LA SENDA AZUL - Notas.-  

PARQUE NATURAL MARÍTIMO-TERRESTRE DE CABO DE GATA-NÍJAR.-

Fue el primer espacio marítimo-terrestre protegido de Andalucía. Por los contrastes existentes entre el medio marino, el litoral y el terrestre, a las numerosas especies exclusivas que alberga y a las características propias de uno de los ecosistemas más áridos de Europa- La UNESCO lo ha reconocido como Reserva de la Biosfera (1997) y Geoparque Mundial (2006).

Su peculiaridad ecológica y paisajística tiene su origen en la ausencia de invierno climático y en su diversidad geológica, con predominio de los sustratos de naturaleza volcánica, donde coladas de lava, domos y playas fósiles conforman un singular paisaje cuyas tonalidades ocres, negras y rojizas cautivan al visitante por particular belleza.

Cuenta con los 50 kilómetros de la costa acantilada mejor conservada del litoral mediterráneo europeo. En ésta espectacular costa se suceden playas urbanas (San José y Aguamarga); magníficas playas naturales (Mónsul y Los Genoveses); recónditas y casi inaccesibles calas (Carnaje y de Enmedio); y espectaculares acantilados volcánicos y arrecifales (Punta de los Muertos y Mesa Roldán).

Cuenta con un clima semiárido con escasas precipitaciones y menguados recursos hídricos que determinan suelos pobres y poco desarrollados, pero que, sin embargo, albergan uno de los conjuntos más singulares de flora del continente europeo, con más de 1.000 especies exclusivas. Se pueden observar poblaciones de palmito y cornical que escalan las abruptas laderas volcánicas, densas formaciones de esparto, romero y azufaifos que tapizan las llanuras o, ya en la temprana primavera, miles de margaritas de mar tiñendo de amarillo los acantilados marinos. Todos ellos son ejemplos de las adaptaciones de las plantas a las duras condiciones climáticas del lugar.

Entre sus ecosistemas destaca el marítimo por su variedad y riqueza. En sus fondos se desarrollan extensas praderas de Posidonia oceánica: auténticos bosques sumergidos en los que viven gran variedad de fauna submarina: cangrejos, pulpos y peces, destacando entre todos ellos la nacra, el bivalvo protegido más grande del Mediterráneo considerado una verdadera joya de la naturaleza. Enterradas en las llanuras de arena y fango palpita una riquísima y variada fauna que, aunque de pequeño tamaño, es indispensable para el óptimo desarrollo del ecosistema. En los fondos rocosos la vida se manifiesta con extraordinarios cambios de forma y color: algas, falsos corales y gran variedad de peces donde resalta el mero, también conocido como el rey del roquedo. La práctica del ecobuceo en estas limpias y transparentes aguas resulta una experiencia difícil de olvidar.

Otro lugar de interés, son las salinas de Cabo de Gata que concentran gran parte de la avifauna del parque. Multitud de aves limícolas como avocetas, cigüeñuelas o chorlitejos encuentran alimento en estas aguas costeras. También es frecuente la presencia de distintas especies de gaviotas, ánades y de poblaciones de flamencos. A lo largo del año es posible observar más de 80 especies de aves, aquí o en la cercana albufera deltaica de Rambla Morales, conocida localmente como Charco. Por otro lado, en las llanuras esteparias de las Amoladeras, al abrigo de espartales y tomillares, vive una comunidad de aves difíciles de observar como alcaravanes, cogujadas, terreras y alondras de Dupont. Ya en la sierra, rapaces y pequeños mamíferos completan la fauna del lugar.

