LA COHERENCIA

La coherencia es la propiedad que hace que un texto se interprete como una unidad de información que puede ser percibida de una forma clara y precisa por el receptor. Viene dada por la selección y organización de la información, y por el conocimiento que comparten el emisor y el receptor sobre el contexto.

Para ello, existen unas reglas:

Para conseguir la coherencia textual existen una serie de mecanismos:

Unidad temática. Todos los enunciados giran en torno a un tema, que puede ir progresando y desarrollando nuevas informaciones.

El siguiente texto, como puede observarse, carece de unidad temática.

*El día comenzó con un cielo despejado. La carretera estaba desierta y la mujer abrió su bolso. Nadie sabía qué ocurría en la casa. Algunos perros ladraban, pero el ladrón siguió trepando por la pared. Así que terminé mi merienda y me puse a ver la tele.

La progresión temática es el aporte continuado de información nueva referida a un tema que se ha mencionado anteriormente. Puede desarrollarse de tres formas:

Tema constante: toda la información nueva se refiere a un mismo tema inicial.

Ejemplo: Las estrellas son los cuerpos celestes más comunes del Universo. Este tipo de astros pueden ser definidos como bolas calientes de gas. [Sujeto omitido] Se caracterizan por tener forma esférica. Las estrellas deben su brillo a la fusión nuclear. [Sujeto omitido] Se componen básicamente de hidrógeno.

Temas enlazados: puede ocurrir, sin embargo, que suministremos información nueva no sobre el tema inicial del enunciado anterior, sino sobre algún aspecto de la información nueva que hemos dicho sobre él, y así sucesivamente.

Ejemplo: Las estrellas son los cuerpos celestes más comunes del Universo. Éste está compuesto por millones de galaxias. Hemos de saber que las galaxias son un conjunto de estrellas, nebulosas, gas y polvo unidos por la fuerza de la gravedad.

Temas derivados: en ocasiones, sin embargo, la información nueva sobre el tema inicial contiene dos o más subtemas, que se desarrollarán posteriormente.

Ejemplo: El final de una estrella presenta dos fases. La primera fase ocurre antes de la explosión final y da lugar a un tipo de estrella denominada gigante roja. La segunda fase está constituida por una explosión que produce una estrella denominada supernova.

La selección de la información. La cantidad de información: ¿Cuál es la información necesaria para lograr la intención comunicativa y adaptarse a la situación de comunicación? ¿Se ofrece demasiada información (repeticiones, informaciones innecesarias…)? ¿Falta información para una buena comprensión del texto?, y la calidad de información: ¿Las ideas del texto son claras y comprensibles? ¿Aparecen de forma progresiva y ordenada?

La distribución de la información en párrafos: el párrafo constituye una unidad de significado independiente, desarrolla una sola idea de forma completa. Cuando hacemos un punto y aparte y cambiamos de párrafo abordamos un nuevo aspecto del tema. Se debe cuidar, además, la transición entre párrafos y la organización de las oraciones que conforman el párrafo.

Estructura interna lógica. Las ideas aparecen ordenadas y jerarquizadas (por ejemplo: planteamiento, nudo y desenlace en la narración; introducción, desarrollo y conclusión en la exposición; estructura analizante o sintetizante en la argumentación…) Algunos tipos de discurso, como el literario o el publicitario, establecen sus propias reglas de coherencia. En la literatura actual son frecuentes los textos premeditadamente desorganizados, e incluso absurdos, con una estructura caótica: se rompe el orden cronológico, se establecen asociaciones de ideas inesperadas o se refleja de forma confusa el pensamiento de algún personaje. En estos casos, la incoherencia es premeditada.

Corrección gramatical y léxica. Se consigue mediante:

 - El significado apropiado de las palabras: no debe haber contradicción entre el significado de las distintas palabras que aparecen relacionadas.

 - El uso correcto de los marcadores textuales: estos elementos tienen como función unir enunciados o párrafos (pero, sin embargo, además, etc.)

