Entrevista a Mercedes

mercedes.jpg

El laberinto del fauno

Aquí estamos con Mercedes que va a hablarnos de su estancia en aquel macabro lugar del norte de España lleno de franquistas, estando ella en el bando contrario.

P:  Buenas Mercedes. ¿Comó estas?

R: Bien, un poco emocionada, son muchos recuerdos.

P: Vale, empecemos. ¿Cómo llegaste al cuartel?

R: Era la mitad de la Guerra Civil cuando llegaron a mi pueblo, entrando casa por casa para coger a todos los republicanos, hombres y mujeres. Mi hermano escapó con un grupo de maquis que se escondieron por los bosques del norte de España. Cuando el capitán me cogió, me dijo que no me iba a matar, con la condición de que obedeciera todas sus órdenes, no me parecía una buena elección pero pensé que podría ayudar a los maquis desde dentro del cuartel. Cuando terminó la guerra el oficial al mando decidió ir a buscar a todos aquellos que estaban escondidos en los bosques. Al día siguiente estaba yendo dirección al cuartel.

P: ¿Cómo te fue al principio en el cuartel?

R: Al principio fue duro porque estaba yo sola y lo hacía todo, a todas        horas. Al cabo del tiempo fueron viniendo un doctor, una cocinera y otra sirvienta, aun así estaba preocupada, porque qué haría conmigo cuando no me necesitaran y me preguntaba dónde estaría mi hermano, cómo estará, si habría muerto, etc. El capitán aún siendo del bando contrario me trataba amablemente pero yo sabía que algo fallaba, porque estábamos en la posguerra, yo era republicana y él fascista.

P: ¿Qué te llevó a estar con ellos todo ese tiempo?

R: Yo estaba con ellos, porque sabía que si me iba me seguirían hasta encontrarme, a dónde iría, dónde comería, dónde dormiría, sabía que si estaba con ellos no me pasaría nada, podía ayudar a mi hermano y a los maquis, también podía saber todos sus planes y comunicarlo a los republicanos.

P: ¿Por qué ayudabas a los maquis?  

R: Yo ayudaba a los maquis porque eran republicanos y con ellos estaba mi hermano, al saber que estaban por los bosques sabía que saldría de allí tarde o temprano.

P: ¿Qué razón había para que volvieras a por Ofelia y su hermanastro? Cuéntanos brevemente cómo fue.

R: Era algo que tenía que hacer, no podía dejar a esas criaturas allí solas con esos monstruos que solo les importaba su satisfacción personal. Nada más escapar sabía que el capitán la pagaría con ellos ya que él había visto a Ofelia saliendo de casa muy a menudo y hablando conmigo frecuentemente, él sabía que algo se cocía. Al reaccionar cogimos y fuimos a rescatarla pero  cuando llegamos a encontrarla Ofelia ya había muerto en el centro del laberinto por un disparo de Vidal. Su hermano estaba en las manos de este y conseguimos arrebatarle al niño, él pedía  que cuando su hijo fuese mayor le recordásemos a su padre pero yo le dije que su hijo nunca sabría quién fue su padre, que nunca sabría nada sobre lo que pasó. Mi hermano harto de fascistas cogió y le pegó un tiro en la cabeza. Cogimos al niño y nos fuimos, todo cambió a partir de ahí.