Uno de los rasgos más significativos del parque natural es su carácter humanizado. Numerosos cortijos abandonados, sistemas de aprovechamiento de agua y viento como norias, aljibes y molinos, reconocidos todos ellos como Bien de Interés Cultural, se integran en el paisaje y son el testimonio de una cultura, ya desaparecida, ligada al aprovechamiento tradicional de los recursos naturales. Fenicios y romanos imprimieron las huellas de su paso por estas tierras, explotaron la abundante pesca del litoral y dejaron como legado factorías de salazón de pescado y púrpura en Torregarcía y talleres de adoquines volcánicos en acantilados como los del Playazo o Punta Baja. Mientras que la huella árabe se imprimió en los sistemas de regadío, la artesanía y las torres de vigilancia que jalonan la costa.

La mejora de las infraestructuras dirigidas hacia un modelo de desarrollo sostenible y la variedad de actividades existentes como, por ejemplo, buceo, cicloturismo, excursiones marítimas o rutas ecuestres, muestran al visitante la riqueza de este espacio natural. Acercarse al barrio de los pescadores, situado en La Isleta del Moro, el poblado minero de Rodalquilar, la inigualable belleza de la Playa de los Muertos o asomarse a los impresionantes acantilados de Los Escullos son experiencias únicas que ofrece este entorno privilegiado.

(Texto basado en información de la JUNTA DE ANDALUCÍA-CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE).


El Parque tiene una superficie protegida de 49.512 Ha (de las que 12.012 Ha son marinas) perteneciente a los municipios de Níjar (26.674 Ha = 71% del Parque), Carboneras (7.514 Ha = 20% del Parque), Almería (3.381 Ha = 9% del Parque) y de Sorbas, abarcando 63 km de costa en acantilados y fondos marinos. La franja marítima protegida va desde la Rambla de Aguas (Almería) hasta la Playa de las Salinicas (Carboneras), adentrándose una (1) milla náutica en el mar Mediterráneo.

Una antigua leyenda dice que un Sultán, muy receloso y precavido, escondió un valioso tesoro de piedras preciosas en una cueva submarina entre el Cabo de Gata y el Cerro de la Vela Blanca, para evitar que le fuera robado por los cristianos. El Sultán falleció sin revelar el lugar donde lo había ocultado… y aún no se ha encontrado… la leyenda dice que la colonia de focas monje que poblaban el Arrecife de las Sirenas, eran los guardianes de ese tesoro y no dudaban en atacar y matar a quien pretendiera acercarse a él.

Los fenicios llamaron al Cabo de Gata, Promontorio Charidemo; los griegos construyeron aquí un templo dedicado a la diosa Afrodita y en el que se tenían encendidos fuegos perpetuos; los romanos (Ref. Avieno - “Ora Marítima”) le llamaron “Promontorium Veneris” = Promontorio de Venus (por la asimilación de Afrodita a esa diosa); en la Edad Media se le llamó Cabo de Ágatas, por la abundancia de éste mineral, y de él deriva su nombre actual, Cabo de Gata. Los romanos tuvieron algunos asentamientos en esta zona, dedicados a la pesca de atún en almadrabas y a los salazones, así como a la extracción de minerales. En la zona de Carboneras existieron explotaciones dedicadas a la fabricación de carbón vegetal, que le dieron nombre al pueblo. Posteriormente, los musulmanes se dedicaron a la agricultura en las zonas más fértiles, poblando algunas cortijadas y pequeñas aldeas, sobre todo en el interior, a orillas de las ramblas. El litoral permaneció poco poblado a causa de la piratería. En el límite Suroeste del Parque, el día 21 de diciembre de 1502, el guarda de Torre García, Andrés de Jaén, encontró en la playa una imagen de la Virgen; este hallazgo es el origen de la leyenda de la Virgen del Mar, muy venerada y patrona de Almería.

