La regla secreta

Indice

Introducción

Aproximación al juego

Componentes del juego

Valor de las cartas

Orden de los palos

Desarrollo

Inicio de la mano

Declarar la imposibilidad de jugar

Adivinar la regla secreta

Puntuación

Fin de la partida

Virtudes de este juego


Introducción

Se trata de un juego de mesa que desafía la capacidad de inferencia inductiva de los jugadores.

Las reglas de juego son muy simples; de modo que a partir de una breve descripción se está en condiciones de jugar. Inicialmente será no muy eficientemente, pero con la práctica que mejora la observación y el razonamiento inductivo se pueden mejorar los resultados.

Aproximación al juego

Se trata de un juego con cartas y tarjetas. Estas últimas contienen reglas secretas que rigen la disposición a seguir por las cartas sobre la mesa.

El objetivo del juego es acertar la regla secreta que se ha establecido en cada mano.

A su turno, los jugadores van colocando una carta de su mano que estiman cumple la regla secreta.

Un repartidor de turno controla el cumplimiento de la regla secreta.  Al finalizar cada mano se asigna puntaje según resultado que se acumula para, al final del juego, declarar el ganador de la partida.

El juego se da por finalizado cuando todos los participantes han hecho el papel de repartidores.

Participan tres a ocho jugadores.

Componentes del juego

Valor de las cartas

El valor numérico de las cartas para a los efectos de considerar relaciones de mayor y menor o para cálculos es:

1 para el As

11 para la J

12 para la Q

13 para la K

Y el valor impreso para las restantes.

Cuando haya que considerar una relación de secuencia ascendente el A sigue a la K; o bien en sentido descendente la K viene después del A.

En todas estas reglas, por última carta se entiende la última carta aceptada en la línea principal.        

Orden de los palos

El orden de los palos es similar al válido en el “Bridge”, es decir: Picas, Corazones, Diamantes y Tréboles.

Desarrollo

Una partida de “La regla secreta” consta de varias manos de juego.

En cada mano un jugador controla el cumplimiento de la “regla secreta” descrita en una tarjeta que se extrae de una pila de tarjetas con reglas a cumplir.  A este jugador se le conocerá como repartidor.  El repartidor no juega durante esa mano.

Todas las jugadas se realizan sobre una disposición central de cartas, que va creciendo a medida que progresa el juego.   Esta disposición está formada por una línea principal horizontal de cartas buenas, que siguen la regla secreta, y por líneas verticales secundarias con cartas malas que no encajan en la pauta.   Las cartas de las líneas secundarias pueden solaparse para ahorrar espacio.   Los jugadores obtienen puntos por deshacerse de las cartas de su mano jugándolas de forma que encajen en la pauta formada por la línea principal.

Inicio de la mano

El repartidor reparte ocho cartas a cada jugador y luego toma una tarjeta de la pila de tarjetas con las reglas secretas.  Seguidamente toma la carta superior del mazo y la coloca boca arriba sobre la mesa; ésta será la carta inicial de la secuencia y determina la línea principal.   Empieza el jugador situado a la derecha del repartidor y luego se sigue jugando en sentido anti-horario.  

En su turno, cada jugador coloca una carta sobre la mesa, tratando de que sea la continuadora de la secuencia.  El repartidor anuncia si es correcta (encaja con su regla secreta) o no; y de acuerdo a ello la ubica. 

La mano finaliza cuando:

Declarar la imposibilidad de jugar

Una vez que se ha completado la primer vuelta de la mano, cada jugador tiene la opción de declarar que no tiene ninguna carta correcta para jugar.   En este caso debe mostrar su mano a todos los jugadores y el repartidor le comunica si está o no en lo cierto.

Si el jugador está equivocado (en realidad tenía una o más cartas que podía jugar), el repartidor coge una de las cartas correctas de su mano y la coloca en la línea principal.   El jugador se queda con el resto de cartas de su mano y recibe una carta adicional del mazo.

Si el jugador tiene razón (realmente no podía jugar ninguna carta) y su mano sólo tiene una carta, ésta se devuelve al mazo y la ronda acaba inmediatamente.   Si tiene más de una carta, el repartidor cuenta sus cartas, las devuelve al final del mazo y le da una nueva mano del mazo pero con una carta menos que las que tenía inicialmente.

Adivinar la regla secreta

Cuando un jugador hace una jugada correcta o bien declara que no puede jugar y está en lo cierto, tiene derecho a intentar adivinar la regla.   Todos los jugadores deben oír su hipótesis.   A continuación,  el repartidor  anuncia si el jugador ha acertado o se ha equivocado.   Si se ha equivocado, continúa la ronda; si ha acertado, la ronda finaliza inmediatamente.

Puntuación

Una ronda se acaba cuando un jugador adivina la regla secreta o cuando a un jugador se le acaban las cartas.   En ese momento se contabilizan los puntos de cada uno.

Fin de la partida

Una partida finaliza cuando todos los jugadores han sido repartidores.   Muchas veces no hay tiempo para ello y las partidas acaban antes.   En este caso se sugiere compensar a los jugadores que cumplieron el rol de repartidores con el promedio de puntos de su respectiva ronda.

En este momento, sólo hay que sumar las puntuaciones de cada jugador en cada ronda y declarar quién es el ganador.

Virtudes de este juego