Día 15cuaresma cover.jpg

Lectura: Mateo 25:31-46

Tal vez sea un de los pasajes bíblicos más conocidos:  “Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.”  Cuando ayudamos a nuestro semejante, a los niños, a los huérfanos, a las viudas, a los presos, a los enfermos, a los en la calle … estamos haciéndolo a Jesús mismo.  Es algo muy serio pues el contrario es también verdad.  Cuando no lo hacemos estando a nuestro alcance, estamos dando nuestra espalda al propio Jesús.  Nos olvidamos que estas palabras son proféticas y nos serán dichas por Jesús un día.  ¿Qué palabras queremos oír en aquel día: “bienvenidos a casa” o “apartaos de mí”?  La segunda opción es dura pero será la realidad para mucha gente.  Os animamos a encontrar la alegría de ayudar, de dar, de servir.  Hay mucha gente en el mundo necesitada de una mano amigo.  Se esta mano hoy.

Meditación: ¿cómo puedo ayudar a mi semejante hoy, en el nombre de Jesús?

Una canción para la meditación: Razones para vivir

Oración: Señor, ayúdame a encontrar oportunidades de ayudar en mi contexto de vida.  Ayúdame a salir de mi zona de confort y servir en lugares necesitados.  Ayúdame a encontrar mi propósito en esta vida. En tu nombre, Amén.