Begoña Martín Palacios.

1) CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DEL DESARROLLO PSICOEVOLUTIVO DE LA INFANCIA.

1.1 INTRODUCCIÓN.

1.2. PERÍODOS DE LA INFANCIA.

1.3. CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DEL DESARROLLO PSICOEVOLUTIVO DE 0-6 AÑOS.

1.3.1. DESARROLLO MOTOR.

1.3.2. DESARROLLO COGNITIVO.

1.3.3. DESARROLLO AFECTIVO - SOCIAL.

2. EL DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES SENSORIALES, COGNITIVAS, MOTRICES, AFECTIVAS Y SOCIALES DE LOS NIÑOS/AS HASTA LOS 12 AÑOS.

3. EL DESARROLLO DEL LENGUAJE.

4. EL CUERPO Y EL MOVIMIENTO COMO MEDIOS DE EXPRESIÓN Y COMUNICACIÓN.

4.1. INTERVENCIÓN EDUCATIVA.

5. IMAGEN Y ESQUEMA CORPORAL.

5.1. CONCEPTO.

5.2. ETAPAS SEÑALADAS POR ALGUNOS AUTORES.

5.2.1 LE BOULCH.

5.2.2. VAYER.

5.2.3. PIAGET.

5.3. ORGANIZACIÓN DEL ESQUEMA CORPORAL.

5.3.1. PERCEPCIÓN Y CONTROL DEL PROPIO CUERPO.

5.3.2. EDUCACIÓN DE LA ACTITUD.

5.3.3. EDUCACIÓN DE LA RESPIRACIÓN.

5.3.4. EDUCACIÓN DE LA RELAJACIÓN

5.3.5. LA LATERALIDAD.

6. DESARROLLO DE LAS NOCIONES ESPACIALES Y TEMPORALES.

6.1.INTRODUCCIÓN.

6.2. DESARROLLO COGNITIVO - EVOLUTIVO DE LA NOCIÓN DE ESPACIO.

6.3. DESARROLLO COGNITIVO-EVOLUTIVO DE LA NOCIÓN DE TIEMPO.

6.4. PERCEPCIÓN INTERPRETACIÓN DEL ESPACIO Y DEL TIEMPO.

APLICACIONES EN CUANTO A LA INTERVENCIÓN EDUCATIVA.

7. EL JUEGO Y EL DESARROLLO DE LA CAPACIDAD CREADORA.

7.1. INTRODUCCIÓN.

7.2. TEORÍAS DEL JUEGO:

7.2.1. TEORÍAS BIOLÓGICAS.

7.2.2. TEORÍAS EDUCATIVAS.

7.2.3. TEORÍAS SOCIALES.

7.3. CARACTERÍSTICAS DEL JUEGO.

7.4. EL JUEGO COMO ACTIVIDAD DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE.

1. 1. INTRODUCCIÓN.

Empezaré definiendo lo que es INFANCIA. Es el período de la edad evolutiva que comprende desde el nacimiento a la edad preescolar y que se caracteriza por un continuo proceso de adaptación motora, cognitiva, motora,  social, del niño en el ambiente en que vive. En este período la actividad básica es el juego, mediante el cual el niño toma conciencia del mundo y se expresa a sí mismo, a partir de los dos años de un modo imaginativo y simbólico.

1.2) PERÍODOS DE LA INFANCIA.

PRIMERA INFANCIA (0-3 AÑOS).

SEGUNDA INFANCIA (3-6 AÑOS)

TERCERA INFANCIA (6-12 AÑOS).

Se producen los cambios más importantes a nivel biológico desde la célula al desarrollo del ser vivo.

- El desarrollo cerebral.

- La coordinación de movimientos.

- El descubrimiento del mundo que esto conlleva.

- La bipedestación, la marcha.

- La aparición de la alimentación de adulto.

- Es el centro del mundo.

- Es egocéntrico y está en la fase sensoriomotora, dentro del pensamiento perceptivo-motriz.

- Termina cuando aparece la dentición.

- Se afianzan la marcha y carrera, la coordinación de movimientos tanto gruesos como finos es más precisa.

- En esta época su actividad principal es el juego.

- Adquiere la mayoría de los aprendizajes, habilidades y destrezas jugando.

- Se encuentra en el período del pensamiento perceptivo-motor en la fase preoperacional o de la intuición.

- Sus juegos comienzan a tener reglas, que respeta y juega en grupo relacionándose con sus iguales y con los adultos de más interés.

- Su pensamiento es concreto y evoluciona lentamente hacia un pensamiento lógico.

1.3) CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DEL DESARROLLO PSICOEVOLUTIVO DE 0-6 AÑOS.

DESARROLLO MOTOR

DESARROLLO COGNITIVO

DESARROLLO AFECTIVO SOCIAL.

Teniendo en cuenta el concepto de desarrollo decimos que el desarrollo exterior se manifiesta a través del crecimiento mientras que el desarrollo interior hace alusión al aspecto psicológico del individuo. El desarrollo motor se refiere al dominio de los movimientos de todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo. Este desarrollo se realiza de forma paulatina a medida que el niño va madurando física y psicológicamente. Está sujeto a 4 leyes importantes:

LEY CEFALOCAUDAL: maduran primero los músculos cercanos al encéfalo y poco a poco los que se encuentran más alejados hasta llegar a los extremos.

LEY DE DESARROLLO PRÓXIMO DISTAL:

se desarrollan primero los músculos cercanos al tronco tanto en las extremidades superiores como en las inferiores.

LEY DE LAS ACTIVIDADES EN MASA A LAS ESPECÍFICAS: el niño pasa de utilizar los músculos más grandes a los más pequeños.

LEY DE DESARROLLO DE FLEXORES-EXTENSORES: poseen primacía los movimientos realizados por los músculos flexores sobre los realizados por los extensores.

- En los bebés los movimientos que realizan son globales, espasmódicos e incoordinados. El desarrollo motor afecta a los ojos, boca, cuello, y a los brazos, el tronco, las piernas, para llegar alrededor de los 18 meses a la marcha.

- 18 meses a 3 años: manipula objetos y los chupa, siendo su propio cuerpo el punto de referencia para ir asimilando e interiorizando el mundo que le rodea. Los niños/as son capaces de controlar esfínteres. Corren, giran sin caerse y coordinan el ojo con el pie.

3-6 años: es la fase de organización del plano motor, en la que se pasa de la integración sucesiva a la integración simultánea. El niño tiene más agilidad y se mueve cada vez con más soltura. Se desarrolla la motricidad fina y se produce el desarrollo de la lateralidad.

- ETAPA DEL PENSAMIENTO PERCEPTIVO-MOTÓRICO 0-2 AÑOS. Esta etapa se caracteriza por la maduración sensorial y motórica. Sus acciones carecen de intencionalidad y son imitativas hechos que van a desembocar en la aparición en estadios posteriores de una inteligencia simbólica.

ETAPA DEL PENSAMIENTO PREOPERACIONAL 2- 6 AÑOS. En esta etapa ha aparecido y se consolida el lenguaje y el simbolismo del pensamiento. El juego tiene vital importancia en la aparición de dicho pensamiento. Los símbolos lúdicos que tienen los niños son personales y subjetivos.

2-4 años: aparece la función simbólica, y el niño es egocéntrico y sincrético.

4-5 años: se caracterizan por el realismo intelectual, aunque no hay razonamiento.

5-6 años: se organiza la función representativa, importante para la adquisición de la lectoescritura.

Las características básicas de esta etapa las resumimos del siguiente modo:

- EGOCENTRISMO: la percepción del mundo gira en torno a él, no es capaz de tener en cuenta los puntos de vista de los demás. Él es el centro del mundo.

- CENTRACIÓN: el niño centra su atención en detalles, no es capaz de percibir el conjunto de la realidad que observa, y así lo plasma en sus producciones.

