REQUERIMIENTO DE ELEVACION A JUICIO

Señor Juez Federal:

                        Antonio Horacio Castaño, Fiscal titular de la Fiscalía Federal N° 1 de Bahía Blanca, en el expediente FBB 12000007/2011 de la Secretaria en lo Penal N°2 del Juzgado Federal N°1 en autos caratulados: “LARRIAGA MAURICIO GASTON, LOUSTAUNAU MARIANA, CORONADO JONATAN MARCELO, SANDOVAL FERNANDO DANIEL S/INFRACCION LEY 23.737 (ART. 5 INC. C.)”, registrado en FiscalNet con el nro. 10349/2011, ante V.S. me presento y respetuosamente digo:

I.- OBJETO.-

                Encontrándose agotada la instrucción del presente sumario, en legal tiempo y forma, vengo a requerir, en los términos y alcances del art. 346 del código de rito, por las razones de hecho y de derecho que expondré a lo largo de la presente memoria, se clausure la etapa instructora y se decida, en su consecuencia, la elevación de la causa a juicio, de conformidad con lo prescripto por el art. 347 del CPPN.

II.- IMPUTADOS.-

                Se atribuyen los ilícitos de autos a las personas individualizadas a continuación:

  1. Mauricio Gastón Larriaga, titular del DNI 23.289.441, nacido el 18/05/1973, hijo de Maria Nilda Gavazza y de Pedro Mariano,
  2. Patricia Carolina Weintzettel, titular del DNI 37.756.875, nacida el 26/05/1993, hija de Elena Telker y de Hugo Weinzettel,
  3. Luis Martin Pradas, titular del DNI 29.303.124, nacido el 3/09/1982, hijo de Alberto y Monica Ibañez,
  4. Mariana Loustaunau, titular de DNI 31.752.543, nacida el 2/08/1985 en Capital Federal, hija de Héctor (f) y de Maria Cristina Verleye,
  5. Marcelo Jonatan Coronado, titular de DNI 33.176.364, nacido el 6/06/1986 en Bahia Blanca, hijo de Carlos Dionisio y Dina Aurora Mussa,
  6. Cristian Daniel Silva, alias “el chileno”, titular del DNI 24.294.47, nacido el 27/02/1976 en Bahia Blanca, hijo de Moises y de Nelly Valdevenito (f),
  7. Fernando Daniel Sandoval, apodado “Piky”, titular del DNI 31.561.290, nacido el 1/03/1985 en Bahia Blanca, hijo de Carlos Prudencio y de Graciela Cora Anton.

III.- RELACION CIRCUNSTANCIADA DE LOS HECHOS:

a) La presente causa se originó el 8 de febrero de 2011 a partir de una actuación prevencional que dio cuenta de que Mauricio Gastón Larriaga, quien poseía antecedentes por infracción a la Ley de droga, se estaba dedicando a producir (cocaína) estupefacientes para luego proveer a distintas personas de su confianza (punteros) para comercializar dicho estupefaciente en esta ciudad (fs. 3). Se indicó que Larriaga estaba “cocinando” (preparando) con pasta base proveniente de Monte Hermoso y precursores químicos adquiridos en una química bahiense, realizando dicha actividad en diversos domicilios, a los efectos de comercializar y distribuir estupefacientes en la ciudad de Bahía Blanca (fs.4/6).

Así, comenzó la pesquisa la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas, en la que participó asimismo la fuerza policial rionegrina y como se verá luego las tareas de inteligencia fueron ahondadas en coordinación entre las delegaciones de Bahia Blanca y Mar del Plata de la Prefectura Naval Argentina.

b) A fs. 173, se acumularon a estos actuados por conexidad subjetiva los autos de origen 158/2012 del Juzgado Federal N°2, en los que se investigaba asimismo a Mauricio Gastón Larriaga, glosándose a fs. 69/172, los cuales tuvieron origen en la causa 1104/2010 con radicación inicial en la ciudad de Viedma (Provincia de Río Negro). Este dato no es menor ya que luego, será la justicia federal rionegrina quien ordenará la detención de Larriaga y algunos de sus adláteres.

c) Adelanto aquí que de la pesquisa desplegada como ser, discretas tareas de inteligencia, declaraciones testimoniales de los funcionarios intervinientes, intervenciones telefónicas, análisis e interpretación de las mismas, desencadenaron distintos allanamientos, requisa, secuestro y detención de los investigados, dando como resultado la incautación de marihuana, cocaína y otros elementos demostrativos de la comercialización de estupefacientes.

La investigación se prolongó por más de tres años de seguimientos, tareas de campo, intervenciones telefónicas y diferentes medidas que condujeron a la hipótesis delictiva, consolidándose paso a paso en su totalidad en orden a las responsabilidades penales por la comisión del delito de tráfico interjurisdiccional de estupefacientes, en base a distintos eslabones conectados, en tanto se obtuvieron riquísimos y determinantes elementos cargosos contra los imputados.

