Obras de teatro

10 ejemplos de guiones de obras de teatro cortas

En este documento les presentamos algunos ejemplos de obras de teatro, servirán para ser representadas en actuaciones o como inspiración a la hora de escribir una obra original.

Todas las obras son creaciones originales para nuestro sitio y por lo tanto en caso de reproducirlas o utilizarlas se debe indicar el autor y la fuente de la misma (un link a la página de la obra en obrascortas.com)

Esperamos que les sean de gran utilidad, y no duden en visitar nuestro sitio para ver más de las decenas de guiones que tenemos publicados: http://www.obrascortas.com/ 

Por cualquier consulta, pueden dirigirse a http://www.obrascortas.com/contacto/ 


ÍNCIDE DE CONTENIDOS

1- Título de la obra: “Sin Mirar” (7 personajes)        3

2- Título de la obra: “Juan, el pequeñín de la clase” (6 personajes)        10

3- Título de la obra: “Significado de la Navidad” (6 personajes)        15

4- Título de la obra: ¡Entendido! (4 personajes)        20

5- Nombre de la obra: “Es mejor acá que allá” (10 personajes)        27

6- Título de la obra: “DOG LOVE-R” (2 personajes)        32

7- Título de la obra: “Practicando para el futuro” (2 personajes)        39

8- Título de la obra: “El Principito” (adaptación) (3 personajes)        42

9- Título de la obra: “El Avaro” de Molière (adaptación) (4 personajes)        47

10- Título de la obra: “Mi Espejo” (3 personajes)        54


1- Título de la obra: “Sin Mirar”

Autor: Manuel Martínez

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-de-teatro-sobre-un-amor-invisible/ 

7 personajes:

  1. NACHO- Joven de 28 años, nació invisible lo que le dificulta mucho a la hora de encontrar el amor, pero las redes sociales le abren una puerta para participar. Tiene que vestir con el cuerpo cubierto de vendas y una gabardina que le oculte de los demás.
  2. IVÁN- Joven de 28 años, amigo de la infancia de Nacho, es el único que cree a Nacho y lo trata.
  3. MARISA- 24 años, es una de las chicas con las que chatea Nacho.
  4. ELENA- 25 años, es una de las chicas que chatea Nacho.
  5. EVA- 26 años, es una de las chicas que chatea Nacho.
  6. JULIA- 28 años, chica ciega con la que Nacho encuentra a su media naranja.
  7. CHICO 1.- Hombre de 30 años que se sienta al lado de Julia en el cine.

ACTO I

Nacho de 26 años es un chico invisible, ataviado con vendas, una gabardina y unas gafas de sol, está cubierto totalmente de ropa para no asustar a la gente.

(Personajes que intervienen en este acto Nacho, Iván y Marisa)

 Nacho y su amigo Iván esperan sentados en una mesa esquinada de una cafetería, apartados del resto de los clientes.

 NACHO: No va a venir. Estoy seguro y casi mejor que no venga, no quiero que otra escena en la que se ríen de mí o salen corriendo asustadas.

IVÁN: Relájate Nacho, eso solo ha pasado una vez.

NACHO: Una vez detrás de otra, querrás decir, ¿no?

IVÁN: Pero no te pongas en lo peor, además ¿por qué iba a reírse de ti?

NACHO: ¿Perdona?, Mírame, si no me pongo estas vendas y este ropaje no podrías verme. ¿Cuantas chicas crees que me toman en serio?

IVÁN: Yo te tomo en serio Nacho.

NACHO: Ya, pero eres el único. Y porque te conozco desde que eramos niños.

 Marisa entra en la cafetería, busca con la mirada y se sienta sola en otra mesa. Nacho se esconde tras la carta de la cafetería.

NACHO: Mírala, acaba de entrar.

IVÁN: Pues es guapa. Bueno, ¿te acercas?

 Nacho niega con la cabeza.

NACHO: Mejor acércate tú, y habla con ella.

IVÁN: ¿Yo?, pero si él que tiene que hablar con ella eres tú

NACHO: Por favor.

IVÁN: De acuerdo. Voy a tantear el terreno.

 Iván se levanta y se acerca a la mesa de Marisa, esta sonríe al verlo. Él se sienta al lado de ella y se ponen a hablar.

NACHO: Qué envidia, él no tiene que esconderse ni nada, así yo también podría conocer gente.

(Nacho los observa desde su mesa, ve como se ríen.)

Va a salir mal, lo sé, cuando me presento nunca sale bien. Nadie se cree que sea invisible. Seguro que ahora se acerca y se ríe de mí, eso si no sale corriendo asustada, o se enfada porque cree que es una broma.

(Iván señala a Nacho y ambos le miran.)

Tengo que salir de aquí.

 Nacho sale corriendo de la cafetería, mientras todos le siguen con la mirada.

ACTO II

(Personajes que intervienen en este acto Nacho, Elena, Eva y Julia)

Nacho en su habitación, escribe frente a un ordenador. Un foco en mitad de la escena va a ir iluminando a las chicas que chatearán con él.

NACHO: Siempre he estado solo, un chico invisible, imposible acercarme a la gente sin asustarla. Pero las redes sociales me han dado la oportunidad de poder acercarme a las chicas. Primero fue Elena.

(Se da media vuelta y se pone a escribir en un ordenador)

Jajaja, tienes razón. Estaría muy bien que nos conociéramos, pero tienes que saber una cosa de mí.

Elena entra en escena, un foco la ilumina, con un móvil en la mano. Chatea con Nacho

 ELENA: Y ¿qué cosa es? No me irás a decir que eres un hombre de 50 años que me ha estado engañando todo este tiempo.

NACHO: Que va, que va. Mira no te asustes, pero soy invisible, nací así.

ELENA: Ya claro, y yo soy wonder woman. Jajaja, venga ya.

NACHO: No, va, en serio Elena. Estoy siendo sincero contigo.

ELENA: Es decir, que eres un graciosillo. Mira chico vete a reírte de otra.

 Elena sale de escena. Nacho se da media vuelta y deja el ordenador.

NACHO: Elena fue de las que se enfadaron, también las había que se reían de mí.

 Nacho vuelve a ponerse al ordenador. Entra en escena Eva.

 EVA: ¿Invisible?, pero ¿no se te ve nada de nada?

 NACHO: Nada en absoluto.

 EVA: Que chulo, ¿no? Y aprovechas para robar todo lo que quieras o asustar a la gente, jajaja.

NACHO: Bueno, no siempre, es como todo.

EVA: Y tu ropa también es invisible.

 NACHO: Obviamente no. Voy casi siempre con unas vendas para no asustar a la gente.

 EVA: ¿Vendas? Qué ridículo más grande. Jajaja.

 Eva sale de la escena. Nacho se da media vuelta y vuelve a dejar el ordenador.

 NACHO: Y así muchas otras. Yo pensaba que iba a estar solo siempre, hasta que encontré a Julia.

 Julia entra en escena. Nacho vuelve al ordenador.

NACHO: ¿En el cine?, ¿ahí quieres que nos conozcamos?, pero si no nos vamos a poder ver.

JULIA: Bueno, tú eres invisible, ¿no? Tampoco iba a poder verte entonces.

NACHO: Y ¿no te molesta?

JULIA: ¿El qué?

NACHO: Lo de ser invisible.

JULIA: Todos tenemos algo Nacho.

NACHO: Pero que es verdad, eh. No estoy de broma.

JULIA: Y te creo.

 ACTO III

(Personajes que intervienen en este acto Nacho, Julia y Chico 1)

 Una sala de cine a oscuras. Julia sentada en una butaca mira la pantalla. Nacho entra en escena la busca con la mirada hasta encontrarla y sentarse a su lado.

NACHO: (Susurrando) Hola.

JULIA: (Sin despegar la mirada de la pantalla, susurra hacía el lado de Nacho) Hola.

NACHO: Y ¿qué tal?, ¿Qué te parece?

JULIA: Muy bien, la película es muy bonita.

NACHO: Me refería a mí.

JULIA: Pues no sé, dímelo tú. ¿Estás bien?

NACHO: Digo con lo mío, lo de ser invisible, que si te parezco bien, si no vas a salir corriendo asustada.

