Muerte de dos cazadores furtivos

Muerte de dos cazadores a manos de un capitán de la Guardia Civil en un pueblo del norte de España

En una oscura noche en el profundo bosque del norte de España de 1944, el capitán de una patrulla de reconocimiento de la Guardia Civil coge a unos hombres, padre e hijo con escopetas y sangre por parte de su cuerpo vagando por la zona. Ellos decían que estaban cazando para alimentar a su familia, pero al capitán no le convencieron sus argumentos, ya que tenían en un bolso de piel varios trozos de papel que decía “Ni dios, ni patria, ni amo”. El padre al verlo ya sabía su destino pero él aun así siguió intentando que perdonase a su hijo que era joven, que no sabía lo que hacía. El capitán harto de “los rojos” y sus mentiras cogió una botella de cristal y golpeó bruscamente en la cara del hijo hasta matarlo ya que era suya la bolsa. Al padre le disparó a sangre fría. Después de acabar con ellos, el capital cogió la bolsa del cazador y sacó dos conejos. Al militar no le importaba ya que eran republicanos, se deshicieron de ellos, ninguno habló más del tema.

muerte.jpg

Esta foto es obtenida por Mercedes, la sirvienta del capitán, que estuvo la noche de la matanza cuando mataron a los furtivos  (pie de foto)