Miembros de la corporación. Vecinos y vecinas de Novelda.

Buenos días.

Al igual que el 13 de junio del año pasado, inicio mi discurso como alcalde con las mismas palabras que pronuncié en este mismo lugar:

“Asumiras la veu d´un poble,

i serà la veu del teu poble

i seras, per a sempre, poble.”

Porque eso es lo que siempre he pretendido. Asumir la voz de mi pueblo sin olvidar que soy y seré, siempre, uno más del pueblo.

Y es que, ser Alcalde es más que inaugurar obras, salir en los periódicos, presidir en Fiestas o dar discursos.

Ser Alcalde es escuchar, representar y defender a los vecinos de nuestra ciudad, liderando sus reivindicaciones y hacerlo, frente a otras instituciones o intereses.

También es Ser alcalde no reprimir a los vecinos que protestan, atendiéndoles, dando la cara y no huyendo por el callejón de atrás o no acudir a los plenos cuando vienen mal dadas, en un ejercicio claro de falta de responsabilidad.

Ser Alcalde es tener empatía: ponerse en la piel del vecino que tiene un problema, intentar ayudarlo, saber escuchar y dejarse aconsejar.

Y sí, me confieso, soy culpable de haber hecho todo eso y más, soy culpable de haber sido el Alcalde de todos y todas, el alcalde de mi pueblo, el alcalde de Novelda.

Y es precisamente eso, el conjunto de todos, lo que siempre tiene que prevalecer por encima de todo pero eso es algo que ni el Sr. Esteve, ni su grupo, UPyD, ni su nuevo partido, el PP comprenden ni comprenderán.

No se trata del yo, nunca se ha tratado de eso, no. Esto va más allá, trata de todo un pueblo, trata de toda la ciudadanía pero eso, lamentablemente es algo que nunca entenderéis.

Y es por eso, precisamente por su vanidad y por su orgullo por lo que nos encontramos de nuevo aquí, en otro pleno de investidura pero a través de una moción de censura. Moción sustentada en el ego, en el yo, en el sillón.

Pero antes de entrar en detalles, me gustaría dirigir unas palabras a la oposición puesto que durante este año y 2 meses de gestión siempre he tenido presente que ellos también tenían un papel importante a ejercer, procurando siempre facilitarles en la medida de lo posible su trabajo. Estando presentes en todos los órganos de gobierno y dándoles acceso a toda la información que la legalidad me permitiera y, aún desde la confrontación de ideas, tratarnos desde el respeto y la educación. Desterrando para siempre el oscurantismo, la falta de transparencia y el “siguiente pregunta” de la etapa pasada y demostrando que otra forma de hacer política es posible.

Y es precisamente eso, el desterrar la vergüenza que supuso para Novelda la anterior legislatura política, lo que motivó los resultados de las elecciones municipales del año pasado. Un resultado que dio como vencedor a mi partido, al PSOE, seguido de UPyD y que, además, sirvió para que los ciudadanos le infligieran la mayor derrota de su historia al Partido Popular, representado por los mismos que hoy se encuentran aquí. Dejando muy claro el mensaje de todo el pueblo de Novelda: NO QUEREMOS MÁS PP AL FRENTE DE LA GESTIÓN DE NUESTRO AYUNTAMIENTO. Mensaje que claramente no ha entendido Upyd.

Y con esos resultados es con los que entramos a gobernar el 13 de junio del 2015. Encontrándonos con una situación de descrédito institucional de Novelda a todos los niveles. No ya sólo por su situación económica, sino también por un ayuntamiento alejado de su gente, convertido en un búnker y, que no se nos olvide, por ser portada de medios nacionales por juicios y corrupción.

Pues bien, durante este año hemos conseguido darle la vuelta a esta situación. Novelda ha vuelto a ser portada de muchos medios de comunicación, sí, pero esta vez por el buen hacer de su gente, por el buen hacer de sus sectores (mármol, uva y especias) además de por toda esa nueva generación que ya está despuntando.  Y el ayuntamiento ha estado ahí, trabajando codo con codo, ayudando, apoyando y representándolos cuando lo necesitaban. La mejoría ha sido evidente, consiguiendo recuperar la credibilidad y desterrando la mala imagen de nuestro pueblo.

Es más, la labor realizada por mis compañeros Mado Abad, Bartolomé Úbeda, Lourdes Abad, Iván Ñíguez, Geno Micó y un servidor ha demostrado que otra forma de hacer política es posible. Una política alejada del ruido, de la confrontación, del “Y tú más” y centrada en las personas y en sus problemas, centrada en ayudar a los demás y cuyos ejes principales han sido la participación y la transparencia en todas las áreas, sustentadas con nuestra honradez, nuestro trabajo, nuestra dedicación y el amor hacia nuestro pueblo, hacia nuestra gente.

Por ello, aún tiene menos sustento y ningún sentido esta moción de censura salvo desde la perspectiva del interés egoísta y personal. Unos para coger el sillón y otros para cobrar, y el tiempo dirá si es también para asegurar la continuidad de la vida política de algunos de los miembros de este nuevo equipo de gobierno. Aunque eso sí, hay una cosa segura, esta moción certifica la defunción de Upyd.

También hay que recordar al pueblo que, una vez ejecutada esta moción, tendremos de nuevo a la máxima autoridad, al máximo representante de nuestra ciudad, al alcalde, imputado. Sí, imputado. Por un delito de estafa. La misma estafa que ha cometido a todo el pueblo de Novelda. Y es que os invito a que reviséis todas las declaraciones, intervenciones y opiniones realizadas por el, hasta hoy portavoz de Upyd, sobre el PP y ahora, ironías de la vida, se alía con el Partido Popular que solo cambiará el género, de alcaldesa a alcalde, pero seguirá manteniendo con sus votos a un imputado en la alcaldía de nuestro pueblo. Aunque ya sabemos que a ellos eso les da igual: Gürtel, Caso Taula, etc.

También es lamentable que no sepamos nada de las políticas que sustentan este nuevo acuerdo, aunque muchos las intuyamos, pero, para qué hablar de políticas si lo único que os importa son el sillón y los sueldos, ¿verdad?

¿Y nosotros qué? ¿Qué haremos el psoe una vez sea efectiva esta moción de censura? Pues muy sencillo, este grupo político pasará a la oposición de un modo digno, con la cabeza bien alta y orgulloso del trabajo realizado durante este año en el que hemos demostrado que otra manera de hacer política es posible. Y por supuesto, ejerceremos nuestra labor de oposición de una manera dura, contundente, sin ambigüedades, fiscalizando todas las decisiones y vigilando para que no haya ningún atisbo de corrupción.

Ciudadanos y ciudadanas de Novelda, entiendo y comparto vuestra indignación en el día de hoy, pero no os desaniméis. No dejéis que el hastío y el desaliento os haga mella. Ha sido un honor, sin duda el más grande que tendré, el haber sido vuestro alcalde, el alcalde de todos.

Muchas gracias por  todo lo que me habéis demostrado.