- IRREVERSIBILIDAD: carece de flexibilidad mental, no es capaz de realizar un pensamiento en una dirección y regresar en la contraria.

- ANIMISMO: el niño dota de vida a los objetos inanimados y personifica a los animales.

- ARTIFICIALISMO: el niño dota de características humanas a cosas artificiales.

El niño vive en la familia, siendo este entorno el que ocupa su mundo. En los primeros meses de vida la afectividad del niño se limita a la expresión de sensaciones y necesidades biológicas, que son satisfechas por los adultos. Socialmente esta etapa se conoce como período narcisista en el que las situaciones desagradables que vive el niño, espera que sean satisfechas de modo agradable, generando un “diálogo” de demanda y satisfacción.

La aparición de la sonrisa intencionada denota la aparición de las primeras relaciones sociales, esto se ubica en el período preobjetal.

Sonríe ante cualquier cara que se le pone delante, posteriormente sonríe ante la aparición del biberón o de la cuchara, para ir discriminando y al final del período sonreír solo a las caras conocidas.

18 meses: hasta esos meses con la aparición de la marcha y las primeras palabras la sociabilidad se incrementa. Comienzan los juegos sociales del cu-cu tras.

2-3 años: es un período de dependencia de la madre, aunque intenta ayudar en todo y quiere hacerse mayor. Las relaciones con los iguales son conflictivas.

 A los 3 años aparece la crisis de oposición con la reafirmación de la personalidad. Aparecen el complejo de Edipo o de Electra.

4 años: los intercambios con los iguales son más numerosos y sus relaciones comienzan a ser más fluídas.

5-6 años: se inicia la cooperación con sus iguales aunque comienza un sentimiento de competitividad. Son capaces de seguir juegos reglados, respetando las normas y haciendo que otros las respeten.

2. EL DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES SENSORIALES, COGNITIVAS, MOTRICES, AFECTIVAS Y SOCIALES DE LOS  NIÑOS HASTA LOS 12 AÑOS.

DESARROLLO SENSORIAL

DESARROLLO COGNITIVO.

Es la etapa de la maduración de los sentidos. La coordinación oculo-manual se hace más precisa y se comienza con la adquisición de la lectoescritura. Hay cambios en el control de la motricidad fina y gruesa, y en las capacidades perceptivos-motrices, apreciándose diferencia en función del sexo. La discriminación visual y la precisión se mejora mucho en este período..

Estamos frente a un realismo egocéntrico, al final de la misma, se abandona este egocentrismo y comienza a aparecer una visión más crítica de la realidad. Esta etapa se caracteriza por:

A) La organización de la experiencia concreta.

B) Operaciones concretas del pensamiento.

C) Precisión en las habilidades motrices.

D) Comprensión espacio-temporal.

E) Inducción.

3. EL DESARROLLO DEL LENGUAJE.

El hombre tiene como vehículo de comunicación el lenguaje. No posee éste desde el nacimiento, sino que lo adquiere por medio de un proceso a lo largo de su infancia. Su desenvolvimiento está ligado a la maduración de las actividades nerviosas superiores. El lenguaje surge por imitación, en la que intervienen factores audio-motores, sino igualmente ópticomotores, a través de los cuales se va estructurando el lenguaje infantil. Este proceso no abarca solo la articulación, como imitación de movimientos y sonidos, sino la comprensión de lo escuchado y expresado. Todo el complejo desarrollado del lenguaje en el niño sigue un proceso en el que se superponen distintas etapas, sin que se pueda determinar la cronología de las mismas.

PROCESO DE EXPRESIÓN

PROCESO DE COMPRENSIÓN.

Las adquisiciones estructurales se desarrollan en tres niveles:

- El orden de la frase: el orden de las palabras es muy importante para el niño, porque hasta 36-40 meses dispone de pocas flexiones y nexos para matizar su mensaje, y por eso a veces las reconstrucciones personales y modificaciones de la entonación para dar más relieve a ciertas palabras.

- Las flexiones, es decir, las variaciones dentro de una misma palabra.

- El uso de los nexos: preposiciones, conjunciones, pronombres relativos, deícticos, etc.

12-24 meses: frases holofrásticas: 1 sola palabra, generalmente un sustantivo, con contenido amplio.

21-24 meses: Aparición de las primeras combinaciones de dos o tres palabras; el orden no está integrado y no existen flexiones ni uso de nexos; la significación depende de la entonación, de gestos y de mímica, generalmente estas frases siguen expresando deseos, emociones, pero algunas veces dan un comentario sobre una persona y objeto.

30 meses: enunciados de 3 o 4 palabras: aparición del artículo indefinido y algunos pronombres personales; el orden se adapta progresivamente al idioma, uso rígido del plural y singular para las mismas palabras.

36 meses: artículos definidos y contactos; el orden correcto de las palabras se impone generalmente en los enunciados simples; el control del plural-singular y de los tiempos se hace más flexible. Empleo inicial de relativos y aparición de nuevas preposiciones. Primeras coordinaciones entre enunciados simples.

36-48 meses: llega a formar frases correctas de seis a ocho palabras, aunque la media general sea de cuatro a cinco, gran número de adjetivos y adverbios, sobre todo de lugar. Añade formas de futuro para los verbos y distingue mejor el uso de los distintos tiempos del pasado.

54 meses: usa adverbios de tiempo. Empieza a construir proposiciones subordinadas circunstanciales de causa y consecuencia

.

60 meses: empleo correcto de los relativos y conjunciones, pronombres posesivos y tiempos principales, incluyendo el condicional. Emplea circunstanciales de tiempo aunque con problemas de concordancia.

El niño adquiere tres tipos de estrategias que luego irá empleando en función de la situación:

1) ESTRATEGIA PRAGMÁTICA: se basa en el contenido lexical y su combinación más posible. Es una estrategia muy simple que empleamos también cuando intentamos entender una conversación en un idioma que no dominamos muy bien. “Pescamos algunas palabras y las relacionamos en función del significado más lógico o previsible; en general nos saca de apuros, pero también nos lleva a cometer errores olímpicos.

2) ESTRATEGIA POSICIONAL se basa en el orden y en las posiciones de las palabras y en la frase.

3) ESTRATEGIA MORFO-SINTÁCTICA: viene a completar el proceso a partir de los 6-7 años, y se centra sobre las modificaciones sintácticas significativas cuando las estrategias anteriores no pueden solucionar el problema.

Sin embargo, se observa que, en su lenguaje espontáneo, el niño no emplea este tipo de locuciones complejas utilizadas en las pruebas de comprensión, la tendencia es a producir esquemas sencillos con algunas modificaciones típicamente infantiles para darle más énfasis a tal o cual palabra.

4. EL CUERPO Y EL MOVIMIENTO COMO MEDIOS DE EXPRESIÓN Y COMUNICACIÓN.

Empezamos este apartado visitando el siguiente enlace y que los niños disfruten con la música y se muevan.

http://www.musicalibre.com.co/Cantayensena/Cuerpoymovimiento.aspx

El cuerpo y el movimiento son un medio de expresión, de nuestros sentimientos más internos, unas veces conscientes y otras veces inconscientes. Permitamos que el cuerpo y el movimiento como manifestación integral del ser puedan comunicarse con el mundo y con los demás. Es necesario que los niños no pierdan esa espontaneidad innata y entren a través del cuerpo y el movimiento en el conocimiento y aceptación de sí mismos, de su propia personalidad.

El niño posee una gran capacidad de movimiento mientras que su capacidad verbal no está lograda, su capacidad corporal es rica, apoyándose en ella para expresarse y comunicarse. Hasta el momento en la escuela se ha tratado los aspectos verbales y escritos, mientras que se ha dejado un poco de lado otras posibilidades expresivas. Por eso la importancia de incluir en las situaciones de enseñanza y aprendizaje los contenidos de expresión corporal.

