Capítulo 1 -  La Aceleración Exponencial

El escribir el primer capítulo a manera de resumen novelado e informal es una necesidad para transmitir las  ideas principales de un tema nuevo, abstracto y vasto.

-El Autor-

1.1 Introducción

Todos tenemos fresco en nuestras mentes la imagen del reportero John King en el centro de noticias de CNN durante las recientes elecciones presidenciales en USA (2008).  Al frente de gigantescos monitores interactivos y táctiles y sólo usando gestos que hacía con las manos, navegaba con suma facilidad y certeza en la masiva información presentada en las imágenes bidimensionales y a todo color que llegaban en tiempo real acerca del avance de las elecciones.  

King no tenía que planear ninguna de las presentaciones que realizaba cada 30 minutos. Podía responder cualquier pregunta referente al progreso de las elecciones que el panel le planteaba. Tenía a la mano toda la información necesaria para comentar los avances y las novedades al momento. Sin ayuda, él manejaba los monitores haciendo un gesto con una mano y la información aparecía inmediata y fluidamente en diversas formas y colores.  La presentación de la información era fácil de entender. Si King deseaba consultar por un estado, pues tocaba el monitor con el dedo en el sitio correspondiente en el mapa, y aparecía el detalle de los distritos electorales de ese estado. Si quería saber los detalles de ese distrito, pues hacía otro gesto  y la información pertinente aparecía. Podía navegar a cualquier nivel de detalle en la misma pantalla. Podía regresar en la jerarquía que había navegado, o repetir los gestos. Todo sin esfuerzo.

Era un ballet de navegación por la información al día y obtenida por él sin dificultad. El reportero hacía lo suyo: comentaba las elecciones. No tenía que pedirle a nadie la información, ni hacer anuncios rimbombantes sobre la última entrega de datos. Todo era hecho en silencio, sin aspavientos, y de manera muy calmada y profesional. La información fluía de manera invisible y llegaba a su destino (los monitores) y era presentada y comprendida fácilmente.  La información, seguramente, sería luego almacenada y re-usada como parte de información acumulada; su captura seguiría pagando dividendos durante mucho tiempo después.

A este nuevo tipo de información se le denomina en línea y en tiempo real. Los datos son recolectados en línea a medida que la información fluye por las redes de comunicaciones y son direccionadas a los repositorios de datos organizacionales. La data es capturada desde cientos o miles de fuentes de información en línea y de otros repositorios, y es monitoreada y combinada de mil maneras posibles. Los análisis que se le realizan a esta data se llevan a cabo por procesos en tiempo real, con sólo pocos segundos de retraso de la realidad. Esto permite tomar acciones significativas de situaciones derivadas de estos análisis.

Al analizar información, debemos ser capaces de preguntarnos no sólo sobre lo que acaba de pasar, sino sobre los eventos que se están desarrollando en este instante. Es decir, ser creativos para no tener que ser competitivos.  Si siempre estamos adelante y nos convertimos en líderes, podemos marcar la pauta. Este análisis de la información debe ser visual, debe ser interactivo y debe ser en tiempo real.  La narrativa y el análisis visual van directamente al nervio óptico, al sentido de la visión, al más avanzado que tenemos. No más reportes voluminosos, u hojas de cálculo, ni navegar la Web (al menos que así se requiera).  La data vendrá a uno y se presentará de manera sencilla. Las reuniones operativas serán rápidas y muy productivas.

En los negocios o gobiernos, las ventajas de los que tengan a su disposición esta tecnología vs. aquellas que no la posean, serán abrumadoras. No hay competencia posible. Los que no sepan cómo sacarle provecho a esta tecnología tendrán serios problemas. El costo de la tecnología de presentación y análisis es hoy en día (2010)  significativa, sin embargo en dos o tres años estará disponible al por mayor para los negocios y las organizaciones de todo tamaño.

Este ejemplo es real. Esta historia es cierta, todos lo vimos. Sin embargo, pocos cayeron en cuenta que ésta era una nueva forma de recolectar, procesar, y presentar datos masivos provenientes de múltiples fuentes y en línea. Es más, esto se llevó a cabo  en un programa de TV en vivo, y con enormes consecuencias negativas potenciales en caso de descuido o error. Fue un momento importante, la manera de presentar información había cambiado para siempre. Nos pasamos la mitad de la vida recolectando información y la otra mitad presentándola. Si, este acontecimiento fue sin duda muy importante.

Un solo reportero al frente, concentrando la presentación de la información y contestando preguntas de todo tipo; esto  es avance, progreso, liderazgo, y entretenimiento. Sin lugar a dudas el esfuerzo detrás de cámaras debe haber sido monumental. Pero este nivel de esfuerzo sólo ocurrirá la primera vez. En el año #2 tendrán ayuda tecnológica y trabajarán la mitad. En el año #3, trabajarán un cuarto. El cuarto año el esfuerzo será mínimo. ¿Y las demás redes televisivas? Pues hasta la vista baby, habrán perdido sintonía y venderán menos publicidad. Si ya andaban económicamente mal, pues será su final; así es como debe ser, los poco eficientes deben reciclarse. Esa es la fuerza de las ciencias y las tecnologías de la información.  Todos querrán ver a CNN, porque las demás estaciones de TV serán consideradas aburridas, especulativas y atrasadas. El público habrá interiorizado el procedimiento y lo  habrá validado. El resto será historia.

Lo siguiente que quizás pasó desapercibido es el hecho que el trabajo de cómputo, comunicación, y sincronización fue tercerizado a las máquinas (computadores y software). Las capacidades necesarias para lograr los trabajos delegados a la tercerización, van bastante más allá de lo que los seres humanos son capaces de hacer por sus propios medios. Hace varias décadas que venimos encargando más y más de nuestro trabajo a los computadores. En este libro proponemos que al incorporar a las máquinas a nuestra vida diaria, los seres humanos compartiremos con ellas el producto de este arreglo: el conocimiento. Esto ha venido sucediendo de manera gradual, pero esto cambiará. Este compartir se acelerará de manera notable y a raíz de este hecho, empoderaremos necesariamente e ineludiblemente a las máquinas para que aceleren este nivel de ayuda y asistencia.  Seremos socios por partes iguales siempre y cuando entendamos este conocimiento compartido. Es necesario caracterizar cómo es que este conocimiento progresará, qué forma tomará, y que tipo de control tendremos (o no) los seres humanos sobre él.

Ahora bien, siempre hemos progresado, pero ahora es diferente. Si meditamos este hecho, notaremos que existen en nuestras vidas muchas circunstancias en que ya vemos que este tipo de avance ocurre. Las cosas están ocurriendo más rápido y pareciera que cada vez los cambios ocurren con mayor frecuencia y el cambio mismo es más grande. Pues sí, esto es exactamente lo que está sucediendo. El cambio se está acelerando. Pareciera que todos los dispositivos electrónicos, los video-juegos, los celulares, y los computadores son cada vez más pequeños, mejores y más baratos. Lo que no todo el mundo sabe, es que lo mismo está sucediendo con la medicina, la biología, los nuevos materiales, la física, las ciencias del espacio, los avances en la producción de la energía, etc. Los avances y descubrimientos en una serie de ciencias modernas están ganando espacio en las mentes de los ciudadanos de los países desarrollados. Ellos son los que producen estas cosas.  Nosotros, los países en desarrollo,  se las compramos y los seguimos; no participamos mucho en estos avances ni en estos negocios.

