Día 10cuaresma cover.jpg

Lectura: Mateo 23:1-39

En este texto Jesús manifiesta su enfado con la vida de apariencias que vivían los fariseos.  Él les podía ver el corazón y sabía que su religiosidad era exterior y no nacía de un corazón entregado.  Nosotros también debemos evaluarnos.  Muchos buscan recibir el favor de Dios por las buenas obras.  Otros quieren el reconocimiento por lo que hacen.  Las obras que de verdad cuentan son las hechas como fruto de un corazón transformado por el Señor.  Jesús las recibe y las bendice.  

Meditación: ¿Cuál es mi motivación al querer servir a Dios?  ¿Busco la gloria de Dios o mi reconocimiento?

Una canción para la meditación: Señor, tú me llamas por mi nombre

Oración: Señor, te pido que me muestres lo que llevo en mi corazón.  Ayúdame a servirte con la motivación correcta.  Quiero que mis obras nazcan de mi relación de amor contigo.  Que mi corazón esté limpio de orgullo y deseo de reconocimiento.  En tu nombre.  Amén.