El texto que vamos a comentar es una noticia del diario El País, en la que habla sobre una supuesta manipulación de los gobernantes catalanes al pueblo de Cataluña, prometiendo un país puntero en todos los aspectos, y con un crecimiento económico de 16.000 millones de euros al año. El periodista acusa a los políticos catalanes de distorsionar la realidad, y de crear falsas esperanzas en la población de Cataluña a través del documental “L’endemà”.

En mi opinión creo que hay un poco de todo. Por una parte, la noticia está claramente posicionada en contra del nacionalismo en Cataluña. Si desde la Generalitat se quiere hacer ver que una Cataluña independiente se convertiría en una potencia en Europa en poco tiempo, que saldríamos de la crisis sin problemas, y que tendríamos el dinero que nos pertenece, en noticias como esta se hace todo lo contrario. Se pretende hacer ver que Cataluña sin el conjunto de España no tiene nada que hacer y que económicamente se hundiría en caso de que se independizara, aumentando la tasa de paro a la vez que muchas empresas se irían a España o a otros países de Europa. Además dicen que una Cataluña independiente no entraría dentro de la Unión Europea, cosa que haría que sus intercambios comerciales saldrían mucho más caros, y la población se empobrecería a un nivel extremo. Ni una cosa ni la otra. En mi opinión, Cataluña no sería ni mucho menos una gran potencia como Alemania o Francia, pero tampoco sería un país periférico. La economía pegaría un bajón importante y el paro subiría. Creo que sería un país intermedio entre los ricos y los pobres de Europa.

En general, sería una mezcla de todo, y pienso que no hay que hacer mucho caso a lo que dice tanto un bando como lo que dice el otro. Muchas veces hablan influenciados por las ideologías, siempre buscando su propio beneficio y no el de todos los ciudadanos. Por desgracia, mucha gente se decanta por una ideología a partir de escucharles, y eso no debería ser así. Se tendrían que exponer todos los datos correctos y entonces a partir de ahí que cada uno decida y se decante, porque al fin y al cabo es algo que nos influye a todos los que vivimos en Cataluña y en España, no es sólo algo de los políticos y demás.