"Kitbull / Gatbull"

Historia escrita por Kara Jacobs ~ www.ceauthres.com ~ Basada en el cortometraje "Kitbull"

Posible evaluación

Read and look.

La historia empieza en San Francisco, California, una ciudad que ama a los gatos. Hay varios famosos "gatos de tienda" en San Francisco, como: Dogg, Owen, Louise, Sherman, Boots, Loretta, Dolly y Piper.

También es una ciudad costera, así que hay muchas pescaderías en San Francisco también.

Un día, en el barrio de Mission de San Francisco, un gatito robó un pescado de la pescadería Mission Fish. El gatito lo robó y se escapó de la pescadería.

El gatito pensaba que nadie lo había visto, pero como es una ciudad que ama a los gatos, la verdad es que una pescadera le había dejado el pescado en el suelo para este gatito.

El gatito caminó a su "casa" con el pescado colgando de la boca. Nadie le molestaba al gatito porque todos aman a los gatos.

Cuando el gatito llegó a su "casa" vio unas palomas que la rodeaban. A este gatito no le gustaban las palomas y estaba molesto. El gatito pensó, "Voy a asustar a estas palomas para que nunca vuelvan."

El gatito saltó a las palomas y dijo (o mejor dicho maulló), "¡Váyanse de aquí! ¡No vuelvan nunca!”

Las palomas se asustaron y se fueron.

El gatito subió el montón de basura a su "casa", lo que realmente era una caja de cartón, pero esta caja estaba ubicada en un lugar seguro dentro de un patio cercado (un patio con una cerca).

Cuando llegó a su casa, saludó a su mejor amigo, un animal de peluche, con un besito. Y le dijo (o mejor dicho maulló), "Hola amiguito. ¿Qué tal? ¿Cómo pasaste tu día?" El animal de peluche no le respondió.

El gatito pensó, "Quizás yo necesite un amigo que me responda. Pues, ni modo, me voy a dormir."

Esa noche, el gatito oyó algo, vio luces, y se asustó.

El gatito abrió un ojo y pensó, "¿Qué pasa?"

El gatito se asustó y se escondió debajo de su animal de peluche.

El gatito vio por un hueco de caja y vio a dos hombres. Un hombre tenía una cadena y había algo en la cadena.

El gatito no sabía qué pensar. El gatito no sabía qué pasaba. El gatito pensó, "Mañana investigaré. Quizás sea un nuevo amigo para mí."

El día siguiente, el gatito iba a salir de su caja, pero de repente vio la boca de un pitbull.

El gatito pensó, "Pues, esto no va a ser mi nuevo amigo."

El gatito se asustó mucho y empezó a tratar de atacar y rascar el pitbull.

Ahora el pitbull se asustó y tenía miedo. El pitbull caminó hacia atrás del gatito y pensó, "¿Por qué tengo miedo de este gatito? Ese gatito debe tener más miedo que yo."

El pitbull ladró y el gato maulló.

Al oír el perro ladrando, un hombre salió del edificio y le puso la cadena alrededor del cuello del pitbull. El pitbull pensó, "¡Me va a pasear!" Pero, no, el hombre dejó el pitbull afuera y volvió al edificio.

El gatito y el pitbull se quedaron separados y no se interactuaron.

El gatito caminaba por su su patio, cuando de repente se cayó una botella con una tapa anaranjada.

La tapa rodó y rodó y el gatito la siguió. El gatito la golpeó y la siguió. El gatito pensó "¡Qué divertido! Pero sería más divertido jugar con un amigo."

De repente, la tapa rodó al perro.

El gatito se asustó mucho y pensó, "¡Aaaah! ¡Ahora no puedo jugar más! Ese pitbull probablemente va a comer la tapa."

Pero el pitbull golpeó la tapa y la tapa rodó al gatito.

El gatito se alegró mucho, pero se asustó otra vez cuando el pitbull se acercó.

El pitbull quería acercarse para jugar, pero no pudo por la cadena. El pitbull estaba triste y el  gatito pensó, "Hmm, quizás este pitbull pueda ser mi amigo. Tenemos un mismo interés: jugar con las tapas."

