JULIA BEIZTEGUI

 

 

Julia Beiztegui nació el 27 de febrero de 1923, en Bergara, Gipuzkoa y falleció el 19 de enero de 2015. Fue ama de casa, testigo de los sucesos ocurridos durante la guerra civil española y de los posteriores años de la posguerra.

 

Fue la sexta de siete hermanos, nacida en un caserío situado a las afueras de Bergara.

 

Su infancia transcurrió marcada por la muerte de su padre, el que falleció cuando ella tenía seis años, por lo que su madre tuvo que asumir la manutención y cuidado de toda la familia .

Este hecho hizo que desde muy joven,comenzará a trabajar en una fábrica textil junto con muchas niñas de su edad que perdieron parte de su infancia en largas jornadas de trabajo

Esos años coincidieron con el comienzo de la guerra civil española y dejaron huella en su vida por muchas razones:

Casi a diario bombardeaban la fábrica en la que trabajaba y las sirenas les avisaban de la llegada de los aviones, cuando las oían corrían a los refugios. Pero por desgracia, un día mataron a una de sus compañeras.

Además, reclutaron a sus hermanos, los que permanecieron siete años lejos de su casa y de sus familias.

Estos años también convivió con muchos alemanes que se alojaban en su caserío y con los que compartió muchas vivencias. Con ellos tuvo que pasar varias Navidades y comprobó que se trataba de gente normal que lloraba antes de acudir al frente.

Así transcurrió su infancia y parte de su juventud.

En 1946, cuando tenía 23 años, se casó y se trasladó a vivir al centro del pueblo. En los siguientes 17 años tuvo cuatro hijos y tres

 hijas, a los que dedicó toda su atención. Eran los años de la dictadura de Franco, donde había muchas limitaciones, entre ellas, el uso del euskera, que estaba prohibido en las escuelas. A pesar de ello, lo siguió utilizando en casa y se preocupó de que sus hijos lo emplearan.

Con la llegada de la democracia, también llegaron sus quince nietos y sus primeros biznietos. Fueron años muy alegres para ella, disfruto de todos ellos y participó en su educación. A parte de esto, fue miembro del coro de Bergara junto a varias de sus amigas.

En 1985, murió su marido y se quedó viuda. Los posteriores años vivió sola, pero por la estrecha relación que mantenía con sus hijos, la visitaban muy a menudo.

En estos años viajó muchísimo, conoció Londres, Roma, París… y visitó el Vaticano, que era su gran sueño. Además de eso, todos los veranos venía a Zarautz a pasar el mes con su familia.

Julia Beiztegui falleció el 19 de enero de 2015, rodeada de gente a la que quería.