EL CAMINO FRANCÉS o la ruta de las estrellas, es el Camino de Santiago por excelencia. Partiendo de Saint Jean Pied de Port, es un viaje de casi 800 kilómetros hacia el oeste, con la la esencia de una ruta milenaria desde la tierra.
No se puede o no se debe describir, es el peregrino el que, paso a paso, debe descubrirlo recreándose en los paisajes y rincones tan diversos que se ofrecen a lo largo de todo el camino; extasiándose en la contemplación de las milenarias y enigmáticas piedras que jalonan las rutas y que conforman ese sin número de calzadas, puentes, ermitas, iglesias, catedrales, monasterios..., y que no son otra cosa que la huella que dejaron nuestros antepasados, cuya meta era alcanzar la eternidad, allá en el "fin de la tierra".
Finalmente disfrutar de la bondad y hospitalidad de sus gentes, cuya cultura, costumbres y exquisita gastronomía sorprenderán permanentemente al sufrido caminante.
"Las puertas del Camino se abren a todos, enfermos y sanos. No sólo a Católicos, sino aun a paganos, a judíos, herejes, ociosos y vanos; y más brevemente a buenos y profanos"
¡¡¡¡¡ BUEN CAMINO PEREGRINO!!!!!

PORQUE EL CAMINO DE SANTIAGO

Un buen día llama Jaime de Venezuela.

--Jose que este verano voy para España a hacer el Camino de Santiago. ¿Te animas? Tú podrías incorporarte en el camino y llegar a Santiago juntos.

--La idea me ilusionó y le dije que de acuerdo.

No más colgar el teléfono ya empecé a entrar en Internet y a buscar información, Comenté la idea con algunos amigos; pero fue mi sobrino Pau quien me aconsejó que al ser año compostelano, el final del camino iría muy concurrido y si no tenia gran interés por conseguir la compostelana lo mejor seria comenzar desde el principio, que hiciese el tramo que pudiera y que dejara el resto para otras ocasiones. Esta solución me pareció la más apropiada porque me permitía realizarlo todo.

Paso un tiempo, entramos en el mes de julio y de Jaime no sabia nada, Se abrió la duda de si vendría o no y yo tenia claro que si venia lo hacia pero sino, no.

Así que el día que España jugó los cuartos del mundial de futbol me llamó para decirme que el día 20 de julio llegaba a Pamplona para iniciar el camino y que vendría con Ligia. Le respondí que casi seguro que si; pero que hablábamos en una semana. Ese mismo momento ya tenia la decisión tomada lo iba a hacer y al día siguiente ya tenía comprado el billete de autobús a Pamplona. Quedaba dos semanas y había que prepararse.

LOS PREPARATIVOS

Empecé a recopilar toda la información que pude en Internet. Me empollé todo lo que veía interesante: rutas, albergues, consejos, etapas, ... Al final el modelo a seguir básicamente fue la que ofrecía Eroski i sobre él imprimí la guía y seguí los pasos para preparar la mochila.

Al tiempo hice una preparación física intensiva. Aprovechando que estaba en Montán, todos los días hacia por la mañana unos 8 Km. corriendo y por la tarde los mismos andando con Mari Sara, Incluso un día nos animamos a ir los dos andando al pueblo vecino de Fuente la Reina que está a unos 7 Km.

Solo quedaba preparar la mochila y acercarse a Valencia a retirar las credenciales de Jaime, Ligia y mía a la sede de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago. Allí por casualidad me encontré con la prensa del diario las Provincias que iba a hacer un reportaje sobre los valencianos en el Camino de Santiago. Noticia que se publico el día 24/07/2010 y que incorporo a continuación:

RETIRADA DE LA CREDENCIAL DEL CAMINO DE SANTIAGO EN LA SEDE DE LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS DEL CAMINO DE SANTIAGO EN VALÈNCIA

Noticia publicada en el diario Las Provincias 24/07/2010

Peregrinos desde la Comunitat. Cerca de 6.000 valencianos han recorrido el camino jacobeo durante este año

Hace sólo 30 minutos que han abierto la entrada, pero el piso de la puerta 3 del número 24 de la calle Gil y Morte de Valencia, como todas las tardes, está a reventar.

