Historiador 1             Nazismo

Era el elemento clave de la ideología nazi, ya que existían dos grupos, el de los arios, que según ellos debían tener ciertos rasgos, tenían que ser blancos, rubios, altos, etc. El segundo grupo era considerado inferior ya que no poseía esas características.

El expansionismo geográfico consistió en hacer el país más grande y tener un único imperio. Es importante para Alemania porque  quieren territorios para obtener más materias primas, riquezas y lograr sitios estratégicos comerciales y militares.

Tiene que ver ya que con la invasión de Polonia estalla la II GM.

La propaganda nazi fue empleada como forma de imponer las ideas.

Los grandes discursos de Adolf Hitler son ejemplos perfectos de propaganda ya que manipulaba a la gente que había.

Se generalizaron grandes e imponentes concentraciones de masa dirigidas por el Führer y los altos mandos, en el que redactan discursos propagandísticos en un ambiente enardecido, donde se enarbolaban los símbolos nazis, banderas y esvásticas.

La educación se utilizó como instrumento de adoctrinamiento en los ideales del nazismo. Todos sus niveles se vieron sometidos a un riguroso control y los profesionales de la enseñanza fueron depurados y encuadrados en una estructura de carácter pseudomilitar.

Los programas de estudio se desarrollaron bajo un profundo racismo.

La cultura en general y sobre todo el arte experimentaron una profunda selección siendo censurado y buscado el arte degenerado.

Dominaba el arte figurativo,  géneros como los bodegones, los paisajes y la figura humana a través de la cual se realzaba el ideal de belleza y perfección de la raza aria.

¿Qué valor se les daba a los jóvenes? ¿Cómo los organizaban?

El régimen invirtió grandes esfuerzos en el control y adoctrinamiento de la juventud.

Hubo organizaciones y de entre ellas destacó la de las Juventudes Hitlerianas, a cuyo miembros les eran enseñados los principios del nazismo. Se hizo énfasis en el cuidado físico y deportivo, todo por mantener una raza sana y fuerte, era la base del ejército alemán.

El papel de la mujer, aunque en menor medida que en otros regímenes similares, se circunscribió a la esfera doméstica y su función principal quedó reducida a la de procrear y educar a los hijos. Desde niños, hombres y mujeres eran separados y encuadrados en razón a su sexo.

En el centro de todos esos fastos se situaba la figura del Führer. Incluso los Congresos del Partido, desprovistos de un verdadero carácter deliberativo, se convocaban para exaltar su figura.