El niño es expresivo con todo su cuerpo ante las diversas situaciones. Esta actitud se debe potenciar en las diversas etapas educativas, pero la sociedad y los estereotipos se encargan de irlas reduciendo a mínimas y tímidas expresiones.

El cuerpo como parte integrante del ser es lo que da sentido al cuerpo y el movimiento como medio de expresión, pues parte de la idea del cuerpo integrado como un todo en el ser del individuo, que le permite expresarse, comunicarse y manifestarse. La conciencia, aceptación y disfrute del mismo refuerza positivamente nuestra vida interior permitiéndonos alcanzar una existencia más plena y feliz.

Debemos considerar el cuerpo como integrante de la totalidad de la persona donde cada gesto, movimiento o acción es una manifestación de la misma.

4.1. INTERVENCIÓN EDUCATIVA.

El tratamiento debe incluir a la mejora y a que los alumnos aumenten sus posibilidades expresivas siendo la expresión una capacidad global del alumno. Las actividades de expresión corporal han de trabajarse a partir de los conocimientos adquiridos sobre el cuerpo y las posibilidades motrices. Se aprovechará para proponer actividades de utilización de las mismas para la representación, imitación y creación libre de formas.

5. IMAGEN Y ESQUEMA CORPORAL.

La educación del esquema corporal   es el aspecto fundamental de la educación psicomotriz ya que toda persona se va a adaptar al mundo a través de su cuerpo y por lo tanto debe conocerlo adecuadamente, para poder manejarlo con eficacia.

El proceso de constitución es muy lento y no alcanzará su plenitud hasta los 11 o 12 años.

LE BOULCH da importancia a la educación del esquema corporal y considera que una mala estructuración del mismo se va a reflejar posteriormente en tres planos:

  1. DE LA PERCEPCIÓN: déficit en la estructuración espacio temporal.
  2. DE LA MOTRICIDAD: mala postura, torpeza e incoordinación.
  3. DE LA RELACIÓN CON LOS DEMÁS: inseguridad en el movimiento, lo que origina problemas afectivos que pueden perturbar la relación con los demás.

 5.1. CONCEPTO.

Según J. Le Boulch, el esquema corporal es el conocimiento inmediato de nuestro cuerpo, sea en estado de reposo o en movimiento, en función de la interrelación de sus partes y sobre todo, de su relación con el espacio y los objetos que nos rodean. Esto supone el desarrollo de dos aspectos importantes de Educación Física:

a) CONCIENCIA CORPORAL: reconocer el propio cuerpo y su control psicomotriz.

b) IMAGEN CORPORAL: sentimiento que tenemos sobre nuestro propio cuerpo, dentro de los campos de la emotividad y afectividad del ser humano. Desarrollar la capacidad de conocerse y aceptarse a sí mismo.

5.2. ETAPAS EN LA ADQUISICIÓN DEL ESQUEMA CORPORAL POR ALGUNOS AUTORES.

ESQUEMA CORPORAL

LE BOULCH

VAYER

PIAGET.

TOMA DE CONCIENCIA

1. CUERPO VIVIDO. 0-3 AÑOS.

1. PERIODO MATERNAL. 0-2 AÑOS.

1. PERÍODO SENSORIOMOTOR. 0-2 AÑOS.

ORIENTACIÓN

2. CUERPO PERCIBIDO. 3-7 AÑOS.

2. PERÍODO GLOBAL DE APRENDIZAJE 2- 5 AÑOS.

3. PERÍODO DE TRANSICIÓN. 5-7 AÑOS.

2. PERÍODO PREOPERACIONAL. 2-7 AÑOS.

REPRESENTACIÓN

3. CUERPO REPRESENTADO EN MOVIMIENTO. 7- 12 AÑOS.

4. PERÍODO DE ELABORACIÓN DEFINITIVA DEL ESQUEMA CORPORAL. 7- 12 AÑOS

3. PERÍODO DE OPERACIONES CONCRETAS. 7-12 AÑOS.

LE BOULCH

ETAPA DEL CUERPO VIVIDO 0- 3 AÑOS

ETAPA DEL CUERPO PERCIBIDO 3-7 AÑOS

ETAPA DEL CUERPO REPRESENTADO EN MOVIMIENTO 7-12 AÑOS.

Se produce el descubrimiento del propio cuerpo.

A partir de los 3 meses comenzará a vivir conscientemente ya queriendo moverlo.

El niño conseguirá delimitar su cuerpo del mundo de los objetos atendiendo a dos leyes: cefalo-caudal: el niño reconoce y domina progresivamente los segmentos de la cabeza a los pies y próximo-distal : el niño conoce y domina de las partes más cercanas a los extremos.

Se produce una toma de conciencia del propio cuerpo frente al entorno que nos rodea.

En este nivel hay dos hechos que son la aparición de la marcha y del lenguaje.

Se da la discriminación perceptiva. El niño tiene un campo más amplio de exploración, acumulando experiencias tanto a nivel sensitivo como perceptivo.

Dirige su atención sobre la totalidad de su cuerpo y sobre cada uno de los segmentos corporales indistintamente.

Aumenta la coordinación global y fina. Comienza a dominar el espacio y el tiempo.

Es una fase vital en la afirmación de la lateralidad.

La imagen del cuerpo se compone de dos imágenes:

- El esquema postural que es el referencial de estabilidad.

- El esquema de acción o imagen dinámica.

El niño va a mejorar la integración de las partes en un hecho global, por tanto va a mejorar su eficacia motriz.

El niño está capacitado para verse a sí mismo y adquirir una imagen mental de su cuerpo.

VAYER.

1. PERÍODO MATERNAL 0-2 AÑOS.

PERÍODO GLOBAL DE APRENDIZAJE 2-5 AÑOS

PERÍODO DE TRANSICIÓN 5-7 AÑOS.

PERÍODO DE LA ELABORACIÓN DEFINITIVA DEL ESQUEMA CORPORAL 7-11 A 12 AÑOS.

Pasa de los primeros reflejos a la marcha.

Diálogo tónico madre-niño.

Prehensión y motricidad permiten al niño el conocimiento y la utilización más precisa de su cuerpo.

Posibilidad de control postural y respiratorio. Afirmación definitiva de la lateralidad. Conocimiento de derecha e izquierda.

Se desarrollan las posibilidades de relajamiento global y segmentario.

Independencia de brazos y piernas en relación al tronco.

Independencia de la derecha con relación a la izquierda.

PIAGET.

PERÍODO SENSORIOMOTOR 0-2  AÑOS.

PERÍODO PREOPERACIONAL 2-7 AÑOS.

PERÍODO DE LAS OPERACIONES CONCRETAS 7-8 AÑOS HASTA 11-12 AÑOS.

PERÍODO DE LAS OPERACIONES ABSTRACTAS 12 HASTA LA ADOLESCENCIA.

El niño se reconoce a sí mismo como un objeto más entre otros y se diferencia del mundo con el que ha estado confundido.

Período de imitación, juego simbólico, adquisición definitiva del lenguaje.

El niño es capaz de representarse mentalmente un cuerpo y domina las operaciones concretas (manipulación de los objetos). Adquiere las nociones de izquierda-derecha:

5-8 años: las considera desde el punto de vista de su propio cuerpo.

8-11 años: las considera desde el punto de vista de los demás.

12-13 años: las considera además desde el punto de vista de las cosas mismas.

La inteligencia y el tratamiento del cuerpo y el espacio han llegado a su forma adulta. Ya es capaz de actuar mediante hipótesis y deducciones.

5.3. ORGANIZACIÓN DEL ESQUEMA CORPORAL.

El niño se descubre a través de su actividad corporal y ésta le permite conocer el mundo que le rodea. El esquema corporal se convierte así en un elemento indispensable en la construcción de la personalidad del niño. Los aspectos fundamentales a trabajar serían:

- PERCEPCIÓN Y CONTROL DEL PROPIO CUERPO.

- LA ACTITUD.

