Práctico 4

Podemos observar en la imagen anterior las causas de la erosión del suelo. Así pues, la erosión del suelo es debida principalmente por el abuso de fertilizantes agrícolas, vertidos industriales y urbanos, provocando la erosión, que podemos definir como la pérdida de la capa fértil de la tierra. Frente a este problema, el Plan Nacional de Recuperación de Suelos Contaminados intenta evitar esto mediante sanciones y obligando a las empresas a realizar informes del suelo e incluso a descontaminarlo, ya que en España poseemos un gran número de suelo desertificado, situandolo en el Levante principalmente.

En la imagen anterior podemos observar las diversas causas que provocan la erosión del suelo. Podemos distinguir la deforestación (debido a incendios o debido a la tala) haciendo que las raíces que sujetan el suelo se debiliten o desaparezcan provocando que la lluvia golpee el suelo fuertemente. Además, podemos observar también la actividad ganadera o pastoreo, en el que los animales comen las raíces y las hierbas provocando el mismo efecto que la deforestación. Además, también podemos localizar el cultivo en ladera de manera paralela a la pendiente, provocando que el agua erosione el suelo más rápido a diferencia de situar el cultivo de manera perpendicular a la pendiente o construir terrazas, haciendo que la lluvias torrenciales no afecten tanto al suelo. Asimismo, podemos localizar los barbechos, los cuales hacen que el suelo este desprotegido a las fuertes lluvias torrenciales. No obstante, existen diversas plantas, las plantas forrajeras, las cuales aportan nutrientes a la tierra, haciendo que esta protega el suelo además de servir de alimento para los animales ganaderos. También, podemos observar que no existe ningún muro de piedra para evitar dichas lluvias torrenciales.

Todas estas causas provocan la desertificación, es decir, la pérdida de la capa fértil del suelo por parte del ser humano. Para evitar esto, se han puesto en marcha diversos proyectos y planes, como por ejemplo, el Plan Nacional de Recuperación de Suelos Contaminados, el cual, intenta llevar a cabo acciones descontaminantes contra el suelo erosionado. Además, obliga a las empresas a realizar diversos informes sobre el estado del mismo y en el caso de estar contaminado, descontaminarlo. Todo esto, además fomenta la agricultura ecológica. También existen proyectos los cuales investigan los diferentes paisajes afectados por la desertificación, con la finalidad de disseñar acciones preventivas, como por ejemplo la Red RESEL. Además, contamos con proyectos a nivel nacional para evitar la desertificación como el PAND o el LUCDEME.