This document contains text automatically extracted from a PDF or image file. Formatting may have been lost and not all text may have been recognized.

To remove this note, right-click and select "Delete table".


Esta guía ha sido realizada en el Centro Meteorológico Territorial en

Cataluña.

Traducción-adaptación de «Le guide montagne» editada por Meteo France

Fotografía portada: Tartera & Lavilla

Maquetación: Centro de Documentación del

Instituto Agradecimientos: Nacional A de Javier Meteorología

Ferraz del 8

CMT de Aragón, por su apoyo especial-

mente en la búsqueda del material fotográfico de la guía.

Edita: Centro de Publicaciones

Secretaría General Técnica

Ministerio de Medio Ambiente

NIPO: 310-04-025-3

Depósito Legal: M-24353-2004

Imprime: GRAFICAS DEVA, S.L.


Editorial

La montaña está frecuentada por un número cada

vez mayor de aficionados en busca de aire puro, de des-

canso, de grandes espacios, de placeres estéticos o de-

portivos. En un principio, la montaña fue el dominio de

los pioneros del alpinismo. Hoy en día, en cambio, está

cada vez más concurrida por caminantes o esquiadores,

jinetes, aficionados a la bicicleta de montaña, al vuelo

libre (en parapente o ala delta), a las actividades en aguas

bravas o a la exploración subterránea.

Esta presencia cada vez más frecuente puede

generar una falsa sensación de seguridad. La montaña

no es un espacio de ocio organizado y absolutamente

seguro. Todas estas actividades se practican al aire libre

en un entorno natural “con riesgos” que se caracteriza

por la presencia de fuertes pendientes, terrenos inestables,

etc. En este entorno, los fenómenos meteorológicos

evolucionan a menudo muy rápidamente y con violencia.

El desconocimiento de sus efectos puede entrañar

consecuencias a veces dramáticas.

A un buen equipo y un buen conocimiento teórico

y práctico de las técnicas propias de cada disciplina, se

debe sumar el considerar de forma juiciosa y sistemática

las condiciones meteorológicas pasadas, presentes y

futuras. Éste es un factor más de seguridad así como un

elemento complementario de confort y disfrute.

3

D


Índice

LA PREDICCIÓN DE MONTAÑA

! La vigilancia meteorológica

! Boletines meteorológicos de montaña

PELIGROS Y RIESGOS METEOROLÓGICOS EN LA MONTAÑA

! Algunas perturbaciones atmosféricas

! La tormenta y los rayos

! La altitud

! Las variaciones de temperatura

! El frío

! El calor

! La radiación solar

! Los aludes

DEPORTES Y RIESGOS EN LA MONTAÑA

! Algunos consejos

! Los riesgos específicos de cada deporte

! En caso de accidente

4


La montaña, un medio específico

!

El tiempo puede ser, a causa del relieve, completamente diferente

en puntos situados a pocos kilómetros de distancia.

!

Las condiciones meteorológicas evolucionan muy rápidamente

y los fenómenos son a menudo más violentos que en las llanuras.

!

Las malas condiciones atmosféricas aumentan las dificultades y

crean riesgos adicionales.

!

Las condiciones excelentes pueden paradójicamente generar

otros riesgos.

La predicción meteorológica: un factor de confort y de seguridad

La predicción meteorológica anticipa los fenómenos y permite la difu-

sión rápida de las posibilidades de evolución del tiempo, pero no

incluye sin embargo todos los fenómenos. En consecuencia debe ser

bien interpretada y utilizada.

Además, los boletines meteorológicos y nivológicos se deben

acompañar con la observación personal sobre el terreno, lo cual

requiere una buena experiencia.

Conocer las predicciones meteorológicas de montaña

El Instituto Nacional de Meteorología facilita directamente a los

practicantes de los deportes de montaña la mejor información

meteorológica posible, actualizada diariamente.

Por teléfono *: Pirineos 807.170.380

Picos de Europa 807.170.381

Sierra de Madrid 807.170.382

Sistema Ibérico 807.170.383

Sierra Nevada 807.170.384

Sierra de Gredos 807.170.385

Por internet: www.inm.es

5

* Tarifas: (Coste máximo de la llamada por minuto (IVA incluido): 0,41euros desde teléfono red fija y

de 0,76 euros desde teléfono móvil (los primeros 20 segundos tendrán el coste fijado por las tarifas

soporte del operador de acceso)


La vigilancia meteorológica

Es relativamente frecuente en las áreas de montaña que se produzcan

fenómenos meteorológicos adversos, entendiendo por tales aque-

llos eventos atmosféricos capaces de producir, directa o indirecta-

mente, daños a las personas o daños materiales de consideración. En

sentido menos estricto, también puede considerarse como adverso

cualquier fenómeno susceptible de alterar la actividad humana de

forma significativa en un ámbito espacial determinado.

La predicción a muy corto y corto plazo de estos fenómenos y la

verificación de su presencia real se lleva a cabo mediante las técnicas

de vigilancia meteorológica y la aplicación del Plan Nacional de Pre-

dicción y Vigilancia de Fenómenos Meteorológicos Adversos, con

sus adaptaciones a escala autonómica. Entre las funciones que debe

desarrollar la Dirección General del Instituto Nacional de Meteorolo-

gía, determinadas en el Real Decreto 2076/1995 de 22 de diciembre, se

establece la de “elaborar y suministrar la información meteorológica,

los avisos y predicciones de fenómenos meteorológicos, potencial-

mente peligrosos para las vidas humanas, a las autoridades respon-

sables de la protección civil y a aquellos otros órganos de las Admi-

nistraciones Públicas que lo requieran para el ejercicio de sus compe-

tencias; ...”.