Forma parte de la Red Europea de Geoparques (desde 2006). Red con la que se intenta aprovechar y poner en valor el rico patrimonio geológico de la zona para utilizarlo como motor de desarrollo sostenible, basada en el turismo y la educación. España cuenta ya con doce (12) Geoparques (el primero en reconocerse fue el Parque Cultural de Aliaga (Teruel) en 2004 y el último lo ha sido el Geoparque de Lanzarote y Archipiélago Chinijo (Las Palmas) en 2015. Entre los recursos geológicos del Parque hay que destacar: abanicos aluviales (Cabo de Gata), albuferas (Cabo de Gata y Rambla de Morales), andesitas (del Cerro Negro y del Cerro de la Viuda), arrecife (de Mesa de Roldán), calizas bioclásticas (de Cañada Méndez), carbonatos (de El Ricardillo), domos volcánicos (del Cerro de la Vela Blanca, del Cerro del Fraile y de Punta Baja), enclave (de Cala Carnaje), eolianitas (de Los Escullos), escollos (de las Sirenas y del Dedo), falla (de Carboneras en El Caballón), megartesas (en el Llano de San Antonio y El Argamasón), minas de oro (de Rodalquilar), paleo-acantilados (de las Covaticas), plataforma (de la Molata de las Negras), playa (del Pocico), playa fósil (de la Rambla de Amoladeras), rocas volcánicas (del Morrón de los Genoveses) y sedimentos pliocenos (de la Playa de los Muertos)

La Almadraba de Monteleva: Anejo del municipio de Almería. Pueblo marinero y salinero. Desde el siglo XVI hay constancia del uso de almadrabas para la pesca del atún a su paso por la zona. También se pescaba con trasmallos y artes de anzuelo entre los meses de junio y septiembre, sobre todo tiburones (“pescado de cuero”). El pescado capturado se debía vender en el mercado de la Puerta del Mar de Almería. La explotación de las salinas hizo que en el siglo XIX se construyera la mayor parte de las viviendas del lugar, para dar alojamiento a los trabajadores en la recolecta de la sal. Desde 1907 las salinas fueron explotadas por la Empresa “Sociedad Salinas de Almería”, pasando en 1925 a la Empresa “Unión Salinera de España, S.A.”. El período de la Guerra Civil supuso que la explotación entrara en crisis. Hoy en día las salinas ocupan una extensión de 400 Ha. y se producen anualmente unas 40.000 toneladas de sal. En las zonas encharcadas de las salinas viven colonias de flamencos rosados, perdices y alcaravanes. La Iglesia fue construida en 1907 y ha sido rehabilitada en 2012. La playa tiene unos 660 metros de longitud y una anchura media de 30 metros.

La Fabriquilla: Situada entre la Almadraba de Monteleva y el Morrón de Cabo de Gata. La Barriada pertenece por mitad a los municipios de Níjar y de Almería (aunque es el de Almería el que le presta sus servicios). Debe su nombre a la existencia en el lugar, durante el siglo XIX, de una función de plomo que procesaba el mineral de la Sierra de Gata. Su playa tiene unos 600 metros de longitud por 20 metros de anchura.

Áula del Mar: Situada en un entorno privilegiado: frente a la playa del Corralete, cerca del Arrecife de las Sirenas y del Faro de Cabo de Gata. Es un edificio rectangular revestido exteriormente de piedra, construido en 1999 sobre los restos de una antigua estancia utilizada por la Guardia Civil. Funcionó como laboratorio, estación de ecología y de seguimiento del cambio global, con equipación para la educación ambiental marina. Las instalaciones tienen una sala de usos múltiples con medios audiovisuales, biblioteca, talleres, dormitorios con capacidad para albergar a 20 personas (en literas dobles), cocina, etc. También está equipada con una embarcación para realizar actividades acuáticas. Hasta el año 2007 estuvo gestionada por la Empresa Eco-Almería Iniciativas Ambientales S.L., año en que cerró sus instalaciones para ejecutar obras de ampliación.Actualmente se encuentra cerrada.