El gatito y el pitbull se miraron cuando de repente oyeron un avión que volaba en el cielo.

El pitbull se asustó y ladró.  Ese ladrido le asustó al gatito otra vez.

Más tarde, el hombre salió del edificio y le dio un animal de peluche al pitbull. El pitbull lo mordió y le sacó la cabeza.

El gatito lo vio y pensó, "¡Aay! ¡Este pitbull podría destruir mi mejor amigo (su animal de peluche)!"

El gatito le dijo a su animal de peluche, "No te preocupes. Yo te protegeré."

Más tarde esa noche, el gatito vio cuando la puerta del edificio abrió y el hombre pateó al pitbull. El pitbull estaba muy mal con muchas heridas. Parecía que el pitbull había luchado otro perro.

El gatito miraba al pitbull, que trataba de entrar al edificio.

De repente, el gatito se atascó en plástico.

El pitbull lo vio y se acercó.

El gatito, como siempre, se asustó y maulló.

El pitbull abrió la boca y se acercó más.

El gatito rascó la nariz del pitbull.

El pitbull estaba muy triste porque él había ayudado al gatito y el gatito lo atacó.

El pitbull no sabía qué pensar.

El pitbull fue a dormir en su "casa."

El gatito quería jugar.

Pero el pitbull no quería jugar. El pitbull ignoró al gatito y su tapa anaranjada.

El gatito pensó, "Pobre pitbull. Quiero consolarlo."

El gatito entró en la "casa" del pitbull y le lamió sus heridas. Se las lamió porque quería ayudarle a curarse.

La próxima noche, el gatito y el pitbull salieron de su "casa" y jugaban.

Se divirtieron mucho y los dos decidieron ser amigos.

Pero, de repente, las luces se encendieron.

El pitbull y el gatito se asustaron mucho.

El pitbull le dijo al gato, "No puedo luchar otra vez."

El gatito gritó, "¡Escapémonos! ¡Sígueme amigo!"

El gatito subió un tablón.

El pitbull lo siguió y el gatito lo ayudó.

El gatito y el pitbull se escaparon.

El hombre salió del edificio y buscó el pitbull, pero no lo encontró.

El próximo día, el pitbull y el gatito se despertaron libres y felices.

Caminaban por la calle cuando una mujer (que amaban a los gatos) vio al gatito y le ofreció comida.

El gatito se acercó a la comida y la mujer le acarició.

De repente, el pitbull apareció y la mujer se asustó. Se levantó y pensó, "¡Aay! ¡Un pitbull! Espero que no coma este gatito."

Pero, obvio, el pitbull no comió el gatito. Lo protegió.

La mujer vio que este pitbull era un pitbull bueno y le acarició a él también.

El próximo día el pitbull y el gatito corrieron por el campo cerca de la ciudad con sus nuevos dueños.


Read and illustrate.

La historia empieza en San Francisco, California. Es una ciudad que ama a los gatos. Hay varios famosos "gatos de tienda" en San Francisco, como: Dogg, Owen, Louise, Sherman, Boots, Loretta, Dolly y Piper.

También es una ciudad costera, así que hay muchas pescaderías en San Francisco también.

Un día, en el barrio de Mission de San Francisco, un gatito robó un pescado de la pescadería Mission Fish. El gatito lo robó y se escapó de la pescadería.

El gatito pensaba que nadie lo había visto, pero como es una ciudad que ama a los gatitos, la verdad es que una pescadera le había dejado el pescado en el suelo para este gatito.

El gatito caminó a su "casa" con el pescado colgando de la boca. Nadie le molestaba al gatito porque todos aman a los gatitos.

Cuando el gatito llegó a su "casa" vio unas palomas que la rodeaban. A este gatito no le gustaban las palomas y estaba molesto. El gatito pensó, "Voy a asustar a estas palomas para que nunca vuelvan."

El gatito saltó a las palomas y dijo (o mejor dicho maulló), "¡Váyanse de aquí! ¡No vuelvan nunca!"”

Las palomas se asustaron y se fueron.