 - La ausencia de anacolutos. Un anacoluto es la falta de coherencia en la construcción sintáctica de los elementos de una oración (sujetos falsos, discordancias, falsas concordancias, etc.) Se consideran anacolutos las construcciones del tipo:

* Yo me parece que no voy a ir,   mientras que es correcto:   A mí me parece que no voy a ir

* La fotosíntesis es cuando una planta utiliza la energía de la luz para transformar la materia inorgánica en materia orgánica,  cuando debería decirse:    La fotosíntesis es el proceso por el que una planta utiliza la energía de la luz para transformar la materia inorgánica en materia orgánica

* En la fiesta hubieron muchos invitados (falsa concordancia),  cuando lo correcto es:   En la fiesta hubo muchos invitados

* A tus amigos le gusta el fútbol (discordancia),  debería decirse:   A tus amigos les gusta el fútbol.

ACTIVIDADES

Analice y explique la inaceptabilidad de los siguientes enunciados (incoherencia):

 

  1. Se enteró de que su esposa le engañaba pero era mentira.
  2. Se mostró muy colaborador con nosotros y no nos dijo nada de nada.
  3. El accidente se saldó con un herido leve cuyo cadáver será enterrado mañana.
  4. El delantero fue infalible: marcó dos goles de cinco disparos a puerta.
  5. El preso fue detenido por los guardas antes de fugarse de la prisión.
  6. El rey de la República Francesa está pensando en abdicar.
  7. El portero nos impidió pasar pero no hicimos caso y entramos.
  8. He llegado tarde a clase porque tengo un buen despertador.
  9. Tengo calor, así que por favor, enciende la calefacción.
  10. Tenía bastante dinero para comprarlo. Sin embargo, me lo compré.
  11. -¿Falta mucho para llegar a tu casa?

- Cincuenta metros, tres decímetros y siete centímetros

  1. El traje era precioso, todo bordado. Dentro había un achica guapísima.
  2. Niño, que la cuchara se acogida con la mano derecha.
  3. Aunque te gustó la película es una lástima que no pudieras verla.
  4. A la derecha hay un papel y debajo un escritorio.
  5. -Yo no sabía que tu hermano estaba casado.

-Pues sí, se casa el mes que viene.

  1.      . -¿Tiene usted hora?

            -Por supuesto que tengo hora.

Entre las siguientes secuencias, unas son inaceptables y otras, totalmente aceptables. Analice a qué se debe:

  1. -¿Tienes hora?

- Me acabo de comprar unos zapatos

  1. -¿Tienes hambre?

- Me acabo de comer un bocadillo

  1. ¿Me estás oyendo?

- Ya voy

  1. El chico tenía un tren eléctrico, el cabello rubio y el sarampión.
  2. El chico tenía una pierna rota y el sarampión.
  3. La caja era preciosa, toda lacada. Dentro había un collar de perlas.
  4. El sombrero era precioso, muy moderno. Debajo, había una chica morena.

A continuación aparecen desordenadas una serie de ideas tomadas de un reportaje aparecido en el diario El País. Redacte un texto en que aparezcan todas ellas debidamente ordenadas y conectadas. (Es posible que se deba añadir alguna idea nueva).

Pascual, J. A. (2000), Argumento, Santillana, Madrid.

Reconozca el tipo de progresión temática dominante en los textos siguientes:

TEXTO 1

La escritura jeroglífica se compone de signos de carácter muy diverso: algunos son fácilmente identificables, como el buitre, la lechuza, el toro, la serpiente, el ojo o el hombre sentado con una copa en la mano; otros están ya estilizados, como la vela desplegada o la línea dentada que representa el agua; y hay algunos que guardan una semejanza muy remota con la cosa que pretenden representar, como el signo representado por la tela plegada.

TEXTO 2

Al llegar a la frontera varios gendarmes registraron el autocar de turistas. El registro se prolongó durante tres horas y este tiempo de espera fue una tortura para los viajeros. Habían atravesado por varios controles en los últimos trescientos kilómetros y en ninguno les habían explicado los motivos de tanta diligencia por parte de los policías. Además, éstos mostraban una actitud huraña y autoritaria ante cualquier pregunta.

