Que aplaudan las estrellas por favor...!  ( Por: Pampa Manrique)

 

 

            

Hola cuervaje:

Tenia 6 añitos y ya pateaba pelotas de goma, de trapo o cualquier cosa que tuviera forma esférica o semiesférica, y ya sabia que lo mas grande en el mundo llevaba camiseta azulgrana...


Habia comenzado el colegio y cuando me dijeron que le hiciera una caratula al cuaderno, solo se me ocurrio ponerle un inmenso escudo a rayas verticales azules y rojas con un logo central en el que se leia "CASLA"... Mi viejo me habia enseñado lo que significaban esas magicas letras:

"Club Atlético San Lorenzo de Almagro, lo más grande que hay..." me dijo cuando me enseño a dibujarlo, un par de años antes... Me acuerdo que una vez me preguntó uno de los hermanos maristas del colegio por qué era hincha de San Lorenzo (seguramente esperaba alguna respuesta relacionada a mi "gran" fe religiosa) y me agarro de sorpresa... Me parecía poco serio decirle "porque mi papa es hincha de ese cuadro" como decían otros.

Llegue a casa preocupado por no haber dado con la respuesta satisfactoria... Por la noche me senté con mi viejo y le dije: "papá, por qué soy de San Lorenzo...?. Hoy el Hermano me pregunto por qué era hincha de San Lorenzo y no le dije nada..."

Me miro y me dijo "Decile al cura ese que se pare a la noche en el medio del patio del colegio y grite IMBELLONI, FARRO, PONTONI, MARTINO y SILVA, que cuando sienta que las estrellas aplauden va a entender por que sos de San Lorenzo..."

 

 


Asi lo hice... Muy fresco de cuerpo se lo dije al cura, que se me
quedó mirando y después de pasarme la mano por la cabeza, me mostró una figurita que llevaba en el bolsillo. Era la de Rene Pontoni... El cura también era cuervo...

Pero no crean que repeti la respuesta de mi padre sin confirmarlo...

La misma noche que me lo dijo, salí al patio de mi casa (en ese entonces vivíamos en Mar del Plata), me pare en el centro y grite con todas mis fuerzas "IMBELLONI, FARRO, PONTONI, MARTINO Y SILVA" y les juro, aunque no me crean, que las estrellas se deshicieron en una ovación...

Por eso, hoy, en el dia de tu 81 cumpleaños, estés donde estés, te digo: viejo, tengo muchas cosas que agradecerte... Una de ellas es esta: haberme enseñado a ver la verdadera razón de las cosas...

Te quiero, y después de casi 12 años de haberte ido, todavia te extraño...