¿Está viviendo el mundo desarrollado un renacimiento de la ciencia y la tecnología al estilo del que los italianos y los europeos vivieron en el siglo 15 y 16? La respuesta es sí. Entonces debemos alegrarnos por ellos, porque sólo ellos mejorarán sus sociedades como resultado de tener este conocimiento científico-tecnológico. ¿Quiénes son ellos? Ellos son, de manera mayoritaria, los países que comprendieron hace un buen tiempo que las riquezas modernas y el futuro mismo de la humanidad están basados en la ciencia y tecnología. Específicamente en las ciencias y tecnologías de la información, que a su vez, propulsan las ciencias del futuro. Veamos cuáles son y serán las consecuencias de rezagarnos en estas ciencias y tecnologías.

1.2 La Aceleración

Lo que se viene es muy bueno para los países que están participando en esta aceleración. Para los demás, no tanto. Las sociedades que no están participando van muy probablemente a experimentar un retroceso acelerado. En otras palabras, no es opción el participar o no, la sociedad que no participa simplemente se quedará rezagada de manera acelerada hasta convertirse, probablemente,  en inconsecuente.

El argumento tradicional en contra,  podría ser algo así como: es difícil que suceda en la actualidad. Claro, todos sabemos que existen la ONU, la OEA y todas las organizaciones de ayuda, educación, de apoyo a los pobres, etc. El mundo desarrollado no dejará que desaparezca una sociedad. O el argumento podría ser: todavía tenemos tiempo para ponernos al día en las ciencias, sólo se trata de contratar técnicos para que hagan las cosas. No hay que ser tan tremendistas ni melodramáticos… no faltaba más...  Son las sociedades las que deciden sus destinos y son los hombres y mujeres en esas sociedades las que toman las acciones, o no,  que corresponda en cada caso. Estos fenómenos de la aceleración en las ciencias y las tecnologías, y del aumento en la participación del conocimiento por parte de las máquinas, es tan monumentalmente distinto a lo que la humanidad ha experimentado en el pasado, que merece ser tratado con mucha seriedad, mucha ciencia, mucho planeamiento y sobre todo con mucha urgencia.  Veamos por qué.

El pasado y el futuro y cómo los percibimos,  han sido siempre  temas controversiales y muy discutidos en todas las épocas. Las opiniones varían enormemente. Están aquellos que opinan que podríamos viajar en el tiempo hasta aquellos que piensan que sólo son anclas mentales y que sólo interesa, o existe, el presente. Por supuesto, existen muchas otras opiniones: filosóficas, religiosas, cínicas, optimistas, pesimistas y una variada gama de opiniones personales. Todos tenemos una opinión respecto al pasado y al futuro.

El tener una opinión y una opción con respecto al pasado y al futuro podría ser irrelevante más pronto de lo que pensamos; el futuro nos podría pasar por encima tan rápida y silenciosamente que las opiniones actuales se convertirían en mudas. Las ciencias y las tecnologías de la información están acelerando el proceso de crecimiento de la inteligencia humana, y las relaciones con otros seres humanos en casi todas las áreas del diario quehacer están cambiando. Este proceso de aceleración y crecimiento de la inteligencia humana está siendo analizado de manera científica y sistemática y las primeras conclusiones nos dicen que todo cambiará enormemente y pronto  [1,  2]. Lo que no escuchamos tan frecuentemente es que la participación de las máquinas en este crecimiento también está creciendo, y que en poco tiempo, el conocimiento de las máquinas sobrepasará al conocimiento que la inteligencia colectiva humana pueda contener.

El número de descubrimientos científicos anunciados el año pasado (2009) ha sido pasmoso. Todos los días se descubren nuevas drogas medicinales, se logran nuevos avances en la computación cuántica, se inventan nuevos medios de manipulación de nanomateriales, se crean y anuncian más y mejores dispositivos electrónicos, etc. La lista es enorme. La tecnología de las ciencias del futuro propulsadas por las ciencias de la información, causarán el aumento de millones de veces de  la inteligencia y la capacidad de comunicación entre los humanos. Una parte mayoritaria del crecimiento de la inteligencia humana se deberá a las máquinas que creemos. Esta aceleración tecnológica nos llevará a una diferenciación profunda entre las sociedades causadas por las diferencias en inteligencias y su producto derivado, el conocimiento.

El cambio en la velocidad del progreso y el desarrollo serán de tal magnitud que llevará a los grupos humanos educados y conectados a la Web, a compartir los frutos de la inversión en ciencia y tecnología, y los que no estén conectados no participarán. La ciencia y tecnología está basada en hechos y sólo el conocimiento y la racionalidad podrán cambiar la perspectiva de progreso y desarrollo.

Existe la falsa creencia que esto no sucederá durante nuestras vidas, que sucederá en el futuro lejano, quizás cincuenta o cien años en el futuro. No es así. Está sucediendo ahora y es ahora que se debe tomar acción para revertir la situación adversa (muy adversa) en la que nos encontramos. En los capítulos que siguen en esta primera parte analizaremos, de manera informal, el porqué, cuándo y cómo de los cambios que se avecinan en ciencia y tecnología causadas por la aceleración y las posibles consecuencias de no tomar acción inmediata.

Las ciencias de la información que conforman el núcleo del conocimiento moderno en el futuro del tratamiento de la información, constituyen la base de conocimientos sobre la que se han construido y se construirán el avance de la humanidad conectada y presente en la Web. Estas ciencias son: ciencias de computación, web semántica, sociedad de la información, informática, ingeniería del conocimiento, modelamiento de datos, tecnologías grupales, arquitectura de la información, búsqueda de información, y sistemas de información.

Las ciencias de la información de soporte son complementarias  a las del núcleo. Las del núcleo existen por sí mismas, las de soporte son el resultado de la existencia de las del núcleo.  Las de soporte son: administración del conocimiento, administración de documentos, administración de la información, internet, interacción hombre-máquina, bibliometría, propiedad intelectual, ingeniería de usabilidad y diseño centrado en el usuario, ética de la información, administración de información personal, ciencias de archivos, estudios sobre comunicaciones, documentación, bibliotecología, estudios sobre la media, y cientometría.

Las ciencias del futuro son las ciencias de la aceleración y se aceleran gracias a la existencia de las ciencias de la información. Estas son: estudios del futuro y prospectiva,  sistemas de redes y sistemas computacionales, biotecnología y bioinformática, nanotecnología, medicina, neurociencias y mejoramiento del ser humano,  inteligencia artificial y robótica, sistemas de energía y sistemas ecológicos, y ciencias físicas y del espacio. Todas las ciencias listadas en los párrafos anteriores están descritas en el capítulo 2.

Es sobre esta base de conocimientos, y no otra,  que se forjará el futuro de la humanidad.

1.3  Los Conectados y los No Conectados

Analicemos brevemente el crecimiento de las redes sociales en línea. Para fines del 2009, se calcula que habrá cerca de 900 millones de personas inscritas en estas redes. La tasa de crecimiento es de 20% anual. A este ritmo de crecimiento, en pocos años, todo humano capaz de leer y escribir, podría participar en estas redes sociales. La velocidad de adopción y la pasión con que las personas se inscriben y participan en Facebook, My Space, LinkedIn, Hi5, etc., es un fenómeno de tal magnitud que es incomprensible para aquellos que no participan. Les es extraño y encuentran muchas desventajas en participar. Lo que para los conectados es natural, divertido y hasta necesario, para los no conectados es innecesario, complicado y desvía el tiempo de asuntos más importantes.