Faro del Cabo de Gata: Construido en 1863, en el lugar en que se levantó la batería del Castillo de San Francisco de Paula (1738), sobre el Morrón del Cabo de Gata ó Punta del Cuchillo: el punto más suroriental de la Península Ibérica. La torre del faro tiene 18 metros de altura y se encuentra situada a 55 metros sobre el nivel del mar. La luz del faro lanza destellos cada 30 segundos y se puede observar desde una distancia de 30 millas náuticas (1 milla náutica = 1.852 metros). Un cristal del faro, de color rojo, señala con su haz de luz la ubicación de la “Laja del Cabo”: una roca situada a 1 milla náutica del faro y que asciende desde el fondo del mar, a una profundidad de 20 metros, hasta casi alcanzar la superficie y que ha sido la causante de un gran número de naufragios en la zona.

El arrecife de las Sirenas: Son los restos de una antigua chimenea volcánica, con más de 10 millones de años de antigüedad, erosionados por el viento y la fuerza de las mareas. Hasta mediado el siglo XX vivía en estos arrecifes una colonia de focas monje (hoy desaparecidas de ésta zona y en grave peligro de extinción). Los antiguos marineros comparaban los gritos de las focas con los cantos de las míticas sirenas de Ulises...

Cornical: Arbusto perenne, de hasta 1,5 metros de altura, con frutos bifoliculados (en forma de cuerno) de hasta 10 centímetros y de flores dulces como el azúcar; con raíces gruesas, tallos ramificados y ramas densas e intrincadas. Sus hojas son más largas de anchas (oblongas), coriáceas y de color verde brillante. Flores solitarias o en pequeños grupos, al final de las ramillas, de simetría pentámera, con forma de estrella, morado-parduscas, en ocasiones de extremo verdoso, lateralmente apiculadas y de cinco lóbulos internos a modo de apéndices curvados, que convergen hacia el disco central blanquecino amarillento, donde se concentran los órganos sexuales.

Isleta del Moro:

Hay varias versiones sobre el nombre de la Isleta, una se refiere al caudillo berberisco del siglo XVI Mohamed Arráez que visitó la zona y bombardeó el castillo en San Pedro con 8 navíos (1587); otra, sería una deformación de la palabra árabe “ar-rais”, que significa “patrón de barco”; y una última versión dá el nombre de Arráez a una persona que tenía los derechos de explotación de “la moruna”, un arte de pesca tradicional en la zona.

Castillo de San Pedro: Edificado en 1583, reinando Felipe II, para defender el codiciado aguadero que se encuentra en la cala. La playa de la cala tiene unos 200 metros de longitud y una anchura media de 30 metros. El mismo año de su construcción ya fue bombardeada por 5 galeotas berberiscas. En 1658 sufrió daños por la sacudida de un violento terremoto.

Cargadero-Embarcadero de Agua Amarga: Fue construído en 1895, en la ensenada de Agua Amarga (bien defendida de los temporales de Levante) con un costo de 265.000 pesetas. Estaba situado a 14 metros sobre el nivel del mar y avanzaba hasta 70 metros mar adentro. Tenía una capacidad para 400 Tm/hora, permitiendo la carga en 12 horas de un buque de 5.000 ™. En mayo de 1896 el vapor Albia inauguró el cargadero, con el mineral (hierro y plomo) procedente de las minas Manuela, Macarena y Visto, que la Empresa “Compañía Minera de Sierra Alhamilla” (fundada en Bilbao en 1893) tenía en la ladera norte de la Sierra Alhamilla. La Empresa minera construyó para ello el Ferrocarril Económico Lucainena-Agua Amarga (1896-1942) de 36 kilómetros de longitud: con 1 túnel de 100 metros de longitud, 8 puentes y 3 estaciones intermedias (Perelejos, Camarillas y La Palmerosa). El trazado de ésta antigua vía férrea se ha rehabilitado hoy como “Vía Verde”.El vapor Bartolo hizo el último servicio en éste cargadero de mineral en 1942.

