contexto social, permitiéndole esto último, mantener una relación de conciencia- mundo, con la información que le rodea, logrando ubicar una posición epistemológica que determine su formación profesional y facilitándole sistematizar el conocimiento adquirido para lograr nuevas habilidades y destrezas  producto de un aprendizaje integral, basado en un modelo de  enseñanza para la comprensión y el desempeño.

Blythe, T. (1998), percibe el proceso de aprendizaje para la comprensión “como un hacer cosas usando los conocimientos previos para resolver nuevos problemas en situaciones inéditas”. Así mismo, establece lineamientos por medio de los cuales, se puede desarrollar el proceso de aprendizaje haciendo énfasis en el desarrollo de habilidades,  destrezas y competencias. Tales lineamientos se orientan hacia:

            Así,  las acciones anteriores señaladas por Blythe, serán de beneficio para que el docente adquiera un verdadero compromiso con el proceso de enseñanza – aprendizaje, lo cual le facilitará el desarrollo de competencias profesionales en este siglo.

 

          Haciendo referencia al tema de competencias,  Perrenoud, (1999) define el término como “La facultad de movilizar un conjunto de recursos cognitivos, saberes, capacidades, informaciones, etc. para solucionar con pertinencia y eficacia una serie de situaciones”.

           Entendiendo, que el proceso de formación de competencias consiste en  sistematizar todo el nuevo conocimiento adquirido para ser desarrollado y contextualizado a situaciones cotidianas y  reales con el propósito de establecer ideas de solución, para la mejora de los procesos evidenciados.

        De forma que las acciones anteriores, permiten hacer conciencia en el docente, sobre la importancia de desarrollar actitudes dinámicas que fomenten el trabajo colaborativo, pensamiento profundo, y procesos constantes de formación continua, para el   desarrollo de mejores y  efectivas estrategias de aprendizaje mediante la aplicación de metodologías de enseñanza más reales, acordes a la realidad en la que se desarrollan los  estudiantes,  y como consecuencia, que se evidencie un proceso de comprensión y realimentación constantes, en donde los docentes y estudiantes puedan sensibilizarse frente a los  cambios  acontecidos  en el contexto nacional.

               Rama (2009), señala aspectos importantes a considerar, en el desarrollo de competencias, dentro del campo de todo profesional:

” Promover un enfoque por competencias se constituye como un instrumento muy completo en la construcción de cambios en los sistemas de educación superior de cara tanto a la movilidad, al empleo como a los aprendizajes. “

              De acuerdo a Rama (2009),  las competencias facilitan:

Se ha hecho énfasis, en que el proceso de aprendizaje hay que vivirlo, para desarrollar acciones de compromiso que propicien cambios de actitud en el desarrollo de competencias profesionales en los docentes, siendo coherentes entre lo que se aprende y se enseña a los estudiantes, por medio de las estrategias metodológicas orientadas hacia un modelo de enseñanza para la comprensión , con  procesos de retroalimentación constantes que permitan a los educandos aprender significativamente conocimiento para la vida, y el aprender a hacer .

 Sin embargo, a la luz de toda esa información que pone en evidencia la verdadera labor del docente en el contexto educativo actual, en donde la función es más que  simplemente  mediar conocimiento, se considera importante reflexionar sobre ¿Cuáles competencias profesionales deben desarrollar los docentes en el siglo XXI?

 La universidad, como institución de enseñanza tiene un enorme compromiso social en la formación integral de los estudiantes. Para asegurar lo anterior, la institución debe generar espacios dinámicos de reflexión, en relación a las diferentes corrientes de pensamiento para la búsqueda de nuevo conocimiento y una comprensión en los diversos temas, entre los  docentes, estudiantes, comunidad universitaria, académicos, administrativos e investigadores. De igual forma, la universidad de la época actual, debe crear espacios para la formación humanista y social, en donde prevalezca  un modelo de enseñanza  y aprendizaje orientado hacia el saber ser, hacer, conocer y convivir ofreciendo a la comunidad educativa  una formación holista, integral, dinámica y proactiva basada en el desarrollo de competencias, que le permitan al estudiante aportar soluciones efectivas a casos situaciones evidenciados  dentro de la sociedad.