JULIA: Tú sí que sabes venderte bien, jeje. Relájate Nacho, ya te dije que todos tenemos nuestras cosas. A lo mejor soy yo la que tiene algo que te hace huir de mí.

Una pareja se acerca al asiento de Julia.

CHICO 1: Perdona, ¿está ocupada?

JULIA: No, no, está libre.

Julia agarra su bolso y un bastón de invidente que está encima del asiento libre de su lado y se lo pasa a Nacho.

JULIA: Por favor, Nacho, ¿puedes ponerlo por ahí?

NACHO: Claro.

(Nacho agarra el bolso y observa con detenimiento el bastón de invidente. Sonríe)

JULIA: Bueno, ¿por dónde íbamos?

NACHO: Estaba a punto de invitarte a cenar después de la película. Si quieres claro.

JULIA: Me encantaría.

 Julia sonríe.

FIN.


2- Título de la obra: “Juan, el pequeñín de la clase”

Autora: Nathalie Marin

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-teatro-ninos-bullying-escolar/ 

6 Personajes (o más):

Acto I

Narrador: Juan, el más pequeño de la clase y el favorito de la maestra Clara, con su elevado coeficiente intelectual, solía crear un ambiente ameno dentro del aula. No obstante, su autoestima decaía día a día, a causa del frecuente bullying del que era víctima.

(Juan, su maestra y compañeros en el salón de clase)

Ana Clara: Buenos días mis estimados, por favor abran su libro en la página número 13. ¡Juan, querido! ¿podrías realizar la lectura?

Juan: ¡Con gusto maestra!.

Narrador: En el instante que Juan se levantó, todos sus compañeros de clase comenzaron a mirarse entre sí, y a emanar risas entre ellos, como pretendiendo hacerle una travesura.

(Juan camina tímidamente hasta el lugar donde está su maestra)

Maestra: Lee desde el párrafo dos por favor.

Juan: “Al caer la eterna noche, se encontraba la bella dama durmiendo en su aposento, cuando de pronto Felipe decide declararle su amor…”

Narrador: En seguida y sin razón alguna, todos sus compañeros comenzaron a reírse a gran carcajada.

Compañeros: ¡Ja ja ja ja ja!

Narrador: Juan, al ver la burla de sus compañeros, tiró el libro al piso e inmediatamente salió corriendo del salón refugiándose en el armario de albañilería. Cuando de pronto, como por arte de magia escuchó unos pasos cercanos a la puerta.

Acto II

(Juan empieza a temblar imparablemente crujiendo sus dientes. Seguidamente Yamal abre la puerta)

Yamal Gabán: ¡No temas pequeñín!, vengo ayudarte y a levantarte el ánimo.

Juan: Pero…Pero ¿quién eres tú?

Yamal Gabán: Soy Yamal, el gran amigo de todos los pequeñines. Vamos amiguito tengo algo que mostrarte, sígueme.

Narrador: Tras el asombro de Juan al ver a Yamal con su gran fuerza y fortaleza, sintió que por fin había encontrado la solución a todo abuso sufrido.

Acto III

(Juan y Yamal miran de lejos a los chicos abusadores situados en el comedor)

Juan: ¡Mira allí están!, siempre me esperan en el comedor para comenzar a burlarse de mí, ya sea por mi estatura, por mi inteligencia o por cualquier cosa que se les ocurra. A veces quisiera no ser así.

Yamal Gabán: Nunca digas eso amiguito, esos talentos te hacen único. Espera un momento…

(Yamal camina por el comedor y comienza a vociferar un excelso acontecimiento)

Yamal Gabán: ¡No puedo creer que me haya salvado ese pequeñín!. De no ser por él, ya hubiese muerto ahogado por un trozo de carne.

(Los compañeros de clase de Juan, se acercan a Yamal)

Narrador: Al ser Yamal conocido por los niños como el superhéroe amigable, todos deciden acercarse para escuchar con detenimiento los detalles de tan importante noticia. Es así, como Hassín líder innato y curioso realiza la siguiente pregunta.

Hassín: Yamal, pero…¿Quién te salvo? cuéntanos por favor.

Compañeros: Sí, ¡dinos!, ¡dinos! (al unísono)

(Yamal pensativo, mientras Juan se queda mirándolo desde el fondo del comedor)

Yamal Gabán: ¡Me salvo aquel pequeño!…

(Yamal señala a Juan, y todos los compañeros colocan cara de asombro)

Compañeros: ¿Qué…?

Yamal Gabán: Sí, fue ese pequeño. ¡Pequeñín ven acá!.

Narrador: Juan muy tímido con paso presuroso va hacia donde esta Yamal y sus compañeros.

(Yamal lo mira juntos con todos sus compañeros, con total silencio por la conmoción)

Juan: ¡ehhh!, aquí estoy… (Con timidez)

Compañeros: ¡eeeehhhhhhh! (Gritan de alegría)

(Juan recibe un gran abrazo colectivo)

Narrador: Lo que menos esperaba el pequeño Juan, era ser sorprendido ante la reacción de felicidad por parte de sus compañeros, gracias a lo declarado por el individuo que sin pensar, marcaría un elemento significativo en la vida de aquel niño. Recordando, que a veces solo basta con cambiar la perspectiva de las cosas, sin importar las personas y el lugar.

FIN.


3- Título de la obra: “Significado de la Navidad”

Autora: Leslye Rivera Casanoba

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-teatro-significado-la-navidad/ 

6 PERSONAJES:

  1. PERSONA 1
  2. PERSONA 2
  3. PERSONA 3
  4. PERSONA 4
  5. PERSONA 5
  6. PERSONA 6

ESCENARIO: El escenario no tiene elementos. Cada personaje tiene algo que lo caracteriza (color de vestimenta, objetos, sombreros, etc.) Todos caminan por el escenario simulando ir de compras. Algunos caminan lento mirando tiendas, otros apurados mirando el reloj. Todos murmuran y hablan para sí mismos. De fondo se escucha música de navidad. Después de unos segundos, la música se detiene y los personajes quedan inmóviles.

PERSONA 1: (Camina hacia el centro del escenario al mismo ritmo que al comienzo. Mira al público como si estuviese mirando objetos o tiendas para comprar) ¿Qué le gustará? (Pensativo) Mmmm… Puede ser una cartera, ropa, zapatos… Mmmm… ¡Un anillo! ¿O un collar?… o un perfume tal vez… (Indeciso) ¡Qué difícil! (Sigue caminando, mirando tiendas y se incorpora al grupo).

 Todos vuelven a moverse por el escenario realizando las mismas acciones de antes. Murmuran. Esta acción la realizan unos segundos hasta que el segundo personaje se dirige al centro del escenario.

PERSONA 2: (Camina hacia el centro del escenario apurado mirando el reloj).Siempre lo mismo… 24 de diciembre a las 7 de la tarde comprando todo. A ver… (Cuenta con los dedos) Mamá, papá, Ceci, Pablo, Roberto, Abuelo, Abuela, Carlitos, Emilia y el recién nacido. 10. Perfecto. (Mirando al público)A todos les gustan los chocolates ¿O no? (Sigue caminando mirando haciendo lo suyo y se incorpora al grupo).

 Nuevamente. Todos caminan por el escenario realizando las mismas acciones de siempre. Murmuran. Esta acción la realizan unos segundos hasta que el tercer personaje se dirige al centro del escenario.

 PERSONA 3: (Camina hacia el centro del escenario con bastantes bolsas de regalo). Tengo todo listo. Me encanta este mes porque puedo comprar tantas cosas… algunas muy económicas, otras no tanto, pero ¡hermosas! (Mira dentro de sus bolsas) Con tres obsequios para cada uno bastará… (Pensativo) o tal vez… si les regalo además dulces y calcetines… (Decidido)¡Claro! Seguiré comprando… (Camina y sale del escenario).

TODOS: Siguen caminando y murmurando. Comienzan a caminar más rápido y suben el volumen de sus voces gradualmente. Cuando las voces son altas, todos corren hacia el borde del escenario y gritan a coro: ¡LA NAVIDAD NO ES CONSUMISMO!

Todos vuelven a caminar por el escenario con diferentes estados de ánimo. Al grupo se incorpora la persona que dejó las bolsas. Algunos están tristes, enojados o estresados. Otros ansiosos, preocupados o cansados. De fondo se escucha música de navidad. Después de unos segundos, la música se detiene y los personajes quedan inmóviles.