Fenómenos meteorológicos adversos considerados

Entre todos los fenómenos adversos considerados hay unos que

afectan de una manera más directa y específica a las áreas de montaña:

! Lluvias intensas

! Vientos fuertes

! Olas de frío

! Deshielos

! Nevadas de diferente intensidad según las cotas

! Tormentas severas

! Nieblas

! Aludes

6


Para cada una de las variables hay acordados unos umbrales de peli-

grosidad que permiten, cuando se prevé que se alcancen, o en su

defecto se observen, activar automáticamente el plan mediante la

confección y emisión de los boletines establecidos.

La generación de información sobre la ocurrencia real o prevista de

fenómenos meteorológicos adversos, con especial atención a las

Comunidades Autónomas y a sus singularidades comarcales e inclu-

so locales, permite la adopción de medidas de prevención o protec-

ción ante posibles emergencias originadas por los distintos fenómenos.

Los boletines elaborados se difunden entre los organismos con res-

ponsabilidades en la protección de vidas y bienes y también el públi-

co en general puede acceder a ellos a través de la página web del

INM: www.inm.es. Las provincias o Comunidades Autónomas para

las que hay uno o más avisos meteorológicos en vigor aparecen

resaltadas en amarillo en el mapa de España y se puede obtener el

texto completo del aviso pinchando en dicha zona del gráfico. El texto

incluye información sobre el fenómeno o fenómenos considerados,

el periodo de validez, las zonas afectadas y el grado de probabilidad

de ocurrencia del fenómeno, en el caso de tratarse de una predicción.

Los boletines de fenómenos meteorológicos adversos pueden incluir

predicciones a muy corto (algunas horas), corto (hasta 24 horas) y

medio plazo (hasta 48 horas) y/o hacer referencia a fenómenos ya

observados y su posible e inmediata evolución (nowcasting).

7


Boletines meteorológicos de montaña

El Instituto Nacional de Meteorología elabora para algunas de las

cordilleras españolas unos boletines de predicción diarios específi-

cos en los que se hace referencia a determinados parámetros de espe-

cial interés en la meteorología de montaña. Estos boletines se difun-

den cada día a las 15 hora oficial peninsular.

Las cordilleras que disponen de estos boletines, sin perjuicio de que

el número de éstas pueda variar en el futuro son:

! Cordillera Cantábrica

! Pirineos

! Sistema Ibérico

! Sistema Central

! Sierra Nevada

! Sierra de Gredos

La información que incluyen estos boletines es la siguiente:

Día de hoy:

! Estado del cielo: predicción de la nubosidad y nieblas.

! Precipitaciones o tormentas.

! Viento (dirección y velocidad): incluye opcionalmente informa-

ción sobre el viento en diferentes niveles de la atmósfera libre.

! Temperaturas mínimas y máximas previstas.

! Altura prevista de la isocero en la atmósfera libre.

! Altura prevista de la isoterma de –10 ºC en la atmósfera libre.

Y también una predicción general de la situación meteorológica para

los siguientes tres días.

8


Algunas perturbaciones atmosféricas

El viento

En la montaña, el viento está a menudo sujeto a cambios bruscos de

dirección e intensidad a causa de las corrientes de aire ascendentes,

descendentes o que circulan a lo largo de las paredes o por los valles

encajonados, sin que estos fenómenos hayan sido objeto de predic-

ción dentro de los boletines meteorológicos. Este hecho es aún más

peligroso si está asociado a algún otro fenómeno como el frío, 1a

lluvia o la nieve. En particular, la acción del viento durante o después

de una nevada está en el origen de las acumulaciones de nieve, como

las placas de viento, las cornisas y los ventisqueros, y aumenta el

riesgo de avalanchas.

Foto: Ramón Pascual

El viento puede poner en peligro a:

!

los aficionados al vuelo libre (parapente, ala delta);

!

las personas que progresan por terrenos difíciles o inestables

(pérdida de equilibrio, caídas de piedras);

!

de forma general, todo aquel que pase de un lugar abrigado a un

sitio expuesto (collados, crestas);

!

las personas expuestas mucho tiempo sin ninguna protección

(una fuerte pérdida calórica por convección puede acarrear una

hipotermia).

La lluvia

En forma de chubasco, la lluvia puede provocar el crecimiento

repentino del caudal de los arroyos y torrentes, y de los cursos de

9


agua subterráneos. La lluvia persistente puede estar también en el

origen de deslizamientos del terreno y de desprendimientos de rocas.

La lluvia va acompañada habitualmente de un descenso de

temperatura. En todos los casos, las superficies se vuelven

resbaladizas, franquear los torrentes se hace difícil sino imposible y

aumenta el riesgo de caída de piedras.

Además, cualquier enfriamiento brusco que suceda durante o después

de la lluvia puede recubrir el suelo y las paredes de una capa de hielo

liso o convertirse en un peligro mortal para una persona que tenga la

ropa mojada.

En invierno, la lluvia copiosa aumenta el riesgo de aludes.

Foto: Ramón Pascual

Foto: Ramón Pascual

10