ESPEJOS EQUIVOCADOS

Una y otra vez

me llaman los fantasmas que habitan los espejos,

la mirada torcida del bizco al fondo de mi niñez de barro,

el verde manoseado de los árboles y el silencio que teje la boca del mudo.

Sortean mis pasos los charcos que la lluvia demora en la vereda,

el florista encendiendo una rosa,

los estragos del río en el confín del mundo y el corazón vaciado de la madre que llora.

Se fracturan mis ojos cuando muge la noche.

Por el espejo salgo a desafiar al mundo,

al sueño polimorfo de mi cuerpo en la cruz.

Una y otra vez

me apuñala Dios que secretea sus cuitas a una estatua.

Me importa amarte con todos los tendones, con el

rostro en las manos y la vida disuelta entre los pecadores vitoreando el lanzazo.

Me abalanzo al espejo para encontrar mi sombra.

BANLIEUX CIUDAD Y PERIFERIA

La periferia es

un ruido de algodón entre mis ropas,

el policía limando su pistola, y el miedo haciendo escala en los bolsillos.

Tiene otro rostro la ciudad en las orillas, duele

como una puñalada en el ombligo, se asemeja

a un cubo con desechos, a un pájaro de arcilla,

pegajoso, untado con aceite y contramuerte.  

Le asoma en la cintura un dios de vidrio.

Suena mejor banlieux que barriada,

pero es lo mismo.

Ni el cielo nos cobija ahora. La patria

es un ungüento desparejo, un escupitajo a la ternura.

La ciudad se quiebra

en las calles que pululan abandono.

Hasta Dios le teme a lo creado.

BOMBAS EN ALEPPO

¡Dios mío!¡Dios mío!  ¡Allahu Akbar!

Y la voz como un hilo de seda retorcido, el sol

es un remiendo de la noche cuando

las calles se llenan de polvo y escombros

y surgen niños corriendo del estrago,

escapando del aire que oscurece.

La mezquita

de Hayan ya no respira,

un cráter la ha bebido para siempre.

PALABRAS EN LA PALETA DE UN PINTOR

El bosquejo del pintor sueña la palidez de un cuadro de Renoir, mujeres difusas en la displicencia de una tarde de té.

Hermel Orozco solloza con sus putas, los colores de su corazón despintan lo que sueña.

Jorge Eneas Spilimbergo teme a sus

ojos desnudándolo todo.

Fui delirio y sol en los caballos de Yori Gorbachev,

y en el pincel de Marc anduve galopando.

Me desgajé en la oreja de Van Goh y sus paisajes,

me arrinconó la ternura de Juancito Laguna y fui mierda y ceniza en Hierónimus  Bosch y sus jardines.

En las cuevas de Lascaux estuve acurrucado, y

amordacé mis manos cuando Carlos Alonso colgaba de la noche la muerte y la palabra.

En el pincel revivo cada trazo posible.

Un Dios desfigurado me toma por asalto.

VAN GOGH DEAMBULA POR AHÍ

Esta oreja crece como un gajo, resumo

en ella una canción dolida, tal vez

al rastreador de estrellas le dé por aplastarla, o el niño

la acaricie porque lo deslumbra.

Esta oreja me crece y me sucumbe, no escucha

mis plegarias ni escucha al cura con los Diez Mandamientos.

El trigo en su pincel pestañea sobre la tarde, se mezcla con el sauce,

con la paleta en la que se despinta ensordecido..

La oreja bosteza sobre mi hombro derecho y se inclina

para escuchar mi corazón.

La oreja se ha dormido.

Está soñando para adentro.

CONFESIÓN DEL POSESO

Fui un lector de poca monta.

 No

hubo raíces en mis lecturas, todo por arriba,

en el fondo: Nada.

Como el mago que tiene una capa en la que oculta al mundo, y luego

te deshoja como una margarita.    Escribo porque soy audaz.