PERSONA 4: (Camina hacia el centro del escenario en un estado anímico triste)Me siento tan solo… llega la navidad y automáticamente entro en depresión… no sé porque… serán las luces, las personas, el tiempo… tengo pena… Nada tiene sentido. Es deprimente. Definitivamente no me gusta la navidad…  (Sigue caminando lento, triste y se incorpora al grupo).

 Todos vuelven a moverse por el escenario en el mismo estado emocional. Murmuran. Esta acción la realizan unos segundos hasta que el quinto personaje se dirige al centro del escenario.

PERSONA 5: (Camina hacia el centro del escenario enojado). ¡Odio la navidad! De verdad. Lo digo desde mi honestidad más profunda ¡La aborrezco! Canciones estúpidas por todas partes, mucha gente caminando, corriendo, gastando dinero que no tienen, todos vestidos ridículamente de santa, renos y duendes… No. Desde el fondo de mi alma… odio la Navidad. (Sigue caminando mirando haciendo lo suyo y se incorpora al grupo).

 Nuevamente. Todos caminan por el escenario en el mismo estado emocional. Murmuran. Esta acción la realizan unos segundos hasta que el sexto personaje se dirige al centro del escenario.

 PERSONA 6: (Camina hacia el centro del escenario ansioso). Tengo que… ir a comprar los 20 regalos que me faltan. (Se toca la cabeza) Debo cortarme el pelo… estoy muy chascón. Tengo que comprar la comida y los refrescos para la noche buena. Debo poner la alarma temprano para alcanzar a hacer todo. Tengo que enviar las tarjetas por correo certificado hoy mismo. Sino no llegarán. Debo ir a buscar a mi mamá a las 8 y enviar diez correos electrónicos. Tengo que llamar a mis amigos para organizar el evento de año nuevo. Tengo… Debo… (Sigue caminando en su estado ansioso repitiendo las últimas dos palabras. Se incorpora al grupo).

 TODOS: Siguen caminando y murmurando. Comienzan a caminar más rápido y suben el volumen de sus voces gradualmente. Cuando las voces son altas, todos corren hacia el borde del escenario y gritan a coro: ¡LA NAVIDAD NO ES SENTIRSE MAL! NO ES SENTIRSE…

PERSONA 1: Cansado.

PERSONA 2: Enojado.

PERSONA 3: Estresado.

PERSONA 4: Triste.

PERSONA 5: Preocupado.

PERSONA 6: Desesperado.

Todos se sientan al borde del escenario libremente. No es necesario seguir una línea o hilera. Puede ser en piernas cruzadas o estiradas. Cuando cada persona dice su diálogo final, una luz cenital lo alumbra.

PERSONA 1: Para mí la navidad es familia. Estar con las personas que amamos. Compartir con tu familia aunque esté compuesta sólo de dos personas.

PERSONA 2: Para mí la navidad es alegría, gozo, cantos, bailes, risas y bromas… es la felicidad más pura y verdadera.

PERSONA 3: La navidad significa encuentro. Unión. Conexión. Cercanía con tus seres queridos. La navidad es integración.

PERSONA 4: La navidad es dejar de preocuparse por sí mismo y pensar en el otro. Una ocasión perfecta para dejar atrás el egoísmo y el egocentrismo.

PERSONA 5: Para mí la navidad es Piel. Caricias, apretón de manos, besos y abrazos. Demostrar el afecto, el cariño y el amor que sentimos sin vergüenza. Sin miedo.

PERSONA 6: Hagamos que esta navidad sea distinta. Única. Dejemos atrás los malos hábitos, las malas costumbres y los malos sentimientos. Vivamos una navidad con el corazón lleno de amor y felicidad. Ese es nuestro mensaje.

Todos se ponen de pie y se acercan.

TODOS: (Con fuerza) ¡RESCATEMOS EL VERDADERO SIGNIFICADO DE LA NAVIDAD!

 Luces apagadas. Música de fondo. Cierre de telón.

FIN


4- Título de la obra: ¡Entendido!

Autora: Ángeles Spinoza

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-de-teatro-sobre-importancia-de-prestar-atencion/ 

3 Personajes:

  1. Xavier
  2. Jorge
  3. Felipe

 Parte uno

Dos hombres están esperando sentados en el piso afuera de una tienda. Mantienen una conversación banal.

 Xavier: ¿Y luego?

Jorge: ¿Qué?

Xavier: ¿Qué pasa luego?

Jorge: Nada, ahí se acaba la historia.

Xavier: No tiene sentido.

Jorge: ¿qué cosa?

Xavier: ¡la historia!

Jorge: no tienen que tenerlo, nada más es una anécdota

Xavier: normalmente las anécdotas son graciosas ¿no? O por lo menos interesantes, eso que me contaste no tiene sentido

Jorge: da igual (pausa) mmm, mejor mañana

Xavier: ¿mañana qué?

Jorge: ¿cómo? (pausa) No, no es a ti…

Otro hombre entra, visiblemente apresurado.

Felipe: Hola, lo siento, se me hizo tarde

Xavier: (entre dientes) claramente

Felipe: ¿perdón?

Xavier: no, nada, que está bien. No te preocupes

Felipe abre la puerta y entra a la tienda. Jorge sigue sentado en el piso; ni siquiera se ha percatado de que Felipe está ahí

Xavier: (a Jorge) ¿pasas o te quedas ahí a ver si viene alguien?

Jorge: ¿cómo?

Xavier: que ya abrieron, ya llegó Felipe

Jorge: (poniéndose de pie de un salto. Es la primera vez que le quita la vista del celular) ¡y por qué no me avisas!

Xavier: pensé que lo habías visto

Los dos entran a la tienda

 Jorge: ¿cómo, si estaba ocupado? (vuelve al celular)

Xavier: no estabas haciendo nada…

Jorge sigue en el teléfono y Xavier se dispone a hacerse un café, mientras que Felipe prepara las cosas del mostrador y empieza a dar instrucciones. Ni Jorge, ni Xavier parecen prestarle mucha atención

 Felipe: va a ver un cambio en el registro de los productos en el sistema…

Jorge: …

Xavier: está bien

Felipe: … parece que hay errores con las comandas…

Jorge y Xavier ignoran por completo a Felipe, quien sigue acomodando cosas sin importarle si lo escuchan o no

 Xavier: (a Jorge) ya deja eso

Jorge: Espera, que me están contando algo que sí te parecerá gracioso o al menos interesante

Xavier: sí claro, viniendo de ti todas las historias son buenas ¿no?

Jorge: shhh

Felipe: …entonces dejaron el sistema medio abierto o algo así y hay que estar haciéndolo todo el tiempo…

Jorge: oye, ¿ya tienes auto otra vez?

Xavier: ¿por?

Felipe: … si no lo hacen…

Jorge: para ver si salimos mañana; es que el taxi sale muy caro

Xavier: no, me lo entregan la otra semana, pero igual podemos hacer algo en casa

Jorge: en la tuya, la mía es muy pequeña

Xavier: ¿Qué piensas invitar a mucha gente?

Jorge: la suficiente…. (leyendo el celular) ¡No te lo creo!

Felipe: … si lo hacen así no habrá problema; puede resultar tedioso, pero al parecer sólo será hoy, según me dijo el dueño ya mañana queda…

Jorge: (incrédulo, a Xavier) lee esto…

Xavier: (lee. También sorprendido) no, entonces no habrá nada mañana…

Felipe: ¿Quedó claro?

Jorge y Xavier voltean a ver a Felipe sorprendidos

Jorge y Xavier: ¡Claro!

 Parte dos

La tienda ha cerrado. Xavier está cerrando la puerta y Jorge recoge algunas cosas del mostrador

 Jorge: Como se nota cuando es quincena

Xavier: y que además hay rebajas: parece que estaban regalando el almacén

Jorge: (empezando a revisar las notas) sí, sí… (pausa) ¿y? ¿cómo ves? ¿crees que se haga algo este fin?