Este es un primer ejemplo de la separación de usos y costumbres, la de aquellos que abrazan la tecnología como parte intrínseca de sus vidas y aquellos que se rehúsan a usarla por diversas razones; porque es muy complicada, o porque consideran que las redes sociales son un monumento al hedonismo y la vanidad. En cualquier caso, el punto es que existen y existirán los conectados y los no conectados. Las redes sociales son un ejemplo, pero en los últimos 5 años (2005 – 2010) hemos visto el nacimiento de muchas otras tecnologías que han causado esta misma separación, por ejemplo Flickr, el portal de fotografías y YouTube, el portal de videos. Se podrá opinar que el ejemplo de las redes sociales es una excepción ya que son muy diferentes a Flickr y YouTube, sin embargo, esto no es así. Los pasos para participar y la participación en sí, son muy similares. En el contexto general de la Web, todas ellas pertenecen a la misma categoría;  redes sociales.

Aún más significativo y mucho más básico en lo que a separación entre grupos humanos se refiere, se encuentra en el uso de laptops o PCs portátiles. Estas se han constituido en años recientes, en el portal o punto de entrada al ciberespacio. Definimos el ciber-espacio como el espacio abstracto en la Web en donde se llevan a cabo las actividades que realizan los humanos y las máquinas asistidas por los medios computacionales registrados en las máquinas.

En este caso ya no es cuestión de gustos, es un asunto de acceso al futuro. Aquí comienza la separación entre los grupos humanos. Se calcula que en el 2009 se vendieron cerca de 140 millones de laptops, sobrepasando por primera vez la venta de computadores personales de escritorio. Este hecho contribuye a que la tendencia cambie; de usar las laptops en casa o en el trabajo como una herramienta de producción, a llevarla consigo a dondequiera que uno vaya y como parte de nuestras capacidades como humanos. Tenemos entonces que el interés por las laptops ha migrado doblemente, ahora es ambas, nos convierte en móviles y nos sirve para estar en línea siempre. Se han convertido, para aquellos que las usan, en herramientas indispensables en el trabajo, el entretenimiento y los asuntos personales. Es difícil concebir el llevar a cabo nuestras actividades diarias sin nuestra laptop.  Las laptops son consideradas una plataforma moderna de segunda generación ya que reemplaza a las PC de escritorio. Sin embargo, y  con  muy poca diferencia en tiempo, apareció la tercera generación de dispositivos: los teléfonos celulares llamados inteligentes (en inglés, Smartphones).

El caso más emblemático de la aceleración tecnológica son los teléfonos celulares. La velocidad de adopción de estos dispositivos ha sido pasmosa. Estos han tomado por asalto al mundo entero en sólo 15 años. Esta revolución ha sido propulsada por la industria de un país que hace no muchos años era considerado en vías de desarrollo: Finlandia. He aquí un ejemplo de lo que se puede lograr con voluntad política, visión, y conocimiento. En muy poco tiempo todo el planeta podrá comunicarse por teléfono celular. Un gran porcentaje de la población mundial se comunica hoy en día, 2010,  a través de la tecnología celular básica. Estos dispositivos ya comenzaron a migrar y se convertirán en plataformas informáticas móviles. Serán capaces de llevar a cabo tareas de cómputo, tareas de sincronización y tareas de comunicación. Muchas de ellas ya ofrecen estas capacidades, pero aún son una minoría especializada y poco cara.

Sin embargo, el camino de su adopción, una vez que bajen los costos, está claramente delineado. Los celulares son el inicio de la comunicación acelerada. Las nuevas generaciones piensan que es natural el estar híper-conectados. Hace 20 años era imposible imaginar que habría dispositivos e infraestructura de torres con celdas en todas las ciudades importantes del planeta. ¿Se acuerdan de Dick Tracy? ¿El comic en que el héroe llevaba un reloj que tenía las características de los celulares modernos? Pues lo que era ciencia ficción en nuestra juventud, es realidad hoy.

El punto de los ejemplos previos es doble. Primero, no tenemos que ir muy lejos para encontrar ejemplos de la tecnología de la aceleración. Esta tecnología la usamos para nuestra vida diaria. Segundo, es una realidad que hay una clara diferenciación entre la calidad de vida de los grupos humanos conectados y los que no lo están.  El conocimiento generado para el progreso y el desarrollo por ambos grupos es muy grande. Esta diferencia se acelerará, y el tiempo de maduración de las tecnologías que generan esta aceleración se acortará, y las diferencias crecerán en proporción directa a la aceleración. Es decir, en poco tiempo las diferencias serán de tal magnitud, que los grupos humanos conectados tendrán poco en común con los grupos humanos no conectados; los conocimientos serán diferentes.

Seguramente muchos pensarán, ingenuamente, que la solución es comprar más teléfonos inteligentes. No es así. Este mecanismo de diferenciación se ha trasladado a la biotecnología, a la filosofía, y otras ciencias básicas. Esto significa que la diferenciación no sólo será tecnológica, también será biológica. Con los cambios biológicos, vendrán ineludiblemente los cambios filosóficos. La consecuencia, por supuesto, es el cambio de percepción acerca del significado y propósito de la vida y sobre nuestro lugar en el universo.  

1.4  El Crecimiento Exponencial

Los dispositivos aumentan sus capacidades de manera muy rápida, y cada nueva generación es varias veces mejor y más potente que la generación anterior. A esto se le denomina crecimiento exponencial. Si un dispositivo tiene hoy cierta capacidad y la versión del próximo año tiene el doble de capacidad que el de hoy, y la del tercer año tiene a su vez el doble de la capacidad del año previo, entonces el crecimiento no sólo es rápido, sino que es exponencial. El efecto es el crecimiento del conocimiento como casusa directa del crecimiento exponencial de los dispositivos de tratamiento de la información. Este crecimiento del conocimiento no residirá necesariamente en las mentes humanas, lo hará en las máquinas que esas mentes crearon como asistentes y que pronto tendrán que compartir con ellas una relación más interesante.

Veamos porque el concepto de crecimiento exponencial es tan importante y porque debemos tomarlo en cuenta en nuestras reflexiones personales. El crecimiento exponencial es, en el tiempo, de enorme magnitud. Debemos incorporar su significado en nuestras vidas para que caigamos en cuenta de lo tremendamente importante que será en nuestro futuro. Veamos cuánto crecimiento se tendría en 10 años si el ritmo de crecimiento del conocimiento es de dos veces cada año (este año el doble que el anterior). Si el crecimiento es dos veces el del año anterior, en 10 años el crecimiento será de 1,000 (mil) veces. El doble de un año al otro no parece muy rápido, sin embargo, 10 años hacen que este crecimiento parezca vertiginoso. En 20 años será de alrededor de 1’000,000 (un millón) de veces más. Concepto, este último, incomprensible para el ser humano, no tenemos referencias mentales para diferencias en conocimientos entre seres humanos de esta magnitud. ¿Qué significa que un ser humano tenga 1´000,000 de veces más conocimiento que otro? Nuestro cerebro hace su labor y nos protege de la angustia que estas comparaciones nos causan, nos hace pasar la página rápidamente para que nos olvidemos de esta monstruosidad y pasemos al siguiente asunto. Tenemos que resistir esta tentación y reflexionar conscientemente; si no incorporamos el concepto de crecimiento exponencial y no ajustamos nuestras expectativas y esfuerzos a sus consecuencias, un día nos vamos a sorprender desagradablemente.

Ahora bien, este tipo de crecimiento sólo existe en las capacidades y en los dispositivos que tienen que ver con el tratamiento de la información. Es decir, aquellos dispositivos resultantes de la investigación y desarrollo de las ciencias de la información o informática. Estos dispositivos son por ahora electrónicos, pero no hay nada que impida que estos dispositivos no puedan ser de naturaleza orgánica. Estos dispositivos serían 100% orgánicos y compatibles (no generarían rechazo) ya que tendrían la misma constitución biológica que el destinatario; se habrán cultivado a partir de células madre almacenadas con anterioridad y en previsión de necesidades futuras. El científico y visionario Ray Kurzweil piensa que la diferencia entre seres humanos será mayoritariamente orgánica. En este libro proponemos que las diferencias importantes serán en el nivel de conocimientos, y es en éste en el que debemos concentrarnos.