Porque no le temo al ridículo y poco me importa si el Canto Ceremonial Contra un Oso Hormiguero cumplió 50 años o si Ezra Pound era un viejo fascista que Hemingway salvó del cadalso. No tendí

las sábanas en donde Onetti hizo su última morada,

ignoraba si Faulkner era un espejo cóncavo reflejando la luz de Yoknapatawpha city, cardones, arboledas o algodones… y la pobreza sin miramientos sobre las casas.

Tampoco viví el amor como se debe:

A orejazos con la muerte, con los ojos hundidos, con sed de dromedario.

Aparece mi madre en mí estas cosas, al revés o al derecho,

me arrimaba a su falda con un sueño redondo,

y yo,  mareado de ternura, contaba las estrellas como un  halcón hambriento.

Tengo un sinsabor que no puedo identificar,

también,  en mi lengua, la ignorancia hizo lo suyo.

                                   Del libro: ESPEJOS EQUIVOCADOS

AMANTE

Si te amaran del modo en que has vivido o entregado los pies y el intestino,

si te amaran del fondo de una olla donde hierve de luces tu cabeza,

si te amaran en tanto se agazapan las riendas del caballo con los dientes,

y el cazador de tigres te enjaulara en el panteón donde duerme Vallejo,

si  te amaran y al fin te despertaran para que digas tu último deseo,

tu boca que fue pozo y aguacero

y fue barco alquitrán y caladura

tu boca que fue el golpe de la risa

la tumba del que grita sus espadas

tu boca tumefacta sin aliento

seguiría gritando que te ama

WISLAWA SZYMBORSKA

Del fondo mismo del infierno y su baba.

asomando su rostro en la hecatombe,

a pura luz después,

tramada en el silencio que le sigue a la muerte,

de esa hondura de allá viene Szymborska.

Diviso los caballos golpeando su pescuezo en la tormenta,

la carga sin final que se repite,

la sombra que reitera lengüetazos,

la víbora en la piel que la seduce hasta desterrarla del paisaje.

Allá va el hombre que no sabe nada,

que ignora los metales  y sus huellas,

la cicatriz que deja la distancia en el olvido de una lágrima.

Hay un destello en los ojos del que mira un retazo del mundo en Hiroshima.

COMO DOS GOTAS DE AGUA

Pondremos el oído en la misma caracola para escuchar el mismo mar,

el mismo arrullo en el que Poseidón ama la muerte.

Tu cintura es la isla que rodeo con mi cuerpo,

barquito de papel que la corriente trajo desde el lugar lejano de la infancia.

Pondremos nuestros pies en el pequeño círculo

donde cabe la luna

para después perdernos mar adentro

 

como dos gotas de agua

que sólo

por afuera se parecen.

EL ÚLTIMO SOPLIDO

Es sólo polvo el mundo,

un bejuco asomado a la ceniza.

El fragor de los hombres despedaza la noche,

susurra canciones de metal,

y lejos,

donde el poema ladra su condición de perro y el moribundo entrega los andrajos del alma,

allí

donde la escarcha se asemeja a un espejo,

donde el ladrón solloza porque es de lava el río

y la niña se droga con deshechos

y una loba desgarra su cintura

allí

el poeta

sopla

suavemente una brasa.

del libro: CRONOLOGÍA DEL BÁRBARO

MORIRÉ DE CABALLOS

Moriré de caballos, de pedradas azules,

con la patria en mis ojos y la flor enmohecida de todos los fracasos;

en Vallejo trilceando aguaceros temibles…

Cisneros con sus osos mordiendo catedrales,

Boccanera en las bestias de todos los hoteles.

Moriré de luciérnagas y el ruido de la lluvia sobre el techo de chapas de la casa en mi pueblo, Salgari, Sandokán, Kanmamuri y los tughs en la jungla más negra de la tierra:

Joseph Brodsky durmiendo con Donne y los halcones,

Ungaretti volviendo del mar de las serpientes,

la muchacha y sus pechos bordados en mi almohada y Nippur de Lagash galopando.