Xavier: (recogiendo algunas cosas) lo veo complicado, entre que no tengo carro y que Sebastián se rompió el brazo

Jorge: bueno, pero podemos ir nosotros… o no lo llevamos manco (ríe) da igual

Xavier: ¡se va a romper el otro brazo!

Xavier sigue limpiando mientras Jorge intenta hacer el corte de caja. Pasan unos instantes

Jorge: oye, no sale nada

Xavier: nada de que

Jorge: nada de nada

Xavier: ¿nada dónde?

Jorge: (desesperado) aquí, en la registradora. No aparece nada de las ventas

Xavier: fíjate bien, seguro estás haciendo algo mal

Jorge: no, estoy haciendo lo de siempre y no aparece nada. Ya van tres veces que lo intento

Xavier: (acercándose) a ver, déjame a mí (pausa) oye sí, es cierto (intrigado)no aparecen las ventas de hoy. Voy por Felipe

Jorge: no, espérate ¿y si se enoja?

Xavier: ¿por qué? No fuiste tú; es la máquina…

Xavier sale y Jorge se queda pensativo. Vuelve Xavier seguido de Felipe

Felipe: ¿qué pasa?

Xavier: que no aparecen los registros

Felipe revisa la máquina

Felipe: es porque no lo guardaron

Xavier: ¿cómo no? Si lo estuvimos haciendo todo el día

Felipe: cada que pasaban un artículo, ¿lo guardaban dos veces?

Jorge: ¿por qué haríamos eso? Sería muy tedioso y poco práctico. Le dábamos guardar al final como siempre

Felipe: (exaltado) porque yo les dije que tenían que guardar dos veces cada vez que pasarán un artículo, sino, no se registraría la compra

Xavier: ¿En qué momento nos dijiste eso?

Felipe: hoy en la mañana, cuando abrimos….

Xavier: (apenadísimo) no me acuerdo…

Jorge: yo estaba ocupado…

Xavier: ¿y ahora?

Felipe: a contar lo que falta y registrarlo a mano. El lunes hay inventario (pausa) Cierran cuando acaben

Felipe deja las llaves en el mostrador y sale

Oscuro final

5- Nombre de la obra: “Es mejor acá que allá”

Autora: Ana María Rozo

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-teatro-la-familia-la-identidad-nacional-10-personajes/ 

10 Personajes:

  1. Mesero mayor
  2. Mesero menor
  3. Español
  4. Italiano
  5. Francés
  6. Egipcio
  7. Brasileño 1
  8. Brasileño 2
  9. Asiático masculino
  10. Asiático femenino

Argumento

Están 9 personas almorzando en un restaurante, un Español y un Italiano, empiezan a hablar de cual de sus casas es la mejor, entonces escucha el francés y se une a la conversación, después el Asiático el Egipcio, y de esta manera hasta que el Inglés y el Brasileño entran a la conversación. Se vuelve un conflicto el diálogo y terminan gritando todos. El dueño de restaurante detiene la pelea y le pregunta a cada uno que es lo que mas le gusta de su casa, y resume para todos los presentes que lo mejor de tu casa es la compañía que tienes allí.

ÚNICO ACTO

En un restaurante de aspecto italiano, con 2 puertas y 2 ventanas clásicas color café, con mesas con manteles de cuadros rojo y blanco, y con macetas colgadas en cada esquina con plantas verdes que cuelgan.

En el centro del salón se encuentran almorzando un Italiano y un Español ya mayores muy elegantes los dos. A lado derecho se encuentra un francés de aspecto juvenil y artístico, leyendo un libro. Al lado izquierdo se encuentra una pareja de asiáticos con cámara fotográfica, tablet y 2 celulares. Diagonal al lado derecho está sentado comiendo un árabe con un hermoso traje, con aspecto serio, y diagonal al lado izquierdo se encuentran dos amigos brasileños turistas. Se encuentran 2 meseros, en la esquina derecha uno mayor muy limpio con traje blanco y mostacho y bien peinado, y en la otra esquina uno más joven con su traje blanco.

ESCENA 1

Se encuentran todos comiendo en el restaurante, hablando en voz baja los que se encuentran acompañados. Pasa el mesero joven y le entrega 2 platos a los asiáticos. El mesero se detiene a escuchar la conversación del italiano y el español, haciendo que mira para afuera.

Italiano: (con el acento correspondiente y en voz alta) no hay mejor lugar que Italia. ¡Mama mia! Aquí todos se sienten a gusto.

Los demás en el salón se quedan en silencio y observan al italiano.

Italiano: Yo creo que todos quisieran estar en un lugar como este… la pasta, los paisajes, sus mares. Es el país más bello del mundo sin lugar a dudas.

Español: (con el acento correspondiente y un poco molesto) Pues creo que estáis exagerando, qué más bello que España, hermosa música, hermosa cultura, tenemos las más bellas celebraciones de toda Europa.

Pasa el segundo mesero y entrega el plato al egipcio.

Egipcio: (con el acento correspondiente y moviendo la cabeza de un lado a otro) A esto le llaman belleza. ¡Ae las pirámides de Ghiza! Eso sí es arte y belleza pura.

El francés hace musarañas con la mano mirando su libro

Francés: La torre Eiffel. ¡Ha!

El español y el italiano miran con detenimiento al egipcio y al francés que evitan una conversación mirando su comida y su libro. Se levanta uno de los brasileños.

Brasileño 1: (con acento correspondiente y con una gran sonrisa, suena zamba al fondo) ¡pero si no es para pelear! Aquí lo único que puedo decir es que Brasil lo tiene todo! El carnaval, el fútbol y la zamba!

Los asiáticos terminan su plato y se disponen a dejar el restaurante.

Asiático masculino: (con acento correspondiente y tomando fotos) hablan de cultura y no saben lo que eso es. Nosotros sí sabemos la verdadera cultura y ha permanecido durante años.

Los asiáticos se dirigen lentamente hacia la puerta.

Brasileño 2: (mirando fijamente a los asiáticos) Que van a saber ustedes de cultura. Para bailar no sirven. ¡Solamente para comer bichos!

Se voltean los asiáticos muy mal humorados. Todos empiezan a gritar y alzar los brazos, dando explicaciones los unos a los otros.

TODOS: Mi país es el mejor!

El mesero mayor se posiciona en el centro de la sala.

Mesero mayor: (alza la voz pausadamente) Silencio per favore

Todos se callan y voltean a mirar al mesero

Primer mesero: Para solucionar esto cada uno me dirá que es lo que más le gusta de su país, y asi se definirá cual es el mejor!

Egipcio: (gritando acelerado) Nos encanta salir a pasear con mi familia y observar la entrada del sol en el desierto! Ae ae

El egipcio mira hacia arriba y suspira.

Español: Pues sin lugar a dudas, lo que nos fascina es ir con mi señora y mis nietos a los viñedos de rosales, anda paisajes más bellos ahí.

Asiático masculino: Para mi esposa y para mí, lo mejor es intentar recorrer la muralla china juntos.

Los asiáticos se abrazan y sonríen

Brasileño 1: No hay nada mejor que tu familia vaya a verte jugar un partido de fútbol. Y que te vean haciendo un gol.

El brasileño 1 se pone de rodillas

Brasileño 1: ¡Gol!

Francés: ¡Que más alegre que una vuelta en bicicleta con la persona que amas! (suena canción de amor al fondo)

El francés suspira enamorado

Mesero mayor: Entonces, escuchándolos a todos puedo concluir lo siguiente: cada país tiene cosas maravillosas, pero lo que hace de tu hogar el mejor de todos, es que ahí es donde compartes con tus seres amados. ¡Tu familia!

Todos se miran los unos a los otros y asienten con felicidad. Se sientan a terminar su cena.

Los asiáticos se dirigen hacia la salida.

Asiático masculino: Sigo pensando que China es el mejor país. (hace una risita)

Los asiáticos se apresuran a correr hacia afuera del restaurante.

Los demás miran a los asiáticos y se echan a reír.