Lo cierto es que se comprobó que Mauricio Gastón Larriaga, comandaba una red de tráfico de estupefacientes, con base en dos relaciones amorosas con mujeres de su confianza, Mariana Loustaunau en Mar del Plata y Patricia Weintzettel en Bahia Blanca. En mas, el circuito se completaba con diversos punteros distribuidores en Bahia Blanca, Tres Arroyos, Coronel Dorrego, Viedma, Carmen de Patagones, etc, entre los que se encontraron, Marcelo Jonatan Coronado, Cristian Daniel Silva alias “el chileno” y Fernando Daniel Sandoval alias “el Piki” con el apoyo logístico, de transporte y de protección del numerario policial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, con funciones en Mar del Plata, Luis Martin Pradas.

En el circuito comercial se pudo determinar que la mercadería era comprada por el mismo Larriaga en Mar del Plata o en las cercanías de la Capital Federal y era transportada a la ciudad de Bahia Blanca (centro operativo de destino y distribución), de manera semanal, y a partir de esta ciudad distribuida por más de diez punteros a la región. Luego, Larriaga realizaba la recolección de las remesas de dinero resultante de la fructífera venta de narcóticos.

La fuerza policial interviniente realizó un minucioso análisis de las intervenciones telefónicas ordenadas así como el entrecruzamiento de las líneas utilizadas, tarea que no resultó fácil ya que como se conoce habitualmente en este tipo de ilícitos se cambian muy frecuentemente los números de contacto a fin de no ser detectados. Larriaga se manejó con “profesionalismo” conociendo muy bien cómo evadir el control policial y judicial.

d) De manera paralela pero iniciada con posterioridad (julio 2014), se desarrollaba una investigación seguida por la Fiscalía Federal de Viedma, en la causa N° 8132/2014 “N.N. s/ Infracción Ley 23.737”, (cuyos antecedentes fueron los expedientes N° 1330/14-JFV y 7800/14 JFV), que luego se acumulará asimismo al presente expediente en virtud del pedido de inhibitoria del Juzgado Federal bahiense de fs. 1294 (actuaciones obrantes a fs. 1728/1979, 2099/2148, 2150/2264, 2291/2299, 4 cuerpos acollarados, e Incidente de Inhibitoria), resuelto por la Justicia Federal de Viedma a fs. 1879/1886.

En el marco de la “supra” citada causa el Juzgado Federal de Primera Instancia de Viedma ordenó el allanamiento de la morada de Larriaga en Bahia Blanca y la detención del nombrado y sus subordinados ((v. fax de fs. 1184/1185, diligencias ordenadas en el marco de lo autorizado por el art. 32 de la ley 23.737).

En los autos rionegrinos la línea investigativa tuvo desde su inicio la determinación de los posibles proveedores de estupefacientes a esa jurisdicción. Así fue que se logró identificar a “Gastón” y la utilización de un teléfono de característica bahiense, a quien la encartada Valeria Rancitelli, el 4/07/2014 le efectuó una compra directa de cocaína en Bahia Blanca y fue detenida al arribo a la ciudad de Viedma (fs. 1879).

Ello culminó con la detención en la madrugada del 5 al 6 de septiembre de 2014 de Mauricio Gastón Larriaga, Patricia Weintzettel y Luis Martin Pradas, encontrándoseles en su poder más de 4 kg. de cocaína y material utilizado para su fraccionamiento, rebaje y/o distribución, como ser balanza electrónica, prensa, liquido endurecedor para solidificar las tizas, dinero en efectivo, en el domicilio de la calle Soler 130 de Bahía Blanca. Luego, de la pericia realizada en el vehículo BMW dominio EXV391 en el que se trasladaban en dicha oportunidad, que por motivos climáticos no fue dable realizar al momento del secuestro (fs. 1729/1734), se constató otra importante cantidad de estupefacientes, en envoltorios en forma de ladrillos escondidos bajo la alfombra del baúl, superando los 2 kg de clorhidrato de cocaína (fs. 1737/1748).

e) Ello motivó el requerimiento, de manera urgente, a los fines de no poner en riesgo la presente investigación local y así lograr desmantelar este comercio ilegal, del inmediato allanamiento y registro de las moradas de los demás adláteres individualizados de Mauricio Gastón Larriaga y secuestro de todos los elementos que tenían relación con la infracción a la Ley 23.737 así como proceder a su inmediata detención.