El gatito subió el montón de basura a su "casa", lo que realmente era una caja de cartón, pero esta caja estaba ubicada en un lugar seguro dentro de un patio cercado (un patio con una cerca).

Cuando llegó a su casa, saludó a su mejor amigo, un animal de peluche, con un besito. Y le dijo (o mejor dicho maulló), "Hola amiguito. ¿Qué tal? ¿Cómo pasaste tu día?" El animal de peluche no le respondió.

El gatito pensó, "Quizás yo necesite un amigo que me responda. Pues, ni modo, me voy a dormir."

Esa noche, el gatito oyó algo, vio luces, y se asustó.

El gatito abrió un ojo y pensó, "¿Qué pasa?"

El gatito se asustó y se escondió debajo de su animal de peluche.

El gatito vio por un hueco de caja y vio a dos hombres. Un hombre tenía una cadena y había algo en la cadena.

El gatito no sabía qué pensar. El gatito no sabía qué pasaba. El gatito pensó, "Mañana investigaré. Quizás sea un nuevo amigo para mí."

El día siguiente, el gatito iba a salir de su caja, pero de repente vio la boca de un pitbull.

El gatito pensó, "Pues, esto no va a ser mi nuevo amigo."

El gatito se asustó mucho y empezó a tratar de atacar y rascar el pitbull.

Ahora el pitbull se asustó y tenía miedo. El pitbull caminó hacia atrás del gatito y pensó, "¿Por qué tengo miedo de este gatito? Ese gatito debe tener más miedo que yo."

El pitbull ladró y el gato maulló.

Al oír el perro ladrando, un hombre salió del edificio y le puso la cadena alrededor del cuello del pitbull. El pitbull pensó, "¡Me va a pasear!" Pero, no, el hombre dejó el pitbull afuera y volvió al edificio.

El gatito y el pitbull se quedaron separados y no se interactuaron.

El gatito caminaba por su su patio, cuando de repente se cayó una botella con una tapa anaranjada.

La tapa rodó y rodó y el gatito la siguió. El gatito la golpeó y la siguió. El gatito pensó "¡Qué divertido! Pero sería más divertido jugar con un amigo."

De repente, la tapa rodó al perro.

El gato se asustó mucho y pensó, "¡Aaaah! ¡Ahora no puedo jugar más! Ese pitbull probablemente va a comer la tapa."

Pero el pitbull golpeó la tapa y la tapa rodó al gatito.

El gatito se alegró mucho, pero se asustó otra vez cuando el pitbull se acercó.

El pitbull quería acercarse para jugar, pero no pudo por la cadena. El pitbull estaba triste y el gatito pensó, "Hmm, quizás este pitbull pueda ser mi amigo. Tenemos un mismo interés: jugar con las tapas."

El gatito y el pitbull se miraron cuando de repente oyeron un avión que volaba en el cielo.

El pitbull se asustó y ladró.  Ese ladrido le asustó al gatito otra vez.

Más tarde, el hombre salió del edificio y le dio un animal de peluche al pitbull. El pitbull lo mordió y le sacó la cabeza.

El gatito lo vio y pensó, "¡Aay! ¡Este pitbull podría destruir mi mejor amigo (su animal de peluche)!"

El gatito le dijo a su animal de peluche, "No te preocupes. Yo te protegeré."

Más tarde esa noche, el gatito vio cuando la puerta del edificio abrió y el hombre pateó al pitbull. El pitbull estaba muy mal con muchas heridas. Parecía que el pitbull había luchado otro perro.

El gatito miraba al pitbull, que trataba de entrar al edificio.

De repente, el gatito se atascó en plástico.

El pitbull lo vio y se acercó.

El gatito, como siempre, se asustó y maulló.

El pitbull abrió la boca y se acercó más.

El gatito rascó la nariz del pitbull.

El pitbull estaba muy triste porque él había ayudado al gatito y el gatito lo atacó.

El pitbull no sabía qué pensar.

El pitbull fue a dormir en su "casa."

El gatito quería jugar.

Pero el pitbull no quería jugar. El pitbull ignoró al gatito y su tapa anaranjada.