- LA RESPIRACIÓN.

- LA RELAJACIÓN.

- LA LATERALIDAD.

5.3.1 PERCEPCIÓN Y CONTROL DEL PROPIO CUERPO.

OBJETIVO

FORMA DE TRABAJAR.

El niño pequeño juega con su propio cuerpo porque le agrada, y porque quiere descubrirlo. Es conveniente aprovechar estos juegos para que pueda conocer mejor sus posibilidades corporales.

  • Mediante ejercicicios de movilización y concienciación segmentaria.
  • Hacer notar que el cuerpo tiene tres partes: cabeza, tronco y extremidades, por ejemplo, a través de un dibujo señalarle las partes del cuerpo.
  • Concienciación de los movimientos de la columna, que permite movilizar todo el cuerpo, flexibilizar la espalda, mover la cabeza: posición de pie, cuadrupedia…
  • Es fundamental que el niño conozca perfectamente el nombre y las posibilidades de las diferentes partes de su cuerpo. Mediante verbalizaciones, representación y reconocimiento por medio de dibujos.
  • Es primordial la orientación del esquema corporal en el espacio (arriba, abajo, delante, detrás, derecha, izquierda), especialmente localizar la preferencia lateral (lateralidad) así como su posterior fijación y desarrollo.

5.3.2. LA EDUCACIÓN DE LA ACTITUD.

CONCEPTO

FACTORES

FORMA DE TRABAJAR.

La actitud es una postura que se instala progresivamente a lo largo de la vida. como respuesta al peso corporal y como necesidad para que sea eficaz el movimiento y ciertas necesidades en cuanto a factores emotivos que en el desarrollo evolutivo de la persona van surgiendo. Esa actitud corporal es un comportamiento y por tanto una expresión de la personalidad profunda. En el concepto de actitud es evidente la interacción de los comportamientos físicos y psicológicos.

DESDE UN PUNTO DE VISTA FÍSICO: estudiamos la postura y el equilibrio.

La postura está relacionada con el tono. Al niño se le debe hacer consciente de que sus músculos pueden contraerse y relajarse. Y aprender a controlar su tono muscular. Hay un tono de reposo necesario para mantener la postura y uno de actitud referido a cuando voy a realizar una acción hay una variación de tono que lo permite.

El control tónico-postural canaliza la energía tónica necesaria para realizar los gestos, llevar el cuerpo en una posición determinada o acción. Depende del nivel de maduración, de la fuerza muscular, y de las características psicomotrices del individuo.

El equilibrio es la función que estabiliza la posición, tanto en reposo como en desplazamiento y que permite mantenerse o recuperar el equilibrio gracias al ajuste apropiado de la musculatura.

Se suele distinguir un equilibrio estático capacidad de estar de pie frente a situaciones desestabilizadoras, y un equilibrio dinámico, capacidad de mantener la relación postural en movimiento.

DESDE EL PUNTO DE VISTA PSICOLÓGICO. Factores emocionales como el interés, la motivación, la aceptación del propio cuerpo (complejos), la confianza en sí mismo, etc.

- Desarrollo de la percepción y control del propio cuerpo.

- Juegos de equilibrio-desequilibrio.

- Educación de los apoyos: sensaciones plantares, impulsión, caída…

- Desarrollo de la movilidad articular: flexibilización de la columna cerebral - independencia segmentaria.

- Información y concienciación de trabajos compensatorios útiles.

5.3.3. EDUCACIÓN DE LA RESPIRACIÓN.

OBJETIVO

FORMAS DE TRABAJO

La respiración está vinculada a  la percepción del propio cuerpo: juego del tórax y del abdomen. Hay unas relaciones entre la respiración del niño y su comportamiento general. Está probada la relación entre función respiratoria del niño y ansiedad del niño. En Educación Física utilizamos la respiración con unos objetivos concretos: percepción de la función respiratoria: vías, fases y formas respiratorias. Comportamiento de la función respiratoria en diferentes actividades motrices.

- Percepción de la función respiratoria:

  • Vías respiratorias: bucal, nasal.
  • Fases respiratorias: inspiración, espiración, apnea.
  • Formas respiratorias: abdominal, torácica.
  • Coordinación de varios elementos: vías y formas.

- Experimentación de la  función respiratoria en diferentes actividades:

  • Control del ritmo respiratorio en actividades variadas.
  • Actividades de respiración en otros medios (acuático).

- Autocontrol de la función respiratoria:

  • Utilización de materiales que proporcionen autoevaluación: instrumentos musicales, globos, papeles.

5.3.4. EDUCACIÓN DE LA RELAJACIÓN.

CONCEPTO

OBJETIVOS

FORMAS DE TRABAJO

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

Es la situación en la que se eliminan las tensiones físicas y psicológicas. Va unida al tono muscular. Se trata de liberar tensiones diarias, estrés, mal humor, complejos… Se  refieren a tensiones relacionadas con una aceptación del propio cuerpo negativa, complejos corporales, deficiente comunicación corporal, etc.

Pretende conseguir el decremento  de la tensión muscular  y, a su vez, neutralizar las sensaciones de ansiedad mediante la reducción de los síntomas somáticos que la acompañan (cardíacos, respiratorios, etc). El sujeto identifica una serie de músculos y el terapeuta le entrena para que distinga entre las sensaciones de tensión y las de relajación profunda, haciéndola tantas veces como el paciente necesite y se consigan los efectos deseados.  

Le Boulch:

- Disponer de sus músculos voluntariamente. Concienciación del estado de contracción o relajación de los diferentes grupos musculares.

- Por medio de la repetición, enseñarle a liberar tensiones musculares inútiles que producen fatiga, deformaciones y torpeza de movimientos.

- Lograr la distensión psíquica. Cuerpo y mente funcionan al unísono. Las dificultades escolares son fuente de hiperemotividad, ansiedad y tímidez.

- Asociar la búsqueda de distensión con la toma de conciencia de la respiración y de su control.

En edades escolares tempranas ofrece dificultades por la necesidad de inmovilidad y concentración.

Elementos facilitadores (sala, suelo, luz, música, etc).

Mejora de las capacidades de percepción:

- De forma estática: sensación de peso (del brazo, para relajarlo). Orientación a estímulos. Reconocimiento e interiorización de posturas relajantes.

- De forma dinámica: velocidad del desplazamiento, movimientos pasivos, ejercicios de soltura entre compañeros...Movimientos pendulares. Actividades de contracción descontracción.

- Método autógeno de Schultz:

http://www.efdeportes.com/efd73/schultz.htm

http://www.psicologia-online.com/autoayuda/relaxs/autogeno.htm

Lo más recomendable es aprender las técnicas de este método en grupo y de la mano de psicologo/a, médico/a y otro experto, también es posible hacerlo de forma autodidacta con libros y grabaciones.

El aprendizaje de las técnicas de un entrenamiento autógeno se basa en dos grupos de ejercicios mentales que son capaces de desconectar las respuestas automáticas del cuerpo ante las situaciones de estrés.

El primero consiste en seis ejercicios en los que se siente la pesadez de diversas partes del cuerpo, el calor posterior en ellas, la tranquilidad del pulso, la frecuencia respiratoria y las sensaciones en el abdomen y en la cabeza. Se recurre para ello a frases como: “mis brazos son pesados”. “estoy muy tranquilo”, “la frente está agradablemente fresca”.

El segundo grupo se compone de ejercicios o acciones que permiten dar salida a la tensión emocional y física de forma directa. Por ejemplo, llorando, gritando o golpeando almohadones.

5.3.5. LA LATERALIDAD.

CONCEPTO

EVOLUCIÓN

TIPOS DE LATERALIDAD

FORMAS DE TRABAJO EN EL PROCESO DE LATERALIZACIÓN.

