DÍA 8: SÁBADO 3/3

La jornada comenzó con una exhibición de leyendas del tenis sudamericano: un partido de dobles entre Gastón Gaudio y Mariano Zabaleta, contra Nicolás Massú y Marcel Felder.

El encuentro terminó 4-3 a favor de los argentinos, luego de levantar un match point en contra en el último game antes del tie break. Fue un espectáculo de mucho lujo y sobre todo de mucha diversión, ya que todos los comentarios que hacían los tenistas en la cancha salían por los micrófonos y generaban interacción y risa con el público.

A continuación se disputó la final de singles entre el argentino Guido Andreozzi y el italiano Simone Bolelli. Fue un verdadero partidazo, muy parejo y con altísimo nivel de tenis. Una muestra de ellos fue el primer game del partido, que duró 14 minutos.

Ese primer set lo terminó ganando Bolelli 6-3, pero luego el argentino se recuperó de gran forma y obtuvo los dos siguientes por 6-4 y 6-3. Una demostración de carácter para el bonaerense de 26 años, que llegó de esta forma al quinto título de Challenger en su carrera.

“No me esperaba esto. Sí venía con expectativas de hacer un buen torneo porque sabía que estaba jugando en un buen nivel”, confesó Andreozzi tras su coronación, la cuarta de un argentino en Punta del Este después de Frana, Davín y Charpentier.

“Son puntos muy necesarios para mí y ojalá me dé confianza para seguir sumando”, agregó el campeón sobre las 80 unidades que se lleva para el ranking.


Por último, ya en la madrugada del lunes, se jugó la final de dobles que proclamó como campeones al uruguayo Ariel Behar y al argentino Facundo Bagnis, vencedores por 6-2 y 7-6 de los italianos Simone Bolelli y Alessandro Giannessi.

Behar entró así en la historia como el tercer uruguayo que se consagra en dobles en Punta del Este, después de Diego Pérez y Marcelo Filippini, y amanecerá este lunes muy cerca del top 100 del ranking de la modalidad.