FIN


6- Título de la obra: “DOG LOVE-R”

Texto Teatral basado en la amistad entre un hombre y su mascota

Autora: Leslye Rivera Casanoba

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-teatro-hombre-perro-amor-2-personajes/ 

2 PERSONAJES:

  1. HOMBRE
  2. PERRO

ESCENARIO:

Al centro del escenario se ubican una mesa y una silla. Sobre la mesa se encuentra un collar de perro para pasear. En la esquina derecha se disponen dos platos. Uno con agua y otro con comida de perro. Bajo la mesa se ubica una pequeña alfombra. Encima de la alfombra un perro duerme. Al fondo se escuchan ruidos de llaves y puerta simulando la llegada de una persona. Perro se despierta atento y feliz. Corre por todo el escenario. Después de unos segundos, ingresa su dueño. Un hombre de 30 años vestido semi-formal con un bolso de computador. Camina lento y cansado después de una agotadora jornada laboral.

PRIMERA ESCENA:

PERRO: (Saltando) ¡Sí! ¡Por fin llegaste! Me alegra tanto verte, de verdad. Todo mi cuerpo salta y baila al son de tu llegada (Baila y canta una canción alegre). Por favor, salgamos rápido que ya no aguanto las ganas… (Perro con ganas de ir al baño).

HOMBRE: Hola (Acaricia la cabeza de Perro) Estoy tan cansado (Deja el maletín en la mesa y se sienta en la silla).

PERRO: Lo sé, lo se… de verdad que entiendo tu cansancio. Debe ser muy agotador estar fuera de la casa todo el día haciendo quizás que cosas… pero por favor… te lo pido… ¡salgamos ya! (Moviéndose para todos lados).

HOMBRE: Bueno, está bien. Déjame sacar una bolsa, el agua, ponerte la correa y nos vamos (Busca una bolsa y agua dentro de su maletín. Toma la correa que se encuentra encima de la mesa y se la pone a Perro).

PERRO: ¡Sí! Eres el mejor compadre… ¡Te quiero!

HOMBRE: Vamos. (Salen los dos del escenario).

SEGUNDA ESCENA:

Escenario a oscuras. Se quitan la mesa, la silla, la alfombra y los dos platos. Se ubica una banca diagonal con un par de maceteros en un tercio del escenario. Dejar el centro desocupado para que transcurra la escena y otorgue libertad a los actores. Hombre y Perro entran al escenario por el frente de la banca. Perro tiene bastante energía y comienza a dar vueltas. Hombre, cansado y desanimado, se sienta en la banca. Perro sigue moviéndose y oliendo los rincones de todo el escenario buscando un lugar donde hacer sus necesidades.

PERRO: ¡Llegamos! ¡Por fin! (Acción de búsqueda) Donde… donde… donde… ¡aquí! ¡Perfecto! Qué alivio, que delicia… no aguantaba, estaba a punto de explotar.

HOMBRE: (Sentado con brazos extendidos por el respaldo de la banca) Lo necesitabas ¿verdad?

PERRO: (Sensación de alivio) ¡Oh sí! es que esa agua de sabores que me dejaste en la mañana estaba deliciosa y me la tomé completa (Se sienta al centro del escenario).

HOMBRE: Ese tipo de agua te hace muy mal. Tiene demasiada azúcar. (Con sensación de culpa) Estaba tan atrasado que no me di cuenta y agarré la primera botella que encontré. Perdóname.

PERRO: ¡No te preocupes viejo! Yo tomo y como lo que me des. No soy regodeón ni quejumbroso (Comienza a rascarse la oreja).

HOMBRE: (Triste) No te cuido bien. No merezco tenerte.

PERRO: No pienses tanto. El agua estaba buena. Pudo haber sido peor. Imagínate si no me dejas agua. ¡Terrible hermano! Pero no te preocupes. ¡Estando en el parque todo es mejor! (Camina por el escenario feliz).

HOMBRE: (Sonriendo levemente) Eres el mejor.

PERRO: Soy el mejor compañero de todos. Fiel hasta la muerte (Simulando una postura heroica).

HOMBRE: El más fiel.

PERRO: Hoy te extrañé mucho compañero. Como todos los días. No entiendo por qué sales tan temprano en la mañana y vuelves en la noche. Tarde. Cansado. La vida en casa es maravillosa. Yo duermo todo el día.

HOMBRE: Me encantaría poder quedarme en el departamento.

PERRO: Entonces ¡hazlo! Podríamos venir al parque y pasear todo el día. Estando en el parque todo es mejor. Aquí podemos respirar, jugar, correr, caminar… rascarse (Comienza a rascarse nuevamente) ¡Aquí se siente la libertad!

HOMBRE: (Ilusionado) Deberíamos venir más a menudo. Hacer algo distinto. Conocer más gente.

PERRO: ¡Pero claro viejo!

HOMBRE: Podría practicar algún deporte…

PERRO: ¡Excelente idea! ¡Me gusta tu pensamiento! Mientras practicas yo puedo mirarte (Lo mira fijamente), darte ánimo (Comienza a hacer barra), correr contigo (Corre dando vueltas por la banca), dormir al lado de un árbol (Se tira al suelo y comienza a roncar fuerte) ¡un montón de cosas! ¿Me das agua?

HOMBRE: Aquí tienes (Hombre le da agua a Perro en una botella).

PERRO: ¡Gracias! (Lame a Hombre como muestra de agradecimiento).

Suena una música que anuncia la llegada de una mujer y su mascota. Los personajes son imaginarios para el público, pero reales para los actores. Hombre y Perro comienzan a mirar hacia el otro extremo del escenario y quedan hipnotizados. La música comienza a bajar.

PERRO: ¡Que es lo que veo por allá! Un par de chicas lindas. La alta para ti y la de manchitas para mi… (Mirando fijamente) ¡Me encantan las de pelaje café! (Perro quiere acercarse pero Hombre lo detiene afirmándolo de su collar).

HOMBRE: ¡No! Tranquilo.

PERRO: ¡Vamos! ¡Estamos muy solos viejo! Necesitamos compañía y ellas son perfectas para nosotros. Mira, la chica alta tiene audífonos, probablemente le guste la música, igual que a ti.

HOMBRE: (La mira encantado por unos segundos, luego vuelve a afirmar a Perro) ¡Tranquilo! ¡Sentado!

PERRO: ¡Vamos! ¡Vamos! Están sentadas al frente de nosotros y no hacemos nada… ¡Compadre! es sólo cruzar al frente y comunicarnos. ¡Nada más! Yo soy experto cuando se trata de conquistas (Con aires de seductor)Con solo olerlas se lo que quieren y lo que les gusta.

HOMBRE: ¡Ya basta! ¡Sentado, sentado!

PERRO: Ok. Ok. (Se tranquiliza) Soy tu amigo y te debo respeto, pero yo creo que ésta es nuestra oportunidad de vivir el amor… de verdad lo creo. Míralas… (Los dos miran a las visitantes sonriendo enamorados) si son preciosas las dos.

HOMBRE: (Enamorado) Que linda…

PERRO: ¡Ya! Es ahora o nunca. ¡Voy! (Perro camina de forma galante hacia el otro extremo de la banca).

HOMBRE: (Nervioso) ¡No! ¡Ven!

PERRO: (Hablando con la mascota) Hola preciosa… (Comienza a oler) hueles exquisito…

HOMBRE: (Respira profundo, se arregla el cabello y camina hacia el otro extremo donde está Perro) Disculpa… no, no te preocupes, no es un perro peligroso, sólo le gusta jugar. (Con cierta timidez) Se llama Rocco (Apunta hacia la perrita) ¿Cómo se llama tú mascota?

Luces apagadas. Música de fondo. Cierre de telón.

FIN


7- Título de la obra: “PRACTICANDO PARA EL FUTURO”

Autora: Janet Mora

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-de-teatro-sobre-la-importancia-del-descanso/ 

2 PERSONAJES:

  1. Entrenador
  2. Joselito (niño de diez años).

AMBIENTACIÓN: Una mañana del sábado en el campo de béisbol.

INTRODUCCIÓN: Joselito está practicando con el bate. El entrenador le lanza las bolas. Cerca de ellos se encuentra el equipo local calentando para la final de la temporada.

Entrenador (gritando): Vamos Joselito

¡Que tú puedes!

Joselito (un poco agotado por el sol): Entrenador descansemos un poco por favor!

El entrenador le hace un gesto con la mano y sale del campo a tomar agua. Joselito se sienta en las gradas a refrescarse y observar la práctica del equipo local.