TEXTO 3

Hay notables diferencias entre la Europa de la Edad Media (siglos VIII-XIV) y la del Renacimiento (a partir del siglo XV). Una de estas diferencias reside en el modo de pensar. Durante la mayor parte de la Edad Media la cultura se desarrolló casi en exclusiva en los monasterios y se guiaba por la tradición y la autoridad de la Iglesia; mientras que con el Renacimiento se afianza el pensamiento humanista que implica el triunfo de la razón y del individuo. Por otro lado, durante la Edad Media apenas existe un estado central, pues el poder de los reyes estaba muy limitado por el de los señores feudales. Con el Renacimiento, sin embargo, se crean los primeros estados modernos.

TEXTO 4

Los animales poseen diferentes y variados recursos para asegurar su supervivencia, y entre ellos se destacan especialmente las técnicas de caza. A grandes rasgos, podemos distinguir tres técnicas de caza distintas. En la primera, la caza al acecho, el predador deja que la presa se le aproxime hasta que esté suficientemente cerca como para que no pueda escapar. Todo lo contrario es la técnica de aproximación disimulada, en la que es el cazador el que se acerca a la presa con gran precaución para atacarla bruscamente desde muy cerca La emboscada, por último, consiste en que uno o más predadores obligan a la presa a dirigirse hacia un punto en el que la espera,emboscado, el resto del grupo.

Lea el siguiente texto:

“Ahora estudio cuarto curso, aunque mi padre es calvo y labrador. Mi padre tiene unas tierrecitas en la ribera. Yo cursé primero y segundo en Albacete y mi madre trabaja en un supermercado. Mi padre empezó a perder el pelo cuando tenía veinte años. Mi familia está constituida por mi padre, mi madre, mi hermana y yo. Estoy terminando la enseñanza secundaria, pero mi hermana estudia en Ciudad Real. Yo tengo quince años.”

Idea 1.

Idea 2.

Idea 3.

Idea 4,

Idea 5,

Idea 6.

Idea 7.

Idea 8.

Idea 9.

Idea 10.

Idea 11.

Lea el siguiente texto y conteste las preguntas que le siguen:

Por escrito gallina una

“Con lo que pasa es nosotras exaltante. Rápidamente  del posesionado mundo hemos nos, hurra. Era un inofensivo aparentemente cohete lanzado Cañaveral americanos Cabo por los desde. Razones se desconocidas por órbita de la desvió,  probablemente algo al rozar invisible la tierra devolvió a. Cresta nos cayó en la ¡paf!, y mutación golpe entramos de. Rápidamente la multiplicar aprendiendo de tabla estamos, dotadas muy literatura para la somos de historia, química menos un poco, desastre ahora hasta deportes, no importa pero: de será gallinas cosmos el, ¡carajo qué!”.      

Julio Cortázar, La vuelta al día en ochenta mundos

Lea el siguiente texto y evalúe su coherencia

Sr. Tepán.- Qué, hijo mío, ¿has matado mucho?

Zapo.- ¿Cuándo?

Sr. Tepán.- Pues estos días.

Zapo.- ¿Dónde?

Sr. Tepán.- Pues en esto de la guerra.

Zapo.- No mucho. He matado poco. Casi nada.

Sr. Tepán.- ¿Qué es lo que has matado más, caballos enemigos o soldados?

Zapo.- No, caballos no. No hay caballos.

Sr. Tepán.- ¿Y soldados?

Zapo.- A lo mejor.

Sr. Tepán.- ¿A lo mejor? ¿Es que no estás seguro?

Zapo.- Sí, es que disparo sin mirar. (pausa) De todas formas, disparo muy poco.

Fernando Arrabal, Pic-nic, Cátedra

EJERCICIOS DE COHERENCIA

1)Propuesta de trabajo:

a) Señala dónde están los problemas de coherencia en estos textos.

b) Elige uno de ellos y escribe un texto algo más largo presentando las ideas de una manera coherente.

Lea el siguiente texto y diga cuál es su tópico o idea central en una sola oración

Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso, caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sústalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenían que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo como poco a poco las anillas se espejunaban, se iban apeltronando, redupliendo hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariconcia.

Sin embargo, era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía.

De pronto, era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡EVOHÉ! ¡EVOHÉ! Valposados en la cresta del murelio, se sentían balparamar, pérlinos y márulos.

Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.

Julio Cortázar, Rayuela.