Así, se realizaron diversos procedimientos de manera concomitante en Bahia Blanca y Mar del Plata, que fueran ordenados en fecha 16 de septiembre de 2014 (fs. 1294) procediéndose al secuestro de teléfonos, tarjetas memoria y SIM, computadora portátil y Tablet e importante cantidad de material estupefaciente y dinero en efectivo, concluyendo con la detención de todos los imputados. Realizada la respectiva prueba de orientación sobre todo el material secuestrado la misma arrojó resultado positivo para cocaína y marihuana.

En particular se ordenó el allanamiento en la ciudad de Mar del Plata de Mariana Lostaunau de calle Laprida 5033 y Williams Morris 1960. En éste último domicilio se encontró, entre otros elementos, marihuana en “una bolsa de nylon color verde transparente conteniendo una sustancia verde parduzca” de 9 g, secuestrada en el sobre N° 4, más de 45.000 pesos en efectivo (fs. 1499/1500).

En la ciudad de Bahia Blanca, se allanó el domicilio de Valeria Luciana Sanhueza y su pareja, Fernando Daniel Sandoval, apodado “Piky”, de calle Entre Ríos 1608, un puntero a quien Larriaga nombraba seguido para las entregas, se encontró cocaína y marihuana. En particular, del domicilio se secuestró marihuana identificada como “una pasta color verdoso de un peso de 0,03 g conjuntamente con test orientativo” identificado como secuestro 3 (fs. 1415 vta.) y de su vehículo Chevrolet S10 se secuestró, en “una bolsita con una sustancia blanca de 0,30 g” identificado como “secuestro 6”  (fs. 1416/vta.) además de un suma en efectivo y celulares.

En el domicilio de Marcelo Jonatan Coronado, local comercial de nombre de fantasía “Polirubro MYM” y dependencias contiguas, ubicado en calle Coronel Vidal al 1300 (sin numeración catastral visible), con quien Larriaga comercializaba la droga por pasto, en condiciones de “trueque” o “intercambio” por marihuana, se secuestraron 20,230 kg de marihuana con N° identificatorios de “secuestro 1 al 22”, una balanza electrónica identificada con el N° “26”, celulares y más de 35.000 pesos en efectivo (fs. 1469/1470).

En el domicilio de Cristian Daniel Silva de Enrique Julio 2239, se secuestró una botella de plástico con inscripción acido, un paquete color negro con polvo blanco que reza creatina marca ENA y una bolsa de nylon con un polvo de color blanco en su interior identificado como “secuestro 2”, además de un vehículo Megane, celulares, municiones de armas (fs. 1439/1440).

f) Respecto del imputado Silva, en sede provincial fue requerido por su abogado defensor que la conducta investigada en autos 479/14 caratulados “Silva Cristian Daniel s/Tenencia de Estupefacientes con fines de comercialización en dosis fraccionadas para el consumo (IPP 11182-09)” del Tribunal en lo Criminal N° 2 a cargo de la Dra. Errea, imputada a su pupilo debía subsumirse en la figura de comercio de estupefacientes achacada en los presentes, a lo cual este Ministerio Público se pronunció en forma favorable, por lo que este Juzgado Federal N°1, registró dicho expediente con el N° FBB 7836/2015, rotulado “Silva Cristian Daniel s/Infracción Ley 23.737” y decretó su conexidad con los presentes.

En el marco de dicha investigación, contemporánea a la presente, se realizaron tareas de inteligencia de campo, se ordenó la intervención telefónica del abonado de Silva de donde surgieron innumerables maniobras de compra venta de droga, hasta de máxima pureza calificada en la jerga como “alita”. Ello se confirmó en el allanamiento del domicilio de Silva de calle Enrique Julio 2239 de esta ciudad, en fecha 13 de abril de 2013, en donde se secuestró 6 gramos de cocaína de 98,95% de pureza y 24 gramos de marihuana correspondiente a 63 dosis umbrales (véase fs. 217/219 de dicho expediente), resultando procesado Silva por el delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, en dosis fraccionadas directamente para su consumo.

g) Ahora bien, citados que fueron a ejercer su defensa material por la justicia de excepción de Bahia Blanca y Viedma, sólo declararon Weinzettel y Pradas ante la justicia rionegrina (I: fs. 439/444, expte 813/2014).

En relación a Coronado, Sandoval, Silva y Loustanau fueron procesados a fs. 1599/1603 por comercialización de estupefacientes agravada, con prisión preventiva en fecha 16 de octubre de 2014 y se dictó falta de mérito en relación a la pareja del “Piki”, Valeria Luciana Sanhueza (indagada a fs. 1489, resolución de fs. 1490/1).

Respecto de Larriaga, Pradas y Weinzettel la justicia rionegrina, en fecha 30 de septiembre de 2014 (I: fs. 547/563, expte 813/2014) resolvió su situación procesal.