Es el predominio funcional de un lado del cuerpo humano sobre el otro, determinado por la supremacía que un hemisferio cerebral ejerce sobre otro. Cuando el niño comienza a realizar tareas habituales en las que tiene que manejar utensilios, juguetes, etc la toma de decisión de escoger un lado y rechazar el otro en la ejecución de multitud de tareas depende de dos factores: la herencia y la experiencia o adiestramiento: influenciados por la presión social y cultural.

Aunque las primeras experiencias de preferencia lateral se manifiestan en el neonato es más tarde cuando podemos afirmar y observar una dominancia lateral clara.

4-5 años: la preferencia lateral se suele definir a esta edad, reconociendo su lado izquierdo y derecho.

6-7 años: se afirma y desarrolla definitivamente la lateralidad.

Desde los 6 hasta los 8-9 años el niño va adquiriendo progresiva capacidad para trasladar esta orientación a los objetos y a las personas. Es importante recordar que la lateralidad no sólo se manifiesta en las  manos y los pies, sino también en otras partes del cuerpo como ojos, oidos...

  • Predominio lateral diestro.
  • Predominio lateral zurdo.
  • Ambidestrismo: dominio de ambos segmentos por igual.
  • Lateralidad invertida: utilización preferente de  la mano derecha en niños realmente zurdos.
  • Lateralidad cruzada: Predominio lateral diestro en una de las partes del cuerpo y zurdo en otras.

A) Localización de la lateralidad: conocer los segmentos lateralizados dominantes mediante dos formas: tests específicos y observación de tareas realizadas por el sujeto.

Es interesante utilizar “hojas de observación” para determinar aspectos cuantitativos (nº de veces que utiliza uno u otro segmento) y aspectos cualitativos (habilidad en la utilización de un segmento u otro).

B) FIJACIÓN: consiste en proporcionar al segmento más eficaz el mayor número de experiencias enriquecedoras. Las tareas se realizarán exclusivamente con el segmento dominante.

C) DESARROLLO: realización de tareas de progresiva dificultad de ejecución corrigiendo paratonías ( el niño no puede relajar el tono de sus músculos de forma voluntaria; incluso en vez de relajarlos, los contrae exageradamente) y sincinesias (son movimientos que se realizan de forma involuntaria, al contraerse un grupo de músculos, al realizar otro movimiento sobre el que centramos nuestra atención. Por ej., mientras el niño escribe saca la punta de la lengua).

Tiene que ejecutar las tareas con los segmentos lateralizados, de forma eficaz

D) MADURACIÓN Y AMBIDESTRISMO: implica el dominio de ambos segmentos por igual. Implica desarrollar tareas y actividades tanto con el segmento dominante como con el que no está lateralizado.

6. DESARROLLO DE LAS  NOCIONES ESPACIALES Y TEMPORALES.

6.1. INTRODUCCIÓN.

El proceso perceptivo, de las nociones espacio - temporales, está relacionado con otras dimensiones del desarrollo. En cuanto a las teorías debemos tener en cuenta las aportaciones de la Escuela de Ginebra y a Piaget y por otro la importancia afectiva de la percepción espacio - temporal en el desarrollo de la personalidad. Por último su importancia en la intervención educativa.

La estructura interna del tema consistirá en:

- Panorámica acerca de como se desarrolla la percepción espacio - temporal.

- Variables afectivas y sociales intervinientes.

- Implicaciones educativas y pedagógicas.

La estructura manifiesta o didáctica será:

- Desarrollo cognitivo - evolutivo de la noción de espacio. Desarrollo cognitivo - evolutivo de la noción de tiempo.

- Percepción, interpretación del espacio y del tiempo y sus aplicaciones en cuanto a la intervención educativa.

6.2. DESARROLLO COGNITIVO - EVOLUTIVO DE LA NOCIÓN DE ESPACIO.

A medida que vamos perfeccionando, de forma progresiva, nuestro procesamiento cognitivo y los procesos fisiológicos, el aprendizaje perceptual adquirirá un valor acumulativo mayor. La interpretación del espacio en un niño/a de 4 años difiere en cantidad y calidad de la interpretación perceptiva de un niño/a de 7 años. El aprendizaje perceptivo y el desarrollo cognitivo están a su vez íntimamente relacionados con condicionantes multifactoriales. Por ejemplo, el alcance de la estimulación sensorial o la deprivación de la misma unido a los componentes afectivos de los padres o cuidadores que suministran o retiran dicha estimulación. Es patológico el que el  adulto que cuide al niño no tenga en cuenta las señales que el bebé tiene para expresar que está desbordado por las estimulaciones. Por ejemplo, la madre logorreica que transmite su ansiedad al niño y como desplazamiento surge en el mismo una conducta de insomnio. Una adecuada administración sensorial va a favorecer el aprendizaje perceptivo, mientras que la deprivación sensorial va a tener consecuencias devastadoras en todo el proceso de adaptación del sujeto al medio. Una privación sensorial prolongada produce síntomas emocionales de depresión, angustia, irritabilidad, insomnio, deterioro del rendimiento productivo, insatisfacción y, en los casos más graves hasta crisis psicóticas.

La experiencia perceptiva depende de una serie de factores que paso a exponer a continuación:

FACTORES EXTERNOS

FACTORES INTERNOS.

1) GRADO DE COMPLEJIDAD DEL ESTÍMULO: en los dos primeros meses de vida la atención del lactante se centra en los estímulos en movimiento y en contornos muy resaltados del dualismo figura - fondo. Cerca de los 3 meses la percepción del niño sigue orientándose hacía el movimiento y los contornos circulares. Como por casualidad, a nivel afectivo y perceptivo los ojos de la madre ofrecen ese doble atractivo cuando el bebé los mira fijamente mientras toma el pecho.

2) ESTÍMULOS CON SIGNIFICADO: sobre 4 meses comienza una discriminación estimular y cierta atención selectiva. Se empieza a reconocer las caras y sus formas. Renne Spitz (1965) demuestra como niños de entre 2 y 8 meses reconocen el rostro de la madre incluso a través de caretas. En la etapa preescolar, entre los 4 y 7 años, el desarrollo perceptivo adquiere progresos, ganando terreno los procesos cognitivos lógicos, a estas edades se centran en un subjetivismo lógico.

3) LEYES DE LA GUESTALT:

Ley de Pragnanz, ley de pregnancia: el sujeto que percibe organizará la percepción del ambiente de forma que éste aparezca tan simple y tan ordenado como sea posible. Otros principios serían el  principio de cierre; que afirma que hay tendencia a percibir una figura incompleta como completa. Y el principio de familiaridad, relacionado con los aprendizajes anteriores. Hay tendencia a percibir los estímulos desde la familiaridad de los mismos que desde su propio origen.

Leyes de agrupamiento:

a) PROXIMIDAD: los elementos que están más cercanos entre sí tienden a verse unos integrados a los otros.

XX    XX    XX     XX   XX     XX   XX  XX

b) SEMEJANZA: se tiende a agrupar elementos similares o iguales y a excluir los más diferentes.

0

X

0

X

0

X

0

X

0

X

0

X

0

X

0

X

0

X

0

X

0

X

0

X

c) BUENA CONTINUACIÓN: los objetos tienden a agruparse juntos porque parece que continúan la dirección característica a los elementos anteriores.

d) SUERTE COMÚN: elementos en movimiento en una dirección común en relación con otros elementos tienden a agruparse juntos.

e) MOVIMIENTO APARENTE: es el  típico de las películas de cine. También se le denomina como “fenómeno phi”.

1) ESTADOS DEL ORGANISMO:

La percepción queda determinada por características de cada sujeto, en un momento dado del desarrollo evolutivo y teniendo en cuenta las necesidades, expectativas, factores emocionales, etc. Por ejemplo, está demostrado que los niños pobres cuando se les pide que dibujen una moneda tienden a sobrestimar su tamaño. O, en una situación de hambre, se tiende a percibir más olores culinarios o ver más anuncios de restaurantes que cuando la misma está satisfecha. Todo ello se debe a un mecanismo de selección perceptiva.