Moriré de Oesterheld, Eternauta del cielo, los gurbos deletreando la voz del universo,

Francis Ponge y el verso desangrado en la piel memoriosa del cadáver del ángel.

Moriré de Almafuerte, muerto y vociferando, aunque el siglo lo encierre con hordas homicidas, con los valses de Strauss y las zambas del Cuchi ardidas en las siestas del quebracho y las catas, los murales de Orozco, las manos de mi madre, el tapiz memorioso de mi imaginería, Guayasamín, sus lunas de colores en la piel de sus brazos.

Moriré en los ausentes, los que no irán a verme, porque escarbo sus bofes a puñalada limpia,

o irán a mi velorio a saber si estoy muerto, si huelo, si es cierto que en mi cabeza rugen tigres de arena, que emana una vertiente de vinos, y en los ojos titilan sin cesar espejos relucientes;

mi cadáver   irá como la vida

retozando.

Del libro: CENTRO DE TROMENTAS

RESPONSO POR LA MUERTE DE ROSARIO CASTELLANOS

Estuve en las flores de sal de tu mortaja y en la fila de deudos lacrimosos.

Entre las cartas de tarot  con el sueño de Arimán

pálido,

solo.

Pude ver tus ojazos casi grises de tantos caracoles y cigarras,

el vendaval del trópico golpeando tu escritura,

el dulzor de tu sangre.

Vi el gato de alabastro sobre el piano que en soledad apenas desbordabas,

los papeles del viento sollozando,

el laberinto de tu calendario con la rosa caída a un  precipicio y el otoño mellando sus espadas.

Te vi dulce y en ascuas destellando la risa de la suerte,

el jardín con la sombra del pasado y el balbuceo de Saint-John Perse en tu lengua.

Caía la lluvia,

se cansó de caer,

se fue por la fosa que aguardaba a tu cuerpo,

el remezón del pez de un mar sin tiempo y la llama inconclusa del fuego de los días.

Partirás en el carruaje repleto de flores insoportablemente lilas.

Las huellas del rosario recordarán las guirnaldas de Comitán,                                                                    

el musgo que sopla tu hermosura hacia un país ajeno a tanta luz.

El rosario en  tus manos es un alacrán dormido y solitario

Tu cuerpo será de otros paisajes,

lo llorarán los perros que incendian los crepúsculos,

lo besará el Eterno mientras raja sus huesos  y lo vuelve olvidos de seda  intencionada.

Me reiré del que pasa con sus árboles tristes,

los libros apenas hojeados,

el ciempiés que guardabas en un frasco de vidrio.

El corazón de dios atado a tu pañuelo.

Los cascos de la noche retumban en mis dientes,

Descascaran mi risa.

Porque el olvido traspasa los días,

es que espero,

apenas esa pátina del sol que aguarda en cada rosa,

los sitios que he caminado como un  fantasma sin tramas ni relojes.

Me he sacado los ojos y un animal sin nombre engulle mi mirada.

OJOS EN UN CAMPO DE OVENTIC

El rostro tras la luz;

(los ojos que eran tristes del paisaje me ayudan a cruzar el corazón).

Allí vienen los hombres, las mujeres,

la luna destejiendo la memoria.

La selva es un escándalo en el frío de la noche,

un águila en el vientre del robador de sueños cayéndose a pedazos largo a largo del tiempo.

Balbucean las comadres una plegaria oscura,

se tensa la quietud entre los árboles,

las casas se adormecen cansadas,

profundas en el sueño de un destino sin trampas..

Un jaguar respira en la espesura.

DEL LIBRO: UNA ROSA EN LAS GARRAS DEL JAGUAR

EL SÍMBOLO

a José Angel Leyva

El siglo ha ocultado la muerte de los cisnes.

Dio como un toro enfermo sacudones de espuma.

Fue memoria del humo,

un leño entre las brasas.

El siglo le ha vendado los ojos a la rosa

                               

El hombre es un estorbo deambulando en la hierba,

un espejo infinito lo marea, le arroja una pedrada

que golpea su frente.

