PROYECTO

Arduiner@s en bloque

El comienzo de todas las cosas:

Nuestro primer “Hola mundo” vino al visualizar en la página web de la olimpiada un nuevo concurso dedicado a incluir a las chicas en el mundo tecnológico. Sin duda, fue un momento increíble el saber que se nos daría esta gran oportunidad de demostrar que el futuro tecnológico también es femenino.

Tras esto, comenzamos a pensar en un proyecto que fuese colaborativo, y al ser nuevo, quisimos que fuera bastante acogedor  para así atraer a más alumnos y alumnas a participar en lo que, actualmente, es un hecho del cual estamos muy orgullosos todos los colaboradores.

¿Y qué puede ser más acogedor que una casa? En ese lugar al que todos llamamos hogar nos sentimos cómodos, y nos gusta estar en él, por lo que, para crear una sensación lo más similar posible con respecto a la tecnología decidimos hacer una gran casa domóticas hecha por diferentes piezas, las cuales, son cajas  a las que les hemos dado vida con todos nuestros adornos, pinturas y recortes.

Pieza a pieza lo conseguimos, ¿Qué mejor frase para definirnos que esta?  Sin lugar a dudas,  ladrillo a ladrillo, bueno mejor dicho, caja a caja hemos conseguido algo extraordinario, ya que, gracias a nuestra capacidad, creatividad e ingenio hemos logrado:

Y por si fuera poco, se trata de un proyecto en expansión, muy dinámico y abierto a nuevas ideas, ¿Cómo? Muy sencillo, nuestra casa no es sólo una casa, si no, que es el principio de algo mucho más grande, un proyecto para el futuro, para seguir implicando a las jóvenes en la tecnología. Se trata, de una ciudad tecnológica hecha de edificios, más casas, carreteras, toda una ciudad con casas domóticas, una gran maqueta de sueños y esperanzas tecnológicas que será capaz de implicar a muchas más personas de las ya participantes.  

 

Nuestro proyecto, es la primera pincelada de un gran desafío con visión de futuro, que finalmente, formará un increíble cuadro.

Caja a caja hicimos una gran casa

Se trata de una gran casa domótica de largas dimensiones que permiten ver con buen ojo todos sus maravillosos detalles, así como, disfrutar de ella en su totalidad.

Aunque hemos empleado muchos materiales para esta gran construcción lo que más destacan son: La pasión por la tecnología y en sí por la programación, la ilusión de conseguir algo así y por supuesto el amor que le hemos puesto a cada pedacito de esta casa.

El proceso comenzó en primer lugar, tras hacer la lluvia de ideas, para luego decidimos repartirnos el trabajo por bloques, es decir cajas, esto nos permitió desarrollar nuestra creatividad al 100% en dimensiones reducidas y sacarle el máximo partido a un trozo de cartón, sin dudad, un gran desafío pero, como demuestran  los resultados hemos logrado el reto.

Tras repartirnos el trabajo, cada una diseñó de forma individual su caja convirtiéndola en una habitación completamente equipada con todo detalle y que brilla por sí sola, gracias a esto, cada bloque tiene personalidad propia y ninguno es igual a otro.

Después de un largo pero, divertido trabajo unimos nuestras pequeñas creaciones individuales para hacer un conjunto extraordinario, sin embargo, antes de pegarlo todo hicimos mil y una combinaciones, ya que, una de las cosas que caracteriza a nuestro equipo es el inconformismo y nuestro afán de superación.

A continuación, encajamos todas las piezas de este gran puzle y ya teníamos la estructura de nuestra casa domótica, que desde un principio nos maravilló y nos hizo mucha ilusión poder ver que nuestros sueños cogían forma y se iban haciendo cada vez más reales.

Tras este gran acontecimiento, quisimos que nuestro proyecto brillará, queríamos que destacará y para ello, decidimos que se hiciera la luz y empezamos a colocar leds por la casa, para que cada vez fuese más real, más un hogar, más nuestra.

Cuando ya estuvieron todos los cables colocados sacamos nuestras habilidades de programación y nos pusimos manos al teclado y comenzamos a programar nuestro sueño. Tras muchos puntos y comas conseguimos el programa ideal para nuestro proyecto, del cual, estamos muy orgullosas.

Para hacer domótica nuestra casa, le pusimos bluetooth y creamos nuestra propia aplicación con el conocido app inventor que nos ha permitido plasmar nuestras ideas. Además, para dejarlo todo aún mejor hicimos la pared de atrás de la casa de una forma bastante peculiar.

Finalmente elaboramos el blog para dejar constancia de todo lo que hacemos y para que el curso que viene se unan más compañeras para seguir domotizando la casa y que los compañeros colaboren con nosotras desarrollando una ciudad inteligente con semáforos, calles, tiendas, edificios  y de esta manera bloque a bloque conseguiremos ser un@s grandes arduiner@s.