2) GRADO DE MADURACIÓN BIOLÓGICA: la base de todo desarrollo depende de la maduración biológica del Sistema Nervioso Central (SNC) desde un punto de vista morfológico, bioquímico o electrogénico.

3) INTERACCIÓN CON EL DESARROLLO COGNITIVO: a todos los demás aspectos se le unen los factores evolutivos de la cognición en cuanto a la formación de conceptos y la solución de problemas.

Las capacidades sensoriales tempranas son las que sirven al niño para realizar sus primeras evaluaciones espaciales, de entre ellas podemos destacar, las claves binoculares, de expresión óptica (figura - fondo), la percepción del movimiento en el espacio, claves táctiles, olfativas, etc todas ellas nos llevarán a una noción del espacio permanente. Representación mental del  espacio homogéneo que se consolida, generalmente y de forma natural, en torno a los 7 u 8 años, al menos en cuanto  a la lateralidad y/o la percepción de perspectiva.

Lurcat (1979) nos aporta dos fuentes de las que emanan conocimientos diferentes.

1- Las que derivan de la propia actividad infantil. El niño a medida  que amplía su grado de autonomía así como las actividades exploratorias y manipulativas, va aprendiendo a utilizar los objetos como puntos de referencia. El niño pequeño percibe el espacio visual como todo aquello que se puede ver, el prensil como todo lo que se puede tocar y el espacio de la boca como todo lo que puede chupar. Según Piaget (1964) el infante en sus primeros meses posee esquemas independientes para cada una de las modalidades sensoriales y progresivamente va a ir descubriendo que lo que ve se puede chupar e incluso oír. El desarrollo psicomotor y la deambulación favorecerán las diferentes modalidades de representación espacio - temporal.

2- Las transmitidas en el medio familiar a través del lenguaje. Le permite al niño establecer conexiones entre su acción y el código lingüístico que le transmiten los adultos. Los planos espaciales serían “arriba - abajo”, siendo los más complejos “derecha - izquierda”, y entre medias estarían “cerca-lejos”, “dentro - fuera”, “grande - pequeño”, “estrecho - ancho, “delante - detrás…

Sólo cuando el niño es capaz de servirse de estas nociones espaciales en la acción está en disposición de iniciar aprendizajes espaciales más abstractos y generalizados. Es decir, cuando se domina la acción espacial es cuando podemos pasar a la representación espacial y sus aprendizajes superiores. Tales como la escritura, lectura y cálculo.

6.3. DESARROLLO COGNITIVO - EVOLUTIVO DE LA NOCIÓN DE TIEMPO.

Todo posicionamiento humano tiene un punto de referencia temporal. Su situación en la vida está en función de una ubicación en el tiempo y de su relativización respecto del entorno, lo que le permite concienciar distintos aspectos de su relación con los demás. En el terreno práctico, el presente es el ambiente temporal en el que se mueve el individuo. Pero, para la vivencia psicológica es necesario tener una buena relación entre pasado y futuro. Su equilibrio psicológico está basado en la aceptación de la historia personal de cada uno y del compromiso con las ilusiones y proyectos de futuro, lo que determina el ciclo vital a cualquier edad es cuando tiene más fuerza el pasado y menos el futuro. En el niño y en el adolescente se da justamente lo contrario, el pasado pesa poco, mientras que tienen todo el futuro por delante. El niño sueña con lo que será de mayor, el día que tenga edad para relacionarse con chicos, chicas, etc. La vida del niño se proyecta hacia el futuro. También es comprensible que un individuo a los 80 años vea falta de ilusión en el futuro y deje volar su imaginación por el recuerdo de sus años jóvenes, sus aventuras amorosas, sus experiencias, sus éxitos y sus fracasos.

Para muchas personas la idea del pasado cobra fuerza antes de llegar a la vejez, mientras que otras, que ya han llegado, tienen todavía fuerzas e ilusión en el futuro. La persona que todavía tiene perspectivas de futuro y vive esperanzado mirando hacia delante se mantiene joven a pesar de que, biológicamente, viva fenómenos de decrepitud. La persona es joven mientras mantiene su vitalidad y sus aspectos juveniles en su temperamento y en el desarrollo de su manera de ser y estar, pero cuando mira hacía atrás y huye de la visión de futuro, cuando se recrea en los acontecimientos que ocurren en su pasado, se puede decir, al margen de la edad biológica, que ha entrado en la vejez.

Siguiendo a Pinillos, (1979), se distinguen dos tipos de percepción temporal:

1. El tiempo como experiencia y vivencia existencial indetenible y originario

2. El tiempo medible en unidades de duración, que es el que le interesa a la psicología experimental y al desarrollo del tema que exponemos.

Se ha venido creyendo que la percepción espacial en el niño es anterior a la percepción temporal. Por lo que al niño le resultaría más fácil contextualizarse en el espacio que en el tiempo. Los motivos serían que el niño vive predominantemente en el presente y no le importa ni el pasado ni el futuro y por otro lado porque mientras que en las relaciones espaciales son perceptivamente evidentes, las relaciones temporales sólo tienen una conexión mental entre ellas. Sin embargo, no es así. Espacio y tiempo van unidos, siempre que entendamos que el tiempo es la estructuración de los movimientos en el espacio. Por ello debemos tener presente que la noción de tiempo sigue la misma evolución y dificultades que la noción de espacio.

Piaget (1946) nos dice que la seriación ordenada de sucesos constituye una de las operaciones principales para lograr alcanzar la comprensión lógica de tiempo. Lo que conlleva que el niño debe ser capaz de distinguir entre tiempo, espacio y velocidad. Ello implica que el niño pueda hacer reconstrucciones temporales ordenando mentalmente los sucesos en ambas direcciones. Es decir, que pueda haber reversibilidad en el pensamiento y que por lo tanto sea capaz de avanzar las causas a los efectos y también recorrer a la inversa el suceso, de los efectos a las causas. Nociones que son adquiridas en el estadio de las operaciones concretas a partir de los 7 u 8 años.

Al mismo tiempo Piaget pensaba que la recuperación del orden de sucesos en niños menores de 7 u 8 años no eran causales ni cronológicos, sino puramente egocéntricos. Sin embargo Brown (1975) demuestra que en circunstancias favorables los niños preescolares pueden seriar una sucesión de dibujos que representen el transcurrir del tiempo, reconstruir series de etapas de un paseo y recordar los sucesos de una historia en una secuencia correcta.

El niño mediante la acción adquiere su representación simbólica, es decir, pasa del significado al significante. En un principio, muy temprano del desarrollo el niño se sitúa en el mundo, con las rutinas diarias, mediante ciclos de sueño y vigilia y hora de comer, más adelante entra en juego las nociones de mañana, tarde, desayuno, comida y cena. En torno a los 6 años, el niño es capaz de distinguir perfectamente entre mañana y tarde y a los 7 años distingue la diferencia entre pasado y futuro, en cuanto ayer y mañana, entre las estaciones del año, los días de la semana, los meses, los años. Posteriormente dentro de la escolarización, pasa en Primaria a unidades temporales más complejas como siglo, década, era, etc. Conviene resaltar que el niño cuando realmente alcanza la capacidad de orientarse en el tiempo es a partir de los 6 o 7 años, antes puede hablar y utilizar palabras con significado temporal pero comprensivamente lo hace desde una postura más memorística que representacional. En cuanto a la importancia afectiva del tiempo y su repercusión en los primeros aprendizajes y el desarrollo de la personalidad. Los niños de la primera edad no conocen ni pasado ni futuro.

Si el tiempo en el niño es estructurado demasiado pronto por el deseo de la madre, él no puede expresar su curiosidad por el mundo, vive con un ritmo impuesto por las obsesiones del adulto ya menudo contrario al suyo. ¡Hay que ir al parque! ¡Hay que ir de paseo!, etc. En la relación madre - hijo se cultiva ya la noción del tiempo positivo para el desarrollo o del tiempo persecutorio.