Así, dictó el procesamiento con prisión preventiva de Larriaga por la comercialización de estupefacientes en los términos del art. 5 c de la Ley 23.737 (delito de transporte de estupefacientes en concurso real con tenencia, ambos para comercializar) con prisión preventiva; a Pradas se lo encontró coautor del delito de transporte de estupefaciente, aplicándose asimismo el agravante del inc d) del art. 11 de la Ley 23.737 por tratarse de un agente de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, resultando parcialmente sobreseído respecto de la tenencia de escasa cantidad de estupefacientes para el consumo personal; y a Weinzettel, en calidad de coautora por la tenencia de la droga para comercializar, todos con el agravante del art. 11 c) por llevar tales actividades de tráfico en forma organizada entre tres personas, excarcelándose a éstos dos últimos. Decisión que no fue recurrida por Larriaga pero sí por sus consortes de causa y por el Ministerio Público Fiscal.

Al respecto, nuestra Excelentísima Cámara Federal de Apelaciones tuvo por desistidos los recursos interpuestos por las Defensas de Weinzettel y Pradas e hizo lugar a la apelación del fiscal, revocando el sobreseimiento de Pradas en orden a la tenencia de dos gramos de cocaína asimismo declarando la nulidad del auto apelado en punto a la excarcelación de Pradas.

Este Ministerio Público Fiscal solicitó que le sean achacados a los tres consortes de la causa rionegrina, Larriaga, Pradas y Weinzettel, los hechos resultantes de la investigación local así como los posteriores al allanamiento ordenado por la justicia rionegrina relacionados con la segunda requisa del vehículo BMW dominio EXV391, secuestrado en el marco de la causa 8132/14 acumulada al presente, a los efectos de garantizar su defensa material.

Así, el Juzgado Federal bahiense, luego de citarlos a indagatoria, decretó el procesamiento de Pradas por hallarlo autor del delito de tenencia simple de estupefacientes (art. 14 primer párrafo de la Ley 23.737), conforme lo resuelto por el Superior por no haberse comprobado el destino para consumo personal, disponiéndose su prisión preventiva. Asimismo amplió el procesamiento de los nombrados a fs. 2302/2308.

Clausurada que fuera la instrucción, la presente causa fue elevada a juicio, resultando a criterio del Tribunal Oral en lo Criminal Federal que debía regularizarse la situación procesal de los imputados Loustaunau, Coronado, Sandoval, y Silva, en razón de resolver en fecha 9 de noviembre de 2015 “…declarar la nulidad absoluta del auto de procesamiento de fs.1599/1602yv., del requerimiento de elevación a juicio de fs.2379/2387yv. y del acto ulterior, esto es, la clausura de la instrucción dispuesta en el punto VIII del resolutorio de fs. 2458/2465yv.”, por entender el Tribunal que a “los imputados CORONADO, SILVA, LOUSTAUNAU y SANDOVAL se los tiene como integrantes de la asociación ilícita liderada por LARRIAGA pero en ninguna de sus indagatorias de f.1554yv., 1550yv., f.1556yv. y f.1555yv. respectivamente no se les hizo saber que dicha asociación ilícita también estaba conformada por los coimputados WEINZETTEL, PRADAS y LARRIAGA, lo que sí se hizo con estos últimos a  fs. 2009/2010, fs.2016/2017 y 2023/2024, respectivamente” (fs.2541/2543 TO1).

En virtud de lo expuesto, se dispone recibir declaración indagatoria ampliatoria solamente de los nombrados Sandoval, Coronado, Silva y Loustaunau habida cuenta que respecto de los demás, ninguna objeción se formuló al auto de procesamiento recaído sobre los mismos dispuesto en resolución aparte a la nulificada.

Así, a fs.2607/2608, fs.2609/2610, fs.2611/2612. y a fs.2613/2614yv. se reciben declaraciones indagatorias a Jonat

+

.an Marcelo Coronado, Cristian Daniel Silva, Fernando Daniel Sandoval y a Mariana Loustaunau mediante el sistema de videoconferencia, con terminales en el Juzgado Federal de Santa Rosa, La Pampa y en la CFAMdP, habida cuenta los lugares de detención de los encartados, las que finalizados los actos remiten las respectivas actas labradas y suscriptas por los imputados en las sedes donde cumplieron con el acto previsto (f.2618, f.2617, f.2616 y 2615 respectivamente).

En fecha 25 de noviembre del corriente, el Juzgado interviniente decretó el procesamiento sin prisión preventiva respecto de Mariana Loustaunau, Jonatan Marcelo Coronado, Fernando Daniel Sandoval y Cristian Daniel Silva por hallarlos ‘primafacie’ autores penalmente responsables del delito de comercialización de estupefacientes en los términos del art. 5 inc. c) de la Ley 23.737, figura agravada por el concurso de tres o más personas en orden a lo establecido por el inc. c) del art. 11 de la citada Ley. (Art. 306 y cctes del CPPN y 45 del Código Penal).

