El día Kipur se acerca y todo el mundo está convencido de que saben lo que es... Dios perdona nuestros pecados, por lo menos hasta el año que viene! pero al que no ayuna, entonces Dios no lo perdona, y por esto es que se lo conoce como el día del gran perdón! ¿Pero será que es eso realmente? parece un poco ... No sé, ¿verdad?

y es porque todo lo que creemos saber sobre el judaísmo fue mal explicado! Todos nuestros conceptos de pecado, perdón, espiritualidad, materialismo, Dios, la vida, la vida después de la muerte, el mesías .... pasan por el filtro de las sociedades y las culturas en las que vivimos, haciendo con que no sepamos mas lo que ellos verdaderamente significan. Comprueba:

La palabra pecado en hebreo se dice 'Het', אטח, que significa una flecha fuera del blanco. El verbo יטחהל, 'lehakhti', es usado en las prácticas de puntería, y significa errarle al blanco.

Llámase pecador en hebreo al que tiene un objetivo, una misión y no logra cumplirla. Es igualmente empleada para aquel que posee un don y no consigue aprovecharlo.

Por lo tanto, un pecado no es un crimen o una perversión. Crimen en hebreo se dice “aveirá” y perversión “avón”- הריבע ןוועו

Durante Rosh Hashaná, todo judío debe pensar y reflexionar sobre sus objetivos en la vida, revisar sus dones y cualidades; pensar cuáles fueron los objetivos que no alcanzó, pensar en las flechas que no “dieron en el blanco”

Debido a esto, tenemos la costumbre, antes de Rosh Hashaná, de pedirles perdón a todos, amigos y no necesariamente amigos, Perdonarnos los unos a los otros y, sobretodo, pagar todas nuestras deudas, todos los tipos de deudas: morales y materiales.

Aunque hacer cosas y “equivocarnos en el blanco” no siempre es voluntario, esto tiene muchas veces consecuencias perjudiciales. Estas se encuentran compuestas por nuestras energías vitales, de nuestros sueños, ellas son chispas de nosotros mismos, תוצוצנ, 'netzotzot'

Sus crímenes y sus perversiones sólo pueden ser perdonadas por sus semejantes, las personas a las que se les ha hecho daño – Dios no interfiere en las relaciones entre los hombres

Es verdad lo que nos dijeron... “lo que vale es la intención”... sobretodo cuando ellos han cometidos grandes equivocaciones e inclusive han matado.

En el judaísmo vale más hacer lo que es correcto y es constructivo, con intenciones dudosas, que hacer lo que es equivocado y perjudicial con las mejores de las intenciones.

y hacer lo que es correcto, con la mejor de las intenciones, es mucho mejor!! El hombre al final de su vida, se mirará al espejo y pensará en todo lo que hizo.

Ve a explicar que fué sin querer, Pero los actos que no son intencionales, “pecados”, “flechas fuera del blanco”, siempre tienen consecuencias.

luego que has roto, jugando a la pelota, el único vaso que valía algo, en la casa de tu abuela... O peor, explicale a la viuda, que su marido murió, pero que no fue intencional.

El día de Kipur se está acercando!



Para entender mejor, vamos a usar un ejemplo muy tonto y trivial. Tu tienes un poco de dinero en tu cartera con el que deberías comprar un libro de estudios. Pero una linda y maravillosa idea te viene a la cabeza, (tápate los oídos): comprar un paquete de cigarrillos!!! Y tu, en el mejor de los casos, aún te encuentras en la duda.

Si tu compras el libro de estudio, el siguiente ciclo se abrirá: con la venta del libro, otros libros serán editados y vendidos y más personas lo irán a leer. El dueño de la tienda pagará el sueldo a las personas que allí trabajan y alimentará a su familia y dará tzdaká a la sinagoga; y cuando sus hijos un día vayan a la sinagoga , encontrarán el mismo libro allí gratuitamente y podrán estudiarlo. Este tipo de ciclo se llama en el Judaísmo de “kedushá” השודק. Tu eres una parte en la construcción de la kedushá. Este concepto fue traducido al español como santidad, pero en realidad, significa separación, escoger lo que es construcctivo, o mejor aún, todo aquello que es la consecuencia natural de un acto constructivo.

imaginando ahora que tu, siendo cabeza dura y corto de entendimiento, preferiste comprarte los cigarrillos, o peor aún, preferiste gastar el dinero que Dios hizo que tuvieras entre tus manos en... chan, chan, chan... :

Decidiste hacerle un tributo a Bob Marley!!!

este será probablemente el ciclo de cosas relacionadas a tu decisión, y tu tienes tu participación en él:

El dinero irá para un traficante, y aunque quieras o no, él es considerado un ilegal, pudiendo asi comprar balas y armas y colaborar con ladrones y hacer un show de música popular y lleno de líos... A este ciclo de hechos, el judaismo lo llama de “tum’á”, האמוט. Esto es traducido en español como impurezas o actos impíos, pero en verdad significa consecuencias de pecados (flechas fuera del blanco), pudiendo ser muy dañinas.

La palabra Kipur, רופיכ, viene de un pasaje, que leído junto con sacrificios, eran ofrecidos en el templo, el Beit – Hamikdash Allí está escrito que durante todo el día, todos los días del año, el pueblo judío tenía que ofrecer sacrificios.