Ejemplos de los dispositivos electrónicos que aceleran sus capacidades exponencialmente son las computadoras, las laptops, los celulares, y por supuesto, el software  que aunque no es electrónico, vive en ellos y los controla. Ciertamente la velocidad de las técnicas de construcción de los aviones o los automóviles no ha crecido a este ritmo. Nuestras minas o técnicas de extracción de materias primas han mejorado pero bastante más lentamente. El turismo sólo ha crecido unas cuantas veces y está limitado prácticamente en su crecimiento. Lo mismo sucede con los procesos industriales. No producimos un millón de veces más hierro que hace 20 años, tampoco producimos un millón de veces más ropa, cocinas, refrigeradoras,  o casas. Estos crecimientos son mucho más lentos y limitados.

Parecería ser que sólo la información y los dispositivos que la manejan tienen esta característica. Aquello que popularmente llamamos chips, ya sean de computadores o de celulares, son el resultado visible de este crecimiento exponencial. Estos chips son cada vez más rápidos y cada vez más pequeños. En el año 1,980 (30 años atrás) un computador de empresa ocupaba unos 60 metros cuadrados y constaba de una docena de gabinetes de un metro de ancho y dos de alto. Era enorme para los estándares actuales. Hoy, esa misma capacidad de proceso y comunicación la tiene casi cualquier celular de bolsillo.

Entonces, estos dispositivos tienen la característica de crecer exponencialmente y el tamaño se reduce notablemente. Esto es ciertamente conveniente para nosotros. Podemos tener estos dispositivos para que nos ayuden a que nuestras vidas sean más productivas y cómodas, nos mantienen comunicados con nuestros seres queridos, y nos mantienen informados y entretenidos.

1.5  ¿Qué tan Grande es lo Exponencial?

Hagamos el siguiente ejercicio de pensamiento. Calculemos cuanto tiempo tendría que pasar para que nuestro familiar y apreciado celular tenga el tamaño de un grano de arroz y qué tan potente será ese dispositivo informático con respecto a nuestros dispositivos actuales. Claro,  asumimos que el problema de la creación de energía y disipación de calor habrán sido resueltos.

Un celular actual tamaño medio tiene aproximadamente unos 10 cm de alto, unos 5 cm de ancho y 1.5 cm. de profundidad. Entonces tenemos que un celular actual con las capacidades actuales ocupa un volumen de 75  . Ahora calculemos, el volumen de un grano de arroz. Un grano de arroz mide aproximadamente 8 milímetros de largo, 3 de ancho y 3 de profundidad. Así tenemos que un grano de arroz tiene un volumen de 72 milímetros cúbicos. Comparando el volumen de ambos tenemos que un celular tiene un volumen de 75 y un grano de arroz tiene un volumen de 0.07 . Podemos concluir que un celular tiene un volumen de aproximadamente 1,000 veces mayor que un grano de arroz.

Es muy sencillo calcular en este experimento de pensamiento, cuánto tiempo tomará para que un dispositivo del tamaño de un celular, disminuya su tamaño hasta el de un grano de arroz. Asumiendo un crecimiento exponencial de dos veces; un celular que es la mitad en volumen que el año previo y posee el doble de capacidad. Un celular sería del tamaño de un grano de arroz en aproximadamente 10 años y tendría más o menos 1,000 veces más capacidad que la actual.

Este ejercicio de pensamiento puede parecer hipotético y quizá no muy útil, sin embargo, si pensamos que un dispositivo del tamaño de un grano de arroz sí se puede implantar en casi cualquier parte de un ser humano sin causar molestias, entonces la comparación se hace un poco más interesante. Un celular 1,000  más potente que uno actual, sería rival de cualquier computador comercial avanzado hoy en día. Un dispositivo así, implantado en nuestro cuerpo y conectado apropiadamente, nos daría capacidades que hoy sólo tenemos si usamos varios dispositivos a la vez y de manera separada, sentados en una oficina y con varias personas asistiéndonos.

Por ejemplo, un dispositivo de esta naturaleza podría monitorear permanentemente nuestros signos vitales, conectado inalámbricamente con nuestro proveedor de salud. En caso de problemas leves, los programas informáticos de nuestro proveedor de salud (previo visto bueno de nuestro médico) tomarían acción y se comunicarían con nuestro implante en forma automática e inalámbrica, y le darían las instrucciones necesarias. En caso que el resultado de la evaluación así lo requiera, nos recomendaría que  pasemos por el médico para un análisis más exhaustivo.

Siguiendo con el ejercicio, es difícil imaginar cómo veríamos el mundo si tuviéramos incorporados, en un grano de arroz en la parte inferior y posterior de la oreja y conectado apropiadamente a la corteza cerebral, las siguientes tecnologías: una conexión rápida de internet, un teléfono celular, un computador y todo el software asociado, juegos de video, mundos virtuales, redes sociales, capacidad de ver cine y televisión en línea y proyectados en nuestros lentes, software de inteligencia artificial que nos ayude a decidir y a tomar decisiones, mecanismos inteligentes de diagnóstico médico en donde estarán volcados todos los conocimientos médicos actuales, etc. Todo lo anterior llevado a cabo según nuestra filosofía de vida y trabajo pre-programadas por nosotros mismos en nuestro hipotético grano de arroz. Esta capacidad cambiaría significativamente nuestra perspectiva filosófica y nuestro entendimiento sobre nuestro universo y nuestro lugar en él. Todas las tecnologías mencionadas existen hoy en día. Existen dificultades logísticas, políticas, y económicas que impiden que la visión del grano de arroz se plasme en la realidad. El punto es que si algún gobierno u organización quisiera hacer realidad esta visión y tuviera a su disposición los recursos adecuados, no tomaría mucho tiempo en hacer realidad un implante tipo grano de arroz.  Este ejercicio hipotético ilustra gráficamente el significado de crecimiento exponencial y cuál sería su impacto en términos personales.

1.6  El Disloque

A medida que estas capacidades tecnológicas se vayan incorporando a nuestro hipotético grano de arroz, las ventajas de los potenciales usuarios sobre aquellos que no las posean, serían muy grandes. Estas capacidades tecnológicas, ilustradas en el grano de arroz,  pueden ser externas como ahora a través de una laptop o un celular,  o pueden ser internas con implantes especiales. El caso es que las diferencias en la capacidad de conexión de las personas serán aún más grandes. La brecha en conocimientos que se abrirá entre los humanos comunes, es decir, los que no posean la tecnología, y los que sí la tienen, no sólo será muy difícil cerrarse, sino que crecerá.

Los humanos con la tecnología incorporada se relacionarán a través de sus redes rápidas a velocidades enormes, sin fronteras, y sin prejuicios de ningún tipo. Los conocimientos que la ciencia y tecnología brindarán será un elemento diferenciador importante. Y tal como lo es en la actualidad, los conocimientos y las tecnologías serán también el elemento aglutinador. Esto se verá reflejado en los intereses compartidos. Se conocerán en la Web y se sentirán identificados entre ellos. Primero crearán fraternidades por intereses que serán una versión avanzada de las redes sociales actuales. Luego emprenderán acciones para corregir inequidades creadas artificialmente por políticos y religiosos (de todas las denominaciones). El penúltimo paso será la acción política en línea; se creará la democracia participativa y esta será, probablemente, una versión justa de gobierno y democracia tal como los entendemos hoy pero que no practicamos.