En sus pasillos esperan impacientes decenas de personas a poder inscribirse. No es la cola del paro, es la sede la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de la Comunitat, que cada día reúne a cientos de valencianos que entre sus propósitos de este verano está poder llegar a Santiago y ganar el Jacobeo, que hasta dentro de once años no volverá a darse porque la fiesta del Apóstol no caerá en domingo, como sí ocurre mañana. Aquí dan el primer paso del largo camino, inscribirse y recoger la credencial de los peregrinos. En lo que va de año ya han pasado cerca de 6.000 personas.

Los motivos que llevan estos valencianos a disfrutar de la experiencia van desde el amor a la naturaleza, un reto, una promesa, la necesidad de protagonizar una vivencia personal fuerte, hacer deporte o simplemente por motivos religiosos.

José, de 63 años, peregrinará desde Sarria a Santiago con el objetivo de hacerle una promesa al patrón de España. Reconoce que, aunque este año habrá mucha gente, espera vivir «una experiencia reconfortante». «Una vivencia única, que la recuerde para toda la vida». Esto es lo que desea encontrar Manuel, que hará la ruta jacobea desde Oviedo en bicicleta con un amigo. Este valenciano de 30 años apunta que es algo que siempre ha querido vivir y este año por fin «ha encontrado un hueco». Por su parte, Irene y Jorge han decidido recorrerlo porque les gusta el montañismo y son grandes practicantes de este deporte.

Otros, como José Francisco, son más valientes y lo harán en bicicleta desde Valencia. Él ya ha transitado el camino francés y ahora quiere descubrir esta nueva vía que tendrá como punto de salida su propia casa. A una semana de ponerse sobre las dos ruedas aún no tiene nada preparado.

Aunque los motivos religiosos no son la principal causa, hay gente como Paula, Marta y Rosa que sí lo hacen con esta intención. «Para mí es un camino de oración y lo he querido ofrecer por personas concretas», apunta Paula desde Santiago y tras una «dura» semana de peregrinaje. Una de las cosas que más le ha impactado ha sido «el buen ambiente que se respira entre los peregrinos y la gran acogida de la gente de Galicia a lo largo de las etapas».

Dicen que hacer el Camino de Santiago es una de las obligaciones que no se puede dejar escapar ¿Pero qué camino? Para llegar a la tumba del Santo hay múltiples opciones, aunque la más popular, y por tanto más masificada, es el sendero francés que arranca en Roncesvalles, aunque la mayoría lo hace desde puntos más cercanos a Galicia. Sin embargo, desde la asociación valenciana recomiendan la vía de Levante que arranca en Valencia. Los motivos para su vicepresidente, Luciano Arochena, para elegir esta alternativa son varios: «la tranquilidad, la ausencia de grandes masas de gente que caracterizan a las rutas más populares y unos fantásticos paisajes que no se olvidan». Desde la entidad apuntan que del 5% al 8% de personas que llegan a la asociación cada año eligen esta alternativa.

Hasta la sede, donde trabajan una decena de voluntarios, llegan cada tarde 300 valencianos a inscribirse y asesorarse, pues la «ignorancia» del peregrino a veces es «muy llamativa».

EMPIEZA EL CAMINO

Por problema de agenda de Jaime y Ligia que tienen que volver a Venezuela el 21 de agosto decidimos iniciar el camino desde Pamplona y no desde Saint Jean Pied de Port.

Día 1: 20 de julio

  • 9h. Salida desde la estación de autobuses de La Vall d’Uixó con destino Valencia.
  • 11h. Salida en autobuses Bilman bus con destino a Pamplona. 6 horas de viaje con dos paradas que se hace algo pesado.
  • 18 h. Llegada a Pamplona. Pequeño recorrido por la ciudad hasta llegar al
  • Hotel Maisonnave. Me instalo y hago tiempo hasta que lleguen Jaime y Ligia

Llegada de Jaime y Ligia a Pamplona

19:30 h. Llegan al Hotel Ligia y Jaime

Se instalan. Nos damos media hora de descanso y aseo para poder dar una vuelta por Pamplona y cenar.

Paseo por la zona centro, Visita al albergue para acuñar la credencial (Nos tenemos que esperar por una fuerte tromba de agua); realizamos compra de fruta para el día siguiente y vamos a cenar

Cena: Jamón y queso y pulpo

Paseo nocturno: Llegamos a la cuesta de Sto Domingo y a la cama, pues mañana hay que madrugar. Empieza el verdadero camino.

Jaime y Ligia en la escena del rodaje de la la película india "Zindagi Milegi Na Dobara" ("Sólo se vive una vez").

Jaime, Ligia y Jose en el Albergue de Pamplona