El hombre piensa al barro con sus ojos ausentes.

POESÍA

A Euler Granda

Al final de cuentas

la única,

la desmembradora, la amada, la infiel,

la que una noche me estranguló las piernas,

la que husmea, la desoladora, la reina del cabaret, la mandrágora,

la corrupta es ésta,

la única,

albergadora de cuánto peregrino tocara sus puertas, la insaciable, la inencontrable,

la desvirgadota, la piedra en el zapato, la puta y gozadora, la sedienta, la acosadora,

la que te agüita clara,

la acechadora, la que vierte su sangre,

que ríe a las carcajadas,

que promete y se oculta,

que se adhiere al corazón,

que te mastica,

que se asoma y esconde,

que si te encuentra dormido te traspasa.

del libro: ENDENTRO DE MI y el poema posible

Hugo Francisco Rivella, nació en Rosario de la Frontera, Salta, Argentina. en 1948.  De una vasta obra poética y musical. La mayor parte de su obra está inédita. Vive entre Córdoba-Salta

Dio numerosos Recitales poéticos- musicales Participó en Encuentros Literarios, Tucumán, La Rioja, Salta, Córdoba, Buenos Aires, Festival de Cosquín (Los poetas que cantanV Encuentro Internacional de Poesía Cali (Colombia); Toluca(México), Festival Internacional de Poesía de La Habana(Cuba, 2012) Encuentro Internacional de Poesía Paralelo Cero, 2013, 14,  (Ecuador), Encuentro Internacional de Poesía Artistas del Acero Concepción (Chile) 2013, Feria Internacional de Guadalajara, México. 2014

Organizó el Encuentro Nacional de Poetas con la Gente, de Cosquín, Argentina,

el Congreso del Hombre Argentino, Cosquín, 2015

Fue Director de Cultura, Rosario de la Frontera, Salta. Gestión 2005-2007

Ha compuesto canciones con  Carmen Guzmán, Ramón Navarro, Alberto Oviedo, Ica Novo, Chato Díaz, Mario Díaz, Ernesto Romero, Rubén Cruz, Diego Massimini

PREMIOS, ENTRE OTROS:

Primer Premio Poesía,

Tercer Certamen Literario Universidad Nacional de Córdoba, año 1977.-   Obra. Algo de mi muerte              

Primer Premio Poesía,

Segundo Certamen Nacional Club de Jóvenes de la UNESCO Capital Federal, Buenos Aires,1984. Obra: La Memoria del Fuego

Primer Premio Poesía

 en el Tercer Certamen Hispanoamericano, Juegos Florales Centroamericanos y de Panamá, Quetzaltenango, Guatemala, año 1985. Obra: Presencia del Agua

Segundo Premio

Fondo Nacional de las Artes, Concurso Nacional de Literatura, Fomento a la Producción Literaria, año 2001, Capital Federal- Buenos Aires- Obra: Caballos en la lluvia, La carretera y otros poemas

Primer Premio Poesía

- Concurso Jorge Barón Biza - Poema ilustrado- Córdoba, Año 2001

Primer Premio

Fondo Nacional de las Artes, Concurso de Canciones de Raíz Folklóricas , Premio Mario Millán Medina, Cap Fed, Buenos Aires, año 2004  - Obra: Campanita de palo                   

Primer Premio

 en el V Concurso Nacional de la Zamba, Salta, Secretaría de Cultura de la Provincia, Año 2005.- Obra: Zamba del apenado

Primer Premio Poesía

para Autores Éditos, Secretaría de Cultura de la Provincia de Salta, 2006 –

Obra: Zona de Otros Días

Primer Premio Poesía

Concurso Bianual para Poetas Éditos, Secretaría de Cultura de la provincia de Salta, 2008 – 

Obra: Centro de Tormentas-

Primer Premio Poesía

Concurso Provincial de La Copla, Secretaría de Cultura de la provincia de Salta, 2008.-

Obra: De Fuego y Sombras

Primer Premio Poesía

IV Certamen Internacional de Poesía, Verso Digital, Jaen, Andalucía, España, 2009-