La última acción que tomarán será desestimar la opinión de los que considerarán no conectados. El grupo de los no conectados estará conformado por los seres humanos con conocimiento inferior. Se darán cuenta que no podrán incorporar a toda la humanidad en esta transformación y búsqueda del conocimiento final. Esta búsqueda será la misma de siempre: la razón de ser de la humanidad, la estructura y funcionamiento del universo, y el conocimiento de los pensamientos del Creador. La diferencia con las búsquedas humanas anteriores, es que ahora sí se contará con los mecanismos de soporte científico-tecnológicos para llevarlas a cabo de manera sistemática y masiva. Por ejemplo, crearán la tecnología necesaria para crear una Internet 1,000 veces más rápida que la actual. La necesitarán para su futuro; algo así como una Internet 2.0. En realidad y sin ánimo de alarmar al lector, esta Internet ya existe y ya se está trabajando en la Internet 3.0. Si el lector no tiene acceso ni siquiera a la Internet 2.0, pregúntese porqué.

Estos humanos avanzados tecnológicamente reflexionarán acerca del significado de la palabra humanidad y no pasará mucho tiempo antes que se consideren a sí mismos diferentes y sientan que sería conveniente darle una nueva definición o calificación. Esta nueva definición o calificación incluirá solamente a aquellos que están conectados, es decir, aquellos con los que comparten sus pensamientos, sus intereses y su progreso. Los seres humanos que comparten los mismos conocimientos y pareceres, querrán estar juntos. Los demás humanos, aquellos que no posean la ventaja tecnológica y con los que no comparten sus pensamientos ni su conocimiento, no serán incluidos en esta nueva definición o serán calificados de manera diferente.

En ese momento, ocurrirá el disloque del concepto de humanidad en dos, los conectados y los no conectados. O lo que es lo mismo, los que poseen el conocimiento y los que aún no lo tienen. Esta diferenciación será muy grande. Será probablemente tan grande como la separación entre un bebé y un adulto ilustrado. Esto sólo será el inicio, las diferencias y separaciones se harán aún más grandes.  La novedad es que estas diferencias no serán causadas por la naturaleza y la evolución. Serán creadas por el hombre y su creación, la tecnología. La misma tecnología que hoy sirve para manejar nuestros celulares y nuestras laptops: las tecnologías de la información creadas por las ciencias de computación primero, y las comunicaciones y la sincronización después.

Esta separación será rápida. Una vez dadas las condiciones, pasarán pocos años antes que ocurra. Sin embargo, será silenciosa, simplemente se alejarán y se retraerán a sus intereses. Esto sucederá en todos los países simultáneamente. En los países desarrollados habrá muchos más conectados. En los países pobres habrán muy pocos. Los cambios serán silentes pero irreversibles.

La rapidez de la profundización de la separación será consecuencia lógica del fenómeno de la aceleración de la tecnología, que a su vez acelera la creación del conocimiento. Es el mismo concepto que llevará a la ocurrencia del disloque, sólo que esta aceleración, será a su vez acelerada por la enorme capacidad de comunicación de los humanos conectados. A partir del disloque las comunicaciones y acuerdos necesarios para progresar se llevarán a cabo rápidamente (o la velocidad, por ejemplo,  de la Internet 10.0). Una vez que exista una masa crítica de humanos conectados que compartan  la misma creencia, se perpetuará le diferencia conceptual de humanidad y será sencillo tomar la decisión de formalizar el disloque.

Este lamentable disloque y su posterior profundización,  no vendrá sólo de parte de los humanos mejorados o conectados, también vendrá de los no conectados. Primero, los recelos de los no conectados serán la causa de los conflictos. Luego lo  será la enorme diferencia entre los intereses básicos y las diferencias filosóficas. Por último, el instinto de supervivencia causará que la separación se haga difícil de revertir; los conectados tendrán que defenderse de las mayorías no conectadas. Al final, los únicos dos sentimientos que sobrevivirán como elementos comunes probablemente serán el desprecio por el lado de los conectados y el recelo y la envidia por parte de los no conectados. Si hoy en día los odios raciales y religiosos causan tantísimas desgracias, no es difícil imaginarse los problemas de convivencia entre seudo-especies de humanos distintas. Como si esto fuera poco, año a año la aceleración tecnológica se acelerará e inclusive las diferencias físicas llegarán a ser considerables  a causa de los implantes.

Los hechos que precipitarán el disloque final será la invocación de los no conectados de parar el avance de los conectados, a respetar la ética, la moral, la religión, las tradiciones y los derechos humanos.  Luego, por supuesto, comenzará la presión de las organizaciones internacionales para que se invoquen moratorias voluntarias de progreso. Estas serán del estilo de las maniobras políticas tradicionales y sellarán las diferencias entre ambos grupos. Estas maniobras no serán exitosas ya que los conectados se considerarán de una categoría distinta y superior. Probablemente de la misma manera en que los primeros hombres vieron a sus primos los simios. Sentirán cierta empatía pero también sentirán cierto desprecio porque no hicieron el esfuerzo que ellos sí hicieron por mejorar sus vidas. Ciertamente, estos sentimientos de pena y empatía no serán suficientes para cambiar el curso de progreso, desarrollo y búsqueda de conocimiento que ellos se habrán trazado.

1.7  El Comercio Disminuye

Es probable y lógico que la demanda en los países en que las mayorías sean conectados, comenzará a alejarse de los productos primarios ofrecidos por las sociedades de no conectados. Estos son la venta de productos primarios de los que dependen para su supervivencia. Las nuevas ciencias producirán materiales que reemplazarán, por ejemplo,  al cobre, al zinc, al litio, etc. Los países mineros por excelencia deberían preocuparse. Es más, en un mundo inalámbrico, el cobre será bastante menos buscado. Lo mismo sucederá con muchos productos de construcción como la madera, el fierro y el cemento.

La nanotecnología creará compuestos más duros y resistentes que el acero. Estos servirán para construir aviones, automóviles y casas.  El comercio de materias primas disminuirá y el comercio de dispositivos tecnológicos electrónicos u orgánicos aumentará. Por supuesto, seguirán existiendo las lavanderías, las ferreterías, las boticas, los súper mercados, las galerías de arte, los periódicos, las universidades, y nuestros magníficos restaurantes. Pero estos negocios no son suficientes para hacer crecer la economía de ningún país con aspiraciones de ser un país con peso en el concierto de la sociedad futura. Los nuevos dispositivos electrónicos y orgánicos serán las nuevas estrellas del comercio internacional.

Se crearán órganos de repuesto para seres humanos. La tecnología para esto está aún iniciándose pero el progreso es sostenido. Se ha comenzado por crear reemplazos de piel. Otras partes del cuerpo seguirán pronto.  Se nos ofrecerán nuevos servicios tal como pruebas de ADN para los bebés por nacer, y así poder inocular a nuestros hijos y protegerlos contra potenciales males. El año 2012 el costo de un análisis completo de ADN para un bebé costará más o menos $1,000 dólares. ¿Cuántos millones de exámenes se adquirirán para asegurar que los recién nacidos pueda vivir más años, sean más felices, y posean mejores capacidades y potencialidades en su futuro? Probablemente cientos de millones. ¿Quizá mil millones? Es muy probable que sí. Con esos números llegamos a 10% ó 15% de la humanidad. Estos bebés examinados serán los súper humanos del futuro. ¿Cuántos de esos millones de bebés examinados, inoculados y mejorados serán de nuestro país? ¿500,000? Quizás, pero eso corresponde a 1 habitante en 60.