El gatito pensó, "Pobre pitbull. Quiero consolarlo."

El gatito entró en la "casa" del pitbull y le lamió sus heridas. Se las lamió porque quería ayudarle a curarse.

La próxima noche, el gatito y el pitbull salieron de su "casa" y jugaban.

Se divirtieron mucho y los dos decidieron ser amigos.

Pero, de repente, las luces se encendieron.

El pitbull y el gatito se asustaron mucho.

El pitbull le dijo al gato, "No puedo luchar otra vez."

El gatito gritó, "¡Escapémonos! ¡Sígueme amigo!"

El gatito subió un tablón.

El pitbull lo siguió y el gatito lo ayudó.

El gatito y el pitbull se escaparon.

El hombre salió del edificio y buscó el pitbull, pero no lo encontró.

El próximo día, el pitbull y el gatito se despertaron libres y felices.

Caminaban por la calle cuando una mujer (que amaban a los gatos) vio al gatito y le ofreció comida.

El gatito se acercó a la comida y la mujer le acarició.

De repente, el pitbull apareció y la mujer se asustó. Se levantó y pensó, "¡Aay! ¡Un pitbull! Espero que no coma este gatito."

Pero, obvio, el pitbull no comió el gatito. Lo protegió.

La mujer vio que este pitbull era un pitbull bueno y le acarició a él también.

El próximo día el pitbull y el gatito corrieron por el campo cerca de la ciudad con sus nuevos dueños.


Read.

La historia empieza en San Francisco, California. Es una ciudad que ama a los gatos. Hay varios famosos "gatos de tienda" en San Francisco, como: Dogg, Owen, Louise, Sherman, Boots, Loretta, Dolly y Piper.

También es una ciudad costera, así que hay muchas pescaderías en San Francisco también.

Un día, en el barrio de Mission de San Francisco, un gatito robó un pescado de la pescadería Mission Fish. El gatito lo robó y se escapó de la pescadería.

El gatito pensaba que nadie lo había visto, pero como es una ciudad que ama a los gatitos, la verdad es que una pescadera le había dejado el pescado en el suelo para este gatito.

El gatito caminó a su "casa" con el pescado colgando de la boca. Nadie le molestaba al gatito porque todos aman a los gatitos.

Cuando el gatito llegó a su "casa" vio unas palomas que la rodeaban. A este gatito no le gustaban las palomas y estaba molesto. El gatito pensó, "Voy a asustar a estas palomas para que nunca vuelvan."

El gatito saltó a las palomas y dijo (o mejor dicho maulló), "¡Váyanse de aquí! ¡No vuelvan nunca!"”

Las palomas se asustaron y se fueron.

El gatito subió el montón de basura a su "casa", lo que realmente era una caja de cartón, pero esta caja estaba ubicada en un lugar seguro dentro de un patio cercado (un patio con una cerca).

Cuando llegó a su casa, saludó a su mejor amigo, un animal de peluche, con un besito. Y le dijo (o mejor dicho maulló), "Hola amiguito. ¿Qué tal? ¿Cómo pasaste tu día?" El animal de peluche no le respondió.

El gatito pensó, "Quizás yo necesite un amigo que me responda. Pues, ni modo, me voy a dormir."

Esa noche, el gatito oyó algo, vio luces, y se asustó.

El gatito abrió un ojo y pensó, "¿Qué pasa?"

El gatito se asustó y se escondió debajo de su animal de peluche.

El gatito vio por un hueco de caja y vio a dos hombres. Un hombre tenía una cadena y había algo en la cadena.

El gatito no sabía qué pensar. El gatito no sabía qué pasaba. El gatito pensó, "Mañana investigaré. Quizás sea un nuevo amigo para mí."

El día siguiente, el gatito iba a salir de su caja, pero de repente vio la boca de un pitbull.

El gatito pensó, "Pues, esto no va a ser mi nuevo amigo."

El gatito se asustó mucho y empezó a tratar de atacar y rascar el pitbull.

Ahora el pitbull se asustó y tenía miedo. El pitbull caminó hacia atrás del gatito y pensó, "¿Por qué tengo miedo de este gatito? Ese gatito debe tener más miedo que yo."