IV.- PRUEBA.-

                La postura que aquí se propicia encuentra fundamento en las piezas procesales que conforman el presente legajo, entre las cuales, a título no taxativo, corresponde traer a colación las siguientes:

  1. Tareas, transcripciones e informes remitidos por las fuerzas actuantes de fs. 1/10, 14/27,  33/53, 56/63, 70/106, 120/135, 141/168, 174/183, 186/212, 233/263, 271/287, 290/336, 349/434, 442/505, 507/555, 565/673, 681/868, 879/960, 963/1176, 1186/1290, 1304/1391, 1564/1577, 1581/1583, 1642/1647, 1712/1716, 2328/2353,
  2. Soportes magnéticos reservados en Secretaria resultantes de las intervenciones telefónicas ordenadas en autos: un casete que reza el número telefónico 0291-4388028, un casete que reza el número telefónico 0291-4496194, del número telefónico 0291-4396680: 8 casetes individualizados del 1 al 8, del número telefónico 0291-4444635: paquete que reza 1ra. Con 9 casetes, individualizados del 1 al 9, del número telefónico 0291-5745694: 10 casetes individualizados del 1 al 10, del número telefónico 0291-4073316: 16 casetes individualizados del 1 al 11 y del 13 al 17, del número telefónico 0291-5125363: paquete que reza 1ra y 2da intervención que contiene 17 casetes individualizados con el paquete A del 1 al 8 (incluye el casete 6 y 6 bis) y paquete B del 1 al 8, del número telefónico 0291-6461040: 15 casetes (incluye el casete 13 y 13 bis), del número telefónico 0223-5620569: 19 casetes individualizados del 1 al 19, del número telefónico 0291-6462401: 22 casetes individualizados del 1 al 22, del número telefónico 0291-4713504: 40 casetes individualizados del 1 al 40, conjuntamente con los cds/dvds de fs. 1564/1577, 1712/1716 y demás secuestros reservados en Secretaria resultantes de los registros domiciliarios y de los automóviles,
  3. Actuaciones consecuentes de los allanamientos, registros, secuestros ordenados en autos a fs. 1294, de fs. 1413/1488, 1493/1549, 1561, 1729/1734, 1737/1748,
  4. Informes periciales de fs. 1590/1595, 1617/1622, 1720,
  5. Indagatorias de Sanhueza de fs. 1489, Loustaunau de fs. 1550, Coronado de fs. 1554, Sandoval de fs. 1555, Silva de fs. 1556, Weinzettel de fs. 2009/10, Pradas de fs. 2016/17, Larriaga 2023/24,
  6. Actuaciones relacionadas con el expediente 8132/2014, glosado a fs. 1728/1979, 2099/2148, 2150/2264, 2292/2299, de los expedientes acollarados véase en particular fs. 1/14, 22/25, 34/38, 45/148, 161/273, 246/273, 304/7, 311/52, 362/4,  387/444, 472/494 y secuestros reservados en Secretaria.
  7. Actuaciones relacionadas con el expediente FBB7836/2015, en particular, fs. 1/23, 26/40, 43/107, 133/159, 160/4, 189/190, 203/6, 216, 217/219, 225/303 y secuestros reservados en Secretaria.

V.- CALIFICACION JURIDICA Y FUNDAMENTOS:

El cuadro fáctico relatado cae bajo la calificación legal de comercialización de estupefacientes, figura prevista y penada por el art. 5to. inc. c) de la ley 23.737, agravada por la concurrencia organizada de tres o más personas, a tenor de lo establecido por el art. 11 c) del mismo ordenamiento legal, debiendo responder en consecuencia los imputados como autores penalmente responsables del citado delito y respecto del funcionario policial Pradas, el agravante de ser funcionario policial del art. 11 inc d) de la citada Ley, en más de la tenencia de estupefacientes reprimida en el art. 14 conforme su procesamiento de autos.

Recuérdese que este delito de criminalidad organizada y de peligrosidad abstracta, afecta la salud pública, su persecución trasciende los límites argentinos e  interesa a la comunidad internacional toda, por lo cual nuestro país ha asumido responsabilidad supranacional.

A su respecto, téngase en cuenta la definición que establece la Convención de Viena de 1988 en tanto enuncia que el tráfico de estupefacientes abarca una amplia gama de conductas que van desde la producción a la entrega de estupefacientes y sustancias psicotrópicas y hasta el lavado del dinero producto de ese delito.

  En este orden de ideas se ha pronunciado nuestra doctrina nacional en cuanto a que “lo que dinamiza el tráfico son las acciones de compra y venta. Estas operaciones se generan entre quienes producen y quienes distribuyen, entre distribuidos y entre éstos últimos y los consumidores” (Estupefacientes de Abel Cornejo, tercera edición, pag 76 y ss.).

