Día 14cuaresma cover.jpg

Lectura: Mateo 25:14-30

En esta parábola de los talentos Jesús se refiere a la utilización sabia de nuestros recursos. Todos tenemos recursos: personales, financieros, talentos, etc.  Ellos existen para un propósito, fueron dados por Dios para traer honra a su nombre.  Debemos dedicar cada uno de ellos al Señor y pedir que nos ayude a cuidar a todos que podemos: familiares, amigos y a nuestro semejante, sea quien sea.  A Dios le desagrada cuando malgastamos nuestros recursos o los “escondemos” por muchas razones: pereza, vergüenza o prioridades desordenadas.  Su palabra es firme en este tema, en el texto lo podemos apreciar.  Hoy distribuye de tus “talentos”:  ofrece un oído amigo, ayuda a una familia necesitada, habla con una persona solitaria, llama a tus padres para decirles lo importante que son.  Multiplica lo que Dios te ha dado, pues es Su perfecta voluntad.  Nosotros somos la manos y los piés de Jesús en este mundo.

Meditación: ¿Cuales son mis “talentos” personales?  ¿Cómo los puedo utilizar hoy?

Una canción para la meditación: Dame tus ojos

Oración: Señor, ayúdame a ver a las personas como Tú las ves.  Utiliza mi tiempo, se lo dedico para tu servicio.  Hazme ver las necesidades a mi alrededor, sean fìsicas, humanas o espirituales.  Dame tus ojos, Señor.   En tu nombre, Amén.