¿Comenzamos a percibir un patrón? Espero que sí porque éste es un solo ejemplo de aplicabilidad inmediata. Este ejemplo ni siquiera corresponde al futuro; es el presente. Las enormes diferencias y calidad de vida que las ciencias y las tecnologías de la información brindarán a la humanidad conectada son enormes y ya están ocurriendo. Las diferencias son y serán básicas; salud, longevidad, calidad de vida y felicidad. Será necesario invertir mucho tiempo, mucho dinero y mucho esfuerzo para asegurarnos un puesto muy apartado de la mesa de la humanidad conectada. No nos engañemos, no nos van a invitar a la mesa por presión política o compasión.

Algo que creemos se viene y  muy rápido es que la educación será en línea y costará $49 al mes, por todo servicio. De esta manera cualquiera podrá estudiar lo que quiera, en donde quiera, cuantas veces quiera y el número de carreras que quiera. Es más, no se requerirán carreras, sólo importarán los conocimientos actuales. El background académico formal será útil por unos 10 años más (2020), después será interesante poseerlo pero no necesario. Los empleadores asumirán que uno se entrenará en lo que sea necesario para hacer el trabajo que se solicita. En otras palabras, el negocio de las universidades actuales disminuirá considerablemente. Se mantendrán las universidades para las élites y las regionales por especialización (minería, agricultura regional, etc.). Las aulas físicas compartirán su importancia con las aulas virtuales y en estas se dictarán las clases y se tomarán los exámenes. Sobrevivirán los colegios primarios y quizá los primeros 2 años del secundario. Será instaurada la era de la educación casi gratis y la igualdad de oportunidades educativas para todos los conectados. Por supuesto, en países en desarrollo o subdesarrollados y no conectados, seguirán existiendo las universidades físicas y la buena educación será, probablemente,  sólo para aquellos que pueda pagar las sumas que hoy se cobra por un derecho básico.

La cuenta mensual de las comunicaciones familiares y personales (celular e internet), más las aplicaciones 4G serán probablemente la norma, será de USD $19. La red inalámbrica será reemplazada por una dedicada 100% a la data. La voz o el teléfono será una de las muchas aplicaciones que tendremos en nuestro Dispositivo de Comunicaciones Personal, o DCP.  Esto será, por supuesto, en los países conectados. En estas zonas los usuarios serán los que tengan el control de las comunicaciones y de la capacidad de conexión. Las grandes compañías de telecomunicaciones actuales serán aún más grandes porque representarán la capacidad de conexión y ésta sólo aumentará. Es los países no conectados seguirán las empresas de comunicaciones haciendo de las suyas. Los reguladores no serán muy diferentes de los de hoy en día. Seguirá el cuasi-abuso de las posiciones oligopólicas de las grandes empresas de telecomunicaciones. Este aspecto debería ser la preocupación #1 de los países en desarrollo. Sin esta capacidad de conectarnos a unas tarifas sociales que cubran los costos de inversión, operación, mantenimiento, y crecimiento la capacidad, de USD $19 mensuales y no USD$ 130 como en la actualidad, no podremos aspirar a mucho.

No estamos proponiendo un modelo económico socialista en este aspecto (ni muchísimo menos…), sólo estamos equiparando la importancia de la capacidad de conexión, con la de los alimentos, con la de la educación, la salud, el turismo y la infraestructura. La diferencia es que en el aspecto de la conexión si se puede avanzar mucho en muy poco tiempo si se tuviera la voluntad y la audacia política. Además, es la única capacidad que potencia las otras.

El punto es que la dependencia entre conectados y no conectados será muchísimo menor en 10 años, y habrá casi desaparecido en 20 años. Hasta el turismo cambiará su naturaleza; será mayoritariamente virtual, aunque el turismo de aventura, el arqueológico, y el presencial siempre existirán; los países que dependan del turismo sufrirán caídas considerables en su ingreso debido a su dependencia en esta actividad.

Las economías de las sociedades en donde las mayorías son no conectadas, disminuirán de tamaño por la disminución del comercio mundial. Serán insuficientes para satisfacer las necesidades de sus ciudadanos y dependerán cada vez más en la satisfacción de las necesidades de sociedades semejantes de no conectados. El comercio de los no conectados será entre ellos, sellando así, finalmente,  su alejamiento de los conectados. Estaremos en desventaja y nuestras oportunidades de progreso disminuirán.

1.8  La Situación se Agrava

La pregunta inmediata ante el escenario expuesto es ¿Se puede revertir esta situación? La respuesta es que ya está ocurriendo y que no hay nada que revertir, sólo queda decidirse a participar y convertirnos en un país en donde la mayoría sea conectada. No existe un evento que defina el comienzo de esta transformación. Comenzó hace pocas décadas, alrededor de mediados del siglo pasado, con la invención del transistor, los lenguajes de programación de computadoras y las telecomunicaciones. La aceleración significativa ha estado ocurriendo hace pocos años. Este año, 2009, la aceleración ha sido explosiva en todas las ciencias del futuro, propulsadas a su vez, por las ciencias de la información.

Como hemos dicho anteriormente estamos sobre una curva de crecimiento del conocimiento de naturaleza exponencial. Esto significa que la curva ha iniciado una etapa de aceleración acentuada que no se extinguirá. Estamos recién ingresando a la rodilla de la curva exponencial. Para comprender mejor como luce esta curva y donde nos encontramos veamos la Figura 1-1.

La diferencia entre el año 2000 y el 2010 no es notable. Sin embargo, la diferencia entre el año 2010 y el 2030 es simplemente enorme. Después, el crecimiento es de tal naturaleza que año a año todo el conocimiento humano será remplazado muy rápidamente.

Es enormemente difícil percatarse de este hecho debido a que está ocurriendo cerca a nosotros y en hechos de la vida diaria.

No existen seres humanos malvados planeando que esto ocurra, el avance de la ciencia que apreciamos en los avances de nuestros dispositivos electrónicos o tratamientos médicos, son parte de la aceleración. Ocurre con nuestros hábitos, nuestras costumbres, la cultura, el entretenimiento, la educación, etc. Ocurre silenciosa y gradualmente, con prisa y sin pausa. Muchos dirán que es sólo el progreso. Esto es cierto, pero es un tipo de progreso acelerado que requerirá de conocimientos científicos y tecnológicos que los países pobres no poseen aún (este es el problema). Quizá pequeños grupos de personas en estos países (5 a 10%) pueda obtenerlo, pero ciertamente no la mayoría. Corremos el riesgo de quedarnos atrás como sociedad, y como vemos en la   Figura 1-1, esto podría ocurrir pronto.

La aceleración es un proceso local con repercusiones globales, inexorables, invisibles e imparables. El conocimiento científico, que refleja el conocimiento de la humanidad, es el que propulsa la aceleración. Es natural y perfectamente respetable. El proceso de aceleración es omnipresente y se encuentra en todas nuestras actividades diarias. Mientras existan humanos no educados, ignorantes (que ignoran) del funcionamiento del mundo, ignorantes de la ciencia y tecnología, la división digital seguirá avanzando.

No será posible sólo cerrar los ojos e ignorar los hechos obvios. Está falta de sindéresis o pensamiento lógico que lleva a decisiones desacertadas que acompaña a muchas sociedades actuales, tendrá gravísimas consecuencias. Los líderes que impidan el avance o que no decidan tomar acción pronto, no serán recordados bien ya que no cumplieron con una de sus principales obligaciones: proporcionar las herramientas apropiadas a sus ciudadanos para que puedan participar dignamente en el desarrollo y progreso de su país.