Joselito: ¡Ojalá yo fuese tan bueno como ellos! No sé qué pasa. ¡Practico y practico y no me sale nada bien!

Joselito sigue mirando desconsoladamente al equipo local. El entrenador entra de nuevo al campo y le grita que ya es hora de retomar la práctica.

Entrenador: Vamos Joselito, tenemos que seguir practicando, últimamente tu desempeño ha estado muy flojo.

Joselito: No es eso entrenador. Yo practico todos los días, de hecho, últimamente me quedo despierto hasta tarde en la noche para tratar de mejorar mi velocidad al bate.

Entrenador: ¡Con razón tu cansancio! No estás durmiendo bien en las noches. ¡Tienes que descansar!

Joselito: ¡Pero si descanso no llegaré a ser tan buenos como ellos!(Señalando al equipo local).

Entrenador: (con tono estricto) Si NO descansas no llegarás a ser tan bueno como ellos. Mientras dormimos, nuestro cuerpo se repone de todas las energías gastadas en el día.

Joselito (quebrándose en lágrimas): No me regañe entrenador por favor. Yo pensaba que si no dormía podía utilizar esas horas de sueño para mejorar mi práctica. ¡Tengo miedo de no ser tan grande como ellos!

Entrenador (tono reflexivo): Tenemos que cuidar nuestro cuerpo. Del mismo modo en que nos esforzarnos en cada práctica, tenemos que descansar. ¡Entrenar todos los días con mucha disciplina, dedicación y responsabilidad te garantizará el éxito y de esta manera podrás llegar a ser más grande que ellos! Eso sí, jamás dejes de creer en ti, porque la fe que nos tengamos es lo que nos llevará por el camino para alcanzar nuestros sueños.

Joselito se seca las lágrimas con las mangas.

Entrenador (cambiando a tono alegre): Pero bueno, bueno, ya mucho entrenamiento por hoy. ¡A dejar de llorar y vamos a ver la práctica de nuestro equipo local!

Joselito: Gracias por entenderme entrenador.

Vemos como Joselito y el entrenador se acercan a la práctica.  

FIN.


8- Título de la obra: “El Principito” (adaptación)

Autor de la adaptación: Ana María Rozo

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-de-teatro-principito-3-personajes/ 

3 Personajes:

  1. El principito
  2. Aviador
  3. Zorro

PRIMER ACTO

Fondo con cortinas azul oscuras. Hay un avión en reparación en el centro del escenario. Aparece el aviador de aproximadamente 30 años de edad con un uniforme de aviador viejo y gastado. Tiene mostacho y es delgado. El principito es un niño de aproximadamente 8 años, con el cabello dorado usando ropa de príncipe y una bufanda amarilla.

ESCENA 1

Aviador: (Preocupado) Aunque sé que no encajo con las personas del resto del mundo, no era mi idea que mi avión se dañara en medio del desierto.

Suena el viento y el aviador siente el frío de la noche (sonido de noche en el desierto)

Aviador: (En su mano tiene el dibujo del elefante dentro de la serpiente) Aquí solo en el desierto, sigo sin entender cómo el resto de personas ven un sombrero. ¡Yo veo un elefante dentro de una serpiente! (cogiéndose la cabeza y con voz de tristeza) no entiendo por qué ven un sombrero.

Aparece el principito, detrás de el aviador.

Principito: ¿Me dibujas un cordero?

El aviador salta asustado y se voltea para ver al principito.

Principito: Me han dicho que los corderos comen árboles. Mi planeta se va a acabar si no consigo un cordero.

Aviador: (Dirigiéndose a su avión) Lo siento, en éste momento no tengo tiempo para dibujar corderos.

Principito: (Haciendo movimientos de pataleta) Este planeta es igual que los demás, personas que nunca tienen tiempo, a los adultos se les deben explicar las cosas varias veces.

Aviador: (Se da la vuelta hacia el principito con cara de asombro) ¿A caso conoces más planetas?

Principito: Si, conocí un rey sin poder, un ebrio que bebía para olvidar que era un ebrio, un geógrafo que no conoce mas que su pequeño mundo, un vanidoso que nadie mira y un avaro que roba las estrellas (baja la cabeza). En ninguno de estos lugares me sentí bien. Solamente en la tierra he conocido una sola cosa que vale la pena.

Aviador: (Intrigado) ¿Qué es lo único que vale la pena?

Principito: Un zorro.

ESCENA 2

En el mismo escenario con la cortina azul oscuro. Se encuentra un árbol grande con una serpiente pequeña color oscuro. Al lado derecho un campo de rosas rojas. El personaje del zorro tiene apariencia humana pero con pelaje naranja y las orejas encima de su cabeza.

Principito: (Mirando hacia el campo de rosas) ¿No es mi rosa única y especial? (Se pone de rodillas y agacha la cabeza)

Zorro: (Sentándose a al lado del principito) ¿Tienes una rosa para ti? Cuéntame como es ella por favor amigo.

Principito: (Con voz de tristeza casi llorando) Ella es hermosa. Vive conmigo en mi planeta. Ella también es vanidosa y orgullosa y quiere que le preste atención solo a ella.  (Se levanta y señala el rosal) De qué sirve que mi rosa sea hermosa si ella es igual a las demás. No es única cómo pensé.

Zorro: (En la misma posición) Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible a los ojos.

El principito lo mira y se sienta al lado de del zorro.

Principito: ¿Qué quieres decir con eso?

Zorro: Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.

Principito: (Levantándose) Ahora entiendo por qué es mi rosa tan especial. Debo ir a estar con ella, también aprendí que las rosas no son para siempre.

Zorro: (Mirando hacia el campo de rosas) ¿Debemos separarnos ahora? Eres el único amigo que he tenido y que tendré. Para mí tú serás el único en el mundo. Para ti yo seré el único en el mundo.  ¿Recuerdas?

Principito: Cuando mires a las estrellas, por la noche, como yo vivo en una de ellas, como yo río en una de ellas, será para ti como si rieran todas las estrellas. ¡Tú y solo tú tendrás estrellas que saben reír! (Camina y se aleja)

ESCENA 3

Solo la cortina color azul.

Aviador: (Dirigiéndose al publico) Sí, le dibuje el cordero al principito, pero les pido un inmenso favor… si alguno de ustedes lo ve de nuevo, por favor díganle que los corderos también comen flores.

FIN


9- Título de la obra: “El Avaro” de Molière (adaptación)

Autor de la adaptación: Manuel Martínez

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-el-avaro-de-moliere-4-personajes/ 

4 personajes:

  1.  FERNANDO- Hombre de 60 años adinerado, vive en una gran casa con su mayordomo y su ama de llaves de la cual está enamorado. Protagonista de la obra
  2. MAYORDOMO- Hombre de 35 años, amigo de Fernando, enamorado de la Ama de llaves. No encuentra la manera de contarle a su jefe que sale con ella.
  3. AMA DE LLAVES.- Mujer de 30 años, trabaja para Fernando y conoce su amor hacia ella. Ella está enamorada del Mayordomo con el que tiene un idilio.
  4. VICTOR- Hombre de 33 años, hijo de Fernando. Enamorado de una joven humilde, Víctor no sabe cómo devolverle a su padre el dinero que le ha robado para comprar una sortija.

ACTO I

Una gran casa Despacho de Fernando. Es el día del cumpleaños de Fernando, en su casa se han reunido sus amigos, su hijo, un ama de llaves, un mayordomo y el resto de invitados.

(Personajes que intervienen en este acto Fernando y el Mayordomo)

Fernando apesadumbrado habla con el mayordomo, mientras la música desde el otro lado de la puerta suena lejana.

 

FERNANDO: Mi querido Manuel (Mayordomo), hoy he vuelto a soñar con ella.

MAYORDOMO: ¿Otra vez?

FERNANDO: Como lo oye, otra vez soñaba con su cálida piel, con que volvía a acariciar su pelo, casi puedo notarlo en mis dedos con sólo recordarlo.

MAYORDOMO: Señor, debería salir y distraerse. Han venido muchos amigos a verle, es su fiesta de cumpleaños.

FERNANDO: ¿Amigos? Todos han venido porque han sido invitados a una fiesta. Fiesta que doy yo y que ha costado mis buenos billetes. Así que de amigos, hay poco, más bien interesados.