 En tanto la acción típica que se desprende del “comercio” es la intervención de quien ejerza actos de comercio, con fines de lucro, en la intermediación, compra o venta de estupefacientes, resultando la finalidad última de comercio el ánimo de lucro.  

 A primera vista, a lo largo de la presente investigación subyace el propósito de lucro, el que efectivamente se deduce como el fin perseguido por los imputados, haciendo de ello una actividad habitual. Recuérdese que a la mayoría no se le pudo conocer trabajo licito alguno (fs. 1284).

Mauricio Gastón Larriaga, resultó indiscutiblemente líder de la banda de narcotráfico, por su actitud organizativa, la concreción de las compras y negociación de precios, aprobando entregas, trasladándose a diversos puntos del país a los efectos de proveerse o abastecer, y resultando punto de contacto principal entre los imputados.

Debe comprenderse que Larriaga operaba como abastecedor y encargado principal de la comercialización y distribución de la substancia ilícita; y para ello, utilizaba a varias personas de su confianza.

Se trataba de una banda bien organizada, con gran poder adquisitivo e intervención en una amplia región interprovincial, abarcando la costa atlántica hasta la localidad de Viedma, con centro operativo y de distribución en Bahia Blanca. Se constató gran manipulación de dinero, de autos de alta gama de importante valor económico, otros negocios ilícitos adyacentes como ser el de automotores “mellizos” y manejo a gran escala de estupefacientes.

De los informes periciales de fs. 1590/5, 1617/1622, se advirtió la naturaleza estupefaciente de los elementos secuestrados en el marco de los allanamientos ordenados en autos.

Del allanamiento de Fernando Daniel Sandoval, apodado “Piky, identificado como “secuestro N°3” designado por los científicos encargados de su análisis como “M4”, resultó ser cannabis sativa (marihuana) mientras que la muestra “M6” se trató de clorhidrato de cocaína con un reductor calificado como sustancia de corte.

Respecto del secuestro de Loustaunau, ubicado en un sobre madera con el “N° 4” designado “M5” resultó tratarse de cannabis sativa (marihuana).

Del domicilio de Marcelo Jonatan Coronado, identificados como “secuestro 1 al 22”, las muestras designadas de “M7 a M28”, resultaron ser cannabis sativa (marihuana).

En cuanto a Silva, ténganse en cuenta los informes periciales del secuestro de su domicilio de fs. 217/9 del expediente conexo FBB7836/2015.

Por otra parte, de los secuestros ordenados por la justicia rionegrina, los informes cualitativos y cuantitativos producidos por el Gabinete Científico de la Policía Federal Argentina de fs. 2099/2125, 2292/2295 confirman la presencia de cocaína, marihuana, reductores, entre otras sustancias.

Otro elemento transcendental es que Larriaga y Pradas fueron interceptados en arribo transportando más de cinco kilos de cocaína, desde Mar del Plata a Bahia Blanca, con las herramientas necesarias a su fraccionamiento para su comercialización.  

En cuanto al funcionamiento de la banda, en cuanto a las interrelaciones de los implicados y la organización del comercio ilegal, las intervenciones telefónicas ilustraron detalladamente el manejo del negocio clandestino.

Conforme fue adelantado en el punto III, cambiaban frecuentemente los abonados, por lo que se constataron mensajes como “nuevo Gastón” y, a título ilustrativo, en una de las conversaciones con Mariana Loustaunau aconseja a Larriaga comprar un teléfono “copado”, a lo que él responde que no “porque estos telefonitos no te los agarran… no tiene GPS nada… no es como los nuevos que te rastrean en cualquier lado” (fs. 496).

De las intervenciones se denotó que los nombrados mantenían conversaciones vinculadas con el delito investigado, utilizando términos encriptados como “…tenes chimichurri preparado…” (fs. 402) o la referencia a por ejemplo  “repuestos”  de fs. 514, “humo” o “gilada” de fs. 510, “pinturas esas verdes” de fs. 518, tal como suele utilizarse en la jerga del comercio de drogas.

A título no taxativo, por representar éstas un volumen sustancioso, traeré a colación las siguientes muestras:

En relación al líder de la red, ténganse en cuenta las conversaciones 11, 14, 15 y 16, casette 2 del abonado 0291-6462401, entre Larriaga y un NN masculino “anda con 100 encima? Si si …ahí llevo para ahí”, fs. 488/92, otro NN le pregunta “estas en actividad?” “si ya hace rato que estoy en actividad… diecisiete quinientos” a lo que responde “diecisiete quinientos listo”. “me pidieron cinco y traje dos, imagínate que me están puteando todos” “me están viniendo de Viedma a verme y no tengo nada para darles tampoco” “es una mina embarazada que venía un ratito y venía a alcanzarme la plata pensándose que yo le iba a dar las cosas enseguida viste y me quede sin nada…”.

