Su primer propietario fue don Martín Simón de Sarratea. Su yerno, Santiago de Liniers, penúltimo virrey del Río de la Plata y jefe de la Reconquista de Buenos Aires durante las Invasiones Inglesas,  vivió en ella entre 1806 y 1809  y bajo su techo se trataron los términos de la capitulación de William Carr Beresford a cargo de las tropas inglesas.

A la muerte de Martín Simón de Sarratea la casa fue heredada primero por su hija, y luego por su nieta Tomasa Biedma y Monasterio casada con Ángel de Estrada, bisnieto del Virrey Liniers.

En 1869 don Ángel de Estrada creó la “Fundación Nacional de Tipos”, primer establecimiento de su género en nuestro país, origen de la Editorial Estrada que acompañó con sus libros la historia educativa de Argentina. En 1874 los fondos de la casa fueron destinados a oficinas, depósitos y talleres gráficos, haciendo refacciones necesarias.

No obstante el frente ha sido respetado en sus detalles y conserva características de la típica arquitectura colonial, como las anchas paredes, techos de tejas, la pesada y maciza puerta de entrada, las clásicas ventanas enrejadas, y los patios espaciosos.

Cuenta también con un amplio zaguán con piso de piedras desgastadas por el uso, a su derecha, la habitación utilizada para dar albergue a cuerpo de guardia durante el virreinato de Liniers, y a la izquierda, se conserva la sala principal donde, según la tradición familiar, tuvo lugar la entrevista entre Liniers y Guillermo Carr Beresford para tratar los términos de la capitulación de las tropas inglesas.