Mesa de Roldán:

Una antigua leyenda cuenta que Roldán, el legendario héroe francés, rebanó la montera de éste cabezo, de un solo tajo de su espada…. … Hace unos 8,7 millones de años, las incontrolables fuerzas de la Naturaleza hacen emerger del fondo del primigenio mar éste domo volcánico… … Hace 6 millones de años, corales marinos comienzan a colonizar la parte superior de éste arrecife volcánico… … Este promontorio rocoso, capricho de la Naturaleza y maleado por la mano del hombre tiene una plataforma superior prácticamente plana de unos 450 metros de longitud por unos 400 metros de anchura. … En ella se encuentra una antigua Torre Vigía (siglo XV) que fue la más peligrosa de la Sierra del Cabo de Gata (por lo que sus guardas cobraban más que los destinados en otras Estancias). Durante el Levantamiento de los Moriscos quedó vacía por su peligrosidad. Carlos III en 1764 recuperó su uso, armándola con 2 cañones de 24 libras: inútiles por lo elevado del terreno (220 metros) y por su distancia hasta la orilla del mar. En 1768 una fuerte tempestad asoló la Mesa y un rayo cayó sobre la torre. En el siglo XIX fue traspasada al Cuerpo de Carabineros, como atalaya para vigilancia policial. Fue declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento en 1949. En 1966 se rodó la película “Cómo gané la guerra”, de Richard Lester y en 2015 se ha grabado aquí un capítulo de la serie “Juego de Tronos” (6ª temporada). …

También se encuentra el Faro de la Mesa de Roldán (1863):que conectaba con su luz el Cabo de Gata y Cabo Tiñoso. Su torre octogonal tiene 10,5 metros de altura. Fue el faro más alto de la Península (hasta que se inauguraron los de la Polacra y de Castell de Ferro). Empezó a funcionar con una lámpara de luz fija blanca con 3 destellos y alimentada con aceite de oliva. En 1972 pasó a ser eléctrico y en 1986 su funcionamiento se automatizó. … … En 1978 se abrió la cantera para extraer el material de construcción de los sucesivos puertos industriales de Carboneras (las explosiones de los barrenos de pólvora, dañaron la antigua Torre Vigía). … … En 1987 se incluye la Mesa de Roldán en el Parque Natural Marítimo Terrestre de Cabo de Gata - Níjar.

Llampos: Espíritus de los fallecidos en alta mar. Seres con aspecto de luminarias amarillas . Almas errantes. Ánimas de marinos ahogados. Las leyendas marineras relacionadas con los Llampos, con los espíritus de los fallecidos en alta mar, son el origen del nombre de la Playa de los Muertos.En el lenguaje popular marinero un llampo es un relámpago que cae en el mar. Los perros, se dice, ladran a los espíritus que giran entre los rayos de la luna. Se ha pretendido que los caballos, aun corriendo a todo escape, se paran en firme cuando una visión aparece delante del jinete.En las playas melancólicas el mar gime su lamento eterno...Existe la creencia de que los muertos, gustan sobre todo, de los lugares solitarios y sombríos… Casi nunca ocurren las apariciones en pleno día, casi siempre se presentan a las horas crepusculares y oscuras… se adivinan, mucho mejor que se ven… Nunca son mejor vistas que cuando se está a solas con uno mismo y se exploran las profundidades íntimas del solitario paseante...