Es necesario para cualquier sociedad participar de la repartición digital actual. El futuro es digital. El futuro está basado en dos tipos de ciencias: las ciencias de la información y las ciencias del futuro. Las ciencias del futuro son propulsadas por las ciencias de la información. Es decir, avanzan muy rápido porque tienen las herramientas de cómputo para llevar a cabo su investigación. Las ciencias de la información producen por si solas beneficios y a su vez, apoyan a las ciencias del futuro en su avance.

En 20 años (2030) se apreciarán diferencias notables entre conectados y no conectados. La inteligencia societaria humana de los conectados habrá crecido mucho comparada con la actual. En 30 años la brecha será muy difícil de cerrar. Por supuesto, en sólo 5 años las diferencias comenzarán a apreciarse. No estamos hablando del futuro lejano, estamos hablando de hoy en día a 5 años en el futuro (2015). En una generación, que en tiempo de la especie  es un suspiro, las diferencias serán muy obvias. Es decir, las personas menores de 50 años hoy en día,  tendrán que tomar una decisión hoy acerca de cómo desearían ser considerados en el futuro.

Parecería que la naturaleza hubiere cedido parte de su labor de control de la evolución a los humanos conectados. Los alumnos humanos habrán alcanzado a la maestra naturaleza. La aceleración de las ciencias de la información habrá reemplazado a parte de la lenta evolución química y orgánica. La raza humana tomará su propio camino y los que estaban preparados, participarán del avance. Aquellas sociedades que se organizaron, mejoraron sus mecanismos de producción, avanzaron sus conocimientos, crearon ciencia y tecnología, e invirtieron en educación adecuada, serán recompensadas con un nuevo comienzo y una nueva oportunidad de progreso. Aquellas sociedades en que los líderes no actuaron de buena fe, que no hubo planeamiento y no se generaron oportunidades de educación necesarias, que se ocuparon de asuntos baladíes y huecos, que dependen sólo de la venta de materias primas, y que en general no dieron lo mejor de sí, tendrán serias dificultades.

1.9  El Siglo del Conocimiento

El siglo XXI se presenta como el siglo del conocimiento científico-tecnológico. Específicamente en las áreas de las ciencias de la información y las ciencias del futuro que se benefician directamente de los avances de aquéllas. Las ciencias de la información se definen como aquellas que crean los entornos necesarios y suficientes para el entendimiento y uso de la información de nuestro planeta, la vida y el universo. Las ciencias del futuro que acelerarán su crecimiento de manera notable en los próximos años, están más cerca al aspecto humano, energético, ecológico y espacial.

Es obvio que nuestro país no ha hecho esfuerzos significativos para contar con elementos que nos permitan participar y crear conocimientos en estos dos grupos de ciencias. Los mecanismos del estado y de las empresas tienen escaza presencia en la búsqueda del conocimiento o a la transformación de éste. El principal producto del conocimiento son las como patentes o invenciones y estas son dos de las pocas formas de participar. Sin embargo, el estado, las grandes corporaciones, y los líderes políticos están en la obligación de salvaguardar el futuro de sus ciudadanos. El asunto es que el futuro de la humanidad, en una enorme medida, depende del estado de conocimientos y familiarización con las ciencias arriba mencionadas. ¿Estamos entonces caminando hacia la inviabilidad futura como país?

Es imposible concebir que una sociedad pretenda encaminarse al futuro, sin tomar en cuenta que el mundo desarrollado ha comenzado a alejarse cada vez más del mundo supuestamente en desarrollo. Esto sucede no sólo por visiones estratégicas ingenuas y mercantilistas equivocadas, sino precisamente por nuestra incapacidad de ver el mundo tal y como es, y no como nuestros intereses personales nos dictan. Este es un mundo científico y tecnológico. Es de las ciencias y las tecnologías de donde nacen las riquezas de las naciones llamadas ricas. No es de las materias primas,  ni de la especulación financiera, ni de la inversión de bienes raíces, ni tampoco del turismo. La riqueza se creará desde y para el conocimiento. Tenemos que tomar conciencia de esto y sería mucho mejor si es rápido.

1.10  El Conocimiento

La razón del avance radica en el conocimiento. A más ciencia y tecnología, más conocimiento, mayor avance y más progreso. Más conocimiento genera mayor capacidad de generar conocimiento. Y así infinitamente. Esta progresión es la que genera la presión exponencial de crecimiento del conocimiento. No es el comprar aparatos de TV digitales o celulares inteligentes lo que nos hace más avanzados.

Todo está basado en el conocimiento científico. Las ciencias de la información y las ciencias del futuro son los pilares de la evolución actual. La adquisición del conocimiento nos hace capaces, por ejemplo, de crear computadores más útiles y más convenientes, o mejores y más útiles celulares, o una mejor experiencia en la Web, o una mejor tomografía axial computarizada, etc. La tecnología siempre viene en dos partes; la electrónica y la del conocimiento cristalizado en el software de control. Lo que no vemos es el software o los programas que manejan todas estas capacidades, es decir, el conocimiento convertido en capacidades (en tecnología). Si la ciencia es el saber, y la técnica es el hacer, la tecnología es el hacer sabiendo.

Creemos equivocadamente, que comprar una laptop, o un celular inteligente, o el ancho de banda de un satélite, o el aparato tomógrafo, etc., equivale a adquirir la tecnología o estar a la altura en el conocimiento. No es así. Lo que estamos haciendo es comprando el producto final del conocimiento. No estamos adquiriendo el conocimiento.

El software o los programas de control manejan toda la tecnología electrónica. El software sólo necesita tecnología electrónica o un CPU estándar para cumplir con su misión. El que sabe cómo hacer software avanzado tiene la ventaja, sabe como conectar a los seres humanos. Por ejemplo, el software que controla un avión de pasajeros, es el tipo de software  complejo que brinda una seria ventaja competitiva al corresponder al conocimiento aeroespacial actual. El software que maneja un tomógrafo axial computarizado representa conocimiento médico de primera línea. El software que maneja el control de la privacidad de los clientes de Google o Facebook es ciertamente una ventaja competitiva ya que demuestra gran conocimiento en redes computacionales y la matemática correspondiente.

Sin embargo, el hacer un sistema contable, o un sistema de planillas, o el sistema de control de un ascensor, o detectar un virus de PC, o hacer un procesador de textos, o trabajar en soporte técnico, o en seguridad informática, no representan ventajas competitivas. No hay ninguna intención de desmerecer a las personas que trabajen en estas actividades. Hay diferentes grados de avance y sofisticación en las ciencias así como en cualquier otra profesión. El ejemplo de los grados académicos es muy ilustrativo: el grado de bachiller se le entrega al que hace. El grado de maestría y el de doctorado (en la gran mayoría de las áreas) se entregan a los que saben hacer. Sin embargo el grado de Ph.D. se entrega sólo a los que saben; a los que son capaces de crear conocimiento nuevo y factible de ser patentado. Este es el principal requisito de la ciencia: crear nuevo conocimiento.

En las ciencias y las tecnologías existen puntos críticos. Estos puntos son los que propulsan la aceleración. Si no se llega al punto crítico, el avance será lineal. Estos puntos responden a cantidad y calidad de conocimientos en las ciencias, especialmente esta última. Llegados los actores a estos puntos críticos ocurre algo extraordinario: ocurre el avance exponencial. Los países avanzados están experimentando esta aceleración. Los países en desarrollo, no.

Veamos un ejemplo para ilustrar a que nos referimos por punto crítico en la aceleración exponencial. Este ejemplo es sólo para ilustrar el concepto de lo que sucede con los puntos críticos y los cambios de fase. Consideremos el agua y digamos que nuestro interés radica en maximizar el volumen que el agua ocupa.  Lo que hacen las sociedades, al no adquirir conocimientos científicos mínimos, es equivalente a dedicarse a acumular la mayor cantidad de agua posible en baldes. Es la única forma que saben para maximizar el volumen de agua. Es decir acumulan agua linealmente, un balde a la vez.  