           Corrales (2007), se refiere al tema de las universidades del nuevo siglo, y menciona:

 …”A la educación universitaria le corresponde el papel estelar en el escenario previsto para los próximos años. Ella debe constituir la punta de lanza de la educación holista a la que corresponda el desarrollo de la nueva cultura, la ‘eco cultura o cultura sustentable’, pues es en el nivel educativo superior, donde las nuevas generaciones deben ser modeladas con apego a los paradigmas emanados de la reflexión científica, a través de planes y programas académicos transdisciplinarios, integrales y abiertos a la trascendencia….”

  Es necesario analizar y rectificar el desempeño que hasta ahora han tenido las universidades en la formación del futuro profesional en educación; éstas deben modificar muchas de sus normativas internas así como lineamientos en las metodologías de enseñanza, si lo que se espera es lograr una formación integral del individuo, de forma que,  más que conocer, se sensibilicen por los eventos del medio que les rodean.

La importancia en el desarrollo de  competencias profesionales en los docentes, para este nuevo siglo se debe entonces, a las necesidades evidenciadas en el contexto actual,  en donde el educador como mediador de conocimiento tiene la función de trabajar colaborativamente con el estudiante en el descubrimiento de sus potencialidades y, en consecuencia, ayudarlo a construir nuevas habilidades y destrezas que le permitan desenvolverse activamente en el medio social, cultural, económico y político. Así mismo y relacionado a lo anterior, las competencias que debe desarrollar el docente de este nuevo siglo se relacionan al logro de los postulados de la educación señalados por la UNESCO (Delors, 1997), los cuales se orientan hacia:

      Los anteriores postulados pretenden, el desarrollo de una formación integral en el ser humano.  El reto de los docentes está en lograr comprender y desarrollar a partir de su propia experiencia estos postulados, así podría  haber más claridad sobre el cómo desarrollar competencias, permitiéndose conocer y discriminar las que realmente se necesitan para el mejoramiento de la práctica docente en el sistema educativo.

El docente en este siglo, debe desarrollar una serie de habilidades y destrezas que le permitan ofrecer a los estudiantes un modelo de aprendizaje para la comprensión y el desempeño, en donde prevalezca el desarrollo de pensamiento crítico y creativo para cada uno de las actividades pedagógicas que se realicen dentro del espacio de aula. Siendo el propósito final del educador en el proceso de aprendizaje, el lograr en el estudiante, actitudes autodidactas, creativas, investigadoras, y novedosas producto de un autoanálisis crítico y reflexivo  de la información facilitada por el mediador, para la búsqueda de nuevo conocimiento  permitiéndose comunicar nuevas formas de comprender la información, para  la resolución de situaciones dentro del contexto.

             Entre las habilidades y destrezas que   deben desarrollar los docentes para el logro de un aprendizaje significativo con sus estudiantes están:

Finalmente y de cara a la actual situación que se evidencia respecto a la formación de competencias profesionales en los docentes, es importante que se  reflexione, sobre el cambio requerido hacia un nuevo paradigma educativo en el proceso de enseñanza, procurando el desarrollo de nuevas actitudes, habilidades y destrezas en la metodología de aprendizaje.  Reflexionando  sobre  el desarrollo de nuevas prácticas pedagógicas en el aula, orientadas hacia el logro de un currículo compartido entre asignaturas que garanticen la comprensión, transversalidad e interiorización de los contenidos y el desarrollo de nuevas teorías de aprendizaje y formas de conocimiento entre los y las estudiantes, propiciando para ello espacios de reflexión y de pensamiento complejo que ayuden a redefinir el futuro de la sociedad y por ende logrando la formación completa( integral) de los estudiantes.

Referencias:

Blythe, T. (1998).  La enseñanza para la comprensión: Guía para el Docente (pp. 27-127). Buenos Aires: Paidós.

Corrales, S. (2007). La misión de la universidad en el siglo XXI. Revista Razón y Palabra, 57. Recuperado el 8 de mayo, 2010, de: http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n57/scorrales.html 

Delors, Jacques. (1997). La educación encierra un tesoro. París: UNESCO.

Perrenoud, P. (1999). Construir competencias desde la escuela. Santiago de Chile.      Dolmen.

Rama, C. (6 de noviembre, 2009). Mercados laborales y competencias profesionales. Ponencia en el Colegio de Periodistas, San José, Costa Rica.

Soto, José Alberto. (2002). La educación actual en sus fuentes filosóficas. EUNED,  segunda edición. San José, Costa Rica.