La Playa de los Muertos y la Cala del Peñón Cortado: Longitud 1.160 metros. Anchura media: 70 metros. Frente a la blancura de sus granulosas arenas y el azul verdoso de sus cristalinas aguas aparece la tonalidad oscura y violácea de los cantiles volcánicos que edifican curiosos volúmenes. La arena está compuesta de pequeñas piedrecitas que van haciéndose más finas a medida que nos acercamos al agua. La orilla tiene bastante desnivel y enseguida cubre. Esta playa es REALMENTE PELIGROSA con viento fuerte de levante. No es recomendable bañarse si las olas rompen con fuerza, porque a pocos metros de la orilla tiene gran profundidad y es muy difícil salir por la fuerza de las corrientes. Los días sin viento o con viento de poniente, el baño es seguro: para disfrutar de sus aguas cristalinas y turquesas, “rebozarse” en la finas y exquisitas piedrecillas blancas hasta convertirse en un “crocanti de lujo”, contemplar la belleza del paisaje y sentirnos protegidos por las montañas que guardan celosamente la playa….A la derecha de la Playa de los Muertos, hay un par de enormes rocas, junto a la orilla, que se desprendieron de la ladera. Los 90 metros de playa que quedan entre estas rocas y la Punta de los Muertos se conoce como Cala del Peñón Cortado y es una playita más abrigada de los vientos que la de los Muertos.

Isla de San Andrés: Situada a 400 metros de la costa de la playa de la Puntita (Carboneras). Formada por dos islotes (isla grande e isla chica) con una superficie de 1,5 Ha. La zona terrestre está poblada por la gaviota patigualda, el cormorán y la pardela cenicienta. Y sus ricas aguas por praderas de posidonias, meros, corvallos, corvinas, pulpos, morenas, congrios y peces luna.

La Torre del Rayo:Situada en el cerro que domina el Puntazo del Rayo. La Torre del Rayo fue construida durante la época Nazarí (siglos XIII y XIV) y conserva signos de la etapa renacentista. Situada sobre la cima de un acantilado, mirando al mar, es una torre defensiva, aislada, de planta circular y volumen troncocónico de 7,2 m. de diámetro y 11 m. de altura. Prácticamente maciza, con una pequeña dependencia y terraza superior usada como plataforma de señales. Está construida en mampostería y ripio. Hacia 1525, nadie quería trabajar en ésta torre, por el peligro de ser muerto o cautivo por los innumerables piratas berberiscos que arribaban a la Cala de la Carbonera. Desde 1540 quedó la zona de la Carbonera como punto intransitable para los cristianos, que sólo aparecían por allí esporádicamente, para cazar o perseguir a alguna fusta de moros. No se tiene constancia de su utilización posterior, que sería intermitente mientras duró el peligro berberisco.

Playa de la Galera: Es una espectacular cala aislada, virgen, salvaje, de aguas cristalinas, arena gruesa y bellos fondos rocosos, situada entre los acantilados de la Torre del Rayo y la playa del Algarrobico. Tiene unos 800 metros de longitud y unos 15 de anchura. Se cuenta que en ella naufragó una galera española por el fuerte temporal de Levante. Tiene unas impresionantes vistas a la Torre Vigía de la Torre del Rayo, donde podemos disfrutar de la belleza de los acantilados de la costa de Carboneras.

Playa del Algarrobico: Situada a 4 km al Norte de Carboneras. Tiene una longitud de 1350 metros y una anchura media de 32 metros. Es la única playa del Parque Natural de Cabo de Gata - Níjar cuyo espacio marítimo no está protegido como “Espacio Natural”. Sí está protegido el espacio terrestre: entre la Punta del Santo y la desembocadura del río  Alias (a los pies del extremo Oriental de la Sierra de Cabrera). Junto a ella se eleva La Parrica: un altozano y otero excepcional sobre la costa. Aquí se rodaron algunas escenas de la película “Lawrence de Arabia” (1962).En el año 2003 la Empresa promotora “Azata del Sol, S.L.” comenzó la construcción de un hotel de 4 estrellas. Tiene 22 plantas de altura y 411 habitaciones. Sólo resta un 5% de labores para finalizar su construcción. Pero se encuentra a sólo 20 metros de la orilla de la playa y la Ley de Costas establece una servidumbre de protección de 100 metros. Desde Febrero de 2006 la obra se encuentra paralizada por orden judicial, a instancia de una denuncia interpuesta por la Asociación”Salvemos Mojácar”.