Estos sacrificios se quemaban y luego había que limpiar las cenizas

del lugar: חבזמה תרפכ, 'caparát

Hamizbeah'



Por eso se dice que Kipur “cura” solamente los pecados pero no los crímenes y perversiones que cometimos contra nuestros semejantes

No. Para que esto funcione, como todo en la vida, es necesario hacer algo, cambiar algo, accionar el mundo de aqui abajo de manera que el se vuelva un recipiente contenedor para la influencia de la abundancia proveniente de los

mundos superiores.

Primero y lo mas importante es regresar a la situación previa, es decir a “het”, el pecado y volver a intentar nuevamente. Este regreso en hebreo se llama “teshuvá” (del verbo regresar) , בושל, “lashub”.

En español se tradujo “teshuvá” como arrepentimiento. Pero el arrepentimiento es tan sólo un paso. La “Teshuvá” implica el regresar a la situación previa a “Het” e intentar nuevamente.

Si en esta ocasión se tiene éxito, si la flecha llegó a su destino, si el don fue usado provechosamente en el lugar apropiado, si las misiones fueron cumplidas, entonces habrá “tikun”, ןוקית, una reparación, que es como ha sido traducida al español.

Diga se de paso, que el “het”, el pecado, la flecha fuera del blanco, se escribe con tres letras: אטח, pero solamente se pronuncian dos, la última es una Alef, el nombre de Dios.

Esto significa que en cada flecha fuera del blanco hay um dedo de Dios,y Él usa estas consecuencias para que el mundo se acerque para lo que ha sido destinado.

Como el mundo gira y la história evoluciona, es

virtualmente imposible que el hombre regrese

exactamente a la misma situación en la que se hallaba cuando se

equivocó en el blanco la primera vez.

entonces en verdad la historia cambia y evoluciona, pero incluyendo elementos que

a este regreso, el regreso de las chispas a lo largo de la historia, el judaísmo lo llama de “Guigulim”, ondas, espirales, alistamientos, reencarnación surgen de hechos que ocurrieron en el pasado: las chispas, las תוצוצנ

El día de Kipur no es el día del perdón . Es el día de la limpeza. Dios agarra todas nuestras 'tumot', el resultado de nuestros 'pecados', de nuestras flechas fuera del blanco que engendraron todo tipo de consecuencias indeseables, y las transforma en 'Kedushá', o sea, el Todo- poderoso hace que al final de cuentas, apesar de todo, las cosas negativas que hicimos sin intención o por ignorancia, se transformen en buenos resultados y no en resultados nefastos.



Cada Según la Kabalá, el lado esotérico del judaísmo, el pueblo judío en particular está en este momento procediendo al recogimiento de las chispas, para que, en seguida, la humanidad pueda beneficiarse como un todo.

generación cuenta con un ungido, un rey ungido o “Mesias”, mesias que tiene el potencial de efectuar todo el recogimiento y elevar el mundo para la condición para la cual fue creado.

Adán, Caín, Shet, Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moshé, son todos como si fueran el Meshihim de cada generación. Un mesías, un rey ungido se manifiesta solamente si existe, un pueblo dispuesto a coronarlo. No hay rey sin pueblo. A ve- ces hay Mesías, pero no tiene dónde manifiestarse. En Rosh Hashaná el pueblo judío corona a Dios como el rey supremo.

No se debe comprender este concepto conforme está de moda por los espiritualistas que ven solamente a la encarnación como el regreso de un alma a un cuerpo nuevo. Toda la humanidad, según el judaísmo, se encuentra envuelta en grandes Guilgulim, estos son regresos tras regresos de las chispas y de las funciones que cumplen en este mundo. Son estas chispas las que vuelven a las misiones que tienen que cumplir en este mundo.

El día de Rosh Hashaná y el día de Iom Kipur, son ideales para comenzar con tres procedimientos que agilizan la Teshuvá y a los arreglos

dicen que Moshé fué el guilgul de Abel e de Shet.

dicen que Elias fué el guilgul de Pinhas.

dicen que Jetro fué el guilgul de Cain

Un Rabino alemán afirmó lrecordarse de haber sido Cohen en el templo

El Ari Zal, identificava el origen espiritual de sus alumnos.

1-Tzedaká. Dar dinero para caridad. con esto el dinero desperdiciado llegará más rapidamente a su destino generando grandes reparaciones.

Caridad en hebreo se dice הקדצ, tsedaká, que debería ser traducido como hacer justicia. El que hace tsedaká es un justo, se lo llama קידצ , Tsadik.

Quien ayuda a los pobres, no les hace un favor, pero arregla un problema en el mundo, hace parte de un “tikun”.

2- Tefilá es el rezo a Dios.

Las palabras del hombre Ella abre las compuertas

tienen mucha más fuerza de de la espiritualidad y

la que nos imaginamos. arregla las chispas – más de lo que puedas imaginar

Habla mal con las plantas habla bien con ellas y

y

observa cuál crecerá más rápido.

3- Ayuno. La comida es parte importante de la vida del hombre, y absorve mucho de suas energías al igual que produce energías.

En este día que Dios actuará por nosotros para reparar nuestras flechas fuera del blanco, no debemos producir ninguna energía. Sería como encender una vela al lado de un sol grande. Peor. Estaríamos iluminados por esta vela y el sol ya no nos iluminaría más.

Con esto, deseo que tengas un excelente Rosh Hashaná e Iom Kipur, que logremos estar inscriptos y firmados entre los justos.

Cada una de las generaciones que se describen en la Torah poseen uno de los aspectos de estas chispas.