Aquellas sociedades que si se dedican a adquirir el conocimiento científico de manera sistemática y entusiasta, logran el equivalente en nuestro ejemplo, a calentar el agua. El agua seguirá siendo agua mientras se calienta, pero llegado al punto crítico, el punto de hervor, el agua se convierte en vapor. El volumen del agua convertida en vapor comienza a crecer mucho más allá del volumen que ocupan el número equivalente de baldes con agua líquida. Se han usado, en ambos casos, los mismos recursos, número de baldes, y personas. Es más, el volumen del vapor que genera un balde de agua no es un poco más que el volumen del agua en un balde de agua, es mucho más volumen si se le permite expandir libremente.

En este ejemplo no se usaron más o mejores recursos. El agua es el agua.  Lo que se hizo fue aplicar el conocimiento científico al agua; sabíamos que al calentar el agua, esta se convierte en vapor y se expande grandemente y el vapor de agua ocupa mucho más volumen que el agua líquida. Ambos, el que acumuló y el que calentó el agua, comenzaron con la misma cantidad de recursos, ni más ni menos. La diferencia fue en el proceso aplicado al agua, es decir, el conocimiento.

No sólo el vapor se expande enormemente más rápido que el juntar baldes de agua uno por uno, sino que ya cambió de forma. Dejó de ser un líquido y se convirtió en un gas.  Es decir todo cambió en un instante como consecuencia del conocimiento. Es un ejemplo simple, pero ilustra que sin el conocimiento científico adecuado será muy difícil lograr posiciones competitivas. Seguiremos acumulando el agua balde tras balde y no tendremos absolutamente ninguna posibilidad de alcanzar a la enorme cantidad de vapor que se genera en el otro caso. Esto es lo que está pasando con este fenómeno de la aceleración  causada por el conocimiento. El conocimiento humano estará almacenado en la Web. Debemos descubrirlo y gestionarlo. Esta es la única forma de avanzar.

1.11 Propuestas

Existe aún, para las sociedades en desarrollo,  oportunidades de subirse en el estribo del fenómeno de la aceleración, y quizá podamos alcanzarla. Esta oportunidad es la de crear centros de excelencia en donde se estudie el fenómeno de la aceleración del conocimiento y sus consecuencias, y se logre que sus conclusiones y recomendaciones sean vinculantes a niveles que sean influyentes en el progreso de la sociedad. Estos centros tendrán que ser dedicados a las ciencias de la información. Difícilmente se podrá colaborar significativamente en las ciencias del futuro pero si se logran conseguir los recursos adecuados, sería extraordinario hacerlo.  

Las sociedades desarrolladas tendrán el privilegio de contar con una proporción significativa de ciudadanos conectados. En las sociedades en desarrollo, lo harán bastante menos, pero estos representarán a sus respectivas sociedades. Aún hay tiempo de tomar acción respecto a lo expresado anteriormente.  Se tiene que comenzar por admitir que en el escenario descrito, el país está en seria desventaja en relación a la humanidad conectada. Se proponen dos medidas inmediatas con la finalidad de mejorar nuestra posición en el corto y mediano plazo e iniciar el estudio dirigido de estos temas de manera sistemática.

Estas dos medidas están orientadas a la investigación y desarrollo en las ciencias del conocimiento y de la información. Estas propuestas están relacionadas primero con la adquisición de conocimientos en las ciencias de la información. Segundo, con la adquisición de la capacidad de entender en tiempo real, los eventos complejos que ocurren en la Web. Esta es el principal foro de la humanidad en el avance de las ciencias y tecnologías de la información. Es necesario entender las razones de la ocurrencia de estos eventos y anticiparse a las consecuencias de aquéllas en el mundo real.  De esta manera aprenderemos a escuchar y a leer las señales  y entender lo que el mundo científico nos comunica. El uso y la popularización de las herramientas resultantes, contribuirán a mejorar la competitividad del país.

Concretamente se propone:

La primera propuesta es la creación de la Academia de las Ciencias del Conocimiento (ver capítulo 9). Esta buscará guiar y promover la investigación en las ciencias del conocimiento y la información, que a su vez, propulsan el avance de las ciencias del futuro. Los objetivos de la academia son la investigación, el entrenamiento necesario para llevar a cabo la investigación, y el desarrollo de la plataforma computacional K.I.P.U. como soporte a los objetivos anteriores.

La segunda propuesta profundiza el desarrollo de la plataforma K.I.P.U. o Unidad de Procesamiento Integrador de Conocimientos (ver capítulo 10). En inglés, Knowledge Integration Processing Unit. Esta plataforma tiene como objetivos el análisis, procesamiento y síntesis, en tiempo real, de los eventos complejos que ocurren en la Web en áreas de interés definidas por el usuario. Es una plataforma de adquisición de conocimientos  de alcance global.  Así mismo,  mejorará y popularizará  la capacidad de investigación científica y la diseminación de resultados. El objetivo final es que los usuarios cuenten con una herramienta que les permita analizar en línea y en tiempo real las situaciones que se desarrollen en la Web y otras redes de comunicaciones, y les permita enterarse de los eventos que les competen y actuar de acuerdo a sus intereses.

Estas dos propuestas constituyen dos primeros y modestos pasos para que nuestra sociedad no se quede completamente huérfana en el concierto internacional de naciones en la que a la sociedad global de la información se refiere. Concretamente, se trata de estimular la creación de conciencia sobre el fenómeno de la aceleración en los ciudadanos, que por desconocimiento, no es tenido en cuenta. Nótese que es vital para nuestra sociedad tener una masa crítica mínima para colaborar con aportes importantes al cúmulo de patentes y descubrimientos en estas ciencias y tecnologías. Nótese también que estas propuestas no tienen nada que ver con el sistema educativo. Ni siquiera está relacionado con el sistema universitario de grado o postgrado que se oferta en el mercado nacional. Estas propuestas tienen otro alcance; son de emergencia y tenemos pocos años para lograr ser considerados parcialmente conectados.

Las sociedades desarrolladas, con mayorías de ciudadanos conectados, no necesitan mecanismos de esta naturaleza. Ellos ya lo saben, trabajan en ello y están enterados de lo que está pasando. El encargarse de su futuro es asunto de todos los días. El resultado es una cualidad emergente, no concreta, que no necesita de mecanismos para forzar conciencias. Además ya tienen sociedades públicas y privadas dedicadas a las ciencias.  El tema es omnipresente y logran avanzar porque ya poseen la masa crítica de ciudadanos educados en estas ciencias. Nosotros no, de ahí las propuestas.

En el capítulo siguiente  revisamos el concepto de conocimiento y cómo se entiende en el mundo actual. Revisaremos primero el concepto actual y estándar del conocimiento. Luego describiremos lo que entendemos por el conocimiento nacional. Finalmente describiremos lo que entendemos por ciencias de la información y ciencias del futuro. Basado en estas descripciones, propondremos (en el capítulo 3) un nuevo tipo de conocimiento llamado ciberConocimiento. Entendemos que este concepto es inexistente actualmente, por lo tanto, lo definiremos y describiremos.

[1]  La Era de las Máquinas Espirituales (The Age of Spiritual Machines), Penguin Group, Ray Kurzweil, 1998.

 [2] La Singularidad está Cerca  (The Singularity is Near), Penguin Books, Kurzweil, 2005.

ciberConocimiento, Contexto y Propuestas                  Francisco Mariátegui Crespo, Ph.D.