MAYORDOMO: Bueno, pero también ha venido su hijo a verle. Salga y aproveche que viene para charlar con él.

FERNANDO: Mi hijo sólo ha venido para presentarme a su novieta, una chica sin clase y de familia desconocida. No descartes que acabe la noche pidiéndome dinero.

MAYORDOMO: No se enfade Fernando. Discúlpeme pero yo debería salir y atender la puerta y los invitados.

El Mayordomo sale del despacho. Fernando pensativo, se levanta y busca detrás de un cuadro en una caja fuerte, donde al abrirla no hay nada.

FERNANDO: ¿Mi dinero?, ¿dónde está mi dinero?, ¡Ladrones, ladrones! Tengo un ladrón en mi propia casa.

ACTO II

(Personajes que intervienen en este acto Ama de llaves, Mayordomo y Víctor)

Habitación del Mayordomo. La ama de llaves espera nerviosa sentada en la cama. La puerta se abre y entra el Mayordomo. Ella al verlo, se abalanza para abrazarlo.

 AMA DE LLAVES: Amor mío. ¿Se lo has dicho ya?

El Mayordomo niega con la cabeza.

 MAYORDOMO: No era el momento. Hoy está de un humor de perros, ni en su cumpleaños está animado.

AMA DE LLAVES: Bueno ya habrá otro momento.

 MAYORDOMO: Ya, pero no puedo dejarlo mucho más, me ha dicho que ha vuelto a soñar contigo. No puedo soportarlo.

Ella lo abraza.

AMA DE LLAVES: Tienes que aguantar, amor mío. Sabes que yo solo tengo ojos para ti. Si no se lo cuentas tú y se entera por otros, nos echará a patadas de la casa y no podemos los dos perder el empleo.

MAYORDOMO: Llevas razón.

AMA DE LLAVES: Tengo que irme. En la cocina seguro que están esperándome.

La Ama de llaves sale de la habitación. El Mayordomo se sienta en una silla, cuando alguien llama a la puerta. Se levanta y la abre. En el umbral de la puerta aparece Víctor el hijo de Fernando.

MAYORDOMO: Dígame, señor Víctor, ¿qué desea?

 VICTOR: Necesito hablar con usted.

Víctor entra en la habitación.

 VICTOR: Es usted el mejor amigo de mi padre, bueno, su único amigo, aparte de su empleado. Y necesito que hable usted con él.

MAYORDOMO: Tanto como amigo. Pero dígame, si cree que puedo ayudarle, ¿qué quiere que le diga?

VICTOR: He hecho algo terrible y no sé cómo decírselo. Víctor alza una bolsa, dentro lleva varios fajos de billetes.

 MAYORDOMO: Pero, ¿ese es el dinero de su padre?

Víctor asiente con la cabeza.

VICTOR: Necesito que se lo cuentes a él, le quité el dinero, porque quería comprarle un buen anillo a Elsa con el que pedirle matrimonio. Pero me arrepentí.

El mayordomo, se derrumba y se sienta en la cama.

VICTOR: ¿Qué le ocurre?

MAYORDOMO: Pues que yo también necesito contarle una cosa a su padre y no sé cómo hacerlo.

ACTO III

(Personajes que intervienen en este acto Fernando, Mayordomo, Ama de llaves y Víctor)

Fernando entra en el salón de la fiesta, las voces de los invitados se oyen alrededor de él.

 FERNANDO: ¿Quién ha sido?, ¿quién?, mi dinero. Todo mi dinero. De aquí no va a salir nadie hasta que aparezca el dinero. Sé que ha sido alguien de aquí.

 El Mayordomo se acerca a Fernando.

MAYORDOMO: Señor, tengo que hablar con usted.

FERNANDO: Dime Fernando, tú sabes algo del robo. Dime quien ha sido, aquí delante de todo el mundo. Que se sepa quién lo hizo.

 MAYORDOMO: Señor, es que creo que deberíamos hablar antes en privado.

FERNANDO: Manuel, no me digas que tú tienes algo que ver, sino es así, dime rápido quién ha sido, si no sabré que tú tienes algo que ver.

MAYORDOMO: Señor no es nada de eso.

FERNANDO: ¡Dime!

MAYORDOMO: Sé dónde está su dinero.

Fernando se abalanza sobre el Mayordomo.

 FERNANDO: Pues dime ahora mismo donde está y quien lo tiene.

MAYORDOMO: Es por eso que tengo que hablar con usted en privado.

FERNANDO: Si no me lo dices inmediatamente estás despedido, y llamaré a la policía para que te detengan por el robo.

El Ama de llaves entra en escena hasta acercarse al Mayordomo.

 AMA DE LLAVES: ¡No!, señor Fernando él no tiene nada que ver, se lo aseguro. Él no robaría nunca nada.

FERNANDO: Vosotros, tú, mi amor.

Víctor entra en la sala.

VICTOR: Un momento papá. Ellos no tienen nada que ver.

FERNANDO: Alguien me va a decir que pasa aquí.

VICTOR: El dinero lo cogí yo y le pedí a Manuel, que hablara contigo porque yo no me atrevía.

FERNANDO: Entonces…

Víctor alza la bolsa con el dinero en una mano.

VICTOR: Yo sólo quería comprar un buen anillo con el que pedirle matrimonio a Elsa. Pero no debí coger el dinero. Ellos no tienen nada que ver.

Fernando agarra rápidamente la bolsa con el dinero para abrazarla.

 FERNANDO: Ni se te ocurra volver a acercarte a mi dinero, hijo mío. En cuanto al resto ¡La fiesta ha terminado! Manuel, Inés (Ama de llaves) recójanlo todo y  acompañen a los invitados, yo voy a contar mi dinero y a esperar que esté todo. Por cierto mañana quiero el desayuno a las 8 de la mañana y no me molesten más.

 FIN


10- Título de la obra: “Mi Espejo”

Autora: María Gabriela Méndez

Fuente: http://www.obrascortas.com/obra-teatro-adolescentes-baja-autoestima-3-personajes/ 

Tema: Obra de teatro pequeña, especialmente dirigida a estudiantes de Secundaria. Acerca de una chica que se siente insegura con su cuerpo. Quiere estar más delgada y ser más hermosa, por lo que tiene una conversación con su espejo.

Género: Comedia – Ficción

3 Personajes:

  1. Narrador (Voz Masculina)
  2. Sofía (Chica insegura)
  3. Espejo (Debe ser una voz de un jovencito)

Nota: Entre paréntesis () se encuentran sugerencias de expresiones no verbales, (Acotaciones)

Ambiente

Una habitación de una chica moderna pero contiene básicamente una peinadora con una silla que se pueda mover en el espacio, un espejo de cuerpo entero, muchas prendas de ropa y zapatos regados por el lugar, y bastante maquillaje, secador de cabello, plancha, y otros accesorios de mujer.

Narrador: – Sofía ha sido invitada a una fiesta de cumpleaños de una amiga, debe arreglarse para salir y está bastante preocupada. En la fiesta estará el chico que le ha gustado desde el primer día de Secundaria, nunca ha logrado llamar su atención.

Sofía cree que es demasiado simple, y es por eso que no ha logrado captar la atención del apuesto chico que tanto ha ocupado sus pensamientos.

Sofía está en problemas, el tiempo se agota, debe estar perfecta en solo unas horas y no logra conseguir la combinación de vestuario, maquillaje y peinado que le quiten su simplicidad y la hagan realmente atractiva para la ocasión.

Acto Único

Sofía: (Entra en el cuarto bastante molesta consigo misma, tiene un conflicto, se sienta con fuerza en una silla frente a su espejo) -No sé qué hacer, me molesta mi cuerpo, mi estatura, mi cabello, mi ropa… toooooodo!!!! (pausa, mientras se mira con inconformidad, luego se pone una chaqueta de jean y se mira al espejo, se recoge el cabello, se lo vuelve a soltar, posa delante del espejo, trata de encontrar un ángulo que le guste) – No voy a encontrar nada que me guste, no hay remedio: soy gorda (Pausa: se pone la mano en la cintura una y otra vez como quien quisiera reducir centímetros de diámetro de forma mágica e inmediata), -chiquita (Pausa: se para de puntilla, intenta saltar, se prueba unos tacones, los observa en el espejo, se los quita y los lanza con una leve violencia de molestia consigo misma. Luego se sienta en la silla de nuevo y se recuesta haciendo un gesto de cansancio).

