Esta nota fue publicada en el sitio oficial de http://www.prensa-latina.cu

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=399565&Itemid=1


Estado de Calamidad en Centroamérica por fuertes lluvias

 

Tegucigalpa, 18 oct (PL) Las intensas y prolongadas lluvias que azotan Centroamérica dejaron hasta hoy un saldo de 92 muertos y 250 mil damnificados en una de las regiones más vulnerables a los efectos del cambio climático.

  Tras más de una semana de aguaceros torrenciales, y con los daños aún por cuantificar, el istmo se encuentra bajo Estado de Calamidad y calcula pérdidas millonarias por la gran cantidad de personas evacuadas, las afectaciones a la infraestructura de cada país y las miles de viviendas destruidas.

En Guatemala, el país más afectado por el desastre climático, el número de muertos subió a 35 por los derrumbes e inundaciones, y seis personas continúan desaparecidas, informaron las autoridades nacionales.

Según datos preliminares de la Coordinadora guatemalteca para la Reducción de Desastres, hay 478 mil 30 damnificados, cuatro mil 528 inmuebles en riesgo, ocho mil 312 presentan daños leves, dos mil 825 daño moderado, 570 daños severos y unas 16 mil 235 viviendas fueron afectadas.

En medio de la situación, el presidente Alvaro Colom decretó Estado de Calamidad Pública y llamó a sus connacionales a la unidad para enfrentar la emergencia.

El segundo país más afectado es El Salvador, donde el mandatario Mauricio Funes tuvo que pedir al Banco Mundial un crédito por 25 millones de dólares para enfrentar la catástrofe.

Organismos gubernamentales confirmaron en esa nación 32 fallecidos, tres desaparecidos, 24 lesionados y 32 mil damnificados por el fenómeno climático.

Además, 150 mil personas de la zona costera fueron afectadas y se han registrado daños de consideración en la infraestructura vial, viviendas, escuelas y otros edificios, así como en los cultivos de granos y hortalizas.

Nicaragua no escapa al desastre, que ha dejado allí saldo de ocho muertos y 134 mil afectados.

En ese país el presidente Daniel Ortega pidió a los ministerios y entidades estatales a remediar el colapso de la comunicación terrestre, la destrucción de viviendas, y obras de infraestructura como redes eléctricas y de acueducto.

También ordenó priorizar la rehabilitación de los servicios básicos y mantener en activo los Comités de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres en los distintos niveles de gobierno, a fin de garantizar la adecuada atención a los evacuados en más de 90 albergues.

En Honduras, donde la situación es similar, la Comisión Permanente de Contingencia contabilizó hasta hoy 13 muertos, 50 mil 803 damnificados, 10 mil 473 evacuados, siete mil 668 albergados, dos mil 120 viviendas destruidas y daños en 43 puentes, dos escuelas y una iglesia.

Las autoridades de Costa Rica, por su parte, confirmaron hoy que cuatro personas perdieron la vida en distintas partes del país cuando intentaban cruzar ríos crecidos.

Un informe de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias señala que en esa nación más de mil ticos fueron trasladados a albergues o casas de familiares y amigos de forma preventiva.

Considerada por Naciones Unidas una de las regiones más afectadas por el cambio climático, los desastres naturales provocaron en América Central más de 50 mil muertos y decenas de miles de millones de dólares en pérdidas, en las últimas cuatro décadas.

El pronóstico meteorológico para la región anuncia que las precipitaciones continuarán al menos hasta el miércoles, por lo cual la situación no parece que vaya a mejorar en el corto plazo.

Una vez más, las consecuencias del cambio climático se hacen sentir más duramente en los países con menos recursos para afrontarlas, y que poco han tenido que ver con sus causas.