Obra: La poesía sucediendo

Primer Premio Poesía

VIII Certamen Internacional Jaime Gil de Biedma y Alba, Nava de la Asunción, España, 2010-

Obra: La Hora del Relámpago

Primer Premio Poesía

Concurso Internacional de Poesía Gilberto Owen Estrada, UNAEMex, México, 2011-

Obra: Piedra del Ángel

Finalista en el Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo 2013, España,

Obra: Espinas en los Ojos

Primer Premio Poesía

En el Tercer Concurso Internacional Poesía en Paralelo Cero, Quito, Ecuador, 2015 

Obra: Las Yeguas y las Rosas

Primer Premio Poesía

Concurso Nacional de Poesía Provincia de Córdoba, 2016-

Obra: Poemas en la lengua del Sonámbulo

Tercer Premio Poesía

Luis de Tejeda, 2017, Córdoba, Argentina

Obra: Espejos equivocados

LIBROS EDITADOS:

                                Algo de mi Muerte, Rosario de la Frontera, Salta, 1981

                                Agua de mis manos, con el apoyo del FNA, 1995

                                Cristales en el Río (cancionero),Vaca Narvaja ed.,1999

                                Caballos en la Lluvia, FNA, Alción Editora, Córdoba, 2003

                                Zona de Otros Días, Secretaría de Cultura, Salta, 2007

                                Yo, el Toro, Alción editora, Córdoba, 2008

                                Centro de Tormentas, Secretaría de Cultura de Salta, 2010

                                De Fuego y Sombras, Secretaría de Cultura de Salta, 2010

                                PUTAS(La cacería del ángel), Alción editora, Córdoba. 2011

                                Piedra del Ángel –UNAEMex Toluca - México-2011

                                Ojo Astillado- Alción editora- Córdoba-Argentina 2013

                                ESPINAS EN LOS OJOS y siete poemas de barro-El Ángel editor, Quito, Ecuador, 2014

                                La sombra en el espejo, Antología personal, 2014, Ed Norte-Sur, México 

                                Las Yeguas y las Rosas, Quito, Ecuador, El Ángel Editor, 2016

                                La Hora del Relámpago, Editorial 3600, La Paz, Bolivia, 2016

                                Endentro de Mí, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2016

                                Una rosa en las garras de un jaguar, Apócrifa ediciones,Villa María, 2016

                               Poemas en la lengua de un sonámbulo, edicones Biblioteca Córdoba, 2016

Integró  algunas Antologías Poéticas.

La Generación del 80, Córdoba, Eugenia Cabral, apoyo del Fondo Nacional de las Artes

La Nueva Poesía Social, Catamarca,1987

 Breve Historia de la Literatura del NOE, Salta, año 1996                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            

Antología de Poesía  Diario Página 12, año 1994

Entresilences, neuf poetes argentins, Centre Regional des Lettres de Basse-Normandie, Edición Linventaire, París, Francia 2004.                                  

Poesía y Paisajes de Salta, Secretaría de Cultura, Secretaría de Turismo, año 2004.-

La Tierra del Conjuro, Córdoba Agencia de Cultura, Año 2005.-

Los Poetas que Cantan VII, Cosquín, Córdoba, año 2011

Antología Poesía en Paralelo Cero, 2013, Quito, Ecuador

En busca de la Felicidad perdida- Antología de Poesía Argentina – Diablura Ediciones, Universidad Autónoma de Nuevo León, (UANL) Ed Homo Scriptum, Monterrey, México,2014

Antología Poesía Argentina, Ed Llanto de Mudo ediciones, Córdoba, Argentina 2015

Antología de Poesía Luna de pájaros, Ed. El Mensú, Villa María , Córdoba, Argentina, 2015

Palabras  Descalzas, Ed Los Puños de la Paloma, Santa Fé, 2015

http://hugofranciscorivella.blogspot.com

Correo electrónico: hugofranciscorivella @hotmail.com