En la conversación 7 casette 5 del abonado 0291-6462401, fs. 500, Larriaga le dice a un tal Damián “la pedí a Buenos Aires la que te di a vos, de uno haces uno” “hasta corte andas vendiendo vos”.

En la conversación 6, casette 13 del abonado 0291-6462401, con NN masculinos, fs. 631, “tengo pasto también…tengo cinco de pasto”, conversación 7 el NN le indica “me preguntan cómo es la porquería…” tengo un chabón que es de nariz fina”.

Desde el inicio de las investigaciones surgió con claridad que la actividad ilícita era desplegada por un grupo organizado, colaborando cada uno desde el rol que ocupaba, de protección, acompañamiento, compra, distribución, etc, al circuito de comercialización de estupefacientes manejado por Larriaga. En particular, obsérvense las vinculaciones que siguen:

a) Marcelo Coronado, se obtuvo que se dedicaba al comercio de estupefacientes, particularmente de marihuana e inclusive intercambiaba y vendía a Larriaga. Se halló una magnitud inobjetable de droga en su domicilio, más de veinte kilos (según resultado de allanamiento de fs. 1467/1488/v) surge, por ejemplo, de f.628, 695/v, 793, 866, 981, 1065/1069. A fs. 493, en conversación con un NN masculino respecto de un pedido de mercancía para Viedma, indica Larriaga “me la manda el Marcelo… el Coronado…”. Luego en conversación directa con Coronado, a fs. 494 concretan el encuentro. A fs. 628, conversación 16, casette 13 del abonado 0291-6462401, con un NN masculino que le dice “me fui a buscar gilada...” Larriaga aduce “lo que yo tengo es incomparable… el Marcelo Coronado me lo está dejando a dos siete…” a lo cual el NN dice “tengo esta cantidad cinco kilos y medio…” (fs. 628).

b) Cristian “el chileno” Silva, obsérvense los resultados obtenidos según fs. 866/867, 883/v, 977/v, 980, 1002, 1014/5, 1017, 1076/1107, 1263/1272, 1284/1286. A título ilustrativo, en un viaje desde Mar del Plata en el que Larriaga trae mercancía, antes de ver a Patricia, conversación 7, casette 2 del abonado 0291-6462401, a fs. 486, “ahí me llamo el chileno Cristian…voy a ver a este… porque tenía la pesa… tenía todo para controlar”. En la conversación 9 casette 7 del abonado 0291-6462401, a fs. 523, “me llamo el chileno Cristian, me llamo una banda de gente…pero no tengo nada… mañana a la tarde tengo que estar destrabado”.

Por su parte, Silva con un NN masculino, a título ejemplificativo, intenta una nueva línea de mercado de la marihuana de proveniencia de Paraguay, a fs. 1092/1093, el NN indica “hable con unos locos de Buenos Aires que navegan conmigo... me va a tirar la mejor…” Silva le indica que el ya hablo para traer y continúan la conversación respecto de dicha “inversión”. 

A fs. 1263, un NN masculino le indica que son 95, a lo que Silva contesta que es mucha plata, pero sostiene el NN que es Cristal a lo que Silva dice que “si es Cristal es buena”.

Se observa asimismo, como es habitual en este tipo de negocios turbios que se caracterizan por la clandestinidad y violencia, la utilización de armas de fuego, como se trasluce por ejemplo a fs. 1103.

La fuerza policial apreció de su análisis de fs. 1285 que no solo Silva efectúa el mismo la venta de estupefacientes sino que también posee “punteros” quienes también se dedicarían a la actividad de robo y hurto. Asimismo que, luego de un allanamiento realizado en la casa, le habría desaparecido la suma de 40.000 pesos destinados al pago de estupefacientes que Larriaga le proveía.

Por otra parte, respecto del imputado Silva debe agregarse a la presente instrucción, la investigación y resultas de la causa conexa FBB7836/2015 en la que detectaron claras maniobras de compra venta de estupefacientes, secuestrándose en su domicilio cocaína y marihuana.

Allí, se lo encuentra en posesión de estupefacientes, lo cual interrelacionado y analizado en el contexto fáctico de la presente añade todavía más elementos cargosos contra Silva, que si bien no multiplican el delito, sí tipifican llanamente el comercio de estupefacientes.

c) Mariana Loustaunau, su relación con Larriaga recorre toda la causa, y atraviesa la relación temporal que insumió la investigación. En la conversación 4, casette 3 del abonado 0291-6462401, a título ilustrativo, se ve como organizan el capital de la familia con el negocio espurio, “tengo ganas de hacer algo a nivel para blanquear…” a lo que Mariana le dice ”de ultima laburo” y luego le explica de manera detallada, con personajes, sumas de dinero que a las que asciende la compra del estupefaciente. En otra oportunidad, a fs. 763, conversación 1, casette 4 del mismo abonado, Larriaga le dice “ando con el pasto…” y a lo que ella se interesa e inquiere “y al final que margen te dio?..”, luego Larriaga le explica de manera pormenorizada como iba a ser el negocio.

