LA BATALLA POR EL MENSAJE GLOBAL

Este reportaje, dividido en tres artículos (Contener la democracia, La guerra de las ondas y TeleKremlin se expande) pretende comunicar una idea clara: Los gobiernos represivos cada vez usan más los medios de comunicación para implantar sus ideologías. Son medios de comunicación con financiamiento público, y se están expandiendo por todo el mundo con el apoyo de dichos gobiernos. Gobiernos como Rusia o China tienen como objetivo hacer la competencia a los medios occidentales tradicionales, en lo que se podría considerar la guerra mundial de la información.

Concretamente, Rusia utiliza estas plataformas para, por ejemplo, consolidar su actividad militar en Ucrania. Realmente se podría considerar como un método para justificar sus acciones y para influenciar a quienes consultan sus medios de comunicación, y así no haya una mayoría que esté en contra del conflicto con Ucrania. Por otro lado, Rusia pretende desgastar o deteriorar la democracia implantada en Ucrania, y reforzar su falsa democracia donde predomina la corrupción.

El gobierno ruso ha expandido su plataforma pública Russia Today (RT). En 2005, cuando se fundó RT, contaba con un presupuesto de 30 millones de dólares, sin embargo, hoy en día multiplica por diez la financiación de este medio. Además, el gobierno dirigido por Vladimir Putin ha fundado el portal informático Sputnik, que cuenta con un soporte de 30 idiomas con diferentes oficinas en todo el mundo. Esta expansión de los medios comandados por gobiernos represivos coincide con un estancamiento de la expansión de los medios tradicionales, ya que cada vez más los medios represivos tienen más sucursales internacionales y unos presupuestos más altos, que derivará en un conflicto de escala mundial, en el que los estados enfrentados se atacarán a través de sus propios medios de comunicación.

En conclusión, creo que esta será la pauta a seguir en el futuro, lo que me da a pensar que los medios cada vez nos engañarán más, distorsionando cada vez más la realidad y por lo tanto, cada vez tendremos que mirar más con lupa y fijarnos en los pequeños detalles de los medios de un bando y del otro.