La Web 2.0tic.jpg

El término Web 2.0 o Web Social comprende aquellos sitios web que facilitan que se pueda compartir información además de la interoperabilidad, el diseño centrado en el usuario y la colaboración en la llamada World Wide Web.

Un sitio Web 2.0 permite a los usuarios interactuar y colaborar entre sí como creadores de contenido generado por usuarios en una comunidad virtual. Ejemplos de la Web 2.0 son las comunidades web, los servicios web, las aplicaciones Web, los servicios de red social, los servicios de alojamiento de videos, blogs (como por ejemplo este) y las wikis.

Según Aníbal de la Torre la Web 2.0 es una incipiente realidad de Internet que, con la ayuda de nuevas herramientas y tecnologías de corte informático, promueve que la organización y el flujo de información, cada vez más, dependan del comportamiento de las personas que acceden a ella, permitiéndose a estas no sólo un acceso mucho más fácil y centralizado a los contenidos, sino su propia participación tanto en la clasificación de los mismos como en su propia construcción, mediante herramientas cada vez más fáciles e intuitivas de usar.

Ser autor de una web 2.0 supone tener la plena disposición y el derecho exclusivo a la explotación de una obra, sin más limitaciones que las establecidas en la Ley de Propiedad Intelectual. Por tanto, la primera consecuencia jurídica de la Web 2.0 es que cada uno de nosotros somos “propietarios” de Internet y de los contenidos concretos que creamos e introducimos diariamente en servicios como Blogger, Flickr, Facebook, Twitter o Youtube. Es decir, cada vez más,esta Ley no sólo se nos aplica para limitar nuestro acceso y uso de contenidos ajenos sino también para proteger y defender nuestros propios contenidos volcados en la Red.