En síntesis, Mariana siempre está presente y en pleno conocimiento del manejo del comercio ilegal, beneficiándose de manera directa del lucro obtenido. Conforme fuera analizado por la prevención en relación a ella “se aprecia un alto grado de interés y colaboración por parte de ésta para que Mauricio Gastón Larriaga realice la actividad ilícita” (fs. 672).

d) “Piky”, Fernando Daniel Sandoval, glosan numerosas transcripciones de intervenciones telefónicas como ser fs. 695, 792, 866, 1197. A modo de ejemplo, en la conversación 10, casette 2 del abonado 0291-6462401, con un NN masculino a fs. 488, Larriaga indica “traje dos, uno lo quiere el Piki entero, uno entero y meti medio al chileno Cristian, y ya siendo uno me quedan 400”; en la conversación 5, casette 3 del abonado 0291-6462401, a fs. 499, “estoy yendo a lo del Piki a buscar una moneda”.

e) Patricia Weinzettel, es su relación amorosa en Bahia Blanca, es confidente, conoce absolutamente todos pormenores de la actividad ilícita, colaborando con Larriaga y aconsejándolo. A título ilustrativo, téngase presente la transcripción de abonado 0291-6462401, conversaciones con Pato de fs. 472/4, 476/81 hacen referencia a “repuestos”, Larriaga le comenta la compra al “viejo” al cual le entregó por adelantado la plata y no le entrega,  dice “me llamaron de todos lados” “no me sirve llevarlo por llevarlo si no le saco nada de ganancia” “la mina me lo daba todo mezclado” y previo con un NN masculino “se me complico porque no consigo nada”. Dicha transacción alcanzaba los 6000 dólares. En más, participa de manera activa aconsejándolo “el viejo me quería dar uno bueno y dos armados” a lo que ella le sugiere “no, decile que no”. Luego, “ahora rescate algo que voy a poder armar”.

f) Luis Martin Pradas, en su respecto, además de diversas conversaciones en las que se lo nombra, y en otras directamente intentando proveerse de estupefacientes, como ser de fs. 617, consiguiendo “repuestos”.

En otra conversación con Patricia lo citan a Pradas, en el marco de uno de los tantos viajes a Bahia Blanca, Patricia le pide “veni tranquilo”, y Larriaga indica “yo voy a ir con el gordito que maneje el Martin porque ni ganas de manejar tengo, quería llegar rápido pero no tenía ni ganas de que me paren, no tengo ganas de que me paren” (fs 482).

Conforme sostuvo el Juzgado Federal de Viedma, respecto de la participación de Pradas “resultó necesaria porque su presencia en el rodado como agente policial podría aventar la gestión de sus colegas en caso de insistir en inoportunas requisas e intercepciones”. 

Pradas colaboraba en el negocio ilegal en Mar del Plata y además, lo acompañaba valiéndose de su investidura de funcionario policial a fin de “protegerlo” y transportar así libremente los estupefacientes al centro operativo bahiense.

              En fin, en base a la presente investigación, el accionar policial y judicial, se desmanteló una red de tráfico de estupefacientes que sobrepasaba las fronteras de nuestra ciudad, y manejaba un caudal de estupefacientes significativo apto para abastecer a gran cantidad de consumidores.

VI.- PETITORIO.-

En consecuencia y por todo lo expuesto ha quedado debidamente acreditada la materialidad delictiva y por consiguiente la autoría y responsabilidad de Mauricio Gastón Larriaga, Patricia Carolina Weintzettel, Luis Martin Pradas, Mariana Loustaunau, Marcelo Jonatan Coronado, Cristian Daniel Silva, alias “el chileno”, Fernando Daniel Sandoval, en virtud de la perpetración de los ilícitos  referidos en la presente memoria en infracción a la Ley 23.737.

     En virtud de los antecedentes fácticos y jurídicos expuestos en los numerales precedentes, este Ministerio Público Fiscal solicita a V.S.:

  1. Se tenga por completa la instrucción del presente sumario penal;
  2. Oportunamente se disponga la elevación a juicio de la presente a los fines de resolver en forma definitiva la situación procesal de los imputados cuyas circunstancias personales obran consignadas en el numeral II de esta presentación- en orden a las conductas antes descriptas.  

Fiscalía Federal,         de diciembre de 2015.-