6.4. PERCEPCIÓN, INTERPRETACIÓN DEL ESPACIO Y DEL TIEMPO. APLICACIONES EN CUANTO A LA INTERVENCIÓN EDUCATIVA.

La noción de espacio está ligada al desarrollo psicomotor del niño. Si el infante plantea dificultades especiales se debe en parte a que alguna fase de su desarrollo psicomotor ha sido de una u otra forma perturbada.  A nivel educativo mejorar las habilidades espaciales del alumno favorece determinados aprendizajes, y por ello se debe trabajar sobre:

El principio que debe regir en todo educador, a la hora de trabajar los conceptos espaciales sería el siguiente: “El aprendizaje del niño es mejor, y la enseñanza es más eficaz cuantos más sentidos se utilicen” y todo ello trabajado por tanto a través de la acción que Piaget denomina como conocimiento físico.

Sobre los 5 o 6 años, se considera oportuno, dar pautas educativas que ayuden a salir al niño de su fase egocéntrica para acceder a la relatividad. O que sea capaz de poder ponerse en el lugar de otros objetos y/o personas. Mediante el juego (reglado - espontáneo) y las actividades el niño podrá conseguir dichas referencias espaciales.

Los juegos, en Educación Infantil, dirigidos a darle claves espaciales al niño deben incluir nociones como la de movimiento y no movimiento. Se trataría, por ejemplo, de jugar a moverse y pararse como estatuas. Otro tipo de actividad podría ser la de saltar de un lado a otro prefijado, estar fuera o dentro de, etc. Todo ello ayuda al niño de forma psicomotriz a explorar el espacio en relación a su yo corporal (sería la base sobre la que se asienta el yo cognitivo y su posterior yo afectivo). Por otro lado, en cuanto a su relación con los objetos es conveniente que las actividades y juegos tengan nociones de tamaño, de construcciones y de movimiento. Para ello se pueden utilizar cubos de encaje, puzzles, juegos de construcciones, etc. Las actividades con papel, plastilina, brindan la oportunidad de hacer laberintos, carreteras, trayectos.

En cuanto a las áreas, donde más se trabajan las nociones espacio - temporales es en las matemáticas, mediante la arítmética y operaciones elementales. El área de lengua permitirá al infante la adquisición y dominio de vocabulario que implique referencias del espacio y el tiempo. El área de historia contribuye fundamentalmente a la noción de tiempo y el área de geografía a las referencias en el espacio.

7. EL JUEGO Y EL DESARROLLO DE LA CAPACIDAD CREADORA.

7.1. EL JUEGO. INTRODUCCIÓN.

Es una actividad que exige muchas actitudes previas por parte del educador y del niño y que solo ocurre en un espacio virtual, el espacio afectivo de relación que se crea entre un niño/a y la persona estable, regular, continua que le ofrece la seguridad y confianza que necesita para emprender el juego. El juego infantil es un medio de aprendizaje espontáneo y de ejercitación de hábitos intelectuales, físicos, sociales y morales.

Algunos autores afirman que toda actividad es juego desde los primeros meses, exceptuando la nutrición o las emociones como el miedo o la cólera. Piaget sitúa la aparición del juego en el estadio sensoriomotor, es decir, hacía el segundo o tercer mes de la vida del niño. El niño reproduce determinadas conductas por el placer que le ocasiona, como son sus sonidos guturales, sus juegos de manos, tomar y soltar objetos.

¿POR QUÉ JUEGAN LOS NIÑOS/AS?

El juego es algo instintivo que responde a las necesidades de la dinámica infantil. Dependiendo de los autores el motivo del juego varía así para unos.

7.1.2. TEORÍAS DEL JUEGO.

7.1.2.1. TEORÍAS BIOLÓGICAS.

1. TEORÍA DEL EXCESO DE ENERGÍA.

2. TEORÍA DEL DESCANSO.

3. TEORÍA PSICOANALÍTICA.

El niño juega porque tiene un exceso de energías sobrantes que se han acumulado en el organismo y al no tener trabajo donde invertirlas se transforma en movimientos espontáneos, que son las causas de la actividad lúdica.

Pero, los niños enfermos o convalecientes también juegan.

Los niños, aunque llegan a un estado máximo de fatiga en el mismo juego, quieren seguir jugando. Spencer.

Considera que el juego es un recreo, que los niños/as se entregan a la actividad lúdica por encontrar descanso, buscan reposo para su organismo o para su espíritu. Pero evidentemente los niños/as juegan también cuando están descansados.

Schiller.

El juego ignora el principio de realidad y lo integra dentro del placer. El juego permite aflorar el contenido del inconsciente, de todo lo que la consciencia propia y la autoridad del adulto prohíben e impiden utilizar y disfrutar.

Es un medio donde se manifiesta la libre voluntad del poder. También es ambiente propicio para una liberación y nos brinda la posibilidad de un diagnóstico que nos orientará en la planificación de una educación adecuada. Freud.

7.1.2.2. TEORÍAS EDUCATIVAS.

1. TEORÍA DEL ATAVISMO.

2. TEORÍA DEL COMO SI.

Fija la causa del juego en los efectos de actividades de generaciones pasadas que permanecen en el niño a través de la evolución de la raza. Persistencia que se explica en la ley biogénetica, según la cual el desarrollo del individuo es una recapitulación breve de los momentos o estadios por los que ha pasado la humanidad es por esto que para hacer desaparecer aquellas funciones rudimentarias que se han hecho inútiles el niño juega.

El juego persigue fines ficticios que vienen a dar satisfacción a nuestras tendencias profundas cuando las circunstancias naturales dificultan las aspiraciones de nuestra intimidad. El niño considera el juego como una realidad, lo vive íntensamente, pero distingue dos realidades: la del mundo de los adultos y la de su propio mundo lúdico. Por eso cuando los mayores no le comprenden o no le conceden su capricho se refugia en el juego.

7.1.2.3. TEORÍAS SOCIALES.

TEORÍA DEL EJERCICIO PREPARATORIO.

TEORÍA CATÁRTICA.

Karl Groos, ve en el juego un ejercicio de preparación para la vida adulta, para la vida seria. El juego sirve de autotransformación natural al niño. El cual intenta, mediante el juego, perfeccionar los instintos hereditarios que aún no han llegado a efectuar su función. Es verdad que el juego prepara para la vida futura, pero no es ésta la plena causalidad final de la actividad lúdica. Ofrece una visión unilateral del desenvolvimiento porque no solo prepara para la vida fortaleciendo los instintos, sino que pone también en ejercicio músculos, el sistema nervioso y educa los sentimientos estéticos, sociales a la vez que ejercita la inteligencia y la voluntad. En el juego queda implicado el niño plenamente en su totalidad.

Car, sostiene que los impulsos que pueden llegar a ser nocivos obtienen en el juego una salida espontánea e inocente. La actividad lúdica sirve para reprimir situaciones donde se produzca una reacción inadecuada, tiene cierta semejanza con la teoría psicoanalítica.

7.3. CARACTERÍSTICAS DEL JUEGO.

La actividad denominada juego podemos distinguirla porque lleva consigo las siguientes características.

  1. Es una actividad voluntaria y que le absorbe totalmente.
  2. Placentera.
  3. Autotética, es decir, tiene su fin en sí misma. Con finalidad en sí misma.
  4. Forma de autoexpresión del yo, actividad que le da confianza y seguridad así como equilibrio interno al poder expresar al exterior sus emociones y sentimientos.
  5. Supone un aprendizaje y una forma de experimentación con la realidad y de sí mismo de las relaciones sociales y su dinámica sirviéndole de medio para progresar a estadios superiores.
  6. De libre disposición.
  7. Que evoluciona a lo largo de la infancia.

