Recuerdos de San Valentín  

IDEAS:

Un chico de 11 años se enamora de una chica.

Siempre va a buscarla en monopatín

Pero un día esta se va, promete escribirle y llamarle.

Al cabo de los años ella no cumple su promesa y el joven se vuelve cascarrabias que no celebra nada

La noche antes de San Valentín tiene sueños muy raros relacionados con es chica.

REDACCIÓN:

Tomás era un joven chico de 11 años, un día paseando monopatín, vio bajarse de un coche a una linda chica de la que se enamoró repentinamente

Después de un año con ella, la chica se tuvo que ir de nuevo a su tierra. El joven se quedó destrozado, pero ella prometió llamar y escribir

Al cabo de unos años, ella no cumplio su promesa y el joven se vuelve un hombre cascarrabias que no celebra nada.

Casualmente se acercaba la fecha del día de San Valentín y encerrado en su habitación no quería saber nada de esta fiesta.

Un día antes de esta fiesta, tuvo un sueño muy extraño:

el sueño trataba de su pasado, se encontraba en el día de San Valentín, el mismo día que aquella joven le dijo que se marchaba y le prometía que llamaría y escribiría.

Por la mañana, se enteró de que Consuelo, la hermosa chica que se enamoró cuando era niño, había llegado al pueblo y que ocupa la misma casa de su infancia. Él cogió rápidamente el monopatín que siempre usaba en su niñez para recogerla. Recordando que es el día de los enamorados, se fue patinando a casa de la señora con un anillo en la mano.

Una vez en casa de Consuelo, llamó al timbre y la recibió de rodillas con el anillo pronunciando estas palabras: “Consuelo, ya se que somos viejos, pero quiero que estés conmigo hasta el final nuestras vidas, ¿Te quieres casar conmigo?”. Ella, entusiasmada, dijo que sí.

Nunca es demasiado tarde para el amor,

pero tampoco demasiado pronto.