Narrador: – Sofía cree que nadie la escucha, ella está sola en la habitación, quién pudiera estar escuchando sus fuertes críticas y su arranque de inseguridad e inconformidad con su aspecto físico. Pero de pronto escucha una voz que pareciera salir de la nada.

Sofía: Un fantasma!!!???? Un espíritu!!!??? Qué voz pudiera ser esta?

Espejo: – Por qué eres tan dura contigo misma, viéndolo bien, y vaya! que he visto desfilar gente por aquí. Y no eres lo peor que he visto… (Pausa), -Perdón, quise decir que no estás tan mal como dices.

Sofía: (Se asusta al escuchar esta voz pero tiene curiosidad de saber de dónde viene, por lo que comienza buscar en toda la habitación) – Quién habla?, Sea quien sea debe salir de una vez? (Toma el secador para usarlo como arma y vuelve a buscar en la habitación) – A ver, basta de escondites, quién está donde quiera que esté? (Quiere parecer segura, dispuesta a enfrentar a quien sea pero a la vez la delata un aspecto y una voz de algo de pánico, no tanto, pero sí, está un poco asustada)

Espejo: – Soy yo chica, deja el show de policía asustado, soy el espejo, ¿la gente cree que uno va a estar aquí calándose sus peores fachas, o cuando están en sus “mejores” momentos, aquí, hablando frente a mí sin yo poder contestar ni una vez? pues me cansé, ahora me vas a tener que oír. (Esto debe sonar con un ligero fastidio pero con seguridad. El espejo es un personaje masculino, un poco irónico en su forma de hablar)

(Sofía voltea a ver el espejo y pone el secador a un lado)

Sofía: – Ah eres tú, ya, está bien. (Pausa: se sienta en su silla frente al espejo y se relaja y mira hacia el suelo un poco desarreglada en su forma de sentarse, pero de pronto vuelve a mirar el espejo con rapidez) -Ya va, de cuando a acá los espejos hablan, aquí hay algo muy extraño. (Dirigiéndose al espejo le dice) – Desde cuándo hablas, y por qué no lo habías hecho hasta ahora… Yo te he hecho tantas preguntas, tú jamás me respondes. He necesitado tantas veces tú opinión, por qué no has estado cuando te he necesitado?

Espejo: – Demasiadas preguntas para ser la primera vez que hablamos, no te parece?.

Sofía: – No me parece, tantas preguntas que te he hecho sin respuesta, siempre sin respuesta, y te he perdonado porque creía que no hablabas pero hablas!!!

Espejo: – Pero no me cambies de tema, te decía que eres hasta bonita chica, deberías ponerte cualquier cosa, creo que casi todo lo que te has puesto te queda bien. Ah bueno, No… Jamás te pongas de nuevo esos pantalones de pepitas negras… Quémalo por favor, me aturde solo ver que te lo estás poniendo. (Pausa) Pero… en líneas generales creo que estás muy bien.

Sofía: – No estoy de acuerdo. Estoy gorda (y se vuelve a tomar la cintura).

Espejo: – No, no lo estás… Creo que el vestido rojo te queda muy bien.

Sofía: – Y mi cabello?.. Es un desastre, está seco y sin brillo (se intenta hacer peinados y se lo vuelve a soltar).

Espejo: – A mí me gusta tu cabello, hasta antes de que te lo quemes con esos aparatos que tanto te gustan.

Sofía: – Pues no, no tengo ni tamaño… No te has dado cuenta de que uso estos tacones (toma unos tacones del suelo y los vuelve a tirar), – y estos (toma otros del suelo y los vuelve a poner en su lugar), – y estos (toma otros que están tirados en el suelo a sus espaldas, los ve y los vuelve a colocar en su lugar), -aunque son incomodísimos, pero intento verme como Carla, Jessica, María Joaquina. Ellas sí que son altas, esbeltas, y siempre saben qué ponerse.

Espejo: – Ah no, chica! tú lo que eres es tremenda envidiosa. Ya me estás cansando.

Sofía: – es que es así, tengo que dejar de comer y hacer ejercicios hasta morir. (se acuesta en el suelo a mirar el techo, con expresión de pensamiento)

Espejo: – Sabes qué? Pues sí, si lo que quieres es escuchar tus defectos te ayudaré. Creo que ciertamente necesitas entrar al GYM porque tu trasero es, (pausa) – digamos, (pausa) – siiiiimple.

Sofía: (Se sienta con molestia y lo mira) – Qué? Tampoco así, a mí me gusta mi trasero (Y se mira en el espejo con agrado)

Espejo: – Y viéndolo bien, creo que necesitas unas extensiones de cabello porque siempre lo usas corto y eso no está de moda.

Sofía: -Ay no, a mí me luce el cabello así. (Y se peina con agrado)

Espejo: – Y… Creo que unos implantes de senos serían digamos que… necesarios, porque tú eres como una nadadora: Nada por delante y nada por detrás.

Sofía: (se pone la mano en la cintura y se molesta) – Pues no chico, si supieras que me han observado en las calles y me han dicho que son lindos. Ay espejito, tú como que necesitas anteojos. Ya me estás cansando con tus críticas. Deberías enmudecerte otra vez.

Espejo: – Y ni se te ocurra ponerte el vestido azul, ese que hace que se te vean las piernas como una garza, porque las garzas y tú, (pausa), – perdón, creo que le ganas a las garzas con esas piernas flacas.

Sofía: (Se mira las piernas sorprendida y comienza a mirarlas en el espejo con agrado y empatía) – Yo amo mis piernas, y ahora que lo dices, ya encontré que me pondré esta noche. El vestido azul… y (Pausa: lo busca entre toda la ropa regada) – Y… Ya sé los zapatos que combinan con este vestido. (Busca entre todos sus zapatos y consigue los que le gustan)… – Bueno, mi cabello, lo llevaré suelto, creo que me está gustando como se ve – (refunfuña) – y que largo, este espejo no tiene buen gusto, la verdad. (corre a la peinadora y vuelve al espejo) – Me pondré estos sarcillos. Y listo. (Se sale de escena a cambiarse de ropa)

Narrador: – Parece que Sofía le halló sentido a su figura, ya no le parecía que era tan gorda, tan simple, ni tan chiquita, como le creía antes de su conversación con el espejo. Sofía tuvo un encuentro con su realidad, creo que todo lo que veía como defectos comenzaron a ser virtudes para ella.

Sofía: (Entra en escena pero no habla, solo trae su vestido azul, sus tacones, se sienta en la peinadora y comienza a maquillarse, mientras el narrador sigue hablando)

Narrador: – curiosamente, nuestro querido espejo no volvió a hablar con Sofía, y ella no lo extraña, quizá fueron sus pensamientos quienes hablaron todo el tiempo. No lo sé, pero quien quiera que haya sido ha logrado un verdadero cambio en ella.

Sofía: (Termina de maquillarse, busca un perfume en la peinadora, se pone un poco frente al espejo, luego busca su cartera y regresa al espejo) – ¿Con que sin trasero, con senos pequeños y piernas de garza?. Pues mira espejo, avísame cuando alguien pase por aquí y me supere. (Sonríe con picardía y sale de escena, segura de sí misma y rumbo a la fiesta)

Narrador: – Creo que muchos necesitamos a un personaje como “El Espejo” en nuestras vidas, que nos permita ver lo que tenemos ante nuestros ojos acerca de nosotros mismos. Lo prototipos sociales nos engañan respeto al hecho de que la singularidad y originalidad en la que fuimos elaborados nos hace todo lo atractivos que queramos ver y reconocer con nuestra propia percepción.

Esto es todo por ahora. Si aún desean ver más ejemplos, simplemente hay que entrar a http://www.obrascortas.com/ donde no solamente hay muchas obras adicionales, sino que se actualiza periódicamente con nuevas obras de teatro.

Se permite la reproducción y utilización de estas obras siempre que se mencione y enlace a la fuente correspondiente.
Por cualquier consulta:
http://www.obrascortas.com/contacto/