7.2. EL DESARROLLO DE LA CREATIVIDAD.

CONCEPTO

CARACTERÍSTICAS.

- Actitud del individuo caracterizada por la capacidad de descubrir nuevas relaciones, modificar las normas establecidas, hallar nuevas soluciones a los problemas y enfrentarse positivamente con los nuevos contribuyendo al progreso de la realidad social unida a una serie de propiedades como la sensibilidad, originalidad, fantasía, espontaneidad, capacidad de reflexión. Uno de los métodos para desarrollar o renovar en los adultos el sentido de la creatividad es el que Osborn ha llamado “Brain - stoming”. http://www.neuronilla.com/index.php?option=com_content&view=article&id=82/70

- La primera característica de la capacidad creadora es la originalidad, es decir que la elaboración de cualquier actividad sea creativa.

- Para llegar a este aspecto hay un proceso.

- Esta capacidad creadora la tiene una persona, que posee una personalidad determinada que condicionará de un modo u otro la capacidad creadora de la misma.

- El medio ambiente condiciona la capacidad creadora de las personas.

7.3. CLASIFICACIONES DEL JUEGO INFANTIL.

Comienzo por la clasificación de Piaget y que se basa en la constitución de estadios sucesivos según las estructuras mentales que se van formando.

JUEGOS FUNCIONALES O DE EJERCICIO.

JUEGO SIMBÓLICO O

 DE FICCIÓN.

3 meses: empieza cuando el niño descubre las partes de su cuerpo y realiza acciones de reconocimiento.

18 - 24 meses: empieza a repetir acciones para asimilarlas ocasionando un juego de carácter imitativo preludio del juego simbólico pero todavía necesita el objeto para su actividad.

Comienza en el momento en que es capaz de evocar un objeto o fenómeno ausente y en consecuencia puede representar los objetos reales por símbolos y sustituir la acción real por la imaginaria. Podemos distinguir:

DE IMITACIÓN (2 - 4 AÑOS): Carácter afectivo, imitan a las personas que quieren. Juego paralelo.

DE ESCENIFICACIÓN PRIMARIA (4 -7 AÑOS): Ese juego paralelo empieza a contar con el otro, necesita de otros compañeros que le sigan en su acción. Típico es el juego de “papás y más”. Aparece el juego de reglas.

DE ESCENIFICACIÓN SECUNDARIA O SOCIALIZADA (7 -12 AÑOS):  La colaboración en el juego simbólico se consolida. Sus escenas tienen un principio y un fin y un reparto de papeles con un acercamiento cada vez mayor a la realidad.

Consolidación del juego de reglas, que pueden venir impuestas desde fuera o surgir espontáneamente del grupo de niños/as.

Seguimos con la clasificación según el inicio de juego:

JUEGO ESPONTÁNEO.

JUEGO DIRIGIDO.

La actividad que el niño realiza por sí solo junto a su grupo de pares. Conlleva una satisfacción emocional. Es importante para la formación del niño ya que utilizando un juego elegido por él y su grupo-edad ejercita las aptitudes físicas o mentales adecuadas a su edad de mejor forma que si fuera un adulto desconocedor de los intereses lúdicos quien las ordenase.

Es el medio y recurso didáctico utilizado sobre todo en Educación Infantil. Es un juego que  pretende alcanzar unos objetivos previamente determinados o afianzar los ya conseguidos. Seguirá considerándose juego siempre que sea flexible, que sea aceptado voluntariamente y que responda a los intereses del niño. Además debe causarle placer.

Podemos clasificar el juego también en función del lugar de realización y por tanto con materiales de diferentes tipos:

JUEGOS DE INTERIOR

JUEGOS EN EL EXTERIOR.

1) Sector de actividades tranquilas.

-  Rincón de juegos tranquilos.

- Rincón de ciencia.

- Rincón de la biblioteca.

2) Sector de actividades bulliciosas.

- Rincón de construcciones.

- Rincón de carpintería.

- Rincón de música.

3) Sector de transición.

- Rincón de la casita.

- Rincón de arte o plástica.

4) Rincón de la tecnología.

1) Juegos libres.

2) Juegos dirigidos.

Otra clasificación sería la realizada en función del número de personas que realizan la actividad:

Juegos individuales: realizados principalmente hasta los 3 años, y a partir de este momento cuando el niño/a deciden jugar solos.

Juegos colectivos: Son los juegos en grupos, especialmente indicados para favorecer la

socialización del niño.

7.4. EL JUEGO COMO ACTIVIDAD DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE.

La educación es la formación integral del individuo, el juego se nos presenta como un medio para conseguirlo disminuyendo el esfuerzo.

  1. DESARROLLO FÍSICO Y PSICOMOTOR: muchos juegos son potenciadores de músculos, reflejos, precisión, equilibrio. Carreras, saltos, montar en bici, lanzar una pelota, ensartar cuentas, ensamblajes.
  2. DESARROLLO INTELECTUAL: Vimos la evolución del juego, la forma en que el pensamiento progresa apoyado en los estudios de comparación de los niños privados de juego.
  3. DESARROLLO GLÓSICO: el niño al jugar y antes de tener un vocabulario especializado  se entrena con largos soliloquios a sus muñecos y juguetes permitiendo ensayar la vocalización y entonación. Posteriormente se hará más sofisticado con el juego de adivinanzas, rimas, canciones, diálogos, en juego simbólico y ensayará su lenguaje comunicativo al intentar explicar las normas de juego o las actuaciones de los personajes.
  4. DESARROLLO SOCIAL: a través del juego puede ensayar conductas sociales comprobando que comportamientos son aceptados y cuales rechazados socialmente para conseguir participar y tener prestigio. Va aprendiendo a ejercer derechos y deberes conforme al grupo de forma espontánea cuando le ofrecen lugares de juego en grupo.
  5. DESARROLLO AFECTIVO: el juego favorece el equilibrio psíquico, sirve de moderador de conflictos y expresión de sus sentimientos.
  6. DESARROLLO ÉTICO: las normas y el contacto con el grupo, le ejercita en el autodominio y a adquirir conductas dignas como sinceridad, justicia, compañerismo, saber perder.

El juego es un medio de aprendizaje, entrena al niño en la adquisición de habilidades cada vez más difíciles y superiores y fija hábitos anteriores. Cada juego con el que se enfrenta le exige haber aprendido con anterioridad otras conductas de igual manera que la escritura exige ejercicios de preescritura.

El juego es un recurso didáctico, y por medio de él conseguimos:

Debemos tener en cuenta una serie de criterios a la hora de utilizar el juego:

El profesor  tiene aquí un papel estimulador. Este papel implica una participación de dos tipos:

1) Participación indirecta

1.1 Organizar el aula.

1.2. Disponer los materiales.

1.3. Discernir juguetes adecuados.

1.4. Crear actitudes adecuadas.

1.5. Proporcionar compañeros de juego de  nivel de desarrollo lúdico semejante.

1.6. Potenciar la independencia e iniciativa.

1.7. Observar los comportamientos de los niños.

2) Participación directa:

2.1. Jugar con el niño.

2.2. Señalar posibilidades de juego.

2.3. Iniciador y organizador de juego.

2.4. Seleccionar los juegos.

2.5. Abre las puertas a otros juegos.

2.6. Dirige los juegos hacia las metas preestablecidas.

2.7. Proporciona modelos de conducta a imitar y es moderador de juego.

2.8. Integrador de los niños aislados en los juegos colectivos.

2.9. Establecer el equilibrio entre libertad y limitación en el juego.

2.10. Desarrollar aquellas actividades que en el juego libre se marginan.

2.11. Da la información.

2.12. Crea actitudes positivas.

2.13. Establece las reglas de juego y hace cumplirlas siendo él el primero en ser justo y coherente.

2.14. Distribuye equitativamente los papeles.

2.15. Ayuda a pasar a niveles más abstractos en el juego.