El pitbull ladró y el gato maulló.

Al oír el perro ladrando, un hombre salió del edificio y le puso la cadena alrededor del cuello del pitbull. El pitbull pensó, "¡Me va a pasear!" Pero, no, el hombre dejó el pitbull afuera y volvió al edificio.

El gatito y el pitbull se quedaron separados y no se interactuaron.

El gatito caminaba por su su patio, cuando de repente se cayó una botella con una tapa anaranjada.

La tapa rodó y rodó y el gatito la siguió. El gatito la golpeó y la siguió. El gatito pensó "¡Qué divertido! Pero sería más divertido jugar con un amigo."

De repente, la tapa rodó al perro.

El gato se asustó mucho y pensó, "¡Aaaah! ¡Ahora no puedo jugar más! Ese pitbull probablemente va a comer la tapa."

Pero el pitbull golpeó la tapa y la tapa rodó al gatito.

El gatito se alegró mucho, pero se asustó otra vez cuando el pitbull se acercó.

El pitbull quería acercarse para jugar, pero no pudo por la cadena. El pitbull estaba triste y el gatito pensó, "Hmm, quizás este pitbull pueda ser mi amigo. Tenemos un mismo interés: jugar con las tapas."

El gatito y el pitbull se miraron cuando de repente oyeron un avión que volaba en el cielo.

El pitbull se asustó y ladró.  Ese ladrido le asustó al gatito otra vez.

Más tarde, el hombre salió del edificio y le dio un animal de peluche al pitbull. El pitbull lo mordió y le sacó la cabeza.

El gatito lo vio y pensó, "¡Aay! ¡Este pitbull podría destruir mi mejor amigo (su animal de peluche)!"

El gatito le dijo a su animal de peluche, "No te preocupes. Yo te protegeré."

Más tarde esa noche, el gatito vio cuando la puerta del edificio abrió y el hombre pateó al pitbull. El pitbull estaba muy mal con muchas heridas. Parecía que el pitbull había luchado otro perro.

El gatito miraba al pitbull, que trataba de entrar al edificio.

De repente, el gatito se atascó en plástico.

El pitbull lo vio y se acercó.

El gatito, como siempre, se asustó y maulló.

El pitbull abrió la boca y se acercó más.

El gatito rascó la nariz del pitbull.

El pitbull estaba muy triste porque él había ayudado al gatito y el gatito lo atacó.

El pitbull no sabía qué pensar.

El pitbull fue a dormir en su "casa."

El gatito quería jugar.

Pero el pitbull no quería jugar. El pitbull ignoró al gatito y su tapa anaranjada.

El gatito pensó, "Pobre pitbull. Quiero consolarlo."

El gatito entró en la "casa" del pitbull y le lamió sus heridas. Se las lamió porque quería ayudarle a curarse.

La próxima noche, el gatito y el pitbull salieron de su "casa" y jugaban.

Se divirtieron mucho y los dos decidieron ser amigos.

Pero, de repente, las luces se encendieron.

El pitbull y el gatito se asustaron mucho.

El pitbull le dijo al gato, "No puedo luchar otra vez."

El gatito gritó, "¡Escapémonos! ¡Sígueme amigo!"

El gatito subió un tablón.

El pitbull lo siguió y el gatito lo ayudó.

El gatito y el pitbull se escaparon.

El hombre salió del edificio y buscó el pitbull, pero no lo encontró.

El próximo día, el pitbull y el gatito se despertaron libres y felices.

Caminaban por la calle cuando una mujer (que amaban a los gatos) vio al gatito y le ofreció comida.

El gatito se acercó a la comida y la mujer le acarició.

De repente, el pitbull apareció y la mujer se asustó. Se levantó y pensó, "¡Aay! ¡Un pitbull! Espero que no coma este gatito."

Pero, obvio, el pitbull no comió el gatito. Lo protegió.

La mujer vio que este pitbull era un pitbull bueno y le acarició a él también.

El próximo día el pitbull y el gatito corrieron por el campo cerca de la ciudad con sus nuevos dueños.